Amazonas en las Indias: 36

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 36 de 85
Amazonas en las Indias Acto II Tirso de Molina



y a unos llanos se derriba
con estrépito tan grande 1345
que las gentes convecinas
oyen su infernal estruendo
distantes dél veinte millas.
Determinamos pasarle
por las angosturas dichas 1350
juntando a entrambas riberas
una puente levadiza,
y haciendo cortar maderos
(¿a qué no se determina
el valor necesitado?) 1355
nos dio la industria tal prisa
que armándola aquella noche
(y de bejucos y pitas
hay mucha en aquellos campos),
torciendo sogas rollizas, 1360
la atamos el día siguiente
y a fuerza de ingenio y grita
a la otra banda la echamos
causando a los indios grima.
Proseguimos, en efeto, 1365
aquella costa prolija
dos meses, cuyos trabajos,
hambres, lluvias y fatigas
han de pasar, si las cuento,
en los que ociosos nos fisgan, 1370
si no plaza de novelas,
por vislumbres de mentiras.
Pero, ¡voto a Dios!, señor,
que entre plagas infinitas
que nos brumaron las carnes 1375
sus cicatrices lo digan.
Cuando sufriéramos sólo
enjambres de sabandijas,
murciélagos de a dos varas,
arañas, tábanos, niguas 1380
mereciéramos coronas
de mártires a adquirirlas


<<<
>>>