Amor, pleito y desafío (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Amor, pleito y desafío.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 123
Amor, pleito y desafío Félix Lope de Vega y Carpio


Amor, pleito y desafío

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



Don ÁLVARO de Rojas, padre de doña Beatriz
Don Juan de PADILLA, galán
• El rey Don ALFONSO
Doña BEATRIZ


Doña ANA, prima de don Juan de Padilla
Don ENRIQUE
Don JUAN de Aragón
El CONDE de Haro


Don PEDRO de Ávalos
MARTÍN, escudero
TELLO, criado


FRANCISCO, criado
SANCHO, criado
LEONOR, criada




>>>

Escena I
Pág. 002 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don ÁLVARO, anciano con un
báculo, y don Juan de PADILLA
PADILLA:

               Advierta vusiñoría...

ÁLVARO:

               Yo no tengo que advertir.

PADILLA:

               Pues ¿por qué no me ha de oír,
               por su honor y en cortesía?

ÁLVARO:

               ¿Sabéis que esta casa es mía?

PADILLA:

               Sí, señor.

ÁLVARO:

               ¿Sabéis quién soy?

PADILLA:

               Sé que tan lejos estoy
               de hacerle agravio, que apelo
               de vuestro engañado celo,
               y justas quejas os doy.

ÁLVARO:

               La que yo tengo de vos,
               don Juan de Padilla, fuera
               menos grave cuando hubiera
               la misma edad en los dos.

PADILLA:

               Mi inocencia sabe Dios.

ÁLVARO:

               Si el báculo fuera espada,
               ya estuviera castigada,
               Padilla, vuestra malicia.

PADILLA:

               A ser vara de justicia,
               yo sé que oyera informada.

ÁLVARO:

               Yo soy Rojas tan bueno
               como cuantos Dios crió.


<<<
>>>

Pág. 003 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Lo mismo defiendo yo.

ÁLVARO:

               Por lo menos ya condeno,
               siendo de mi casa ajeno,
               el hallaros en mi casa.

PADILLA:

               ¿Qué ley el respeto pasa?

ÁLVARO:

               La ley santa de tener
               hija, que puedo temer
               que por su gusto se casa.

PADILLA:

               Si yo supe que tenía
               unas reliquias, que son
               para el mal de corazón,
               y a pedírselas venía,
               ¿qué afrenta o descortesía
               halláis en la buena fe
               con que en vuestra casa entré?

ÁLVARO:

               ¿Reliquias para esos males
               en casas tan principales?

PADILLA:

               Pues, señor, ¿qué agravio fue?

ÁLVARO:

               Allá por los monesterios
               se buscan las cosas santas,
               que en mi casa no habrá tantas
               para tan altos misterios;
               afrentas y vituperios
               hácense en las casas viles.

PADILLA:

               Que tú mismo la aniquiles
               me ha causado admiración.


<<<
>>>

Pág. 004 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¡Qué buen mal de corazón!
               ¡Qué disculpas tan sutiles!
               Aquí no se ha de venir
               por reliquias para él,
               por corazón sí, que en él
               puedo valor infundir;
               aquí se pueden pedir
               lanzas, paveses y espadas
               de tantas guerras pasadas,
               que aun las hay, gracias a Dios,
               para mozos como vos,
               a buena mano enseñadas.

PADILLA:

               De suerte estáis enojado,
               que pienso que mi razón
               no os dará satisfacción.

ÁLVARO:

               Pues ¿qué razón me habéis dado?

PADILLA:

               Soy yo caballero honrado.

ÁLVARO:

               Sois Padilla.

PADILLA:

               Soy igual
               a vuestra sangre.

ÁLVARO:

               Sois tal
               que podéis honrarme.

PADILLA:

               Oíd
               un gran remedio.

ÁLVARO:

               Decid.

PADILLA:

               Si habéis presumido mal...

ÁLVARO:

               Ya os escucho.

PADILLA:

               ...dadme luego
               por mujer a mi señora
               doña Beatriz. Si ella agora
               quiere admitir lo que os ruego,
               quedará todo en sosiego,
               y yo con ella casado.


<<<
>>>

Pág. 005 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¡Buen remedio habéis hallado
               para el mal de corazón,
               si éstas las reliquias son
               que en mi casa habéis buscado!
               Siendo quien soy, ¿cómo puedo,
               sin la licencia del rey,
               pues el ser tan noble es ley
               por quien obligado quedo?
               Pedídsela, y yo concedo
               en que Beatriz vuestra sea,
               porque se temple o se crea
               vuestro mal de corazón.

PADILLA:

               Yo sé que en esta ocasión
               el rey mi aumento desea,
               que no ha tenido soldado
               que le sirva como yo.

ÁLVARO:

               Id a hablarle.

PADILLA:

               El cielo dio
               dulce fin a mi cuidado;
               agora a esos pies echado...

ÁLVARO:

               Teneos, don Juan, que no es justo
               sin saber del rey el gusto.

PADILLA:

               Dios os guarde hasta que os den
               nietos mis nietos.

 Vase


<<<
>>>

Pág. 006 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¡Qué bien!
               Quitado se me ha el disgusto.
               Bien es verdad que el pedir
               que hable al rey achaque ha sido,
               que aunque es don Juan bien nacido,
               y no se puede decir
               que es mejor ningún fidalgo
               y caballero en la corte,
               voy por diferente norte
               y de otra excusa me valgo.
               Es pobre, y es el menor
               de su casa, y en la mía
               bajeza parecería,
               y más sospechando amor.
Sale doña BEATRIZ y LEONOR
[hablando aparte]

BEATRIZ:

               (Parece que es ido ya.)

LEONOR:

               (Sí, señora, ya se fue.)

BEATRIZ:

               (¿Cómo, Leonor, le hablaré,
               si tan enojado está?)

LEONOR:

               (Finge que lo estás con él.)


<<<
>>>

Pág. 007 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



A su padre
BEATRIZ:

               Quisiera en esta ocasión
               relevar mi sujeción
               de tu término crüel.
               No sé si tu entendimiento
               tiene el valor que solía,
               pues ya tu honra y la mía
               pone en tanto detrimento.
               ¿Era don Juan de Padilla
               tan vil, ya que quiso entrar,
               que aquí no pudo tomar
               honestamente una silla?
               ¿Hasle visto alguna vez
               ni pasear mi ventana?
               Que de una cosa tan llana
               yo quiero hacerte juez.
               Pues si es ésta la primera,
               ¿cómo le has reñido ansí?
               Que se ofendiera de ti,
               si quien es don Juan no fuera;
               ¿es bien que hablen de los dos
               en palacio de este modo?

ÁLVARO:

               Yo tendré culpa de todo,
               mírame tú; bien, por Dios.

BEATRIZ:

               ¿Era mucho que viniera
               por unas cartas aquí,
               que hoy a mi prima escribí,
               y esta visita me hiciera?


<<<
>>>

Pág. 008 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¿Por cartas vino?

BEATRIZ:

               Leonor,
               di tú en esto la verdad.

LEONOR:

               Y con cuánta honestidad,
               que yo se las di, señor.

ÁLVARO:

               Santa serás a mi cuenta,
               Beatriz, si esas cartas son
               para el mal de corazón
               de que don Juan se lamenta;
               por reliquias me decía
               que vino para este mal,
               tú por cartas; ¡oh qué igual
               disculpa, por vida mía!
               Concertaos en disculparos,
               aunque ya no habrá ocasión.

BEATRIZ:

               Tan ciertas entrambas son,
               que son los efectos claros.
               Cuando las cartas le di,
               unas reliquias me vio,
               lo que eran me preguntó
               y "reliquias" respondí.
               Díjome que padecía
               en el corazón dolor,
               ¿fue dárselas mucho error,
               o fue justa cortesía?

ÁLVARO:

               Dejará el mar de tener
               agua, el campo hierba y flores,
               primero que en sus errores
               falte disculpa a mujer.
               Ahora bien, él te pidió,
               y yo al rey le remití,
               estas reliquias le di,
               que también las tengo yo.
               Mas como en esta ocasión
               sin esta licencia venga,
               aunque más reliquias tenga,
               tendrá mal de corazón.
Vase


<<<
>>>

Pág. 009 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               Cogido nos ha en la liga.

LEONOR:

               ¿Para qué te disculpabas?

BEATRIZ:

               Corrida estoy.

LEONOR:

               Ya que dabas
               disculpa, a que no te obliga,
               pintárasle tu valor,
               discreción y honestidad.

BEATRIZ:

               No sabe tratar verdad,
               cuando es verdadero, amor,
               pero si de haber errado
               nace casarnos los dos,
               nunca, Leonor, me dé Dios
               suceso más acertado.

LEONOR:

               ¿Podréte pedir aquí
               que si te casas me des
               a su escudero?

BEATRIZ:

               Después
               hablaré a don Juan en ti.

LEONOR:

               También yo tengo por él
               cierto mal de corazón.

BEATRIZ:

               Reliquias del cielo son,
               y amor veneno crüel.
               No hay corazón descontento
               que no salga consolado
               en poniéndole en el lado
               reliquias de casamiento.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 010 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don Juan de PADILLA
y MARTÍN, escudero suyo
PADILLA:

               Yo tiemblo de hablar al rey
               en materia de casar,
               viniendo de pelear.

MARTÍN:

               Pues ¿hay en el mundo ley
               que te lo puede estorbar?

PADILLA:

               Por la guerra quise honrarme,
               de que Alfonso tantas tiene;
               si la opinión me conviene
               de ser soldado, el casarme
               mal a propósito viene.

MARTÍN:

               Antes muy bien.

PADILLA:

               ¿De qué modo?

MARTÍN:

               Porque guerra y casamiento
               es un propio pensamiento;
               todo es guerra, y si lo es todo,
               no sales del mismo intento.
               Pero si por ser soldado
               y gallardo capitán,
               con la opinión que te dan
               la batalla del Salado
               y la toma de Almazán,
               no quieres darle ocasión
               a que entienda que la espada
               cuelgas cuando va a Granada,
               oye un consejo, en razón
               de tu vergüenza engañada:
               don Juan de Aragón, que priva
               con el rey, se lo dirá,
               licencia el rey te dará,
               que no está agora tan viva
               la guerra.


<<<
>>>

Pág. 011 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Harto viva está,
               pero yo le serviré
               casado, si el rey quisiere,
               donde la jornada hiciere.

MARTÍN:

               Él viene.

PADILLA:

               Yo le hablaré.

MARTÍN:

               ¿Dónde quieres que te espere?

PADILLA:

               Aquí te puedes estar.

MARTÍN:

               Tiene don Juan de Aragón
               justa fama y opinión;
               no puedes hombre buscar
               de mayor satisfacción;
               es gallardo caballero.

PADILLA:

               Espero con su favor
               gozar de Beatriz.

MARTÍN:

               Leonor
               me mata; a tu sombra quiero
               casarme también, señor;
               basta el tiempo que he traído
               las armas, pues no me han dado
               oficio que haya intentado.

PADILLA:

               El haberle merecido,
               Martín, te le habrá quitado.


<<<
>>>

Pág. 012 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Sale don JUAN de Aragón
JUAN:

               Yo le hablaré después con mucho gusto.

PADILLA:

               Por buen agüero tomo la respuesta
               de lo que aun no sabéis, puesto que es justo.

JUAN:

               Mi voluntad su afecto os manifiesta.

PADILLA:

               Si no tenéis acaso por disgusto
               hablar al rey, aunque es la causa honesta,
               quiero decir que es fácil, hoy querría
               le hablásedes por mí y en cosa mía.

JUAN:

               Ya, don Juan de Padilla, estaréis cierto
               del deseo que tengo de serviros.

PADILLA:

               Siempre me hacéis merced, y así os advierto,
               sin que de nuevo intente persuadiros,
               que trato de casarme, y que el concierto,
               después de muchas ansias y suspiros,
               hoy hice con el padre de mi dama.

JUAN:

               No hay otro mayor bien para quien ama.

PADILLA:

               Sois tan galán que os hablo en mis congojas.
               Finalmente licencia del rey falta;
               ésta pide don Álvaro de Rojas;
               mirad si es prenda generosa y alta.
               Podréis decirme vos: ¿tú, que despojas
               tanto moro andaluz, cuando se asalta
               fuerte o ciudad, sin ánimo te hallas?
               Ay, sí, que tiene amor flacas batallas.
               No me atrevo del rey a la grandeza,
               que le hablo pocas veces y muy poco,
               y aunque me dio valor naturaleza,
               sólo en cosas marciales me provoco.
               Habladle vos, que a mí, que la belleza
               de mi esposa Beatriz me vuelve loco,
               no me ha dejado amor entendimiento,
               y tal estoy que de sentir no siento.


<<<
>>>

Pág. 013 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               Yo os he entendido ya, decidme luego
               si queréis otra cosa.

PADILLA:

               Sólo os pido
               esta licencia.

JUAN:

               Adiós.

PADILLA:

               Al cielo ruego
               os dé lo que tenéis tan merecido.

MARTÍN:

               ¿Tan presto negociaste?

PADILLA:

               Estoy tan ciego
               que no tengo discurso conocido.

MARTÍN:

               Mira que en dulce fin de tus amores
               me has de dar a Leonor.

PADILLA:

               Y mil Leonores.

 Vanse Juan de PADILLA y MARTÍN


<<<
>>>

Pág. 014 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               ¡Qué bien que deja puesta mi esperanza,
               amando yo a Beatriz tan tiernamente!
               ¿Quién pide con tan necia confianza
               que con el rey su casamiento intente?
               ¡Oh milagro de amor, que cuando alcanza
               que de aquesta licencia se contente
               don Álvaro, me avisa el que la adora,
               para que para mí la pida agora?
               No me obligué ni la palabra he dado;
               sólo le respondí, "yo os he entendido".
               Con que ni la quebré ni me ha obligado
               a cumplir lo que a nadie he prometido.
               Mía serás, ¡oh sol de mí adorado!;
               amanece en la noche de tu olvido,
               que no has de ser Padilla si yo puedo.
               Viva Aragón, pues en amor le excedo;
               Dos Juanes te pretenden, Beatriz bella:
               el uno es Aragón, aunque en Castilla,
               Padilla el otro, con mejor estrella;
               merézcate Aragón, y no Padilla.
               ¡Ay Dios! si tiene la licencia della
               navego en vano, moriré a la orilla,
               pero si tengo la del rey, que espero,
               cayó la suerte en Aragón primero.


<<<
>>>

Pág. 015 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen el REY DON ALFONSO,
don ÁLVARO y ACOMPAÑAMIENTO
ALFONSO:

               Bien podéis publicar que mi jornada
               a Galicia ha de ser a coronarme,
               que la corona y la dichosa espada
               la imagen de su apóstol ha de darme;
               suspéndase la guerra de Granada,
               aunque salgan los moros a inquietarme,
               que de sus lanzas quemaré la selva
               cuando a Castilla de Galicia vuelva.

ÁLVARO:

               Espero en Dios que las doradas cruces
               pondrás en las alfombras y alcazabas
               si las gentes a ejército reduces,
               con que el verano a Córdoba pasabas;
               no presuman los moros andaluces
               que las empresas de tu gloria acabas
               en tu mejor edad.

ALFONSO:

               No harán si puedo,
               aunque atrevidos bajan a Toledo.
               Presto a Valladolid daré la vuelta,
               si quiere Dios y el capitán divino,
               que, con la capa militar revuelta
               y levantado el temple diamantino,
               esta canalla, en polvo y sangre envuelta,
               por el tributo de nombrarle indigno,
               desterró para siempre desta tierra
               por quien le apellidamos en la guerra.

