Amar después de la muerte: 052

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II-Escena I
Pág. 052 de 176
Amar después de la muerte Jornada II Pedro Calderón de la Barca


Sierra de la Alpujarra.-Cercanías de Galera.
Tocan cajas y trompetas, y salen SOLDADOS, DON JUAN DE MENDOZA y EL SEÑOR DON JUAN DE AUSTRIA.
DON JUAN:

Rebelada montaña,
cuya inculta aspereza, cuya extraña
altura, cuya fábrica eminente,
con el peso, la máquina y la frente
fatiga todo el suelo,
estrecha el aire y embaraza el cielo;
infame ladronera,
que de abortados rayos de tu esfera
das, preñados de escándalos tu senos,
aquí la voz y en África los truenos.
Hoy es, hoy es el día
fatal de tu pasada alevosía,
porque vienen conmigo
juntos hoy mi venganza y tu castigo;
si bien corridos vienen
de ver el poco aplauso que previenen
los cielos a mi fama;
que esto matar, y no vencer se llama,
porque no son blasones
a mi honor merecidos
postrar una canalla de ladrones
ni sujetar un bando de bandidos:
Y así, encargue a los tiempos mi memoria
que la llamo castigo, y no vitoria.
Saber deseo el origen deste ardiente
fiero motín.