Antona García (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Antona García.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 130
Antona García


Antona García

Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• La REINA Isabel la Católica
• El MARQUÉS de Santillana
• El ALMIRANTE de Castilla
• ANTONIO de Fonseca
• Cuatro SOLDADOS
• Juan de ULLOA
• ANTONA García


• Juan de MONROY
• CARRASCO, pastor
• BARTOLO, pastor
• Doña MARÍA Sarmiento
• CENTENO, pastor
• Cuatro LABRADORES
• MÚSICOS


• Cuatro CABALLEROS
• El CONDE de Penamacor
• Don BASCO
• Cuatro PASAJEROS
• GILA, pastora
• PERO Alonso
• Cuatro CASTELLANOS


• Cuatro PORTUGESES
• CHINCHILLA, soldado
• El rey don FERNANDO
• Una VENTERA
• VELASCO, soldado
• Don ÁLVARO de Mendoza




>>>

Escena I
Pág. 002 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


Salen marchando la REINA, el MARQUÉS,
el ALMIRANTE, y don ANTONIO de Fonseca,
con otros soldados
REINA:

               No nos recibe Zamora;
               que el mariscal y su hermano,
               Valencias en apellido,
               portugueses en sus bandos,
               se han apoderado de ella.
               Castronuño nos ha dado
               con las puertas en los ojos,
               por Alfonso, lusitano,
               enarbolando pendones.
               Toro se muestra contrario
               al derecho de mi reino,
               Y leales desterrando
               de la ciudad, Juan de Ulloa
               por el marqués, animado,
               de Villena, determina
               dar al portugués amparo.
               Doña María Sarmiento,
               su mujer, vituperando
               su misma naturaleza,
               en el acero templado
               trueca galas mujeriles;
               plaza de armas es su estrado,
               sus visitas, centinelas,
               y sus doncellas, soldados.


<<<
>>>

Pág. 003 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               Todos a Alfonso apellidan,
               por reina legitimando,
               a doña Juana, su esposa,
               por muerte de Enrique cuarto,
               mi hermano, que tiene el cielo;
               sabiendo que a don Fernando,
               mi esposo y señor, y a mí
               los ricos hombres juraron
               por principes de Castilla
               en los Toros de Guisando.
               Mas ciégalos la pasión
               y el interés. No me espanto;
               la inocencia está por mí;
               los más nobles castellanos
               mi justicia favorecen;
               la verdad deshará agravios.
               Mis tíos, el Almirante
               de Castilla, con su hermano
               el conde de Alba de Aliste,
               por mí arriesgan sus estados.
               Toda la casa Mendoza
               y el Cardenal, fiel y sabio,
               don Pedro, que es su cabeza,
               de Enrique testamentario,
               por su reina me obedecen.
               Reconóceme vasallo
               don Rodrigo Pimentel,
               en cuya experiencia y años
               justifico mi derecho,
               y en Benavente ha mostrado
               contra quinas portuguesas
               la lealtad que estima en tanto.


<<<
>>>

Pág. 004 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               La casa de Guzmán tengo
               en mi ayuda, y la de Castro,
               con el duque de Alburquerque
               que noble sigue mi campo.
               Lo principal de Castilla
               y León, vituperando
               acciones de los inquietos,
               rehusan reyes extraños.
               Pocas ciudades me niegan.
               En Burgos está sitiando
               la fuerza el rey, mi señor;
               si Toledo es mi contrario,
               su arzobispo le violenta,
               con ser él por cuya mano
               fui princesa de Castilla.
               Mal parecen en prelados
               mudanzas escandalosas,
               y peor en viejos que, varios
               son, por seguir sus pasiones,
               a sus consejos ingratos.
               ¿Qué importa que el de Villena
               en armas ponga su bando
               con Girones y Pachecos,
               Ponces, Silvas y Arellanos?
               Los Cabreras y Manriques,
               los Cárdenas y Velascos,
               valientes se les oponen,
               resistiendo los hidalgos.
               Dios ampara mi justicia,
               ricos hombres, no temamos;
               la verdad al cabo vence,
               no la pasión. Marche el campo.


<<<
>>>

Pág. 005 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ALMIRANTE:

               A valor tan generoso,
               cuando fuera menos claro
               el derecho que a estos reinos
               intentan negar livianos;
               cuando mi padre no fuera
               abuelo del rey Fernando,
               rey natural de Aragón,
               de nuestra España milagro,
               y una misma nuestra sangre,
               el esfuerzo soberano
               de esa virtud atractiva,
               no los hombres, los peñascos
               llevara, invicta Isabela,
               tras sí. Mi vida, mi estado,
               ofrezco a vuestro servicio.

REINA:

               Tío almirante, el reparo
               de mi reino estriba en vos.

MARQUÉS:

               Yo, gran señora, no aguardo
               sino ocasiones que muestren
               la fe y lealtad con que os amo.
               No os den recelo las quinas
               portuguesas, si intentaron
               ofenderos, que por vos
               ya la fortuna echó el dado.
               No rebeldes os asombren,
               que sin justicia son flacos
               ejércitos enemigos,
               y ella sobra contra tantos.
               Seis mil montañeses deudos
               en vuestro servicio traigo;
               si no bastan, haced gente,
               vended mi Hita y Buitrago.


<<<
>>>

Pág. 006 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               Vuestra persona, marqués
               de Santillana, es espanto
               de todos nuestros opuestos;
               con ella sola yo basto
               a conquistar nuevos mundos.
               Al cardenal, vuestro hermano,
               como a padre reverencio,
               que es pastor discreto y santo.