JUAN:

               A solas quisiera hablarte
               si ocupaciones te dejan.

ALFONSO:

               Retiraos todos.
Retíranse don ÁLVARO y
ACOMPAÑAMIENTO
               ¿Qué quieres?


<<<
>>>

Pág. 016 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               Respetando tu grandeza,
               nunca te dije, señor
               (desconfianza bien necia),
               cierto pensamiento mío.

ALFONSO:

               Tu culpa, don Juan, confiesas.

JUAN:

               He tratado de casarme.

ALFONSO:

               Es fuerza; ¡dichosa empresa!

JUAN:

               ¿Qué llamas fuerza?

ALFONSO:

               De amor,
               que las demás no son fuerzas.

JUAN:

               Todo se junta a obligarme,
               porque entran en competencia
               amor y comodidad.
               Tan justa igualdad profesan.
               Tu licencia es lo primero,
               y luego, señor, con ella
               mandar que me dé su padre
               (que está aquí) mi amada prenda.

ALFONSO:

               De los que aquí están, don Juan,
               no puede ser que otro sea
               que don Álvaro de Rojas,
               y si es él, en todo aciertas.
               ¿Callas? luego yo también
               acierto en lo que deseas.
               ¡Hermosa dama es Beatriz!
A don Álvaro
               Don Álvaro.


<<<
>>>

Pág. 017 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               Señor.

ALFONSO:

               Llega.

ÁLVARO:

               ¿Qué mandas?

ALFONSO:

               Nunca los reyes
               largos prólogos emplean
               en lo que mandan y es justo.

ÁLVARO:

               Ni pudiera en mi obediencia
               haber resistencia alguna
               a cosa que tú quisieras.

ALFONSO:

               Dale a don Juan tu Beatriz.

ÁLVARO:

               Su virtud y su nobleza
               lo merecen; pero es pobre
               y vuestra alteza pudiera
               honrarle de algún oficio,
               pues le ha servido en la guerra;
               que no está, como tú sabes,
               tan descansada mi hacienda
               que pueda yo sustentar
               a un yerno pobre con ella.
               Es don Juan gran caballero;
               en la venturosa empresa
               del Salado te sirvió
               con hazañas que hoy se cuentan;
               hazle merced.

ALFONSO:

               Di, don Juan,
               ¿tú eres pobre?

JUAN:

               Bien lo fuera
               para igualar a Beatriz
               por hermosura y nobleza;
               pero en lo demás yo tengo,
               como su mano merezca,
               con que vivamos los dos.


<<<
>>>

Pág. 018 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALFONSO:

               Pues ¿qué tienes por pobreza?

ÁLVARO:

               Senor, pensé que mandabas
               que mi hija Beatriz diera,
               no a don Juan de Aragón,
               que está agora en tu presencia,
               sino a don Juan de Padilla,
               cuya nobleza es tan cierta
               como su necesidad,
               ni ha sido mucho que tengan
               la culpa los mismos nombres.

ALFONSO:

               Yo me serviré que entiendas
               que es a don Juan de Aragón,
               y porque en provecho sea
               el haberte equivocado,
               al de Padilla, haga cuenta
               que es memorial remitido
               de mi Consejo de Guerra.
               Dile, don Juan, a don Juan
               me acompañe a Compostela,
               que le quiero hacer merced.
Vanse el REY, don ÁLVARO
y ACOMPAÑAMIENTO

JUAN:

               Está cierto que la emplea
               justamente en su valor;
               ¡ay divina diligencia,
               madre de la buena dicha!


<<<
>>>

Pág. 019 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don Juan de PADILLA
y MARTÍN
PADILLA:

               Solo está.

MARTÍN:

               Si lo está, llega.

PADILLA:

               ¿Hablaste a su alteza?

JUAN:

               Hablé,
               don Juan, agora a su alteza,
               y dice que le acompañes
               a Galicia, que a la vuelta
               te dará, en Valladolid,
               con mil mercedes, licencia;
               que está muy agradecido
               a tus servicios, y en prueba
               de esta verdad, dio también
               a don Álvaro en respuesta
               que aceptaba el memorial.

PADILLA:

               Deja, Aragón noble, deja
               que ponga en tus pies la boca,
               que desde aquí, yo y mi prenda
               somos tus esclavos, somos
               de tus estampas la tierra;
               que, aunque es cielo para mí
               mi Beatriz hermosa y bella,
               por el amor que me tiene
               querrá que ansí lo encarezca.

JUAN:

               Ponte luego de camino,
               Padilla, para que entienda
               el rey mi señor el gusto
               que de acompañarle llevas,
               que allá le hablarás en todo.


<<<
>>>

Pág. 020 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               ¿Vas tú allá para que pueda
               tener entrada a su gracia?

JUAN:

               Aquí me deja su alteza
               a prevenir la jornada
               que para Granada intenta,
               porque pienso que ha de ser
               luego que la primavera
               temple la furia a los ríos,
               seque la mojada tierra.

PADILLA:

               Pésame de que no vayas.

JUAN:

               No has menester encomienda
               para la gracia del rey,
               pues que ya quedas en ella.
Vase

PADILLA:

               ¿Qué dices tú de mi dicha,
               Martín?

MARTÍN:

               Que tu dicha es cierta;
               y que ha sido discreción
               mezclarla con esta ausencia,
               que los agrios que en palacio
               a las cosas dulces echan
               es para templar el gusto.

PADILLA:

               De ningún mal se me acuerda
               como tenga punto fijo
               la esperanza que me queda.

MARTÍN:

               Dicha has tenido.


<<<
>>>

Pág. 021 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Notable.
               Demos a Beatriz las nuevas
               envueltas en la partida,
               para que no se enloquezca;
               pero entre aquestos cuidados,
               Martín, déjame que sienta
               el ver cuán mal puedo entrar
               en obligación como ésta;
               don Álvaro no ha de darme
               dote, pues toda su hacienda
               es de su hija.

MARTÍN:

               Es ansí,
               pero tendrás casa y mesa.

PADILLA:

               No está la dificultad
               en que casa y mesa tenga,
               sino en la primera entrada,
               las joyas y las libreas.
               ¡Ah, Dios, que un hombre tan noble
               tal necesidad padezca
               por ser tercero en su casa!

MARTÍN:

               No hay cosa, señor, más necia
               que la fortuna.

PADILLA:

               Bien dices;
               por eso la pintan ciega.


<<<
>>>

Pág. 022 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               Señora parece en dar,
               porque siempre se desvelan
               en dar a quien los engañe
               o a quien no se lo agradezca;
               págase de la ignorancia,
               no sabe estimar la ciencia,
               de las lisonjas se agrada,
               y las virtudes desprecia.
               ¿Serviste? no tienes premio,
               pero en efeto le espera,
               que el buen don Juan de Aragón
               te ha puesto bien con su alteza.
               Pintó un sabio a la fortuna
               sola la mano derecha,
               y todos los desdichados
               puestos a la mano izquierda;
               como era manca, a ninguno
               levantaba de la tierra,
               porque sólo a los dichosos
               les alargaba la diestra;
               y ésta la pintó tan larga
               que alcanzaba en las escuelas
               al estudiante en la paz,
               y al vil soldado en la guerra.
               El brazo de la fortuna
               don Juan de Aragón te enseña,
               ya te quiere levantar.


<<<
>>>

Pág. 023 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Yo te juro que él lo emplea
               en quien sabrá agradecerlo.
               Mas ¿qué haremos, cuando vuelva,
               de dinero para joyas,
               mis galas y las libreas
               de pajes y de lacayos?

MARTÍN:

               Don Juan de Aragón comienza
               a hacer por ti, ya tú eres
               su hechura.

PADILLA:

               Así lo confiesa,
               Martín, mi agradecimiento.

MARTÍN:

               Dile tu mucha pobreza,
               que no hará mucho si agora
               dos mil ducados te presta;
               que es rico y te los dará
               a buen pagar, de la renta
               de don Álvaro, tu suegro.

PADILLA:

               Bien me animas y aconsejas.
               Vamos, pondréme galán,
               y con mis botas y espuelas
               iré a decir a Beatriz
               su casamiento y mi ausencia.

MARTÍN:

               Y yo ¿qué daré a Leonor
               si esta boda se concierta?

PADILLA:

               Vende mi caballo y compra
               guarniciones a tu yegua.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 024 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen doña ANA y TELLO


TELLO:

               Esto se dice, señora,
               en toda Valladolid.

ANA:

               ¡Piadosos cielos! oíd
               a quien sin remedio llora.

TELLO:

               ¿Por qué no le has de tener
               con presunción de olvidar?

ANA:

               Porque es [en] mi mano amar,
               y en el tiempo aborrecer.
               Pasión tan presto adquirida
               como amor, despacio muere,
               que en poco tiempo se quiere,
               y en mucho tiempo se olvida.
               Amé a mi primo don Juan,
               pensando que me quería;
               tal esperanza tenía,
               tales engaños me dan;
               nunca de Beatriz hermosa
               tuve celos; necia he sido,
               que no le hubiera querido
               con tanto extremo celosa.

TELLO:

               Nunca te quise decir,
               por verte tan satisfecha,
               que tuve alguna sospecha.

ANA:

               Erraste en no me advertir,
               que los que juegan no ven
               en el ajedrez de amor.


<<<
>>>

Pág. 025 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



TELLO:

               Ello fue notable error.

ANA:

               Y fue desdicha también;
               pero aunque pierda la vida
               y la honra, hoy he de hacer
               que no sea su mujer.

TELLO:

               ¿Qué dices de honra perdida?

ANA:

               Que me quiero levantar
               un testimonio.

TELLO:

               Es locura
               de amor.

ANA:

               Remedio procura,
               o me tengo de matar.

TELLO:

               ¿Qué remedio?

ANA:

               Tráeme luego
               a don Álvaro.

TELLO:

               No sé
               qué intentas.

ANA:

               Parte o haré
               que te abrases en mi fuego.

TELLO:

               Yo voy.

ANA:

               No vengas sin él,
               que me ha de matar mi amor.

TELLO:

               Testimonios en tu honor
               es pensamiento cruel.

Vase


<<<
>>>

Pág. 026 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Dulce enemigo mío,
               ¿qué ingratitud es ésta,
               que alma y vida me cuesta
               con tanto desvarío?
               Mas, pues está perdida,
               vuélveme el alma y quítame la vida.
               Aquí me tienes loca,
               y en venturas ajenas
               un Tántalo de penas,
               las glorias a la boca,
               que en infierno de celos
               dulces engaños me prometen cielos;
               Mas ¿para qué me engaño
               con falsas esperanzas,
               cuando de tus mudanzas
               me llega el desengaño?
               Que, con engaños tales,
               los falsos bienes crecerán los males.


<<<
>>>

Pág. 027 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen TELLO y don ÁLVARO
ÁLVARO:

               Tuve dicha, que pasaba
               por vuestra puerta.

ANA:

               ¡Oh, señor
               don Álvaro!

ÁLVARO:

               Del amor
               que me debéis me acordaba,
               y en las rejas reparé.

ANA:

               Olvidado estáis de mí.

ÁLVARO:

               Tan vuestro soy como fui,
               nunca de vos me olvidé.
 

ANA:

               Tello, déjanos y cierra.

ÁLVARO:

               ¿Qué tenéis, que no solía
               ser así vuestra alegría?

ANA:

               La tierna edad siempre yerra;
               mucho tengo que os decir.

ÁLVARO:

               Ya me apercibo a escuchar.


<<<
>>>

Pág. 028 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Puedo decir "confesar",
               porque me quiero morir.
               Don Álvaro, pintaros los errores
               de la edad juvenil y sus desvelos
               era querer contar al campo flores,
               olas al mar y estrellas a los cielos;
               todos los más se fundan en amores
               y en desatinos a que obligan celos;
               oíd, aunque de amor fábulas vanas
               escuchan mal las venerables canas.
               Cuando la primavera de mis años
               de las primeras rosas guarnecía
               el campo de mi edad y los engaños
               de amor, ni amaba yo ni aborrecía,
               un caballero ilustre, de mis daños
               principio, como deudo entrar podía
               a todas horas para hablarme y verme,
               que la ocasión despierta honor que duerme.
               No reparaba yo que me miraba,
               o era muy tierna yo, o era inocente;
               mas debo de mentir que reparaba,
               pues muchas veces la vergüenza miente;
               él mentía tan bien que me alababa
               de lo que en mí faltaba claramente;
               mas no sé qué de discreción y brío
               debió de ser su amor y el daño mío.


<<<
>>>

Pág. 029 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               El alba, por el mes de los amantes,
               poniendo estaba lirios y azucenas
               una mañana, pocos tiempos antes
               de la ocasión, principio de mis penas,
               cuando me dan mis padres ignorantes
               (también error) licencia a manos llenas
               para que salga al campo, en que primero
               tomé yerros amor que anduve a acero.
               Fui al prado de la santa que, atrevida,
               a quien le dio los pies tomó las manos,
               y hallé a don Juan, que, con suave herida,
               rindió de amor mis pensamientos vanos;
               gallardo a la jineta y a la brida
               domaba dos caballos castellanos,
               que no siempre han de ser los andaluces
               de airosas manos y fogosas luces;
               vine a mi casa llena de deseos,
               que la imaginación conmigo hacía
               los mismos caracoles y escarceos
               que en el campo don Juan formado había;
               desde entonces juzgué que sus empleos
               a conquistar mi gusto reducía,
               miré si me miraba, hablé si hablaba,
               que amor, rendida yo, cerró el aljaba.


<<<
>>>

Pág. 030 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Concertamos los dos que en una huerta,
               saltando las paredes de mi casa,
               entrase cierta noche que, cubierta
               de negras nubes, fue la luna escasa;
               mas ¡qué locuras el amor concierta!
               ¡Qué de doncellas con mentiras casa!
               ¡Qué de tormentas son después espumas!
               ¡Qué de ansias, hielos, y palabras, plumas!
               Turbámonos los dos, y parecía
               que se burlaban de los dos las flores;
               el agua murmuraba que corría,
               y culpaba el silencio los amores,
               juntó las manos el temor del día,
               que amando son valientes los temores,
               venciendo su cobarde atrevimiento
               la poca resistencia de mi intento.
               No sé qué fue de mí: o él es fingido,
               o yo soy en extremo desdichada,
               pues dicen que me tiene tal su olvido,
               que se casa y me deja despreciada;
               vuestra hija Beatriz la culpa ha sido,
               o su hermosura justamente amada;
               que se casa con ella me han contado,
               de mis obligaciones olvidado.
               Si aun hay lugar, don Álvaro, yo os ruego
               que no pase adelante su locura,
               pues no es razón que en nombre de amor ciego
               me dé lugar a tanta desventura;
               iréme al rey y, refiriendo luego
               lo que advertido vuestro error procura,
               quedaréis deshonrado y yo vengada,
               que, a quien tiene razón sobra la espada.


<<<
>>>

Pág. 031 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               Doña Ana, mi intento ha sido
               del vuestro tan diferente,
               que respondo brevemente
               que el rey la culpa ha tenido.
               Mi hija me mandó dar
               hoy a don Juan de Aragón,
               ignorando la ocasión
               que me acabáis de contar,
               porque ni querrá su alteza
               ni yo querré...

ANA:

               No paséis
               más adelante, que habéis
               animado mi tristeza;
               ¿Qué? ¿No es don Juan de Padilla?

ÁLVARO:

               No, que estos conciertos son
               con don Juan de Aragón,
               hombre tan rico en Castilla.

ANA:

               Pues sabed que yo, engañada
               de las nuevas y de amor,
               hice este agravio a mi honor,
               celosa y desesperada,
               que ni él de noche me vio,
               ni en tal huerta me ha burlado.

ÁLVARO:

               A ser cortés obligado
               del crédito, nací yo,
               y de vuestra gran nobleza
               os confieso que dudé
               la historia, no dando fe
               tal virtud a tal bajeza.


<<<
>>>

Pág. 032 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               En fin, ¿es el de Aragón?

ÁLVARO:

               Como del rey es Castilla.

ANA:

               Pues yo adoro al de Padilla.

ÁLVARO:

               Adiós.

ANA:

               Adiós.

ÁLVARO:

               (¡Qué invención!)
Vanse.
Salen doña BEATRIZ
y LEONOR

BEATRIZ:

               ¿Con qué te podré pagar
               las nuevas?

LEONOR:

               Con un vestido.

BEATRIZ:

               En mi vida le he tenido
               como te le pienso dar.
               En fin, ¿dio licencia?

LEONOR:

               Dio
               el rey licencia a don Juan.

BEATRIZ:

               Fin mis deseos tendrán.

LEONOR:

               Esto Martín me contó.

BEATRIZ:

               Poco a mi padre le vale
               el achaque en la pobreza
               de don Juan, mas ¿qué riqueza
               puede tener que le iguale?
               Aquel talle y aquel brío
               no tienen comparación.

LEONOR:

               Los dos sospecho que son.


<<<
>>>

Pág. 033 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don Juan de PADILLA, de camino,
y MARTÍN, con fieltro y botas
PADILLA:

               Mi Beatriz.

BEATRIZ:

               Esposo mío.

PADILLA:

               ¿Qué, llegó el día feliz
               (alma, no te vuelvas loca)
               que oiga don Juan de tu boca
               tal nombre, hermosa Beatriz?
               ¿Es posible que en tu casa
               entre con tal libertad?

BEATRIZ:

               Eso tiene la verdad
               de amor que dos almas casa.
               Mi padre ¿hate visto?

PADILLA:

               No,
               aunque de lejos le vi
               y no me habló, ya entendí
               que de mi bien le pesó,
               y la causa que le mueve.

BEATRIZ:

               No sabe que tu valor
               es la calidad mayor.

PADILLA:

               Poco mi valor le debe.

BEATRIZ:

               ¿Botas y espuelas? ¡Ay Dios!

PADILLA:

               Sí, mi bien, voy a Galicia
               con el rey, que él me lo manda.

BEATRIZ:

               Siempre está el bien de partida,
               siempre el placer por la posta.


<<<
>>>

Pág. 034 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Excusad, estrellas mías,
               las perlas, que están abiertas
               las rosas de las mejillas;
               allá me ha de hacer merced,
               y nuestra boda apadrina
               volviendo a Valladolid.

MARTÍN:

               ¡Ay, ay, ay!

LEONOR:

               ¿De qué relinchas?

MARTÍN:

               Todos se casan, y yo
               no puedo alcanzar justicia.

LEONOR:

               Maldito seas, amén.
               Como se ven las mentiras
               en el fieltro y las botazas,
               tú me quieres, tú me olvidas.

MARTÍN:

               Pues ¿puédome yo quedar?

LEONOR:

               Fingieras, pues lo sabías,
               una calentura o dos.

MARTÍN:

               Aun no son buenas fingidas;
               pues es verdad que quedara
               en casa abundante y rica,
               porque, partido mi amo,
               no hay más del ama que guisa,
               y de tal guisa la tal
               guisa las ollas que aliña,
               que pudieras sin espejo
               afeitarte en la escudilla;
               los garbanzos, por los viernes,
               hacen con dulce armonía
               bailes de a cuatro en el caldo.

LEONOR:

               Eso es ser pobre y ser limpia.


<<<
>>>

Pág. 035 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               ¿Limpia? A un sábado te aguardo;
               con su perejil las tripas,
               las manos todas barbadas
               y las panzas con su almíbar.

LEONOR:

               A buena casa venís.

MARTÍN:

               ¡Buena! Que Dios la bendiga.

LEONOR:

               Cuando sea tu mujer,
               tú verás qué de cositas
               con que te regalo yo.

MARTÍN:

               Cosas, cosas, Leonor mía,
               que salimos de la orden
               más estrecha y más ceñida
               que hay en la iglesia de Dios.

LEONOR:

               Escucharte me lastima;
               ¿tan pobre vive don Juan?

MARTÍN:

               Sustenta mucha familia
               con pequeños alimentos.

LEONOR:

               Sí, porque es gente lucida.

MARTÍN:

               Todo lo que es por defuera
               se porta con bizarría,
               en casa Dios lo perdone.

LEONOR:

               ¿Cómo?

MARTÍN:

               En la cama y comida.

LEONOR:

               Pues ¿no tenéis buena cama?

MARTÍN:

               La cama más exquisita
               que se ha escrito en la pobreza
               ni se ha visto en la avaricia;
               ella es un colchón redondo
               donde toda la familia
               alrededor se acomoda,
               de manera que confinan
               todos los pies en el medio,
               de la suerte que imaginas
               los rayos de alguna rueda.


<<<
>>>

Pág. 036 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LEONOR:

               Es invención nunca oída.

MARTÍN:

               Allí se juntan los pies,
               como en las carnicerías
               se suelen vender las manos
               que a los carneros se quitan;
               son los vientos tan contrarios
               que, a ser velas las camisas,
               pajes se fueran a fondo.

LEONOR:

               El cuento admite pastillas.

PADILLA:

               Mi bien, yo me quiero ir;
               sabe Dios si me lastima
               tu ausencia el alma, no puedo
               excusarla aunque querría;
               volveré a Valladolid,
               dentro de un mes, de Galicia,
               que el rey se va a coronar,
               cosa no vista en Castilla,
               de las manos de la imagen
               del gran apóstol, la insignia
               real, la corona de oro,
               quiere tomar.

BEATRIZ:

               ¡Qué desdicha!
               Parte y presume que quedo
               muriendo.

PADILLA:

               ¡Y yo cómo voy!
               Que sólo en pensar que soy
               tu marido, partir puedo,
               porque si no, ni dar paso
               pudiera con vida aquí.


<<<
>>>

Pág. 037 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               ¿Acordaráste de mí?

PADILLA:

               No respondo.

BEATRIZ:

               (Extraño caso,
               las lágrimas en los ojos
               se parte.)

MARTÍN:

               Martín se va,
               Leonor.

LEONOR:

               Y se lleva allá
               el alma toda.

MARTÍN:

               ¡Qué enojos,
               ay, ay, ay!
Vanse Juan de PADILLA y MARTÍN

LEONOR:

               ¡Cuál quedo yo!

BEATRIZ:

               ¡Qué buen consuelo!

LEONOR:

               ¿Qué quieres?
               ¿Somos piedras las mujeres?

BEATRIZ:

               Almas sí, que piedras no.
Sale don ÁLVARO

ÁLVARO:

               Darte el parabién es justo
               de la ventura que tienes.

BEATRIZ:

               Cuando tú con gusto vienes,
               claro está que tendré gusto.

ÁLVARO:

               Dio el rey licencia a don Juan.

BEATRIZ:

               Y yo me rindo a tus pies.

ÁLVARO:

               Por cierto, Beatriz, que él es
               rico, discreto y galán.

BEATRIZ:

               ¿Qué riqueza puede haber
               como el ingenio y valor?


<<<
>>>

Pág. 038 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



[Sale SANCHO]
SANCHO:

               Aquí ha llegado, señor,
               don Juan.

ÁLVARO:

               Él te quiere ver,
               ¿darás licencia?

BEATRIZ:

               Pues ¿no?

ÁLVARO:

               Di que entre.
[Vase SANCHO]

BEATRIZ:

               ¡Qué gran ventura!
               Quien ha amado sin locura
               no puede decir que amó.
Sale don JUAN de Aragón

JUAN:

               Si ha dado disculpa amor
               al mayor atrevimiento,
               añadiéndose el casarse,
               pienso que mayor la tengo;
               y pues que del desposorio
               solamente a vistas llego,
               no reparéis, dulce esposa,
               en que esté turbado y necio.
               Al rey supliqué esta tarde
               que me dejase, partiendo
               a Galicia, por no daros
               disgusto; pues ya soy vuestro,
               aquí me quedo a serviros,
               porque a nuestro casamiento
               no se ponga dilación.
               ¿Qué tenéis?


<<<
>>>

Pág. 039 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               Señor, ¿qué es esto?

ÁLVARO:

               Hija, que el rey me ha mandado
               que os case, y yo le obedezco.

BEATRIZ:

               ¿Con quién?

ÁLVARO:

               Con don Juan.

BEATRIZ:

               Oíd.
               ¿No es el de Padilla?

ÁLVARO:

               Bueno:
               ése, aunque es noble, Beatriz,
               es un pobre caballero;
               el de Aragón es muy rico,
               y está en su gracia.

BEATRIZ:

               ¡Qué presto
               sigue al placer el pesar!

JUAN:

               (¿Qué es lo que le está diciendo?
               ¿Si pensó que era Padilla?
               ¿Si halló lugar en su pecho?
               Pero en tanta honestidad,
               celos, mirad que sois necios;
               pero podréis responder
               que ¿cuándo fuistes discretos?
               Yo me caso por industria;
               que es imposible sospecho
               que me deje de costar
               pesar el atrevimiento.)

ÁLVARO:

               Hija, si tenéis honor,
               hija, si tenéis respeto
               a la sangre que os he dado,
               mirad que está de por medio
               no menos que un rey.


<<<
>>>

Pág. 040 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               Señor...

ÁLVARO:

               No respondáis, que no quiero
               respuesta, sino obediencia;
               mirad que el rey es tercero,
               y yo he dado la palabra.

BEATRIZ:

               Ponedme en un monesterio.

ÁLVARO:

               No hay que poner dilaciones;
               con el valor de este yerno
               y la privanza de Alfonso,
               toda mi casa ennoblezco;
               dalde la mano, o ¡por Dios...!

BEATRIZ:

               Ya, señor, que obedeceros
               es fuerza, dadme dos días
               para llorar a lo menos.

ÁLVARO:

               ¿Qué tenéis vos que llorar
               si el cielo ha venido a veros
               con tan gallardo marido?

BEATRIZ:

               Dadme un hora.

ÁLVARO:

               Ni un momento;
               no me afrentéis, hija mía.

BEATRIZ:

               Venga esta noche y hablemos.

ÁLVARO:

               Si alzo la voz, ¡vive Dios...!

BEATRIZ:

               Ya, señor, os obedezco.

JUAN:

               Si está indispuesta mi esposa,
               mañana, señor, podremos
               tratar de esto; el cielo os guarde.

Vase


<<<
>>>

Pág. 041 de 123
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¿Es bien hecho lo que has hecho?

BEATRIZ:

               ¿Él no se fue cuando yo
               iba [a] hablarle? Pues ¿qué debo?

ÁLVARO:

               ¿Podréle llamar?

BEATRIZ:

               Podrás.
               (¡Quitadme la vida, cielos!)

FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 042 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don Juan de PADILLA
y MARTÍN, de camino
PADILLA:

               ¿Hay cosa como llegar
               después de ausencia, Martín,
               donde un hombre quiere?

MARTÍN:

               En fin,
               no queda que desear;
               el que sale de la mar,
               de la guerra aborrecida,
               o cautivo en triste vida,
               como lleguen a su casa,
               cuanto pasaron se pasa,
               todo con el fin se olvida.
               Compone un libro el que sabe,
               y en el fin descansa y pide
               fama, porque no se olvide
               ni alguna envidia se alabe;
               descansa de noche el grave
               de oír tanta variedad
               de negocios, sin verdad:
               hasta el mar la furia amansa,
               y aun el que es necio descansa
               después de una necedad.


<<<
>>>

Pág. 043 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Y lo será si porfía,
               Descanso, el que hablare en vos,
               cuando yo veo que Dios
               descansó el séptimo día
               de aquella dulce armonía
               de elementos y de cielos.
               A los humanos desvelos
               doy el fin por bien mayor,
               y más en quien tiene amor
               y descansa de sus celos;
               ¿qué filósofo no habló
               del fin soberanamente?
               En fin, quien ama no siente
               lo que amando padeció.
               Llego al fin.

MARTÍN:

               Y llamo yo;
               pero ya te ha visto quien
               es mi decanso también.

PADILLA:

               Bien haya lo padecido,
               que quien el mal no ha sufrido,
               Martín, no merece el bien.


<<<
>>>

Pág. 044 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Sale LEONOR, triste
PADILLA:

               Aurora del sol que adoro,
               Iris de hermosos colores,
               Mercurio de mis amores
               y llave de mi tesoro,
               luz, diamante, perlas, oro,
               de aquel cielo de belleza
               ¿cómo con tanta tristeza
               abres puerta a mi alegría?
               ¿Son, por dicha, Leonor mía,
               efectos de mi pobreza?
               Toma este anillo, que yo
               en su círculo quisiera
               que todo el mundo estuviera.

LEONOR:

               No son intereses, no;
               a quien tu bien intentó
               no le mueve el interés.

PADILLA:

               Pues, mi bien, dime lo que es.
               ¿Falta salud a mi esposa?

LEONOR:

               Sí falta, aunque es otra cosa.

PADILLA:

               Habla, y mátame después.

LEONOR:

               Tu esposa está desposada.

PADILLA:

               No he dado a nadie poder.

LEONOR:

               El poder lo pudo hacer.

PADILLA:

               Conmigo está disculpada.


<<<
>>>

Pág. 045 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



LEONOR:

               De don Álvaro forzada,
               le dio a don Juan de Aragón
               la mano.

PADILLA:

               Si engaños son,
               para templarnos el bien,
               ofender suelen también
               el bien de la posesión.

LEONOR:

               Cuando pediste que hablase
               al rey, para sí pidió
               a Beatriz, y el rey mandó
               que con ella se casase.

PADILLA:

               ¡Que aquesto en el mundo pase!

LEONOR:

               Resistió, lloró, tomó
               testigos que la forzó.

PADILLA:

               ¿Gozóla? ¡Responde presto,
               que sólo consiste en esto
               que muera o que viva yo!
               Mas no respondas, detente;
               viva hasta verla no más,
               que después me matarás.

LEONOR:

               ¿Qué es gozar, ni que él lo intente?
               Antes se fue brevemente,
               viendo su mucha aspereza.

PADILLA:

               ¡Alma, dejad la tristeza,
               que aun hay tiempo de morir!

LEONOR:

               Seguro puedes vivir,
               Padilla, de su firmeza:
               a acompañar al rey fue.


<<<
>>>

Pág. 046 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Es verdad, que allá le vi.
               ¿Y podré verla?

LEONOR:

               No y sí;
               hasta que más sola esté;
               que aunque es casamiento, en fe
               de que ha de ser tuya vienen
               mil damas que la entretienen
               con parabienes injustos,
               porque nunca los disgustos
               alegres visitas tienen.
               Ellas vienen de colores
               y ella, de negro vestida,
               hace exequias a su vida
               en honra de tus amores.

MARTÍN:

               Señor, ¿qué haces? No llores.
               ¿Tú eres aquel gran Padilla
               que puso asombro a Sevilla,
               venciendo en Benamarín
               tantos moros?

PADILLA:

               ¡Ay Martín!
               ¿Verme ansí te maravilla?
               ¿Arrojo yo por ventura
               sombrero, capa y espada,
               estando el alma obligada
               a tan forzosa locura?
               ¡Vive Dios!

MARTÍN:

               Señor, procura
               componerte brevemente,
               que sale de adentro gente.

