Amazonas en las Indias: 06

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto I
Pág. 06 de 85
Amazonas en las Indias Acto I Tirso de Molina


CARAVAJAL

Calepino sois de diablos.
Mejor labráis en habas que en la aguja,
mas, ¿cómo no sois vieja siendo bruja? 145

MARTESIA

Francisco, tu valor...

CARAVAJAL

¿También mi nombre?

MARTESIA

Caravajal tu patria te intitula.
Tu valor, pues, me hechiza: no te asombre
si vieres que mi amor por él te adula.
Sé las hazañas grandes 150
que en Navarra, Milán, Sajonia y Flandes
sirviendo al quinto Carlos te eternizan.
Cuando lo hechizo todo, éstas me hechizan.
Las paces sé de Europa
y que por ser tu profesión la guerra, 155
el mar del Norte favorable en popa,
nuevos orbes te ofrece, nueva tierra;
y los sales del Sur atropellando,
fama, más que metales, vas buscando.
Quédate aquí, serás mi esposo y dueño, 160
haré por causa tuya
que la ley rigurosa se destruya
desta región y su infecundo empeño.
Gozarán por mi amor las amazonas
el tálamo hasta agora aborrecido; 165
sepultará crueldades el olvido.
El cuello rendirán las amazonas
al apacible imperio
de amor, que hasta aquí fue su vituperio.
Todo esto cesará si satisfaces 170
los castos deseos míos;
eterna paz tendrás si estimas paces;
si guerra anhelan tus bizarros bríos,
canoas y piraguas
te cubrirán las fugitivas aguas 175
de ese jayán monarca de los ríos.
Conquistaránte en ellas
provincias comarcanas,
ejércitos armados de doncellas
tan esentas de amor cuanto inhumanas. 180
La reina y yo, español, somos hermanas;
ella el título goza solamente,
yo el uso y el gobierno.
Francisco, la ocasión logra presente.


<<<
>>>