ANTONIO:

               Yo, en nombre de los demás,
               invicta senora, salgo
               fiador que fieles sabremos
               morir, pero no olvidaros.

REINA:

               Don Antonio de Fonseca,
               de vuestros antepasados
               heredastes generoso
               lealtad y valor hidalgo.
               Marchemos a Tordesillas,
               que en ella el socorro aguardo
               del conde de Benavente.

TODOS:

               ¡Viva Isabel y Fernando!
Suenan dentro gaita y tamboril y fiesta

REINA: Aguardad. ¿Qué fiesta es ésta?


<<<
>>>

Pág. 007 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONIO:

               Una boda de villanos,
               que en este pueblo vecino
               sale a festejar a el prado.
               Tengo en él alguna hacienda;
               y aunque no son mis vasallos,
               como señor me obedecen.
               Habíanme convidado.
               a que fuese su padrino;
               pero en negocios tan arduos
               dejé, por lo más lo menos.
               Entretuviérase un rato
               vuestra alteza, a no venir
               con la prisa y los cuidados
               que la guerra trae consigo;
               porque, sencillos y llanos,
               causan gusto sus simplezas;
               mas no es tiempo de hacer
               caso de rústicos pasatiempos.

REINA:

               No, don Antonio, hagan alto,
               que adonde a vos os estiman,
               pretendo yo con honrarlos
               que sepan en lo que os tengo.
               Lícito es en los trabajos
               buscar honestos alivios,
               que un pecho real es tan ancho
               que pueden caber en él
               aprietos y desenfados.
               Gocemos la villanesca.


<<<
>>>

Pág. 008 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONIO:

               Pues es la novia milagro
               de las riberas del Duero,
               y hay de ella sucesos raros.
               Asombra con la hermosura
               a cuantos la ven, y tanto,
               que de Toro y de Zamora
               generosos mayorazgos
               se tuvieran por felices
               de que, dándola la mano,
               disculpara su belleza
               algún ribete villano.
               Mas es de suerte el extremo
               en que estima su ser bajo,
               que antepone el sayal pobre
               a las telas y bordados.
               Sus fuerzas son increíbles.
               Tira a la barra y al canto
               con el labrador más diestro,
               y hay carretero de Campos
               que rodeando hartas leguas
               por verla, desafïados,
               a los dos tiros primeros
               perdió las mulas y el carro.
               Llevaban a ajusticiar
               en Toro a un su primo hermano,
               y al pasar junto a un convento,
               llegándose paso a paso,
               cogió al jumento y al hombre,
               y llevándole en los brazos,
               como si de paja fueran,
               los metió en la iglesia a entrambos.


<<<
>>>

Pág. 009 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONIO:

               Echáronle los alcaldes
               en su casa seis soldados;
               que aunque labradora es rica,
               y dándoles los regalos
               caseros que un pueblo tiene,
               porque no se contentaron,
               cogió del fuego un tizón,
               obligándolos a palos
               a que en el corral se echasen
               dentro de un silo, y cerrados
               con la trampa en él los tuvo
               hasta la mañana, dando
               un convite a los gorgojos,
               que el hambre en ellos vengaron.
               Si me juzga vuestra alteza
               en esto demasïado,
               la boda sale al encuentro.
               Porque vea que la alabo
               con razón, experimente
               en la novia dos contrarios
               de hermosura y fortaleza
               y en lo uno y otro milagro.


<<<
>>>

Pág. 010 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


MÚSICA de aldea. LABRADORES y, entre ellos,
BARTOLO, CARRASCO; detrás, de las manos, ANTONA
GARCÍA a lo labrador, de novia, y Juan de MONROY,
también labrador. Cantan todos
TODOS:

               Más valéis vos, Antona,
               que la corte toda.

UNO:

               De cuantas el Duero
               que estos valles moja
               afeitando caras
               tiene por hermosas,
               aunque entren en ellas
               cuantas labradoras
               celebra Tudela.

TODOS:

               Más valéis vos, Antona.

OTRO:

               Sois ojiesmeralda,
               sois cariredonda,
               y en fin, sois de cuerpo
               la más gentilhombra.
               No hay quien vos semeje,
               reinas ni señoras,
               porque sois más linda.

TODOS:

               Que la corte toda.
               Más valéis vos, Antona,
               que la corte toda.

ANTONIO:

               Llegad, Antona García,
               con vuestro esposo a besar
               los pies a quien quiere honrar
               vuestras bodas este día.
               La Reina, nuestra señora,
               esta merced gusta haceros.


<<<
>>>

Pág. 011 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               A la mi fe que con veros
               tan apuesta y guerreadora,
               nos dais de quien sois noticia.
               Mal haya quien mal vos quiere,
               y quien viéndoos no dijere
               que vos sobra la justicia.
               Todos los pueblos y villas
               que por aquí se derraman
               la Valentona me llaman,
               porque no sufro cosquillas;
               no las sufráis vos tampoco,
               pues Dios el reino os ha dado
               que os viene pintiparado,
               y quien lo niega es un loco.
               Para ser emperadora
               del mundo érades mijor,
               pues venis, por dar amor,
               con cara de regidora.
               No es comparanza el abril
               con vos, aunque lo encarecen;
               vuesos dos ojos parecen
               dos matas de peregil.
               Toda vuesa cara es luz
               que encandila desde lejos,
               vuesos cabellos bermejos
               parecen al orozuz.
               De vuestra vista risueña
               no hay voluntad que se parta;
               gloria es veros cariharta
               honrar la color trigueña.
               En las dos mejillas solas
               miro, segun son saladas,
               rosas con leche mezcladas,
               o cebollas o amapolas.
               Yo tengo el pergeño bajo;
               mas díganme los presentes
               si igualen a vuesos dientes
               los blancos dientes del ajo.
               Pues, ¿y el talle y la cintura?
               Estas cuatro higas os doy,
               que a la fe que loca estoy
               viendo vuesa catadura.


