Anaconda: 04

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Capítulo IV[editar]

Un cuarto de hora después la Cazadora llegaba a su destino.

Velaban todavía en la Casa. Por las puertas, abiertas de par en par, salían chorros de luz, y ya desde lejos la Ñacaniná pudo ver cuatro hombres sentados alrededor de la mesa.

Para llegar con impunidad sólo faltaba evitar el problemático tropiezo con un perro. ¿Los habría? Mucho lo temía Ñacaniná. Por esto deslizóse adelante con gran cautela, sobre todo cuando llegó ante el corredor.

Ya en él, observó con atención. Ni enfrente, ni a la derecha, ni a la izquierda había perro alguno. Sólo allá, en el corredor opuesto y que la culebra podía ver por entre las piernas de los hombres, un perro negro dormía echado de costado.

-La plaza, pues, estaba libre. Como desde el lugar en que se encontraba podía oír, pero no ver el panorama entero de los hombres hablando, la Culebra, tras una ojeada arriba, tuvo lo que deseaba en un momento. Trepó por una escalera recostada a la pared bajo el corredor y se instaló en el espacio libre entre pared y techo, tendida sobre el tirante. Pero por más precauciones que tomara al deslizarse, un viejo clavo cayó al suelo y un hombre levantó los ojos.

-¡Se acabó! -se dijo Ñacaniná, conteniendo la respiración.

Otro hombre miró también arriba.

-¿Qué hay? -preguntó.

-Nada -repuso el primero Me pareció ver algo negro por allá.

-Una rata.

-Se equivocó el Hombre -murmuró para sí la culebra.

-Alguna Ñacaniná.

-Acertó el otro Hombre -murmuró de nuevo la aludida, aprestándose a la lucha.

Pero los hombres bajaron de nuevo la vista, y la Ñacaniná vio y oyó durante media hora.




Anaconda de Horacio Quiroga

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI