Amazonas en las Indias: 66

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 66 de 85
Amazonas en las Indias Acto III Tirso de Molina


MARTESIA

Ponerla en ejecución,
perdóname aunque te enoje,
ha de aprovechar tan poco 2600
que en vez de obligar tu amante,
a tus consejos diamante
y a mis persuasiones loco,
ha de apresurar su muerte.
Pero aunque esto es infalible, 2605
Yo haré por ti lo posible;
patrocínete la suerte,
y a tu amor agradecido
tu amante se guíe por mí.
El que ves que sale aquí 2610
de ejército apercibido,
es aquel Caravajal
a cuyo esfuerzo y valor
desde el postrer dictador
no le tuvo el mundo igual. 2615
El virrey, que preso a España
surcaba ese golfo frío,
por su mal con el navío
se alzó. Su Pasión le engaña
y en Túmbez tomando puerto, 2620
de Trujillo y San Miguel
juntó la gente que fiel
(como no sabe de cierto
la acción que al gobierno tiene
tu amante y que los oidores, 2625
por atajar los rigores
con que Blasco Núñez viene,
gobernador le han nombrado),
como españoles de ley,
quieren seguir al virrey 2630
y la obediencia le han dado.
Contra él, pues, Caravajal,
desde Lima apercibido
ºa deshacerle ha venido
y déste, por ser leal, 2635
valiente y sabio, se fía
don Gonzalo. Si yo hiciese
que mis consejos siguiese,
discreto persuadiría
a tu amante que dejase 2640
el Pirú en esta ocasión
y en nuestra fértil región
esposo tuyo reinase.
Quiero yo a Caravajal
algo más de lo posible; 2645
por lo soldado invencible,
por lo entretenido sal,
pero es de modo arrojado
que si da en aborrecerme
ni hechizos han de valerme 2650
ni todo cuanto he estudiado;
pero si quisiese Dios
llevarlos a nuestra tierra
sin que amor nos haga guerra,
tendremos quietud las dos. 2655


<<<
>>>