<<<
>>>

Pág. 012 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               Y yo, Antona, agradecida
               al amor que me mostráis.
               Con sencillas muestras dais
               señales de bien nacida.

ANTONA:

               Nuestra Señora del Canto
               mi feligresía es;
               en ella naci de pies,
               dando a la comadre espanto.
               Bautizáronme en su igreja;
               mire ella si bien nací,
               hidalga no, pero sí
               sin raza y cristiana vieja.

REINA:

               ¿Y quién es el desposado?

ANTONA:

               Hinojaos, Juan de Monroy.
De rodillas

MONROY:

               Yo el novio, señora, soy
               de la Antona a su mandado,
               y en la ciudad también moro.

REINA:

               Pues ¿por qué en este lugar
               os salís a desposar
               si sois vecino de Toro?

MONROY:

               Tenemos la hacienda acá
               y este puebro está mijor
               para cuidar la labor.
               Además que por allá
               la ciudad toda está llena
               de bandos que el rey derrama.


<<<
>>>

Pág. 013 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               ¿Cómo este pueblo se llama?

ANTONA:

               ¿Quién? ¿Éste? Tagarabuena.

REINA:

               Dios os haga bien casados.

MONROY:

               Mantenga Dios su presona.

REINA:

               Tomad esta joya, Antona,
Dale una cadena
               que si salgo de cuidados,
               yo me acordaré de vos.

ANTONA:

               Más hijos para y más hijas
               que tien la sarta sortijas,
               y sean de dos en dos,
               papas reinando a la par,
               y el mayor el puesto ocupe
               de prior de Guadalupe,
               que no hay más que desear.

BARTOLO:

               Señora si porque solo
               se casa Antona García.
               la ha dado su reinería
               cadenas, yo so Bartolo,
               que huera marido ya
               a topar a quien querer;
               más cuando no haya mujer
               no falta son la mitá.
               Media cadena la pido
               hasta que Gila mechera;
               pues si Antona es novia entera,
               Bartolo es medio marido;
               y encadenados quizá
               Gila y yo, haremos de modo
               que después casado y todo
               vaya por la otra mitá.


<<<
>>>

Pág. 014 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               ¡Quita, necio!

LABRADOR 2:

               ¡Bestia, calla!

BARTOLO:

               Quitaos vos y callá vos.
               Verá. Pues ¿no hay más de dos
               maridos de media talla?
               Pintadas vi muchas veces
               figuras, verdad vos digo,
               como hombres hasta el lombligo,
               que de allí abajo son peces,
               y yo en viéndolos decía,
               "Medio maridos serán
               que de noche huera están
               y en casa duermen de día."

REINA:

               Antona, va estáis casada;
               vuestro esposo es la cabeza;
               id con la naturaleza
               en sus efectos templada,
               No hagáis de hazañas alarde,
               porque el mismo inconveniente
               hallo en la mujer valiente
               que en el marido cobarde.
               Olvidad el ser bizarra,
               viviréis en paz los dos;
               aliñad la casa vos,
               mientras él tira la barra.
               No os preciéis de pelear,
               que el honor de la mujer
               consiste en obedecer,
               como en el hombre el mandar,
               y vedme cuando entre en Toro.


<<<
>>>

Pág. 015 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Por ser vueso ese consejo,
               desde hoy mis bravuras dejo,
               que a la mi fe que os adoro.
               Mas, reina, también vos digo
               que en dando en cabecear,
               quien no vos deja reinar
               y vos persigue enemigo,
               si en vuestro favor tomare
               armas, no os dé maravilla,
               que ha de ser vuestra Castilla,
               pésele a quien le pesare.
               En cuanto esto, no me pasa
               por el pensamiento ser,
               como me mandáis mujer,
               la cabeza sí de casa.
               Obligada estoy por vos,
               y he de pagar a quien debo;
               la sarta que al cuello llevo
               mos encadena a los dos.
               Mande y rija mi marido,
               pues Dios su yugo me ha puesto,
               pero no me toque en esto,
               que no será obedecido;
               que en siguiendo armas tiranas
               contra vuesa real corona,
               entonces a fe de Antona,
               que han de ir rocín y mazanas.
               Perdone padre y marido.


<<<
>>>

Pág. 016 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


REINA:

               A ser todos como vos
               no hubiera guerras, adiós.

ALMIRANTE:

               ¡Brava mujer!

REINA:

               Yo he tenido
               con ella un alegre día.

ANTONA:

               Bailemos y despidamos
               la reina con fiesta.

REINA:

               Vamos,
               notable Antona García.
Vanse y cantan los villanos

TODOS:

               Por Morales van a Toro,
               por Tagarabuena y todo.

UNO:

               Si a ver iban sus amores
               por Morales los pastores,
               las zagalas cogen flores
               del Duero entre arenas de oro.

TODOS:

               Por Tagarabuena y todo.
Quédanse BARTOLO y CARRASCO

BARTOLO:

               Carrasco, oíd si os agrada.

CARRASCO:

               ¿Qué tenemos?

BARTOLO:

               Dame pena
               que Antona lleve cadena
               por sólo que esté casada,
               y Gila por no querer
               conmigo matrimoniar,
               en el puebro dé qué habrar
               y mi amor eche a perder.