PADILLA:

               Dile al alma esa razón,
               que mis sentidos no son
               quien sabe si soy quien siente.


<<<
>>>

Pág. 047 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Sale doña ANA
ANA:

               ¿Don Juan de Padilla vino?
               Sí, que allí está; pues ¿qué aguardo?
               Dadme, capitán gallardo,
               los brazos.

PADILLA:

               ¡Qué desatino!
               Que eres mi muerte imagino;
               espero a Beatriz aquí,
               a quien cuando yo me fui
               dejé con tan tiernos lazos,
               y sale a darme los brazos
               lo que más aborrecí.
               ¿Qué es esto? ¡Furia del cielo!
               ¿Soy demonio? ¿Qué soy yo?
               Espero al sol, y salió
               toda una noche de hielo.
               ¿Cuál labrador sin recelo
               de áspid, en él escondido,
               puso la mano en el nido,
               donde dejó ruiseñores,
               como yo, que dejé amores
               y vine a topar olvido?
               ¿Cuál deudor, que huyó sutil,
               en los acreedores dio?
               ¿Qué reo al alcalde vio?
               ¿Qué ladrón al alguacil?
               ¿Cuál hombre cobarde y vil
               al valiente y arrogante?
               ¿Cuál, siendo en todo ignorante,
               dio en el sabio y el discreto
               como yo, pues en efeto
               tengo a doña Ana delante?
               ¡Válame Dios! ¿Esto más?


<<<
>>>

Pág. 048 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               ¿Qué es esto que estás diciendo?

PADILLA:

               Digo que vine creyendo
               que viera donde tú estás
               un ángel.

ANA:

               Sí le verás;
               pero con menos rigo;
               que a nadie obliga el amor
               a que sea descortés.
               Mira, don Juan, que esto es
               más infamia que valor.

PADILLA:

               Perdona, que estoy sin mí.

ANA:

               También yo pensé que viera
               un hombre en ti que me diera
               los brazos que le pedí;
               y un hombre inorante vi,
               un descortés, que se enfada
               de una mujer lastimada;
               pues donde por maravilla
               pensé que hallara un Padilla,
               vine a topar una espada.

MARTÍN:

               Señora, tienes razón,
               mas don Juan está de modo
               que has de perdonarlo todo,
               o faltarte discreción.

ANA:

               Beatriz viene, y callaré
               por no darle mayor pena.


<<<
>>>

Pág. 049 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Sale doña BEATRIZ
BEATRIZ:

               De tantas lágrimas llena,
               no sé si verte podré.
               ¡Ay mi don Juan!

PADILLA:

               Ya quisiera
               que la vida me faltara.

BEATRIZ:

               No acierto a mirar tu cara
               como si culpa tuviera.

ANA:

               Déjame verte no más,
               que viéndote he vuelto en mí.

BEATRIZ:

               Yo he dado un forzado "sí",
               que no lo ha de ser jamás.
               Las injurias que he pasado,
               los golpes que he padecido,
               dicen que el "sí" fue fingido,
               y que el "no" fue declarado.
               El "sí" y el "no" a un tiempo di,
               calló amor, temor habló,
               del de Aragón será el "no",
               y del de Padilla el "sí".
               No hayas miedo que me vea
               eternamente en sus brazos,
               aunque me hiciese pedazos,
               quien mi desdicha desea,
               tuya soy y lo seré.

PADILLA:

               Sí serás, que hay ocasión
               con que a don Juan de Aragón
               castigue quien tuyo fue.


<<<
>>>

Pág. 050 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               Eso no, porque es perderme,
               y la palabra has de darme
               de pleitearme y ganarme,
               que perderme no es quererme.

PADILLA:

               ¿Quieres tú?

BEATRIZ:

               Con tierno llanto
               te pido que su malicia
               castigues por la justicia,
               si puedo contigo tanto;
               que esto de sacar la espada
               es para matarme a mí.
               Mira que forzado un "sí"
               disculpa un alma forzada.

PADILLA:

               ¿Pleitear tengo, y matarme?

BEATRIZ:

               Sí, mi bien, o aborrecerme;
               pues con la espada es perderme,
               y con la pluma es ganarme.

PADILLA:

               Yo lo haré.

BEATRIZ:

               Pues no me engañes.

PADILLA:

               Digo que lo haré por ti.

ANA:

               No queda muy bien ansí,
               cuando a mí me desengañes,
               que yo le pondré a don Juan
               pleito, que él sabe y yo sé.

PADILLA:

               Testimonios ¿para qué?

ANA:

               Verdades, traidor, serán.

PADILLA:

               Vente conmigo, Martín,
               que yo no escucho locuras.

Vanse don Juan de PADILLA y MARTÍN


<<<
>>>

Pág. 051 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Yo sé que mis desventuras
               tendrán con el pleito fin,
               que yo tengo más acción
               como la más ofendida.
Vase doña ANA

BEATRIZ:

               ¿En qué ha de parar, mi vida,
               pleito, amor y confusión?
Sale don ÁLVARO

ÁLVARO:

               Quiero pedirte albricias
               de que vino tu esposo con su alteza.

BEATRIZ:

               Si de mí las codicias,
               pídeselas, señor, a mi tristeza,
               que, pues la aumentas tanto,
               bien las mereces de mi pena y llanto.

ÁLVARO:

               ¿Búrlaste por ventura?
               ¿No sabes que me enojas? Pero advierte
               cuánto tienes segura
               en don Juan de Aragón la mayor suerte
               que mujer ha tenido:
               ¡qué gentilhombre viene y qué lucido!
               ¡Qué dama no tuviera
               de haberle merecido tanta gloria
               que el alma enloqueciera
               desde la voluntad a la memoria?
               Porque el entendimiento
               no merece tan dulce sentimiento.
               Alégrate.


<<<
>>>

Pág. 052 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               No puedo.

ÁLVARO:

               Pues ¿no es tu esposo?

BEATRIZ:

               No.

ÁLVARO:

               Ya estás casada.

BEATRIZ:

               Con tanta fuerza y miedo,
               ni pude entonces ni quedé obligada;
               desto tengo testigos.

ÁLVARO:

               ¡Hijos, quién os llamó sino enemigos!

BEATRIZ:

               Si yo respeto esposo,
               es don Juan de Padilla.

ÁLVARO:

               ¿Estás furiosa?
               ¿Cuando ves que es forzoso
               que don Juan de Aragón te llame esposa?

BEATRIZ:

               Del Padilla te advierto
               que es de mi pecho, el otro del desierto.
Vase

ÁLVARO:

               ¿Si tomaré venganza
               desta disolución y atrevimiento?
               Pues no ha de hacer mudanza,
               matarla quiero.


<<<
>>>

Pág. 053 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don JUAN de Aragón, galán,
de camino, y SANCHO, criado
JUAN:

               ¿Qué mayor contento
               que llegar como llego?

SANCHO:

               Toda ausencia en amor aumenta el fuego.

ÁLVARO:

               (Éste es mi yerno; quiero
               disimular.)

JUAN:

               Señor, seas bien hallado.

ÁLVARO:

               Tú, bien venido.

JUAN:

               Espero
               que lo seré, señor, pues he llegado
               al centro del deseo
               donde pararse la esperanza veo.
               ¿Sabe mi dulce esposa
               que ha venido su alteza y que he venido?

ÁLVARO:

               Será cosa forzosa.

JUAN:

               Pues ¿cómo tanto amor padece olvido?
               Pues ¿cómo no la veo?
               ¿Aun esto no le debe mi deseo?

ÁLVARO:

               Entra, Sancho, y advierte
               a Beatriz de su dicha, y pide albricias.

JUAN:

               A mi dichosa suerte
               se las pide mejor, si las codicias.

Vase SANCHO


<<<
>>>

Pág. 054 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               ¿Llegastes muy cansado?

JUAN:

               Como lo puede estar quien ha llegado;
               si fuera a la partida,
               seguro estáis que encarecer pudiera,
               hasta perder la vida,
               lo que sentí, como si eterna fuera
               una ausencia tan breve,
               tales ansias de amor Beatriz me debe.
               Llegué cuando se hacían
               fiestas en Compostela y con las luces
               del cielo competían
               luminarias de torres y de cruces;
               holgóse el rey de verme,
               hízome la merced que suele hacerme,
               y aquellos caballeros
               quisieron que ayudase a una sortija
               de veinte aventureros.
               Yo, no sabiendo qué invención elija,
               saqué el amor bizarro
               de plumas de oro en un triunfante carro,
               y para testimonio
               de mi dicha, le puse en una mano
               el dulce matrimonio
               en una imagen de oro, a quien en vano
               se atreven las pasiones
               que rinden los humanos corazones.


<<<
>>>

Pág. 055 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Vuelve SANCHO
SANCHO:

               De manera me ha quitado
               tan desdichado suceso
               el instrumento del alma,
               que no pienso que la tengo.
               Doña Beatriz, mi señora,
               entra con pasos ligeros
               agora en un coche.

ÁLVARO:

               ¿Cómo?

SANCHO:

               No sé más de que dijeron
               los hombres que la llevaban
               que eran notarios, y entre ellos
               pienso que iba un alguacil.

ÁLVARO:

               ¡Pleito intenta, vive el cielo!

JUAN:

               ¿No viste algún hombre fuera
               de los que en el coche fueron?

SANCHO:

               Un hombre medio embozado
               los hablaba desde lejos,
               y era don Juan de Padilla
               si no me engaño.

ÁLVARO:

               Esto es hecho,
               pleito me pone don Juan.

JUAN:

               ¿Qué importa? Matarle luego.

SANCHO:

               ¡Qué presto lo has sentenciado!

JUAN:

               Lo que importa ha de ser presto.


<<<
>>>

Pág. 056 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ÁLVARO:

               Si las armas intentáis,
               bien veis que perdido quedo;
               idos a palacio vos,
               iré yo a saber qué es esto.

SANCHO:

               Camino presto, señor.

JUAN:

               ¡Qué bravo aborrecimiento!
               Pues ¡vive Dios, enemiga,
               que no has de gozar, si puedo,
               el caballero que adoras!
               Dineros y favor tengo.

SANCHO:

               Favor y dineros son
               pies y manos de los pleitos.
Vanse.
Salen el rey ALFONSO
y el CONDE de Haro

ALFONSO:

               Pienso que le tendré, conde de Haro,
               muy de mi parte en todas mis acciones.

CONDE:

               Tu devoción, señor, pide su amparo;
               justa esperanza en el Apóstol pones.

ALFONSO:

               De pórfido, de bronce y mármol paro,
               con letras y doradas inscripciones,
               altar le haré labrar.

CONDE:

               Cristiano celo.


<<<
>>>

Pág. 057 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ALFONSO:

               ¡Qué capitán de España tiene el cielo!
               De mi hijo, don Pedro, pronostican,
               siendo agora tan niño, tan piadoso,
               tanta crueldad, que a la que espera aplican
               un Nerón, un Majencio riguroso;
               mas las cosas que al cielo se suplican,
               si no es por nuestras culpas, es forzoso
               que templen el rigor, y así querría
               llevársele al Apóstol algún día.

CONDE:

               Cuando vuelvas, Alfonso, de Granada,
               el príncipe será de edad bastante
               para que tome de su altar la espada,
               rayo feroz de bárbaro arrogante.
Salen don Juan PADILLA y MARTÍN

PADILLA:

               La ira es atrevida.

MARTÍN:

               Aquí templada.
               Que es el respeto al rey ley de diamante.

PADILLA:

               Déme tu alteza para hablar licencia.

ALFONSO:

               ¡Oh buen Padilla!

PADILLA:

               Advierte...

MARTÍN:

               Ten prudencia.


<<<
>>>

Pág. 058 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Generoso rey Alfonso,
               a quien desde niño el cielo
               guardó de tantos peligros
               para bien de aquestos reinos,
               en la casa de mis padres
               (tú sabes, señor, quién fueron),
               en orden a mis hermanos
               ilustres, nací tercero.
               Tomé a tu lado las armas,
               de mis servicios no es tiempo
               que trate, bien pocos son,
               pues no merecieron premio;
               verdad es que culpa he sido
               de que no te acuerdes dellos,
               pues no es menos el pedir
               que del mismo Dios consejo.
               En los ratos de la corte
               siempre ociosos, mis deseos
               en doña Beatriz de Rojas
               sus esperanzas pusieron.
               Perdona que ansí te hable,
               que no es perderte el respeto,
               pues estás como jüez,
               y es el principio del pleito.
               Servíla sólo con alma,
               tan pobre soy... pero creo
               que ha estimado mis servicios
               cual suele el señor discreto.


<<<
>>>

Pág. 059 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               Que de tus guerras le truje
               (muchos saben que no miento)
               los despojos de los moros
               por aquestas manos muertos,
               esclavas le truje algunas
               que en mi nombre la sirvieron,
               que fue dicha suya y mía
               tener tan hermoso dueño.
               En su casa entré una tarde,
               entré con atrevimiento
               a visitarla y hallóme
               su viejo padre saliendo;
               con disculpas mentirosas
               vencer su sospecha intento;
               no aprovecha; al fin le digo
               que por último remedio
               me dé a Beatriz por esposa;
               pues sabe que no es más bueno
               que yo, si bien es más rico.
               Vino en aqueste concierto
               si tu licencia traía;
               contento a palacio vengo
               y a don Juan de Aragón pido...
               ¡Mal haya mi encogimiento!
               ...que te la pida en mi nombre.
               Él, con injusto deseo,
               te la pidió para sí;
               juzga tú si fue bien hecho.


<<<
>>>

Pág. 060 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               A don Álvaro mandaste
               que se la diese, y él, ciego
               de su riqueza y privanza,
               mientras yo te voy sirviendo,
               se la dio contra su gusto,
               con tal violencia, que dejo
               de encarecer la crueldad
               por no perderte el respeto.
               Vine de Galicia, en fin,
               y cuando en su casa entro
               recíbenme, en vez de brazos,
               estos infames sucesos;
               remitílos a la espada,
               pero tu enojo temiendo,
               quiero probar mi justicia:
               pedirla por pleito quiero.
               Ya queda depositada,
               y porque tu enojo temo
               por lo que amas a don Juan,
               a pedir licencia vengo,
               ya que no supe pedirla,
               señor, para el casamiento,
               para el pleito, si tú gustas;
               que si no, dejaré el pleito,
               que más me importa servirte
               que la vida que poseo,
               pues cuanto no fuere el alma,
               mi rey y señor, te debo.


<<<
>>>

Pág. 061 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ALFONSO:

               Llamadme luego a don Juan.

CONDE:

               Lo más ha escuchado atento
               detrás de ese paño.

ALFONSO:

               Así
               tendré que decirle menos.
Salen don JUAN de Aragón
y don ENRIQUE
               Don Juan, don Juan de Padilla
               me ha dicho... no lo refiero,
               pues que ya lo habéis oído
               y sabéis que lo habéis hecho.
               ¿Cómo o por qué le engañastes?

JUAN:

               Eso no, señor, primero
               me falte la vida a mí;
               verdad y lealtad profeso.
               No le he prometido nada,
               y si el casarme fue cierto,
               ¿qué obligación le tenía
               para guardarle respeto?
               Yo amé la bella Beatriz
               con tal fe como silencio;
               guerra es amor, y la guerra
               digna de reyes y imperios,
               allí todas son cautelas.
               Estratagema les dieron
               por nombre sus capitanes,
               de que ha sido Troya ejemplo;
               pues en ardides de amor
               juzga tú, senór, ¿qué pierdo
               de mi opinión?


