Amazonas en las Indias: 38

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 38 de 85
Amazonas en las Indias Acto II Tirso de Molina



echa en tierra, y fue harta dicha
que no pereciese de hambre
pues no comió en cuatro días.
Llegamos al cabo de ocho 1465
por tierra a la referida
región, y encontrando al fraile
nos cuenta la fuga indigna
de tal hombre y tal nobleza,
con que en efeto nos pilla 1470
más de cien mil pesos de oro
que nos dieron las conquistas,
en carnes y sin hacienda.
juzgue vuestra señoría
la cara que en los soldados 1475
la pobreza hereje pinta,
que de vinagre las nuestras
con reniegos y por vidas,
impaciencias desfogamos
permisión de la milicia, 1480
cuando al querer dar la vuelta
nos asaltan infinitas
legiones de hembras armadas,
en los rostros serafinas
pero en las obras demonios, 1485
pues tanta piedra lloviznan,
tantos dardos nos arrojan,
tantos flechazos nos tiran
que si no se enamorara
de la airosa bizarría 1490
de don Gonzalo Pizarro
su hermosa reina o cacica,
y de mí su bruja hermana,
por Dios que nos desvalijan
de las almas y que hambrientas 1495
o nos asan o nos guisan,
porque comen carne humana
mejor que nosotros guindas.
Éstas son las amazonas


<<<
>>>