<<<
>>>

Pág. 017 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CARRASCO:

               ¿Qué, en fin la tenéis amor?

BARTOLO:

               Yo no sé si es amorío
               este desconcierto mío,
               sí es angustia, sí sudor.
               El pecho se me basuca
               y me dan ciciones luego.
               Si esto es amor, dóle al huego,
               que pardiez que es mala cuca.
               Si vuesa edad no me endilga
               lo que es, abridme la huesa.

CARRASCO:

               Bartolo, celera es ésa.

BARTOLO:

               Estó hecho una pocilga
               de celos, que por ser tercos,
               poner al hombre de lodo
               y andar gruñéndolo todo,
               se comparan a los puercos,

CARRASCO:

               Pues bien, ¿y ella sabe acaso
               que la amáis?

BARTOLO:

               Sí.

CARRASCO:

               Bueno está;
               ¿y habéisla habrado?

BARTOLO:

               Verá.
               Pullas la echo a cada paso.

CARRASCO:

               Pescudo si la habéis dicho
               vueso amor.

BARTOLO:

               Por comparanzas,
               y ayer cerniendo las granzas
               la declaré mi capricho.


<<<
>>>

Pág. 018 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CARRASCO:

               ¿De qué modo?

BARTOLO:

               Darvos quiero
               relación de esa demanda.
               Ya vos veis del modo que anda
               el gaticinio en enero.
               Estaba una gata bizca
               con cierto gato rabón
               allá en el caramanchón,
               éste tierno, la otra arisca,
               Cual si le pegaran ascuas
               y en su lenguaje gatuno
               se decían cada uno
               los enombres de las Pascuas.
               Porque si explicarlos quiero.
               siempre que el gato maullaba
               de maullera la llamaba,
               y ella con "fuf," dé fullero.
               En fin, con gritos feroces
               andaban dando carreras,
               que gatos y verduleras
               sus faltas se echan a voces.
               Escuchábalos allí
               Gila, envidiosa de verlos,
               y yo, que iba a componerlos,
               la manga--¡pardiez!--la así
               para que no se me escape,
               y como su amor me afrige,
               "miz," hocicándola, dije.

CARRASCO:

               Y ella, ¿qué os repuso?


<<<
>>>

Pág. 019 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


BARTOLO:

               "¡Zape!"
               e imprióme tal aruño
               que el carrillo me pantó.
               Agarréla entonces yo,
               mas ella cerrando el puño,
               escopir hizo dos muelas
               deshaciéndome un carrillo.

CARRASCO:

               Hizo bien, porque un gatillo
               de ordinario es sacamuelas;
               y ése hué lindo favor.

BARTOLO:

               ¿Lindo? A otros dos, si me toca,
               despoblárame la boca;
               pero otro me hizo mayor.

CARRASCO:

               ¿Mayor? ¿Cómo?

BARTOLO:

               Hué al molino,
               y yo tras de ella antiyer,
               y acabado de moler
               llegué a cargarla el pollino,
               y cuando el costal le pongo,
               dos yemas sin clara echó,
               y a la primera que vió,
               dijo, "Pápate ese hongo!"
               Yo como la vi burlar,
               las manos la así y beséselas,
               y aruñómelas y aruñéselas
               y volviómelas a aruñar.
               Tiróme una coz después,
               pronóstico de una potra,
               y yo tirándola otra
               jugamos ambos de pies.
               Y durando el retozar,
               volvióme dos y aparéselas,
               y tirómelas y tiréselas
               y volviómelas a tirar.


<<<
>>>

Pág. 020 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


Sale hilando ANTONA
ANTONA:

               ¡Alto! al ganado, Bartolo,
               que bueno de boda ha estado.

BARTOLO:

               ¡Mas matalla! ¿Hoy al ganado?

ANTONA:

               Sí, que le dejaste solo,
               y están cerca los majuelos
               del cura, y si se entra allá
               la guarda los prenderá.

BARTOLO:

               No nos faltaban más duelos.
               ¿Hoy, que sois novia, hiláis vos
               y a mí al hato me enviáis?
               Temprano en casera dais;
               enriqueceréis los dos.
               Dejad que llegue mañana
               y holguémonos entretanto.

ANTONA:

               Hoy, Bartolo, no es disanto;
               mas gastemos la semana
               en fiestas. Donde no hay renta
               trabajar es menester.
               Casera pretendo ser,
               si he sido hasta áquí valienta.
               ¿El sermonador no puso
               ayer una comparanza,
               que como al reye la lanza
               honra a la mujer el huso?

BARTOLO:

               Sí.


<<<
>>>

Pág. 021 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Pues las alforjas saca,
               que yo hago lo que debo.

BARTOLO:

               Vaya, cedacico nuevo,
               el primero día en estaca.

ANTONA:

               A estercolar fue mi Juan.
               No me repliques, camina;
               echa en la alforja cecina,
               cebollas, nueces y pan,
               y al hato con la mochila...
Vase BARTOLO cantando

BARTOLO:

               Hilandera era la aldeana;
               más come que gana, más come que gana.
               ¡Ay! Que hilando estaba Gila;
               más bebe que hila, más bebe que hila.