<<<
>>>

Pág. 062 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ALFONSO:

               Ahora bien,
               yo sé lo que es, yo lo entiendo;
               licencia a este pleito doy;
               el que tuviere derecho
               le alcance, pero advertid
               que en tanto que dura el pleito
               no habéis de sacar las armas,
               pena de traidores.

PADILLA:

               Pienso
               que le perderé, señor,
               porque soy pobre y no tengo
               dineros para seguirle,
               que son menester dineros.

ALFONSO:

               Atento a vuestros servicios
               y a vuestra nobleza atento,
               caballero de la banda
               os hago, y en vuestro pecho
               la quiero poner mañana,
               y daros, Padilla, quiero
               seis mil ducados de renta.

PADILLA:

               Mil veces, príncipe, beso
               los pies que veáis pisando
               todo el africano imperio.

Vase el Rey [don ALFONSO]


<<<
>>>

Pág. 063 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



CONDE:

               Muchos años los gocéis,
               y con mayores aumentos.

PADILLA:

               Cuantos yo tuviere, conde,
               a vuestro servicio ofrezco.

MARTÍN:

               Señor, loco estoy de ver
               las mercedes que te ha hecho
               su alteza; mira la cara
               con que queda aquel soberbio.
               ¡Oh mudanzas de fortuna,
               ya levantáis hasta el cielo,
               ya derribáis al profundo!
               ¿No le miras?

PADILLA:

               Ya le veo.

MARTÍN:

               Caballero de la banda,
               y seis mil...

PADILLA:

               Habla más quedo.

MARTÍN:

               Musas, ministradme aquí,
               si no claro, dulce aliento;
               afectad emulación
               al sol, y obstentando afectos,
               naufragar canoras plumas,
               por fulgores de concetos.

PADILLA:

               Martín, deja desatinos,
               y demos principio al pleito,
               que remitido a las armas,
               gastáramos menos tiempo
               en letrados y notarios.


<<<
>>>

Pág. 064 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               Es engaño manifiesto.
               Vamos, señor, y pleitea,
               pues que justicia tenemos,
               que es mejor que las consultas
               de médicos y barberos;
               que allá se den los letrados
               con decisiones y testos.
Vanse don Juan de PADILLA y MARTÍN

ENRIQUE:

               Justamente quedas triste.

JUAN:

               Encarecerte no puedo
               la tristeza y la razón
               que de estar quejoso tengo.

ENRIQUE:

               Sospecho que mira bien
               el rey este hombre, y sospecho
               que se ha cansado de ti.

JUAN:

               ¿Con tan poco fundamento
               quieres que pierda su gracia?

ENRIQUE:

               ¡Ah don Juan! si eres discreto,
               ¿de la inconstancia del mundo
               para qué buscar ejemplos?
               Cayóle en gracia a su alteza
               don Juan, así en los torneos
               y las justas de Galicia,
               que cierto es gran caballero,
               como en ver que en la sortija,
               donde tan ricos salieron
               tantos títulos y grandes,
               él con aquel escudero
               de buen humor, que le sirve,
               y dos coseletes viejos
               salió, y dio al rey esta letra
               (mirad qué extraño conceto).


<<<
>>>

Pág. 065 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               ¿Qué?

ENRIQUE:

               "Don Juan y su criado."

JUAN:

               ¿Y eso celebró?

ENRIQUE:

               Con esto
               su pobreza y su valor
               notable aplauso tuvieron.

JUAN:

               Como yo gane a Beatriz
               en este pleito, no quiero
               otra gracia ni otro bien,
               y esto lo tengo por cierto.
               Que, en fin, desposado soy.

ENRIQUE:

               Pide fuerza.

JUAN:

               La que temo
               de es olvido, mas no importa,
               que todo lo vence el tiempo.
Vanse.
Salen doña BEATRIZ y don PEDRO

PEDRO:

               Tengo a notable ventura
               el depósito que ha hecho
               vuestro valor con mi pecho,
               mi casa en vuestra hermosura;
               sólo me ha dado cuidado
               que no os dejen visitar,
               y habéisme de perdonar
               si en esto soy limitado.

BEATRIZ:

               Damas entraron y, en fin,
               si alguna dispensación
               hubiere en esta ocasión,
               será sólo de Martín.


<<<
>>>

Pág. 066 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PEDRO:

               Sea con grande secreto,
               que si el de Aragón lo entiende
               por su parte y se ofende,
               quedo a su agravio sujeto.

BEATRIZ:

               La ventura ha sido tal
               de venir a vuestra casa,
               que de los límites pasa
               de mi desdicha inmortal.
               Que espero en vuestro favor,
               viendo que tengo justicia,
               que os cansará su malicia,
               y que os moverá mi honor.
               Mi padre, a quien por la edad
               desagrada la pobreza,
               a la privanza y riqueza
               inclina la voluntad;
               amo a don Juan de Padilla,
               juzgad si tengo razón,
               y hame dado al de Aragón,
               gran caballero en Castilla,
               pero de mi gusto no;
               y con tan forzado "sí,"
               que el dolor con que le di
               de lágrimas le formó.
               Y estoy tan aborrecida,
               que cuando pudiera ser
               venir a ser su mujer,
               pienso quitarme la vida.


<<<
>>>

Pág. 067 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Sale LEONOR
LEONOR:

               Doña Ana te viene a ver.

BEATRIZ:

               Eso sólo me faltaba.

LEONOR:

               Dentro de la puerta estaba
               cuando lo vine a entender.

BEATRIZ:

               ¿Qué me quiere a mí doña Ana,
               cuando me abrasa de celos?
               Áspid que me dan los cielos
               para mi muerte inhumana,
               en figura de visita
               viene a saber lo que intento.

PEDRO:

               Ese ardid y pensamiento
               los cortesanos imita;
               cuando una visita pasa
               de amistad y hacer placer,
               es sólo venir a ver
               lo que hace el otro en su casa.
               Pero muestra cortesía,
               que con gusto y falsedad
               se vence la enemistad
               de quien enfada y porfía.


<<<
>>>

Pág. 068 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Sale doña ANA
ANA:

               Con el sentimiento justo
               que tengo del que tenéis,
               vengo, amiga, a que me deis
               parte de vuestro disgusto.
               ¿Cómo estáis? que donde estais
               bien sé que os irá muy bien.

BEATRIZ:

               Con ese favor también
               me honráis y me consoláis.

PEDRO:

               Por mi parte os agradezco
               que tengáis satisfacción
               de lo que en esta ocasión
               a doña Beatriz ofrezco,
               pues a un mismo tiempo ha sido
               la casa y la voluntad.

ANA:

               La sangre en esa piedad
               mostráis con que habéis nacido.
               ¿Cómo va de pleitos?

BEATRIZ:

               Bien.

ANA:

               ¿Qué hay de don Juan?

BEATRIZ:

               ¿Qué don Juan?

ANA:

               Vuestro marido.

BEATRIZ:

               Si dan,
               doña Ana, ese nombre a quien
               mi amor se le tiene dado,
               don Juan de Padilla tiene
               salud.


<<<
>>>

Pág. 069 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Eso no conviene
               con el "sí" que le habéis dado
               al de Aragón, que es por quien
               os pregunto.

BEATRIZ:

               El "sí" que di
               no fue "sí", porque en el "sí"
               ha de ir el alma también,
               y toda el alma faltó;
               de manera que si un "sí"
               no la tiene, desde allí
               se va convirtiendo en "no";
               si es forzado no me toca,
               doña Ana, su cumplimiento,
               que no es naipe el casamiento,
               donde hace juego la boca.
               Y del Padilla repara
               que de suerte vive en mí,
               que si allí dijera "sí"
               dentro de mí, me matara,
               y pues que no me mató
               cuando forzada le di,
               claro está que no fue "sí",
               pues llegó primero el "no".

ANA:

               Si un renegado de Argel
               no lo fue de corazón,
               ¿cumple con su obligación?


<<<
>>>

Pág. 070 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               ¡Qué réplica tan cruel!
               Para ligar voluntades
               ha de haber consentimiento,
               que es de la fe fundamento
               el morir por sus verdades,
               y allí ha de haber confesión;
               mas huélgome que haya hallado
               el de Aragón un letrado
               de tanta satisfacción;
               con esto doy por vencido
               el pleito desde este día,
               porque tal abogacía
               ni se ha visto ni se ha oído;
               que estas leyes y desvelos,
               aunque oírlas me fastidia,
               todas son textos de envidia
               con sus párrafos de celos.
Vase

PEDRO:

               El venir a visitar,
               bien lo debéis de saber,
               ha de ser a dar placer,
               no ha de ser a dar pesar;
               que aqueste pleito en rigor
               todo es alma y gusto es;
               si en él tenéis interés,
               disimulalde mejor.
Vase


<<<
>>>

Pág. 071 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



LEONOR:

               Las damas cuerdas no vienen,
               con burlas y fingimientos,
               a sacar los pensamientos
               de las amigas que tienen;
               mi señora tiene amor,
               vos no habéis de reducilla;
               si queréis bien a Padilla,
               disimulaldo mejor.
Vase

ANA:

               ¿Tú hablas? ¿Qué es esto, cielos?
               Todos contra mí son ya.
               ¡A qué de cosas está
               sujeto quien tiene celos!
Sale don ÁLVARO

ÁLVARO:

               Yo he de hacer lo que digo y justamente
               cuando el rey me mandase lo contrario.

ANA:

               ¿Qué furia es ésta? Aunque con tantas causas
               tendréis por necia la pregunta mía.

ÁLVARO:

               Dícenme que Padilla se ha quejado
               a su alteza, de suerte que le ha dado
               crédito a cuanto ha dicho, y aun he oído
               que con mercedes le ha favorecido,
               que nos podían hacer guerra notable;
               mas ya tengo el remedio prevenido,
               quiero, doña Ana, yo, quiero casarme,
               quiero dar a mi hija este disgusto,
               en esto vengo ya determinado;
               por ventura tendré (que aun tengo bríos)
               quien herede mi casa con mi hacienda;
               si me venciere el de Padilla, entienda
               que, pues aspira sólo a la riqueza,
               allá se ha de quedar con su pobreza.


<<<
>>>

Pág. 072 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



ANA:

               Con enojo no es mucho haber pensado
               dar a doña Beatriz ese cuidado,
               mas si queréis fingir el casamiento,
               como es razón, pues ya sois hombre de años,
               y lo mismo ha de hacer el fingimiento,
               publicad que os queréis casar conmigo,
               que yo diré lo mismo.

ÁLVARO:

               Daros quiero
               los brazos y hasta el alma quiero daros,
               que con esto por dicha, y será cierto,
               vendrá este pleito en el mejor concierto.

ANA:

               Pues para que más presto se publique
               pedid licencia al rey.

ÁLVARO:

               Yo voy contento,
               y lo fuera mejor si verdad fuera.
Vase

ANA:

               Aun se conoce en vos la valentía
               que os hizo tan famoso en paz y en guerra.
               ¡Oh remedio notable! ¡Oh santos cielos!
               ¿Qué os hizo amor que le persiguen celos?
               Mas bien hicistes, que si amor amara
               sin celos, ni aun del cielo se acordara.


<<<
>>>

Pág. 073 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don PEDRO y
don Juan de PADILLA [y MARTÍN]
PADILLA:

               Ha sido grande favor
               y merced dejarme entrar.

PEDRO:

               Aquí la podréis hablar.

PADILLA:

               Estad seguro, señor,
               de que ha de ser mi mujer.

PEDRO:

               Así lo tengo creído,
               y della lo sé, que ha sido
               causa que os le deje ver.

PADILLA:

               ¡Doña Ana aquí!

PEDRO:

               Ya os ha visto;
               engañalda, hablalda bien,
               que si se lo dice a quien
               sabéis, quedaré mal quisto,
               y en mala opinión los dos.
Vase

PADILLA:

               Yo lo haré por vos, que es cosa
               para mí dificultosa,
               tanto cuanto sabe Dios.
A doña ANA
               Señora, ¿en aquesta casa?

ANA:

               Vengo a ver vuestra mujer.


<<<
>>>

Pág. 074 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               ¿Mía? ¿Cómo puede ser
               si veis el pleito que pasa?
               Di, Martín, lo que he sentido
               faltar a mi obligación,
               por esta necia opinión
               que de soldado he tenido.
Salen doña BEATRIZ
y LEONOR [al paño]

LEONOR:

               Digo que le he visto agora.

BEATRIZ:

               Y yo por mi mal le veo.

MARTÍN:

               Querer pintar el deseo
               con que don Juan os adora
               es disparate excusado,

BEATRIZ:

               (¿Don Juan con doña Ana aquí?
               ¿A esto entró?)

LEONOR:

               (Pienso que sí.)

BEATRIZ:

               (¡Qué amor tan bien empleado!)

LEONOR:

               (Escucha, que puede ser
               que, como ésta es bachillera,
               argüir con don Juan quiera
               que no has de ser su mujer.)

MARTÍN:

               Las noches que mi señor
               faltó de veros no han sido
               por ingratitud y olvido,
               que no cabe en tanto amor,
               y este (¡que nunca lo fuera!)
               casamiento...


<<<
>>>

Pág. 075 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



LEONOR:

               (¿Hay tal maldad?)

MARTÍN:

               ...es honra y comodidad,
               que amor no, ni ser pudiera,
               que a vos sola tiene amor.

PADILLA:

               Eso es muy cierto y seguro,
               y que aquí sólo procuro
               satisfacer al honor;
               es una tema en que he dado
               porque el de Aragón no entienda
               que le han dejado la prenda
               por más bravo y más honrado,
               pues eso no puede ser.
               Doña Beatriz se casó
               en mi ausencia; ¿puedo yo
               querer ajena mujer?

ANA:

               Don Juan, ya de tus engaños
               tengo justos escarmientos,
               en amor con fingimientos
               más quiero yo desengaños.
               Si te casas, yo también,
               que don Álvaro me ha dado
               la palabra, y concertado
               las escrituras.

PADILLA:

               ¿Con quién?

ANA:

               ¿Qué, pensabas heredar
               su hacienda? Pues no lo creas;
               ya es tarde si me deseas,
               como primero, engañar.
               Esto sin duda has sabido,
               y porque yo no me case
               me engañas.


<<<
>>>

Pág. 076 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               ¡Que aquesto pase!

ANA:

               Pues ¿no, ingrato? ¿No, fingido?
               Casarémonos los dos,
               no he de mudar consejo,
               y de una moza y un viejo...
               Ya me has entendido; adiós.
Vase. [Sale BEATRIZ]

BEATRIZ:

               Estará vuesa merced
               muy contento del suceso,
               como quien tanto aborrece
               esa mujer que ha propuesto,
               esa que por tema sirve,
               que no por merecimiento,
               esa mujer de don Juan,
               (¡el de Aragón por lo menos!),
               porque no ha de ser más bravo...

PADILLA:

               Mi bien, adiverte primero...

BEATRIZ:

               No hay que advertir.

PADILLA:

               Oye.

BEATRIZ:

               Calla.
               Casóse, ausente, en efecto,
               dándole infinitos golpes
               su padre...

MARTÍN:

               (Malo va esto.)

BEATRIZ:

               ...y no le quiriendo hablar;
               de suerte que por despecho
               se fue el tal novio.


<<<
>>>

Pág. 077 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               ¿Qué dices?
               Beatriz, mis ojos, mi dueño,
               mi primera voluntad.

BEATRIZ:

               ¿Qué digo?

PADILLA:

               Desvía el lienzo;
               porque amortajar los ojos
               más vivos que Dios ha hecho
               es decir que es muerto el sol
               siendo incorrutible el cielo.
               Mira que en eterna sombra
               quedarán los elementos,
               y yo quedaré sin vida
               como soy dellos compuesto;
               mira no vuelvas el mundo
               a su principio primero,
               que si faltar luz no sientes
               y color a su ornamento,
               debes sentir que no sea
               de los humanos deseos
               vista tu grande hermosura.

