Amazonas en las Indias: 61

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 61 de 85
Amazonas en las Indias Acto III Tirso de Molina


GONZALO

Capitanes valerosos: 2300
puesto que de la aspereza
con que el virrey ejecuta
leyes que la paz inquietan
me quepa la mayor parte,
y que agradecido os deba 2305
corno a hermanos en las armas
morir en vuestra defensa,
no han de alterar persuasiones
en mí la justa obediencia
que debo al rey mi señor, 2310
aunque por ello me pierda.
Despachados tengo a España
procuradores que adviertan
al César de mi justicia,
y intentar antes que vuelvan 2315
resistir sus ordenanzas
será ocasionar las lenguas
de envidiosos y enemigos
que contra mí al rey alteran.
No han de bastar, ¡vive Dios!, 2320
a destemplar mi paciencia
del virrey las amenazas,
de mis amigos las quejas,
del Pirú las inquietudes,
la pérdida de mi hacienda, 2325
el no premiar mis servicios
ni el no estimar mi nobleza.
Tres cosas solas podrían
forzarme a olvidar la quieta
felicidad destos campos 2330
donde mi paz se conserva,
que son: el celo debido
a la ley que en esta tierra
(por nosotros dilatada)
a un Dios eterno confiesa, 2335
el defender con la vida
a mi rey hasta perderla,
y el no permitir desdoros
que mi honor y fama ofendan.
Capitanes tiene el Cuzco 2340
que si el virrey no se templa
podrán, sin mí, reducirle
con respeto y con prudencia.
Ochenta conquistadores
son sus vecinos; de ochenta 2345
caballeros y hijosdalgo
escojan uno en quien puedan
estribar sus esperanzas,
pues cada cual tiene prendas
dignas de cargos mayores, 2350
y esto les dad por respuesta.


<<<
>>>