<<<
>>>

Pág. 022 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


Salen a lo soldado el
CONDE de Penamaco y don BASCO
CONDE:

               Llaman a Alfonso quinto desde Toro,
               que ya a Zamora con su campo llega;
               y aunque el partido de mi rey mejoro,
               si esta plaza que es fuerte se le entrega,
               como la fe con que le llama ignoro
               y tanta gente de Castilla niega
               de Alfonso y doña Juana el real derecho,
               primero es bien que quede satisfecho.
               Bien es verdad que siendo nuestro amigo
               Juan de Ulloa, que tiene tanta mano
               en la ciudad, y deja a don Rodrigo
               contrario en opinión, con ser su hermano,
               nos asegura; pero siempre sigo
               el parecer de Cipión romano,
               que el que cree su contrario, brevemente,
               cuando falta el remedio, se arrepiente.
               Capitán general, de mi rey tengo
               a mi cargo su ejército, y procuro
               facilitar estorbos que prevengo,
               que en reino extraño nadie está seguro.
               Para esto a Toro de Zamora vengo,
               porque amparado del silencio obscuro,
               cuando anochezca deje asegurada,
               sin tratos dobles, a mi rey la entrada.


<<<
>>>

Pág. 023 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


BASCO:

               Muestra el valor en eso vueselencia
               que a su sangre hazañosa corresponde.
               Más victorias alcanza, la prudencia
               que la osadía cuando no la esconde
               el consejo que anima a la experiencia.
               Ramo es del tronco real, y por su conde
               Penamacor le estima, en su milicia
               nuestros reyes alientan su justicia.
               ¡Hija del cuarto Enrique es doña Juana.
               ¿Qué pretende Isabel, si el reino hereda
               en Castilla la hija y no la hermana,
               por más que la pasión en ella pueda?

CONDE:

               Reparad, dejando eso, en la villana,
               don Basco, que al encuentro nos hospeda
               en el alma con vista enamorada,
               ojos las puertas, gloria la posada.
               ¿Vistes en Portugal más hermosura?

BASCO:

               ¡Qué divina mujer!

CONDE:

               Parca es hilando
               libertades, que fundan su hermosura
               en los labios, que vidas están dando
               a los copos que tocan. ¿Ya procura,
               cuando Isabel no hubiera ni Fernando
               con mi rey en Castilla opositores,
               mezclar mi dicha hazañas con amores?
               Retiraos entretanto que anochece,
               don Basco, por el márgen de ese río,
               que quiero hablar con ella.


<<<
>>>

Pág. 024 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


BASCO:

               Bien parece
               que es Amor portugués.

CONDE:

               Es desvarío.
               ¿Hay hilandera igúal?

BASCO:

               Mientras que crece
               sombras el sol, que en el ocaso frío
               da a púrpuras de luz bosquejos de oro,
               allí te aguardo para entrar en Toro.
Vase don BASCO.
Sale ANTONA con delantal blanco y
saca GILA rastrillo y líno;
y siéntase ANTONA y rastrilla

ANTONA:

               Dame, Gila, que rastrille,
               que no tengo ya que hilar.
               ¡Oh, qué tela que he de echar!

CONDE:

               (Amor sus penas humille Aside
               a tan superior belleza.)

ANTONA:

               Aquí a la puerta veré
               el campo y rastrillaré
               con gusto hasta que anochezca.
               Echa berzas y cebolla,
               que vendrá de la labor
               alentado tu señor;
               y después de Dios, la olla.

Vase GILA


<<<
>>>

Pág. 025 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


canta ANTONA y rastrílla
ANTONA:

               Rastrillábalo la aldeana
               y, ¡cómo lo rastrillaba!

CONDE:

               Si merece un pasajero
               hallar, bella labradora,
               mientras se llega la hora
               de picar y un compañero
               llega, por ser forastero
               la gracia en vos, que esa cara
               pregona, os acompañara,
               una alma, que en vuestros ojos,
               aliviando sus enojos,
               congojas tristes repara.
               Si gustáis, le aguardaré
               aquí, que presto vendrá.

ANTONA:

               Pues a mí, ¿qué se me da
               que se vaya o que se esté?
               Pésame de verle en pie.
               ¿En casa no hay, otras sillas?
               Sí, dos o tres de costillas.
Llama
               Gila, saca la mejor
               en que se asiente el señor.

CONDE:

               Mejor fuera de rodillas.


<<<
>>>

Pág. 026 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Eso en la igreja al altar.
GILA saca una de costillas,
pónela y vase

GILA:

               Ésta es la mijor que he hallado,

ANTONA:

               Pósese si está cansado.

CONDE:

               Mal puede amor reposar
               cuando comienza a penar.

ANTONA:

               ¿Está malo?

CONDE:

               Y lo desea
               mi dicha.

ANTONA:

               Pues en la aldea
               no hay doctor si está doliente.
               Dios mos mata soldemente.
               No me estorbe la tarea.
Canta
               Rastrillábalo la aldeana
               y, ¡cómo lo rastrillaba!

CONDE:

               Advertid que rastrilláis
               entre ese dichoso lino
               un corazón peregrino
               que crüel martirizáis.
               Con una flecha el Amor
               hiere, no con tantas juntas;
               vos, que ejércitos de puntas
               multiplicáis, ¿no es rigor
               que hiráis con armas prohibidas,
               y con ojos bandoleros,
               halaguéis a pasajeros
               para quitarles las vidas?


<<<
>>>

Pág. 027 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Señor, poco de arrumacos,
               que no se usan por acá.
               Al compañero esperá
               callando; que son bellacos
               labradores, y sospechan
               mal de todo palaciego,
               y apenas habran que luego
               cuidan que puyas mos echan.
               Guardáos de gente villana
               que no se sabe burlar,
               y dejadnos trabajar.
Canta
               Rastrillábalo la aldeana
               y, ¡cómo lo rastrillaba!
 

