Amazonas en las Indias: 24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto I
Pág. 24 de 85
Amazonas en las Indias Acto I Tirso de Molina


(Sale JUAN BALSA, desnuda la espada.)

BALSA

¡Ea, valiente mancebo, 880
al arma!, que se avecina
hoy o tu muerte o tu imperio.
El presidente y su campo,
que consta de setecientos
y más hombres entre infantes, 885
jinetes y arcabuceros,
pasa de Jauja a Guamanga
y haciendo alto en el ameno
valle que llaman de Chupas
viene animoso y resuelto 890
a presentar la batalla.
Los mejores caballeros
del Pirú siguen su campo,
difícil será el romperlos.
Garcilaso de la Vega, 895
Pedro Anzures y otro Pedro
de Vergara, Holguín, Tordoya,
Francisco Castro, Barrientos,
don Alonso de Alvarado,
cuyo valeroso esfuerzo 900
levantó en las Chachapoyas
banderas por Carlo excelso;
general Vaca de Castro.
Maese de campo diestro,
Francisco Caravajal 905
(que del Marañón volviendo
con don Gonzalo Pizarro,
ya que éste por el precepto
del presidente en Trujillo
se queda) viene a su ruego 910
a gobernar todo el campo
y tengo dél más recelo
que de todo lo restante.
Pero si destina el cielo
que salgamos vencedores, 915
ni el número ni el acero
se oponen a la ventura,
no obstante que te aconsejo
si desfalleces agora
que te presentes con tiempo 920
a la piedad que te ofrece
Vaca de Castro. No demos
ocasión a que te infame
por traidor la voz del pueblo.

DIEGO

(Saca la espada.)

Juan Balsa, sólo el vencido 925
es el traidor. Los excesos
del vencedor canonizan
lealtades. ¡Al arma! ¡A ellos!

BALSA

¡Oh siempre merecedor
del laurel!

DIEGO

Ese pretendo, 930
Juan Balsa. ¡O César o nada!
¡O el cuchillo o el imperio!
 
(Tocan y vanse.)


<<<
>>>