Amazonas en las Indias: 60

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 60 de 85
Amazonas en las Indias Acto III Tirso de Molina


ALMENDRAS

La imperial ciudad del Cuzco, 2230
de todo el Pirú cabeza,
y por sus procuradores
otras tres juntas con ella
que son Guamanga, Arequipa
y Chuquisaca, resueltas 2235
de no admitir al virrey
que dicen que a Lima llega,
por su embajador me envían
mandándome que os advierta
obligaciones que os corren, 2240
pues somos hechuras vuestras.
Vos, primer conquistador,
con cuya sangre y hacienda
y la de vuestros hermanos
habéis ganado a la Iglesia 2245
más reinos, provincias más
que tiene en Castilla el César,
cuando no villas, ciudades,
reduciéndole mil leguas
las más ricas deste polo, 2250
vos, a quien sólo venera
el Pirú por sucesor
del gran marqués y en quien deja
el gobierno destos orbes,
en virtud de lo que ordena 2255
la cédula real que os llama
a la dignidad suprema
desta casi monarquía
por toda la vida vuestra,
vos, en efeto, a quien toca 2260
el conservar la nobleza
de tantos conquistadores
que os tuvieron en la guerra
por caudillo y en la paz
limitadamente premian 2265
por solamente dos vidas
hazañas de fama eterna,
vos, vitorioso Pizarro,
es razón que a la violencia
del virrey os opongáis, 2270
gobernador y cabeza
por el rey desta corona
y por las ciudades mesmas
general procurador,
haciendo instancia por ellas 2275
en que el virrey se desista
del cargo que en vuestra ofensa
la posesión os usurpa,
hasta que España resuelva
dudas tan enmarañadas 2280
y vuestros amigos sepan
por qué delito os deroga
el rey las mercedes hechas,
armas las cuatro ciudades
os ofrecen, y a su expensa 2285
hasta quinientos soldados
que del rigor nos defiendan
con que el virrey amenaza
a cuantos le instan y aprietan,
en que la súplica admita 2290
que hace este reino a su alteza.
Esto es a lo que he venido,
pues para tan justa empresa
por padre el Pirú os escoge.
Sus ciudades os alientan, 2295
sus españoles os llaman,
sus caballeros os ruegan,
sus soldados os suplican
y vuestra piedad os fuerza.


<<<
>>>