CONDE:

               No afrenta en el trato hidalgo
               la plática que entretiene.
               Mientras que el que espero viene
               gastemos el tiempo en algo.
               Poco os puede deslucir
               hablarme en este lugar.
               Del hombre es enamorar,
               de la mujer resistir.
               ¿Qué importa que así pasemos
               aqueste rato los dos?
               No sois tan liviana vos
               que os han de ablandar extremos,
               principalmente de quien
               tan presto se ha de ausentar.


<<<
>>>

Pág. 028 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Todo huésped se ha de honrar;
               en eso habéis dicho bien.
               Yo consentí la ocasión,
               y así es fuerza el admitilla.
               Quien en su casa da silla,
               se obliga a conversación.
               No falta en los labradores
               cortesía, aunque grosera.
               Apartad la silla afuera
               y no me tratéis de amores;
               que eso nunca es permitido
               en quien tiene dueño ya,
               y en lo demás conversá.

CONDE:

               ¿Dueño tenéis?

ANTONA:

               Y marido.

CONDE:

               ¡Ay, cielos!

ANTONA:

               Con esto atajo
               principios que amor ignora,
               pues casada y labradora,
               ya veis si tendréis trabajo
               en lo que nunca ha de ser.

CONDE:

               ¿Casada, amor? ¡Bueno quedo!

ANTONA:

               Ea, empezad, que bien puedo
               rastrillar y responder.

CONDE:

               ¿Qué conversación no es vana
               estando casada vos?


<<<
>>>

Pág. 029 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Pues casada estoy, adiós.
Canta
               Rastrillábalo la aldeana
               y, ¡cómo lo rastrillaba!

CONDE:

               Ahora bien, fuerza es pasar
               el tiempo del mal lo menos.
               (¡Ay, dulces ojos morenos, (-Aparte-)
               la muerte me habéis de dar!)
               Yo tuve amor en mi tierra...

ANTONA:

               Ya vos digo que dejéis
               amores y que contéis
               otra cosa.

CONDE:

               ¿Qué?

ANTONA:

               ¿No hay guerra?
               Está abrasada Castilia
               en competencia mortal;
               viene el rey de Portugal
               con gente a ocupar su silla,
               y siendo vos caballero
               y yo a la guerra inclinada
               ¿os falta qué hablar?

CONDE:

               La espada
               fue mi profesión primero
               que uso de razón tuviese.


<<<
>>>

Pág. 030 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Tratad de la guerra, pues.
               ¿Sois de acá?

CONDE:

               Soy portugués.
Levántase ANTONA

ANTONA:

               ¿Portugués? Pues aunque os pese
               han de reinar Isabel
               y Fernando, en nombre el quinto.

CONDE:

               ¡Fernando?

ANTONA:

               Como os lo pinto,
               y yo de morir por él...
               Si sois de enemigo bando,
               perdonad, que a fe de Dios
               que he de comenzar por vos.

CONDE:

               Reine Isabel y Fernando.
               Sosegáos, que yo no quiero
               más de lo que vos queréis.

ANTONA:

               Portugués, no me engañéis.

CONDE:

               Aunque Amor es lisonjero,
               amándoos yo, ¿de qué modo,
               cuando vuestro gusto sigo,
               no tendré por enemigo
               al vuestro? Ya yo soy todo
               de la opinión castellana.


<<<
>>>

Pág. 031 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               ¡Reine Isabel!

CONDE:

               Soy contento.

ANTONA:

               Pues con eso va de cuento.
Vuélvese a asentar y hace labor;
canta
               Rastrillábalo la aldeana
               y, ¡cómo lo rastrillaba!

CONDE:

               (¿Hay rústica más donosa?) (-Aparte-)

ANTONA:

               ¿Cómo os llamáis vos, señor?

CONDE:

               Conde de Penamacor.

ANTONA:

               ¿Vos sois conde? ¡Huerte cosa!

CONDE:

               Penamacor soy, en fin,
               que mi corta suerte ordena
               que empiece mi estado en "pena"
               y que tenga en "cor" su fin,
               porque con este blasón
               sea, en tan confuso abismo,
               péname el cor, que es lo mismo
               que péname el corazón.

ANTONA:

               Ya otra vez os he rogado
               que amores dejéis estar,
               pues hay guerras de que hablar.

CONDE:

               Noticia os doy de mi estado;
               preguntáismele, y ansí
               es fuerza el decirlo.


<<<
>>>

Pág. 032 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               Pues,
               siendo conde y portugués
               ¿a qué habéis venido aquí?

CONDE:

               Mandórne hacer asistencia
               mi rey en esta jornada,
               salió con su esposa amada;
               coronáronse en Plasencia
               doña Juana, hija de Enrique
               y nuestro rey su consorte;
               y en la castellana corte,
               porque la acción se publique
               que al reino tienen, alzaron
               por ellos reales pendones;
               y con fiestas y pregones
               por reyes los aclamaron.
               Llegó a darlos obediencia
               el maestre de Calatrava,
               conde de Ureña, que estaba
               con el duque de Plasencia;
               el primado de Toledo,
               que es don Alfonso de Acuña,
               portugués, de ilustre alcuña,
               si en esto alabarle puedo;
               el de Villena, y con ellos
               otros mil, que de Castilla
               y León, le dan la silla.

ANTONA:

               ¿Malos años para ellos,
               y aun para vos, que parece
               que en decirlo os relaméis.

CONDE:

               Yo quiero a quien vos queréis.


<<<
>>>

Pág. 033 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

               ¿Y qué hubo más?