BEATRIZ:

               Vanos encarecimientos;
               ya llegan tarde, don Juan.

PADILLA:

               Pues llegue el matarme presto.

LEONOR:

               Y el bellacón de Martín,
               que, desvergonzado y necio,
               le decía a la señora:
               "¿Cómo puedo encareceros
               el amor de mi señor,
               que decir su sentimiento
               es disparate excusado?"


<<<
>>>

Pág. 078 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               ¿Yo he dicho tal?

LEONOR:

               ¿Niegas?

MARTÍN:

               Niego.

LEONOR:

               "Las noches que mi señor
               faltó, señora, de veros,
               no fue ingratitud ni olvido,
               que este negro casamiento
               tuvo la culpa de todo."

MARTÍN:

               Leonor, mira que estos celos
               no hallan materia de agravio;
               consejo fue de don Pedro
               engañar esta mujer.

PADILLA:

               Vióme entrar, y yo, temiendo
               que la justicia se enoje
               sabiendo que a verte vengo,
               y que el depósito mude,
               dije dos necios requiebros
               de que estoy arrepentido.

BEATRIZ:

               Creo el arrepentimiento,
               si dice que está casada
               con mi padre, por lo menos
               con el melindre que dijo:
               "Y de una moza y un viejo...
               Ya me has entendido; adiós."

PADILLA:

               ¿No es mejor buscar remedio
               asegurándote yo,
               Beatriz, con mil juramentos,
               que fue engaño?


<<<
>>>

Pág. 079 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



BEATRIZ:

               ¿Cómo engaño?
               ¿Qué puedes, si no te creo,
               jurar que me importe a mí?

PADILLA:

               Jurar por tus ojos puedo,
               que, si mintiese, presumo
               que el sol mismo y todo el cielo
               me matasen con mil rayos.

MARTÍN:

               Ya se viene enterneciendo.

LEONOR:

               Tu padre vuelve, señora.

PADILLA:

               Ay Beatriz, ¡qué mal has hecho
               en que te deje enojada!

BEATRIZ:

               Y determinada quedo
               de no te ver en mi vida.

PADILLA:

               Hazme un placer.

BEATRIZ:

               Dile presto.

PADILLA:

               Es por tu bien.

BEATRIZ:

               ¿Por mi bien?

PADILLA:

               Sí, que tu padre es soberbio,
               y por quitarte la hacienda
               ha de hacer el casamiento.

BEATRIZ:

               ¿Qué se te da a ti de mí,
               si, como estabas diciendo,
               soy de don Juan de Aragón?
               Pues si yo mi hacienda pierdo,
               te vengas de tu enemigo.


<<<
>>>

Pág. 080 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

               ¿Y si mudas de consejo,
               tan mal te estará estorbar
               la ejecución de su intento?

BEATRIZ:

               ¿De suerte que tú pretendes
               que el casamiento estorbemos
               por casarte con doña Ana,
               y con este fingimiento
               quieres que te ayude yo?

PADILLA:

               Mira, mi bien, que no quiero;
               seis mil ducados de renta
               me ha dado el rey, no pretendo
               sino tu bien.

BEATRIZ:

               Pues ¿qué haré
               si determinado veo
               a don Álvaro, mi padre?

MARTÍN:

               ¡Oh, qué remedio!

PADILLA:

               Di presto.

MARTÍN:

               Diga Leonor que le dio
               palabra de casamiento,
               y que le debe su honra;
               quéjese al rey, que con esto
               y probar que es hija de algo,
               y que viene su abolengo
               del conde Fernán González,
               levantaremos un pleito,
               con veite testigos falsos,
               pues los hay de todos precios,
               que no se acabe en diez años.


<<<
>>>

Pág. 081 de 123
Amor, pleito y desafío Acto II Félix Lope de Vega y Carpio



PADILLA:

¿Falsos los hay?

MARTÍN:

¡Bueno es eso!
Habrá quien jure que ha visto
andar un buey por los vientos,
vender el vino por agua
y ser dichoso un discreto;
yo daré cuatro famosos.

PADILLA:

Tú, Leonor, ¿qué dices desto?

LEONOR:

Que si me enseña Martín...

MARTÍN:

¿Cuánto dirás?

LEONOR:

Cuatro pliegos.

MARTÍN:

Yo vendré a darte lición.

BEATRIZ:

Adiós, que a mi padre siento.

PADILLA:

 Al fin ¿te vas enojada?

BEATRIZ:

Matarte de celos tengo.

PADILLA:

No harás, que te adoro yo.

BEATRIZ:

Pues, don Juan, yo te aborrezco.

MARTÍN:

¿Cuánto dirás, mi Leonor?

LEONOR:

Yo, mi Martín, cuatro pliegos.

FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 082 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen doña ANA
y don JUAN de Aragón
ANA:

               ¿Pues vos me engañais a mí?

JUAN:

               Los sucesos os dirán
               si os engaño.

ANA:

               Ya, don Juan,
               las esperanzas perdí.
               Como la primer sentencia
               tiene Beatriz en favor,
               con celos de vuestro amor
               queréis probar mi paciencia.

JUAN:

               Mal entendéis la razón
               por que me inclino a casarme
               con vos.

ANA:

               Si no es engañarme,
               celos presumo que son.


<<<
>>>

Pág. 083 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Yo estoy del rey en desgracia,
               así el casarme sintió,
               y al paso que caigo yo
               sube Padilla a su gracia;
               caballero de la Banda
               le ha hecho y la trae al pecho,
               de su cámara le ha hecho,
               ya le acompañan, ya manda;
               cuanto me quitó le ha dado,
               y que lo merece os digo,
               que hablar bien del enemigo
               es honra del agraviado.
               Quien tiene por valentía
               hablar mal del que está ausente,
               sepa que quien lo oye siente
               que es infamia y cobardía.
               Yo, cuyas dichas están
               sin estimación alguna,
               pienso mudar de fortuna
               diciendo bien de don Juan;
               sin esto ¿qué no ha de hacer
               por mí, si me ve casado,
               pues le dejo asegurado
               de que es Beatriz su mujer?
               Y como mi inclinación
               a tus partes es notable,
               no te espantes de que te hable
               sin celos, pues no lo son,
               que ya no hay de que lo esté,
               pues Beatriz se ha de casar.


<<<
>>>

Pág. 084 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ANA:

               No te puedes emplear
               que más contento les dé,
               porque Beatriz se asegura
               de mí, que es lo más que siente,
               don Juan de ti; finalmente,
               si tu fortuna procura
               volver en gracia del rey,
               y es el camino mejor
               que don Juan te tenga amor,
               hombre noble a toda ley,
               yo dejaré la locura
               y desigual casamiento
               que con don Álvaro intento,
               Don Álvaro, que procura
               su venganza a costa mía,
               pues me sepultaba un viejo,
               y en manos de tu consejo
               rindo mi justa porfía;
               tuya soy, pero has de ser
               noble en cumplir lo que dices.

JUAN:

               Para que más autorices
               la fe que puedes tener,
               y yo asegure a don Juan,
               haré que licencia pida
               al rey.

ANA:

               Ya voy advertida.

JUAN:

               Iré contigo.


<<<
>>>

Pág. 085 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ANA:

               Aquí están
               mis criados, y es mejor
               que te quedes para hablalle.

JUAN:

               ¿Hablaste al rey?

ANA:

               Quise dalle
               cuenta de mi necio error,
               pues me casaba tan mal,
               y como hablaste conmigo,
               dejé aquel intento, y sigo
               el que es a mi gusto igual.
Vase

JUAN:

               Por un álamo blanco que pomposo
               de verdes hojas que aforraba en plata,
               un alcázar de pájaros retrata,
               subió una hiedra y le llamaba esposo;
               los ramos que de Alcides vitorioso
               fueron corona, y enlaza, prende y ata,
               y a los pimpollos últimos dilata,
               con débil paso, el círculo amoroso.
               Villano labrador, del monte guerra,
               la hiedra corta, que el humor no alcanza,
               seca los brazos y las hojas cierra;
               no menos levantada mi esperanza
               en los brazos del rey, cayó en la tierra,
               que no hay cosa segura de mudanza.


<<<
>>>

Pág. 086 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen MARTÍN y
don Juan de PADILLA
MARTÍN:

               Bravamente los desmaya
               esta sentencia en favor.

PADILLA:

               Aquí está don Juan.

JUAN:

               Señor,
               a nuevos aumentos vaya
               el favor bien empleado
               de su alteza, y sea también
               la sentencia para bien.

PADILLA:

               En el que aquí me habéis dado
               conozco vuestra nobleza.

JUAN:

               Pleitos y amores, señor,
               tratallos con este honor,
               que lo demás es bajeza;
               pero porque me volváis
               este parabién que os doy,
               sabed que casado estoy,
               que es justo que lo sepáis.

PADILLA:

               ¿Casado? Para bien sea.

JUAN:

               Con doña Ana me he casado.

PADILLA:

               Habéis, don Juan, acertado
               como quien tan bien se emplea;
               es lo mejor de Castilla
               en calidad y en hacienda.

JUAN:

               Quiero que de vos lo entienda
               el rey.


<<<
>>>

Pág. 087 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               A fe de Padilla,
               de no sólo procurar
               la licencia que es tan justa,
               pues el rey de honraros gusta,
               pero también intentar
               que os haga mucha merced,
               que muy vuestro amigo soy;
               y la palabra que os doy
               por verdadera tened,
               que en mi vida prometí
               cosa que no la cumpliese
               como la dije, aunque fuese,
               señor don Juan, contra mí.
               ¿Qué importa la calidad
               ni otros títulos y nombres
               cuando falta entre los hombres
               la palabra y la verdad?
               Es la verdad un traslado
               del mismo Dios en el suelo,
               tan igual, que dice el cielo:
               "bien y fielmente sacado".
               Es la verdad un concierto
               de la república humana;
               la política tirana
               lleva su nombre encubierto,
               pero al que sigue las leyes
               de la paz y la quietud
               conviene esta gran virtud,
               y más cerca de los reyes,
               que como por majestad
               menos de las cosas ven,
               tanto más obliga a quien
               los trata, el tratar verdad.


<<<
>>>

Pág. 088 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               (¿Es posible que he llegado
               a que éste me trate así?
               Pero si causa le di,
               yo solo he sido culpado;
               hablarle ha sido ignorancia,
               porque suele ser castigo
               del humilde, al enemigo
               darle ocasión de arrogancia.
               Notables difiniciones
               ha hecho de la verdad;
               ¡bien mereció mi humildad
               sus arrogantes razones!
               ¡Vive Dios! que he de vengarme
               como honrado caballero,
               que de otra suerte no quiero
               castigarle ni ausentarme.
               En fortunas semejantes
               pensé tenerle afición.
               ¡Cuánto mudan la intención
               las palabras arrogantes!)
               Señor don Juan, pues habéis
               mi pensamiento entendido,
               que habléis a su alteza os pido.

PADILLA:

               Vos el efecto veréis.

MARTÍN:

               (Mudado está de color.)

JUAN:

               Esto tengo que deciros.

PADILLA:

               Seguro podéis partiros
               de mi verdad y mi amor,
               que no sólo en la licencia
               hablaré, que es justa paga,
               pero en que merced os haga.


<<<
>>>

Pág. 089 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Pues no sea en mi presencia.
               Adiós.

PADILLA:

               Confiad de mí;
               mas oíd.

JUAN:

               Decid.

PADILLA:

               Yo iré
               y al rey se la pediré,
               y no será para mí.
Vase don JUAN de Aragón

MARTÍN:

               Corrido va.

PADILLA:

               Deso gusto,
               que éste es todo fingimiento.

MARTÍN:

               (Bien le diste con el cuento.)

PADILLA:

               Con el hierro fuera justo.
Salen el CONDE de Haro,
don ENRIQUE, don PEDRO
y el rey don ALFONSO,
[hablando aparte]

CONDE:

               La honra que le ha hecho vuestra alteza
               justamente merece el de Padilla.

ENRIQUE:

               Toda Valladolid, toda Castilla
               celebra el premio de servicios tales,
               que no se han visto en esta edad iguales.

PEDRO:

               Sus partes son muy dignas, y tus premios
               realzan el valor con que le honraste,
               animando a servirte con su ejemplo.


<<<
>>>

Pág. 090 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               En las virtudes de don Juan contemplo
               las partes que han de dar a un hombre noble
               fama inmortal, con gloria de su príncipe;
               pero dejando algunas, ¿qué os parece
               que ha de tener un noble caballero
               para que goce de este ilustre nombre?

CONDE:

               Señor, muchas convienen al que es hombre
               de sangre y valor.
[Don ALFONSO habla] alto

ALFONSO:

               Don Juan, ¿no llegas?

PADILLA:

               Pensé que con tan nobles caballeros
               trataba algún secreto vuestra alteza.

ALFONSO:

               Aunque lo fuera, en él tuvieras parte.

PADILLA:

               Beso mil veces esos pies.

ALFONSO:

               Tratábamos
               de las que un hombre noble tener debe,
               y en qué se ha de probar para saberse.

PADILLA:

               ¿Y qué dice, señor, el conde de Haro?
               Que, fuera de tener ingenio claro,
               tiene, como sabéis, larga experiencia,
               que es en la guerra y paz la mejor ciencia.

CONDE:

               El probar un caballero,
               para saber si lo es,
               está en dos cosas o tres,
               que a dos reducirlas quiero;
               que es el consejo y la espada.


<<<
>>>

Pág. 091 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Bien decís, porque se aplique
               a guerra y paz; don Enrique
               diga en qué partes le agrada.

ENRIQUE:

               Un caballero perfecto
               probara yo en la lealtad,
               en una necesidad
               y en saber guardar secreto.

ALFONSO:

               ¿Vos, don Pedro?

PEDRO:

               Yo, señor,
               le probara en ser afable,
               humilde y comunicable
               en la fortuna mayor.

ALFONSO:

               Y tú ¿qué dices, don Juan?

PADILLA:

               Yo, señor, con mi ignorancia,
               ¿qué te diré de importancia,
               y más donde agora están
               personas de tal prudencia?
               Pero puédese probar
               un alto en bajo lugar,
               en la templanza paciencia;
               así en las letras divinas
               probó Dios a un hombre.

ALFONSO:

               Bien.

MARTÍN:

               ¡Que en cosas fáciles den
               personas tan peregrinas!
               La prueba es fácil de hacer,
               pues sólo ha de consistir
               en dar y no recibir,
               en pagar y no deber.


<<<
>>>

Pág. 092 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Aunque habéis dicho las cosas
               en que se puede probar,
               no fue mi intento llegar
               a virtudes generosas.
               Y así por el voto mío,
               prueban de un noble el valor
               tres cosas.

PADILLA:

               ¿Cuáles, señor?

ALFONSO:

               Amor, pleito y desafío.

PADILLA:

               Ya, según tu parecer,
               de las tres tengo las dos,
               amor y pleito, y por Dios
               que a no tener que temer,
               que todas tres las tuviera.

ALFONSO:

               Y del pleito ¿cómo os va?

PADILLA:

               Pienso que acabado está
               con la sentencia primera;
               que don Juan por no cansarse
               en cosa tan conocida,
               me pide, señor, que os pida
               licencia para casarse;
               que en doña Ana, a quien quería
               don Álvaro en tal edad,
               ha puesto la voluntad.

ALFONSO:

               Doile la licencia mía.

PADILLA:

               Por él te beso los pies,
               y voy a darle las nuevas.

