Amazonas en las Indias: 31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 31 de 85
Amazonas en las Indias Acto II Tirso de Molina



marchamos al son del parche
hasta una tierra que el inga 1150
Gaynacap rindió a su imperio,
pienso que se nombra Quinja.
Recibiéronnos de guerra,
mas cuando ven que los brindan
en vez de vino y jamones 1155
confitones de Castilla,
fantasmas desaparecen
y en un instante se enriscan
donde o el infierno los traga
o nos bambollan la vista, 1160
porque cuantos en su busca
diligencias esquisitas
hacen sin topar persona,
tiempo y pasos desperdician.
Apenas, pues, se nos vuelan 1165
cuando aquella noche misma
conjurándose los cielos
elementos amotinan,
porque la tierra temblando
de los rayos que granizan 1170
al son de atambores truenos,
tenebrosas culebrinas
hasta su centro abre bocas
que bostezan o respiran
diluvios de azufre en llamas 1175
entre alquitrán y resina.
Como quien se sorbe un huevo
quinientas casas pajizas
se merendó cual si fuera
tiburón y ellas sardinas. 1180
Tocó después a rebato
el hambre en la gente viva,
y saliendo a pecorea
nuestro ejército en cuadrillas,
el regalo más sabroso 1185
que nos guisó la desdicha
fue, a falta de gallipavos,


<<<
>>>