Amazonas en las Indias: 28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 28 de 85
Amazonas en las Indias Acto II Tirso de Molina


VACA

Si yo, señor don Gonzalo,
no hubiera reconocido,
emulador advertido, 1015
que a su valor no me igualo,
vuesa merced crea de mí
que nunca le suplicara
que esta empresa me dejara.
Hícelo porque advertí 1020
que llevándose la gloria
como en las demás ha hecho,
no hubiera yo satisfecho
deseos con la vitoria
presente, que a hallarse en ella 1025
quedara mi opinión triste,
porque donde el sol asiste,
¿cómo alumbrará una estrella?
Este luto que ocasiona
el marqués gobernador 1030
desdice con su color
la fama que le corona,
pues muriendo en la defensa
de su gobierno y su ley,
de su lealtad y su rey, 1035
poco le estima quien piensa
que con tristezas señala
el dolor que manifiesta.
Si se vistiera de fiesta,
si la ostentación y gala 1040
publicaran su valor,
mostrara que en trance igual
no vive más el leal
de lo que quiere el traidor.
La cruz que hizo en el postrero 1045
curso de su heroica vida,
sacándola de la herida
que abrió el desleal acero,
autorizó la que al pecho
el César Carlos le puso, 1050
pues católico dispuso
en las conquistas que ha hecho
el laurel que eterno gana,
que en quien triunfos apetece
más noble la cruz parece 1055
de sangre que la de grana.
Vivo imitó a Dios humano,
pues con doce compañeros,
conquistadores primeros
de este orbe nuevo cristiano, 1060
mil leguas rindió al bautismo;
y porque del propio modo
pudiese imitarle en todo,
quiso morir como Él mismo,
pues la envidia en su venganza, 1065
sin que eclipsase su luz,
le dio en su sangre la cruz
y en su Dios la semejanza.
Si esta verdad, pues, advierte
vuesa merced, ¿de qué fruto 1070
será que le agravie el luto?
Envidie el leal su muerte
y festéjela bizarro
quien su valor acredita,
pues el marqués resucita 1075
en don Gonzalo Pizarro.


<<<
>>>