CONDE:

               Obedece
               todo el pueblo humilde y llano,
               y con aparato y fiesta
               no era tan blanca como ésta
               de nuestra reina la mano;
               más la lealtad los provoca
               a llegar de dos en dos,
               del modo que yo con vos,
               sellando en ella la boca;
               que en fe de que fui testigo
               de esta facción, advertí
               que la besaban ansí.
Quiérela besar la mano

ANTONA:

               Manos quedas. ¡Jo, le digo!

CONDE:

               Con ejemplos se declara
               mejor lo que decir puedo.

ANTONA:

               ¿Qué va, si no se está quedo,
               que le rastrillo la cara?

CONDE:

               ¿A un conde?

ANTONA:

               Me maravillo
               de más títulos que traiga,
               que porque no se le caiga
               le haré conde del Rastrillo.
               Si él conociera la moza
               con quien habla, a buen seguro
               que él la soñara.


<<<
>>>

Pág. 034 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Yo os juro
               que según lo que se goza
               el alma en veros, es cierto
               que lleva en vos qué soñar;
               si bien me holgara de estar,
               por veros siempre, despierto.
               Estimad a quien os ama;
               volved.

ANTONA:

               No se descomida
               que me enojaré, por vida
               de dona Isabel, nuesa ama.

CONDE:

               Mucho la amáis.

ANTONA:

               Tal es ella.

CONDE:

               ¿Qué tal es?

ANTONA:

               Ángel de Dios.

CONDE:

               Yo ya la quiero por vos.

ANTONA:

               Si es cuerdo, ¿no ha de querella?

CONDE:

               Sí, pero ¿qué me daréis
               porque yo a la reina siga?

ANTONA:

               A la fe que sea su amiga.

CONDE:

               Si eso vos me prometéis
               mi rey dejo.

ANTONA:

               Hará muy bien.

CONDE:

               ¿Amaréisme?

ANTONA:

               Sin pecar.

CONDE:

               ¿Si no?

ANTONA:

               Daráme pesar.

CONDE:

               ¿Me aborreceréis?

ANTONA:

               También.

CONDE:

               ¡Qué desdicha!


<<<
>>>

Pág. 035 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

No es pequeña.

CONDE:

¿Por qué la amáis?

ANTONA:

Porque es santa.

CONDE:

¿Que tanta es su gracia?

ANTONA:

Tanta.

CONDE:

Mayor es la vuestra.

ANTONA:

¿Sueña?

CONDE:

¿Es hermosa?

ANTONA:

Como un sol.

CONDE:

¿Es discreta?

ANTONA:

Como un cura.

CONDE:

¿Tanto?

ANTONA:

Toda es hechizura.

CONDE:

¿Tiene valor?

ANTONA:

Español.

CONDE:

Será rubia.

ANTONA:

Como el trigo.

CONDE:

Será blanca.

ANTONA:

Como el ampo.

CONDE:

Será gentil.

ANTONA:

Como el campo.

CONDE:

Más lo sois vos.
Vale a asir la mano

ANTONA:

Yo le digo,
hacerse allá y manos quedas,
que no conoce la Antona.


<<<
>>>

Pág. 036 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Amor todo lo perdona.
               ¿Cómo es posible que puedas,
               labradora, cuando labras
               una voluntad rendida,
               dar con los ojos la vida
               y muerte con las palabras?

ANTONA:

               Él está muerto.

CONDE:

               Aquí yace
               un portugués, por despojos
               del desdén de esos dos ojos.

ANTONA:

               ¿Él? pues requiescat in pace.

CONDE:

               Si en paz y en descanso fuera,
               no hubiera en mí pena tanta.

ANTONA:

               A los difuntos lo canta
               el cura de esta manera.

CONDE:

               Mi tormento es más notorio,
               pues el que paso es eterno.

ANTONA:

               Será ánima del infierno.

CONDE:

               Sí, porque en el purgatorio
               todavía hay esperanza.

ANTONA:

               Pues si en el infierno está
               conde, hermano, hágase allá.

CONDE:

               Si mi amor de vos alcanza
               sufragios, tendré sosiego.
               ¿queréisme vos ayudar?

ANTONA:

               Mas, ¿que me tien de quemar
               el lino con tanto fuego?

CONDE:

               ¡Ojalá el alma abrasada
               comunicarse pudiera
               a esa nieve!


<<<
>>>

Pág. 037 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


ANTONA:

Hágase a huera,
si es ánima condenada;
que se me sube el humillo
y podrá ser, si le topo,
que, ya que falta el guisopo,
le pegue con el rastrillo.

CONDE:

No es mi pena tan tirana
que el remedio no os avisa.

ANTONA:

¿Hay son decirle una misa,
si pena, por la mañana?

CONDE:

Remedios quiero a lo humano.
Tened de mí compasión

ANTONA:

¿Cuáles los remedios son?

CONDE:

Dame la mano.

ANTONA:

¿Esta mano?

CONDE:

Sí.

ANTONA:

¿No vé que es mano ajena?

CONDE:

¿Cúya es?

ANTONA:

De mi marido.

CONDE:

¿Qué importa?

ANTONA:

¿Está sin sentido?

CONDE:

Estoy en pena.

ANTONA:

¿Y qué pena?

CONDE:

De fuego.

ANTONA:

Cerca está el río.

CONDE:

No basta.

ANTONA:

Pruébese a echar.

CONDE:

Ni el mar basta.

ANTONA:

¿Ni aún el mar?

CONDE:

Ni mil mares.

ANTONA:

¡Desvarío!


<<<
>>>

Pág. 038 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CONDE:

Estoy loco.

ANTONA:

Bien lo prueba.

