Amazonas en las Indias: 72

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 72 de 85
Amazonas en las Indias Acto III Tirso de Molina


CARAVAJAL

Persuasivas ciceronas,
si vuestro llanto pretende
darnos la plaza de brujos
porque en España nos quemen,
¡vive Dios!, que obligan tanto 2880
esas perlas mequetrefes,
esas razones gitanas,
esos semblantes de nieve,
que son dichosos los diablos
porque os sirven y obedecen, 2885
y que a no estar tan de prisa
¿Pero qué rebato es éste?
 
(Retíranse las dos
y tocan a rebato
y sale el capitán ALMENDRAS.)

ALMENDRAS

¡Al arma, al arma, españoles!
¡Al arma, insigne maestre,
que la vitoria nos llama! 2890

CARAVAJAL

Sí llamará, mas sosiegue.
¿Qué hay de nuevo? ¿Qué le asombra?

ALMENDRAS

De las acciones crüeles
con que el virrey Blasco Núñez
hace que todos le tiemblen, 2895
tan temerosa le sigue
su casi forzada gente
que de noche a don Gonzalo
se acogen de veinte en veinte.
Hizo dar garrote un día 2900
por sospechas sólo leves
a los capitanes Serna
y Gaspar Gil sin que templen
ruegos sus severidades.
Mató de la misma suerte 2905
a don Rodrigo de Ocampo
con ser su lugarteniente.
Con Ojeda hizo lo Mismo;
Gómez Estacio, Valverde
y Álvaro Caravajal, 2910
todos caudillos valientes.
Llegó Gonzalo Pizarro
(que nunca ocasiones pierde)
por atajos del camino
mientras descuidado duerme 2915
y asaltóle valeroso.
si agora, pues, le acometes
participarás la fama
que corona al diligente.


<<<
>>>