Amazonas en las Indias: 33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 33 de 85
Amazonas en las Indias Acto II Tirso de Molina



cantimploras de la muerte,
dejamos ciento en cecina.
Encaramados, en fin,
sobre las cándidas cimas 1230
de los peruleros Andes,
pudimos tender la vista
por infinidad de tierras
cuyas poblaciones ricas,
templos, palacios y casas 1235
nos parecieron hormigas;
y bajando con los ojos
en los pies, catorce días
gastamos en vericuetos,
ya a gatas, ya de cuclillas. 1240
Dimos en un valle al cabo
que el Marañón fertiliza
de yucas y de maizales,
cuyas gentes se apellidan
zumacos, donde un volcán 1245
sobre una sierra vomita
cerros enteros de llamas
la vez que se encoleriza.
Alojámonos en él
haciendo que nos reciban 1250
a puros escopetazos
los bárbaros que le habitan,
donde estuvimos dos meses
que nos duró la comida
sin que el sol en este tiempo 1255
su cara vernos permita,
ni las nubes taberneras
cesen de echarnos encima
diluvios inagotables
que hasta el alma nos bautizan. 1260
Cayeron los más enfermos,
porque las ropas podridas
con el eterno agua va
nos dejó en las carnes vivas.
Buscamos temples mejores 1265
hasta que la apetecida


<<<
>>>