ALFONSO:

               De buena gana las llevas.

PADILLA:

               Mi amigo y mi deudo es.

Vanse don Juan de PADILLA y MARTÍN


<<<
>>>

Pág. 093 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Buen caballero es don Juan.

CONDE:

               Con justa causa te agrada.

ALFONSO:

               Tiene humildad bien fundada.

PEDRO:

               Bien tus favores lo están.

ALFONSO:

               Creo que hacerse pudieran
               todas las pruebas en él.

ENRIQUE:

               Es valiente y fiel,
               y con justa causa esperan
               más premios servicios tales.

CONDE:

               Volvió el rostro la fortuna,
               que no hay firmeza alguna
               en condiciones mortales.
Sale don JUAN de Aragón

JUAN:

               Aquí don Juan de Padilla
               me ha referido, señor,
               la gran merced que me has hecho,
               por quien mil gracias te doy;
               la licencia de casarme
               con doña Ana estimo yo
               por mi quietud y mi gusto,
               por mi aumento y por mi honor:
               pero es fuerza que te pida
               que antes de la ejecución,
               me la des para partirme
               a Aragón, que me escribió
               mi padre que el rey don Pedro
               quiere verme en Aragón,
               y yo vivir en mi tierra,
               pues ya de mí se olvidó
               la fortuna siempre varia,
               y tú de hacerme favor.


<<<
>>>

Pág. 094 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Don Juan, no hay otra fortuna
               que la voluntad de Dios.
               Ésta dispone a los reyes,
               que los accidentes no.
               Defectos en los vasallos
               les mudan la condición;
               éstos, yo estoy satisfecho
               que nunca los hubo en vos;
               linaje de ingratitud
               es quejaros de mi amor,
               porque os quiero como os quise,
               y os tengo en buena opinión.
               Si el rey don Pedro os estima,
               licencia, don Juan, os doy;
               y os daré, si queréis, cartas
               que abonen vuestro valor.

JUAN:

               Quien ve la mar alterada
               y está a la orilla, señor,
               no yerra en volverse a tierra;
               así los peligros son.
               A los principios del daño
               vuelve la espalda el temor
               por no esperar los sucesos,
               que nunca fue discreción.
               Dadme a besar vuestra mano,
               que en vuestra gracia me voy
               donde os sirva sin envidia.

ALFONSO:

               Dios os guarde.

JUAN:

               Guárdeos Dios.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 095 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen LEONOR y MARTÍN
MARTÍN:

               Mira que no has de turbarte
               en viendo al juez y al rey.

LEONOR:

               Es en las mujeres ley
               inviolable en cualquier parte:
               no hay trabajo en que se vean
               donde les falte valor.

MARTÍN:

               Pues va de lección, Leonor;
               tú verás cuán bien se emplean;
               haz cuenta que soy juez.

LEONOR:

               Pues no te pongas tan grave,
               que el ánimo se me acabe,
               y me turbe alguna vez.
 |-

MARTÍN:

               ¿Cómo sucedió, decid
               puntüalmente, este caso?

LEONOR:

               Señor, mis padres, que fueron
               tan principales hidalgos,
               que por línea de varón
               decienden de Arias Gonzalo,
               me trujeron a criar
               a su casa en tiernos años
               de don Álvaro de Rojas.

MARTÍN:

               Todo lo llevas errado.
               ¿A criar dices que entraste?
               Pues si crías, ¿no está claro
               que has parido, y que no puedes
               pedir el doncellicato?


<<<
>>>

Pág. 096 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONOR:

               A criarme con Beatriz
               me trujeron, donde estando,
               pasados algunos tiempos...

MARTÍN:

               Adelante y sin turbaros.

LEONOR:

               Una noche en mi aposento
               don Álvaro entró, y cerrando
               la puerta, [me] dijo amores.

MARTÍN:

               Bien vas.

LEONOR:

               Y me asió los brazos;
               resistíme.}}

MARTÍN:

               Llora agora.

LEONOR:

               Resistíme, pero en vano,
               que en fin...

MARTÍN:

               Tápate los ojos
               con el delantal, llorando,
               y di ansí, mírame acá:
               "En fin, el crüel tirano
               me rindió, venció, violó."

LEONOR:

               Ése es terrible vocablo.

MARTÍN:

               Finalmente haz cuenta agora
               que yo soy el escribano,
               esto el papel y la pluma,
               y que voy haciendo rasgos.
               "A la primera pregunta
               dijo que es de edad..."

LEONOR:

               Despacio.


<<<
>>>

Pág. 097 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Pero no digas la edad,
               que aquí todas juráis falso;
               mas quítate diez u doce,
               que yo conozco un retablo
               de duelo, que con setenta
               juró antiyer treinta y cuatro.
               "A la segunda pregunta,
               dijo que estando rezando,
               en su aposento una noche
               la oración de los finados,
               entró el dicho, y a la dicha
               asió de los dichos brazos,
               y con los dichos amores
               el dicho doncellicato
               desapareció de allí,
               la dicha sin él quedando,
               y el dicho se fue.

LEONOR:

               ¿Qué dices
               tantos dichos?

MARTÍN:

               Son los tantos
               del juego de los procesos.
               "Y que, en efecto, llorando
               esta confesante..."

LEONOR:

               ¿Quién?

MARTÍN:

               Tú, Leonor, está en el caso;
               "ésta que declara dijo."

LEONOR:

               ¿Quién es ésa?


<<<
>>>

Pág. 098 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Eres un mármol;
               siempres eres tú.

LEONOR:

               Di adelante.

MARTÍN:

               "Confesando o declarando,
               preguntada si sintió,
               algunos días pasados,
               bulto o hinchazón alguna,
               algún antojo o desmayo,
               respondió que se le habían
               antojado unos gazapos,
               que estaban en un tapiz,
               y en torreznos lampreados,
               los cochinos que guardaba
               el hijo pródigo, cuando..."

LEONOR:

               ¡Nuestros amos!

MARTÍN:

               Echo polvos,
               y dejo el papel doblado.
Salen don Juan de PADILLA
y doña BEATRIZ

PADILLA:

               Oye, aunque no quieras.

BEATRIZ:

               No quiero escucharte.


<<<
>>>

Pág. 099 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               Pues háblame tú.
               Aunque aquí me mates,
               que si tú no quieres,
               mi vida, escucharme,
               yo te quiero oír
               y que tú me hables;
               dime, luz de esta alma,
               cuanto imaginares
               en ofensa mía
               con tal que descanses.
               Por mi sol te tengo,
               no quiero guardarme,
               licencia te doy
               para que me abrases;
               abrasen, Beatriz,
               cuanto no te agrade,
               desde el alma al pecho
               tus ojos süaves;
               pero siendo nobles,
               ¿cómo por vengarte
               con ese capote
               villanos los haces?
               ¡Ay qué desatinos,
               quererme y matarme!
               Mal hayan los celos,
               bien hayan las paces.


<<<
>>>

Pág. 100 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BEATRIZ:

               Pues que ya me obligas,
               como necia, a darte
               gusto en que te riña,
               oye y no te canses;
               verás si fue justo
               que de ti me agravie:
               cuando yo pensaba
               que supe obligarte,
               yo te amé, Padilla,
               como tú lo sabes,
               cuando tú eras pobre,
               pudiendo emplearme,
               yo no digo en hombre
               de más noble sangre,
               pero con su gusto
               de mi ilustre padre;
               porque en Aragón
               tuvo algún infante
               deseos que fueron
               principios de honrarme.
               Fuístete a la guerra,
               y en ausencias tales,
               si mataste moros
               resistí galanes.
               No fuiste valiente
               como yo en guardarme,
               que flaqueza y fuerza
               nunca son iguales;
               moras me trujiste,
               tocas y volantes,
               de que hice galas
               que me murmurasen.


<<<
>>>

Pág. 101 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BEATRIZ:

               Cuando allá te herían,
               ¡oh qué disparate!,
               me sangraba luego,
               pensando igualarte.
               En Valladolid,
               cuando tú llegaste,
               puse en contingencia
               mi honor con hablarte;
               don Juan de Aragón
               no pudo obligarme,
               siendo caballero
               de tan altas partes,
               a que una palabra
               ni aun cortés le hablase,
               cuando me forzó
               mi padre a casarme.
               Esto, siendo pobre,
               hice por amarte,
               sufriendo entre golpes
               palabras infames;
               y tú cuando aspiras
               a riquezas grandes
               y alcanzan tus dichas
               mercedes reales.


<<<
>>>

Pág. 102 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BEATRIZ:

               Hablas a mis ojos,
               por desengañarme,
               mujer que te adora
               y que a mí me mate;
               requiebros la dices
               donde yo escuchase,
               conmigo mentiras,
               con ella verdades;
               de suerte que, pobre,
               riqueza buscaste,
               y rico, hermosura.
               Si puedes, bien haces;
               doña Ana de Lara
               merece que ensalces
               agora valido
               lo que en mí deshaces;
               con su hermano Enrique
               tratas amistades,
               con el de Aragón
               engaños y paces;
               decir que se casa
               con doña Ana es darme
               celos con los tuyos,
               pero llegas tarde;
               que aunque yo supiese
               morirme o matarme,
               no tengo de verte,
               ni aun imaginarte,
               que desde hoy, Padilla,
               de mi alma sales.
               Y si te resistes,
               yo haré que te saquen.


<<<
>>>

Pág. 103 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               Castigo notable es éste
               de culpa que no he tenido.
               ¿Querrás, Beatriz, que tu olvido
               hasta la vida me cueste?
               Paciencia el amor me preste
               para sufrir tantos daños,
               nacidos de tus engaños.

BEATRIZ:

               Para los ojos, don Juan,
               tan difícilmente dan
               las mentiras desengaño[s].
               ¿Yo no te vi? Pues ¿qué quieres?
               ¿Yo no te oí? Pues ¿qué pides?
               Si el agravio al amor mides,
               verás que la culpa eres.
               Quejáisos de las mujeres
               todos los hombres, después
               que vuestra inconstancia es
               la que nos da la ocasión.

PADILLA:

               ¿Por ventura en Aragón
               tienes mayor interés?
               ¿Estarás arrepentida
               de dejar su gran riqueza?

BEATRIZ:

               Tu traición, no tu pobreza,
               don Juan, de tu amor me olvida.
               Ser solamente querida
               estimé, no regalada,
               y esta parte remediada
               con las mercedes del rey,
               era contra toda ley
               olvidar enamorada.


<<<
>>>

Pág. 104 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               Don Juan de Aragón se ha ido;
               ya el pleito, Beatriz, cesó,
               pues a doña Ana le dio
               la fe de ser su marido;
               yo propio, mi bien, he sido
               el que pidió la licencia;
               ¿qué temes ya de su ausencia
               que ofenda nuestra esperanza?

BEATRIZ:

               El deseo de venganza
               hace al amor resistencia;
               cuando con mi padre viste
               que doña Ana se casaba,
               a quien tan necia te amaba,
               arrepentido volviste.
               Agora también que fuiste
               por el de Aragón dejado,
               vuelves a mi amor pasado,
               de manera que he de ser
               para desprecios mujer
               y para olvido sagrado.
               No, don Juan, que un firme amor
               también se sabe mudar,
               si agravios le dan lugar,
               o se ha de volver furor;
               que le digas, es mejor,
               a doña Ana estos concetos;
               quizá servirán de efetos,
               con que deje al de Aragón;
               que forzar la condición
               no son remedios discretos.

Vanse doña BEATRIZ y LEONOR


<<<
>>>

Pág. 105 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               ¿Qué sientes de esto,
               Martín?

MARTÍN:

               Que olvidar, señor, es fuerza;
               mas di ¿doña Ana se casa?

PADILLA:

               O se casa o se concierta.

MARTÍN:

               Luego ya no irá Leonor
               a referir sus endechas.

PADILLA:

               Yo las haré a mis desdichas,
               si se hicieron para ellas;
               no tiene contento el mundo
               cabal.

MARTÍN:

               Es una tragedia.

PADILLA:

               Cuando Beatriz me quería,
               el rey no escuchó mis quejas,
               y cuando me hace favor
               el rey, Beatriz me de[s]precia.
               ¿Qué haré, Martin?

MARTÍN:

               Olvidar.

PADILLA:

               No podré.

MARTÍN:

               Fingir siquiera.

PADILLA:

               Ni aun fingir podré.

MARTÍN:

               Sí harás,
               para que rendida venga;
               todo lo que hace contigo
               son pruebas.


<<<
>>>

Pág. 106 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               ¡Qué fuertes pruebas!

MARTÍN:

               Leonor me ha dicho que llora.

PADILLA:

               ¿Por mí?

MARTÍN:

               Por ti.

PADILLA:

               Pues ¿qué intenta?
Sale TELLO, con un papel

TELLO:

               ¡Qué descuidado estás de lo que pasa!

PADILLA:

               No estoy de mis cuidados descuidado,
               Tello, que siempre estoy con más cuidado.

TELLO:

               Toda Valladolid está alterada,
               y tú ignorante en cosa semejante.

PADILLA:

               ¿Cuándo dejé de ser tan ignorante?

TELLO:

               Estos rétulos han amanecido
               por todas las esquinas de las calles;
               mira si es bien que tus agravios calles.

PADILLA:

               ¡Por Dios, que el de Aragón me desafía
               para la raya suya y de Castilla!

MARTÍN:

               Agora has de mostrar que eres Padilla.

PADILLA:

               Basta que al irse puso estos papeles;
               no excuso ir, pero si el rey se queja,
               más deshonor que el desafío me deja.

MARTÍN:

               Pide licencia al rey para seguirle.

PADILLA:

               Dirán que la pedí para librarme;
               mejor es a perderme aventurarme.


<<<
>>>

Pág. 107 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO:

               No lo hagas, señor, que es grave yerro,
               pues el rey, que en efeto es rey tan sabio,
               no ha de querer tu deshonor y agravio.

PADILLA:

               Pues vamos a cumplir con lo que es justo;
               que no hay más honra, vida, ni más leyes
               que el gusto y la obediencia de los reyes.
Vanse.
Salen el rey ALFONSO,
el CONDE DE HARO y
don ÁLVARO

ALFONSO:

               Admirado estoy de vos,
               que en tal edad os caséis.

ÁLVARO:

               Gran señor, no os admiréis,
               que no es flaqueza, por Dios,
               pues todo mi casamiento
               sólo en venganza se funda,
               si dél impedir redunda
               otro injusto pensamiento;
               tal es la desobediencia
               de doña Beatriz.

ALFONSO:

               ¿Qué ha sido
               la causa por que ofendido
               estáis de su resistencia?

ÁLVARO:

               El tenerla yo casada
               con don Juan de Aragón,
               por mandado vuestro.


<<<
>>>

Pág. 108 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Son
               culpas que no importan nada;
               porque don Juan me engañó,
               y yo me enojé con él,
               y vos fuistes más crüel
               de lo que ella os ofendió.
               Fuera deso, o se ha partido
               o se parte, y no es razón
               que tengáis en Aragón,
               siendo don Juan su marido,
               una hija que tenéis
               y la casa que heredáis;
               pero ¿con quién os casáis?

ÁLVARO:

               Bien la prenda conocéis.

ALFONSO:

               Si es doña Ana, ya doña Ana
               es del de Aragón mujer.

ÁLVARO:

               No puede ser.

ALFONSO:

               Puede ser,
               y que acierta es cosa llana,
               mejor que en casar con vos;
               dad Beatriz a Padilla,
               que no hallaréis en Castilla
               hombre más noble, por Dios.


