Amazonas en las Indias: 64

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 64 de 85
Amazonas en las Indias Acto III Tirso de Molina


(Sale el capitán HINOJOSA.)

HINOJOSA

Aguarde vueseñoría; 2480
oirá las alegres nuevas
que me ocasionan a darte
este título en que muestra
la razón y la justicia
sus hazañas y finezas. 2485
¡Ojalá se le conmute
el rey en el de excelencia!
Llegaron del virrey a estremo tanto
las siempre aborrecibles destemplanzas,
que en menosprecio se trocó el espanto 2490
de sus severas leyes y ordenanzas.
No todo celo si es superfluo es santo,
ni cordura atajar las esperanzas
del pueblo, pues por más que el juez presuma
suma justicia, es injusticia suma. 2495
Mientras que Lima recibir procura
al virrey, en el valle y su distrito
que intitulan los indios Huahura,
un mote halló sobre una Puerta escrito:
imprenta es la pared de la locura 2500
y el carbón pluma y tinta del delito.
Juzgad si es imprudente el que se afrenta
de motes en paredes de una venta.
Leyó, pues, en el tambo estas razones:
«A quien viniere a echarme de mi casa 2505
echaré yo del mundo»; y dio ocasiones
esta desenvoltura al mal que pasa,
pues como engendran fuego los carbones,
tanto al virrey encienden que se abrasa;
y a Antonio de Solar, dueño del valle, 2510
manda en llegando a Lima aprisionalle.
Sin más indicios, pues, que ver el mote
en la pared, aunque el autor se ignora,
manda que le confiese un sacerdote
porque ha de ajusticiarle dentro un hora. 2515
Senténciale al instante a dar garrote,
y aunque inocente se disculpa y llora
y no hay contra él testigos ni proceso,
la ejecución se notifica al preso.
Alborotóse el pueblo porque en Lima 2520
era este hidalgo justamente amado;
la nobleza piadosa se lastima
y cada cual le sirve de abogado,
con que el virrey, temiendo no le oprima
la plebe amotinada, más templado, 2525
que esté en un calabozo al fin ordena
con esposas, con grillos y cadena.
En dos meses sufrió mil de rigores
por más que libertarle solicita
la piedad de infinitos valedores, 2530
mas era la crueldad más infinita;
hasta que se valió de los oidores
que le mandan soltar en la visita
donde se presentó, porque no hallaron
aun sombra del error que le imputaron. 2535
Sintiólo Blasco Núñez sumamente,
enemistado ya con el Audiencia.
Prendió a Vaca de Castro, presidente,
sin darte cargos: ¡bárbara violencia!
Y porque le aborrezca más la gente 2540
al factor Illán Juárez su impaciencia
mató una noche por sus mismas manos;
temeridad horrible aun de tiranos.
A unos negros después, de noche obliga
que vestido le entierren y en secreto. 2545
Súpolo la ciudad, ya su enemiga,
y alborotada le perdió el respeto.
La Audiencia Rea1, prudente, los mitiga,
y recelando el peligroso aprieto
prendieron al virrey, que de otra suerte 2550
no hay duda que le diera el pueblo muerte.
Formáronle proceso los oidores
sacando del sepulcro otra mañana
al difunto factor, que causó horrores
al pecho de piedad menos humana. 2555
Enterráronle oculto los rigores
envuelto en una capa que de grana
pronosticarle su desdicha intenta,
pues hasta la mortaja fue sangrienta.
Vuélvenle a sepultar con sentimiento 2560
y pompa funeral, y luego trazan
que se embarque el virrey, pues que violento
a muerte sus rigores le amenazan.
Impele linos la preñez del viento
que el puerto del Callao desembarazan, 2565
y surcando el cristal la leve quilla
preso el virrey le llevan a Castilla.
Los oidores después, ciudad y Audiencia,
en virtud del derecho que te ampara,
gobernador te nombran en su ausencia, 2570
prudente acción de tu justicia clara.
Asegure peligros tu asistencia,
temple congojas tu apacible cara,
paga la voluntad de quien te estima
y el cargo admite que te ofrece Lima. 2575


<<<
>>>