<<<
>>>

Pág. 109 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don Juan de PADILLA y MARTÍN
PADILLA:

               Déme los pies vuestra alteza.

ALFONSO:

               ¡Don Juan!

PADILLA:

               Ya puedo, señor,
               decir que tengo valor,
               si es prueba de la nobleza
               amor, pleito y desafío;
               desafío me faltaba,
               que pleito ya me sobraba
               después de tanto amor mío;
               esta noche se han fijado
               estos carteles, señor,
               en Valladolid.

ALFONSO:

               ¿Su autor?

PADILLA:

               Él mismo los ha firmado.
Lee el rey

ALFONSO:

               "En la raya de Castilla,
               las armas a su elección,
               un mes don Juan de Aragón
               espera a Juan de Padilla."

PADILLA:

               ¿Qué decís del valor mío?

ALFONSO:

               Que aun no le tenéis ganado,
               que no es haberle probado
               que os llamen al desafío.


<<<
>>>

Pág. 110 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               Tenéis, gran señor, razón,
               y así con vuestra licencia
               haré luego diligencia
               para partirme a Aragón.

ALFONSO:

               No podéis, en ley de hidalgo
               ni caballero, excusar
               el desafío en lugar
               tan seguro.

PADILLA:

               Al punto salgo,
               y mil veces, gran señor,
               os beso por la licencia
               los pies.

ALFONSO:

               Siento vuestra ausencia,
               y de vuestro gran valor,
               don Juan, la victoria fío.

PADILLA:

               Que me habéis de honrar espero,
               si es prueba de un caballero
               amor, pleito y desafío.
Vase

ALFONSO:

               Conde.

CONDE:

               Señor.

ALFONSO:

               No he podido
               esta licencia excusar,
               aunque me pesa.

CONDE:

               Fue dar
               a don Juan lo que es debido
               a un noble por justa ley.


<<<
>>>

Pág. 111 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               El de Aragón me ha enojado,
               habiéndole yo mandado
               lo contrario.

CONDE:

               Sois su rey;
               pero dirá que el amor
               o el honor le dan disculpa.

ALFONSO:

               No le reservan de culpa
               conde, el amor ni el honor;
               que no sacase la espada
               le mandé; si no es partido,
               prendelde.

ÁLVARO:

               Si has concedido
               con voluntad declarada
               al de Padilla el salir,
               ¿cómo pones en prisión
               al de Aragón?

ALFONSO:

               La ocasión
               es muy fácil de advertir;
               no cumpliera con su honor
               don Juan, si no se la diera,
               pero, pues al que le espera
               puse pena de traidor,
               puédole agora prender,
               y así volverá a Castilla
               con su honor el de Padilla.

ÁLVARO:

               ¿Quién como tú pudo ser
               árbitro en esta ocasión?

CONDE:

               ¿Si estará en Valladolid?

ALFONSO:

               Conde, si es ido partid,
               no se os entre en Aragón.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 112 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don Juan de PADILLA y MARTÍN
PADILLA:

               No pensé que me la diera.

MARTÍN:

               ¿Cómo pudiera negarla
               si debe estimar tu honor?

PADILLA:

               Tócame escoger las armas,
               y es bien llevarlas de aquí.

MARTÍN:

               Elige las que te agradan,
               pues en todas eres diestro.

PADILLA:

               Las de la capa y espada
               son buenas en desafíos
               que se hacen de hoy a mañana,
               pero en cosas prevenidas
               y que han de ser en la raya
               de Castilla y Aragón,
               más armas son necesarias.

MARTÍN:

               Sí, porque de entrambos reinos
               yo te aseguro que salgan
               dos mil personas a veros;
               no hay caballero en España
               que tenga más opinión
               del encuentro de la lanza;
               que ni cristiano en Castilla
               ni moro andaluz se alaba
               que la pueda resistir.

PADILLA:

               En ésta llevo fundada
               la vitoria.


<<<
>>>

Pág. 113 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Justamente;
               si bien no es menos la fama
               de don Juan el de Aragón.

PADILLA:

               Después de aquésta, la espada
               dará fin al desafío.

MARTÍN:

               Tú llevas justa esperanza,
               que Dios tu razón ayude.
               Basta, señor, que dos damas
               se han apeado de un coche
               y te buscan rebozadas.

PADILLA:

               ¿Damas a mí?

MARTÍN:

               Y a buen tiempo.
Salen LEONOR y
doña BEATRIZ, con mantos

PADILLA:

               Reinas, descubran las caras,
               que andamos de pesadumbre,
               y puede ser que las traigan
               más traidoras que leales.

MARTÍN:

               Bien puestas vienen de faldas,
               pero puede ser que arriba
               cubra el nublado la barba.
Descubre cada uno la suya

BEATRIZ:

               ¿Dónde de esta suerte v[a]s?

PADILLA:

               ¡Señora!


<<<
>>>

Pág. 114 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BEATRIZ:

               Yo soy; ¿qué miras?

PADILLA:

               ¿No he de mirar, si me admiras,
               lo que no pen[s]é jamás?

BEATRIZ:

               Bien dices, no pude más,
               porque no hay fuerza de honor
               que se resista al rigor
               de una tan breve partida.

PADILLA:

               Quitádome habéis la vida
               con tales muestras de amor;
               el partirme aborrecido
               por más ventura tuviera,
               pues es cierto que venciera
               quejoso de vuestro olvido;
               la dicha de ser querido
               dará vitoria al contrario,
               y así fuera necesario
               partir en desgracia vuestra.

BEATRIZ:

               Ésta, si bien de amor muestra,
               es ira del tiempo vario;
               forzando mi voluntad,
               don Juan, a verte he venido,
               si bien confieso que ha sido
               más locura que lealtad;
               pero tratando verdad,
               que lo demás es mentira,
               amor que te adora aspira
               a que entiendas de qué suerte,
               cuando he llegado a perderte,
               se trueca en piedad la ira.
               Bien pudieron mis recelos
               de mis ojos dividirte,
               pero llegando a partirte,
               venció mi amor a mis celos.


<<<
>>>

Pág. 115 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               No lloréis, hermosos cielos,
               que me dobláis los enojos,
               o contadme por despojos
               del de Aragón, si lloráis,
               mirad que muerte me dais,
               y le dais vida, mis ojos.

BEATRIZ:

               Si no me llevas contigo,
               ya que es fuerza tu partida,
               hoy será el fin de mi vida.

PADILLA:

               Si yo te llevo conmigo,
               doy por muerto a mi enemigo,
               pues le puedes abrasar
               solamente con mirar;
               pero no quieran los cielos
               que le mates con mis celos,
               pudiéndole yo matar.

MARTÍN:

               Cesa, Leonor, de sentir
               mi ausencia, por amor mío.

LEONOR:

               Si sales al desafío,
               yo me tengo de morir.

MARTÍN:

               ¿Puedo dejar de salir
               donde sale mi señor?

LEONOR:

               Y ¿has de reñir?

MARTÍN:

               Sí, Leonor,
               que ya me ha desafiado
               del de Aragón un criado.

LEONOR:

               Desmayaréme de amor;
               pero mientes, que yo sé
               que los dos solos serán.


<<<
>>>

Pág. 116 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Yo he de ayudar a don Juan
               por justa lealtad y fe.

LEONOR:

               Guárdate que no te dé
               el caballo alguna coz,
               que herido estarás feroz.

MARTÍN:

               Basta, que das en pensar
               que yo no he de pelear.

LEONOR:

               Baja, mis ojos, la voz.

PADILLA:

               Señora, en el ir conmigo
               hay grande dificultad.

BEATRIZ:

               Si amor es facilidad,
               yo la tengo en ir contigo.

PADILLA:

               Pues ¿cómo irás?

BEATRIZ:

               Yo te digo
               que no me falte ocasión.

PADILLA:

               Ea, vamos a Aragón.

BEATRIZ:

               Si una vez llega a querer,
               ¿cuándo ha faltado a mujer
               para su gusto invención?

PADILLA:

               Martín.

MARTÍN:

               Señor.

PADILLA:

               Mi partida
               apresta con brevedad.

MARTÍN:

               Ya no habrá dificultad,
               como Beatriz no te impida.

PADILLA:

               Si la llevo, ¡ay de la vida
               de don Juan!

MARTÍN:

               ¡Qué dos espadas!

PADILLA:

               Ven, pues de venir te agradas.

BEATRIZ:

               Si voy, yo le mataré.

PADILLA:

               Sí harás, mas dirá que fue
               con armas aventajadas.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 117 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el CONDE de Haro,
don PEDRO y don ENRIQUE;
traen preso a don JUAN de Aragón,
con quien viene doña ANA, disfrazada
CONDE:

               Habéis de perdonarme,
               que fue mandado de su alteza.

JUAN:

               Creo
               que no podrá culparme
               quien sabe qué es honor.

CONDE:

               Mi buen deseo
               tenéis tan conocido,
               que pienso que estaréis agradecido.

PEDRO:

               Nadie como su alteza
               sabe lo que es honor de un caballero;
               fiad de su grandeza
               que no os impida el castellano fuero
               si viere que hay agravio.

JUAN:

               Así lo espero yo de un rey tan sabio.

ENRIQUE:

               ¿Y a mí por qué me prende
               su alteza?

CONDE:

               Porque vais a [a]compañarle.

ENRIQUE:

               Pues esto ¿en qué le ofende?

CONDE:

               Esa razón podéis agora darle,
               por en tales sucesos
               es bien que aun los criados vengan presos.


<<<
>>>

Pág. 118 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don Juan de PADILLA,
MARTÍN, de camino,
y doña BEATRIZ, disfrazada
MARTÍN:

               En palacio han entrado.

BEATRIZ:

               Y yo digo que el conde le traía
               preso.

MARTÍN:

               El rey lo ha mandado,
               por excusar alguna alevosía,
               pues era cierto el daño
               de hacerte en el camino algún engaño.

PADILLA:

               En tales caballeros,
               necio, no puede haber engaño o fuerza,
               y él por los mismos fueros
               de entrambos reinos la batalla esfuerza
               de aqueste desafío.

BEATRIZ:

               Parece que le impide el amor mío.

PADILLA:

               Hasta ver lo que es esto
               no me podré partir.

MARTÍN:

               Ya se partía
               el de Aragón, dispuesto
               a la batalla que contigo hacía,
               cuando llegó el de Haro.

PADILLA:

               ¿Si le quieren prender?

MARTÍN:

               Pues ¿no está claro?


<<<
>>>

Pág. 119 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PADILLA:

               No, que me dio licencia.

BEATRIZ:

               No disputéis de este milagro agora,
               que amor, en competencia
               de mi temor, le ha hecho.

PADILLA:

               Pues, señora,
               ¿teméis que me venciera?

BEATRIZ:

               Don Juan, si yo no amara no temiera.
Salen don ÁLVARO
y el rey ALFONSO

ÁLVARO:

               Ya el conde le trujo preso,
               que en Valladolid estaba
               previniendo la partida.

ALFONSO:

               Conde.

CONDE:

               Entre lanzas y espadas
               hallé a don Juan de Aragón
               y a don Enrique de Lara,
               con las postas a la puerta.

JUAN:

               Dicen que prenderme mandas;
               tu gusto es ley, pero yo,
               gran señor, no hallo causa
               de ofensa en mi obligación.


<<<
>>>

Pág. 120 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Don Juan, quien de hacerlas trata
               siempre alaba su inocencia
               y disculpa su arrogancia;
               que amor os diese ocasión
               al pleito, ya tiene tanta,
               que no os quiero poner culpa
               si en ley de amistad se engaña;
               pero a vos y al de Padilla
               mandé no tomar las armas,
               pena de traición; decid
               si tiene el prenderos causa,
               pues le habéis desafiado
               públicamente a la raya
               de Castilla y Aragón,
               amaneciendo en las plazas
               de toda Valladolid,
               siendo vos el que le agravia,
               carteles contra don Juan.

JUAN:

               Señor, cuando yo tomara
               las armas sin ocasión,
               mereciera tu desgracia;
               la que tuve, cuando fuese
               obligación, sabré darla,
               pues aunque en ausencia sean,
               son agravios las palabras.
               Tú mandaste al de Padilla
               y a mí no sacar las armas
               mientras que durara el pleito;
               y así, mientras él duraba,
               se cumplió tu mandamiento;
               luego la disculpa es clara,
               y que es justo el desafío,
               conforme el fuero de España.


<<<
>>>

Pág. 121 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               ¿Cómo sabré yo que el pleito
               se acabó?

JUAN:

               Porque doña Ana
               es mi mujer, que no quiero,
               con desprecios y mudanzas,
               apelar de la sentencia.

ÁLVARO:

               Señor, la disculpa es llana,
               y aunque yo quejarme puedo
               de que doña Ana me agravia,
               ella sabe que eran burlas
               entre los dos concertadas,
               por dar pesar a Beatriz.

ALFONSO:

               Para que yo no quedara
               con sospecha en las disculpas,
               que a veces sin parte engañan,
               quisiera que el de Padilla
               a conferirlas se hallara;
               pero pidióme licencia
               y partióse esta mañana
               a la raya de Aragón.

MARTÍN:

               (Llega, ¿de qué te acobardas?)

PADILLA:

               Déme su alteza los pies.

ALFONSO:

               ¿Es don Juan?

PADILLA:

               Cuando tomaba
               postas con licencia tuya
               en defensa de mi fama,
               un caballero me dijo
               que el conde de Haro llevaba
               preso a don Juan de Aragón;
               pues si tú prenderle mandas,
               ¿cómo me mandas a mí
               que al desafío me parta?
               ¿Con quién le tengo de hacer?


<<<
>>>

Pág. 122 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Mandéle que no sacara
               las armas durando el pleito
               que de su prisión fue causa;
               dice que ya se acabó
               y se casa con doña Ana,
               con que yo estoy satisfecho.
               A lo que de vos se agravia,
               vos podéis satisfacer,
               que a su noble sangre y casa
               debéis dar satisfacción.

JUAN:

               Palabras de ausencia engañan;
               diga don Juan si las dijo.

PADILLA:

               Hombres como yo no hablan
               de sus enemigos mal,
               que es propio de gente baja.

ALFONSO:

               Basta, don Juan de Padilla,
               que yo tomo en mi palabra
               real el honor de entrambos;
               y a vos, porque entienda España
               que salís del desafío
               como es justo y en mi gracia,
               os doy título de conde.

PADILLA:

               Yo os beso por merced tanta
               los pies; pero si merezco
               vuestra gracia y hoy se acaban
               las enemistades nuestras,
               dalde a don Juan, pues se casa
               con mi prima, gran señor,
               el título que me daban
               esas manos generosas.


<<<
>>>

Pág. 123 de 123
Amor, pleito y desafío Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALFONSO:

               Yo se lo doy si doña Ana
               en el casamiento viene;
               traed, Enrique de Lara,
               a vuestra hermana.

ENRIQUE:

               Yo voy.

ANA:

               No vais, que aquí está doña Ana
               y se tiene por dichosa.

ALFONSO:

               Don Álvaro, sólo falta
               que dejéis ya la porfía.

ÁLVARO:

               Lo que vuestra alteza manda
               es justo; voy por Beatriz.

BEATRIZ:

               No vais, que en esta jornada
               acompañaba a don Juan.

MARTÍN:

               Leonor, pues todos se casan,
               dame esa mano amorosa,
               y advierte que no sea falsa,
               aunque sabes jurar falso.

LEONOR:

¿Enséñasme y dasme vaya?

ALFONSO:

               Daos las manos y los brazos.

PADILLA:

               Aquí, senado, se acaban
               Amor, pleito y desafío,
               si perdonáis nuestras faltas.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<