CONDE:

¿Queréisme vos curar?

ANTONA:

Id...

CONDE:

¿Adónde?

ANTONA:

A Valladolid.

CONDE:

¿A qué?

ANTONA:

Al Hospital de Esgueva.

CONDE:

Pues ¿qué hay en él?

ANTONA:

Curan locos.

CONDE:

¿Locos de amor?

ANTONA:

¿Y que tal?

CONDE:

¿De este mal?

ANTONA:

¿Qué hay de ese mal?

CONDE:

Sanan pocos.

ANTONA:

¿Qué, tan pocos?

CONDE:

¡Ninguno!

ANTONA:

Pues yo me obrigo.

CONDE:

¿A qué?

ANTONA:

A que esté presto sano.

CONDE:

¿Yo?

ANTONA:

Si le asiento la mano.


<<<
>>>

Pág. 039 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Dádmela, pues.
Tómasela

ANTONA:

               Yo le digo...
               ¡Arre allá, suelte!

CONDE:

               No puedo

ANTONA:

               Suelte le digo otra vez,
               pues si le aprieto, ¡pardiez
               que ha de sudar!
Apriétasela

CONDE:

               ¡Quedo, quedo!
               ¡Ay, cielos!

ANTONA:

               A los traviesos
               hago yo aqueste favor.

CONDE:

               Que me la quiebras.

ANTONA:

               Mi amor
               no es más que quebranta huesos.
               ¿Mas qué ya el suyo se enfría?
Suéltasela

CONDE:

               ¡Qué infierno fuerzas te dio?

ANTONA:

               ¡Miren con quien se topó
               si con Antona García!


<<<
>>>

Pág. 040 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


Sale don BASCO
BASCO:

               ¡Gran don Lope de Alburquerque,
               conde de Penamacor,
               dame albricias! Toro aclama
               a la alegre sucesión
               de Castilla a nuestro Alfonso,
               y todo el pueblo, a una voz,
               por doña Juana levanta
               el real e invicto pendón;
               la nobleza que la habita,
               siendo Juan de Ulloa su autor
               de la lealtad castellana,
               sigue la cuerda opinión
               del arzobispo y marqués
               de Villena, y el valor
               de doña María Sarmiento
               asegura su temor.
               Bien es verdad que lo impide
               el plebeyo y labrador,
               pero pecheros villanos
               de poca importancia son.
               Entra que todos te esperan.

CONDE:

               ¡Viva Alfonso, mi señor,
               y su esposa doña Juana,
               en Castilla y en León!

ANTONA:

               ¿Y la promesa?


<<<
>>>

Pág. 041 de 130
Antona García Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               No tiene
               poder, Antona, el Amor
               donde reinan la nobleza
               y la lealtad.

ANTONA:

               ¿Cómo no?
               Pues Isabel y Fernando
               reinarán en Toro hoy,
               que a pesar de desleales
               y sebosos, sobro yo.
               ¡Aquí de mis labradores!
               Avisa a Juan de Monroy,
               mi marido, que hoy verá
               Toro para lo que soy.
               ¡Alto! ¡A Toro, deudos míos!

CONDE:

               ¡Extraña mujer!

ANTONA:

               No doy
               un higo por Portugal.
               Si aun vos dura el afición,
               conde, aquí tenéis la mano;
               tomadla, que a fe de Dios
               que os ha de costar bien cara.

CONDE:

               Aun me dura su dolor.

TODOS:

               ¡Viva Alfonso el quinto! (-Dentro-)

ANTONA:

               ¡Viva
               don Fernando, que es mijor,
               y doña Isabel, y reinen
               cuarenta siglos los dos!
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 042 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Por una puerta cuatro CABALLEROS,
el CONDE de Penamacor, don BASCO,
doña MARÍA y Juan de ULLOA;
por otra cuatro LABRADORES
con el pendón de Castilla;
los primeros con el de Portugal
ULLOA:

               ¡Oíd, oíd! ¡Castilla por Alfonso
               y doña Juana!

CABALLEROS:

               ¡Vivan muchos años
               rigiendo propios, conquistando extraños!
Esto se ha de hacer sobre un tablado,
alzando tres veces los pendones,
con clarines y trompetas

LABRADOR 1:

               ¡Oíd, oíd! ¡Castilla por Fernando
               e Isabel!

LABRADORES:

               ¡Felices años vivan,
               imperios gocen, su laurel reciban!


<<<
>>>

Pág. 043 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ULLOA:

               Labradores, hombres buenos,
               oficiales, que la plebe
               de esta ciudad populosa
               moráis leales y fieles,
               ¿qué desbocado furor
               os ciega, para que aleves
               constituyáis pueblo aparte
               y amotinéis tanta gente?
               Las ciudades de Castilla
               cuando alzan por sus reyes
               pendones, a los principios
               al regimiento dan siempre
               el derecho de esta acción,
               y la nobleza es quien tiene
               por oficio el aclamar
               al príncipe que sucede.
               Alférez mayor de Toro
               soy, a quien sólo se debe
               esta ceremonia ilustre.
               ¿Quién, pues, se opone a su alférez?
               Los nobles en forma y cuerpo
               de ciudad festivos vienen
               a justificar acciones
               de doña Juana, que reine
               con su esposo, Alfonso el quinto,
               siglos felices y alegres.
               Desatinos refrenad,
               que bárbaramente os pierden.


<<<
>>>

Pág. 044 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ULLOA:

               Hasta agora ¿quién ha visto
               los plebeyos oponerse
               a los nobles en alardes
               generosos y solemnes?
               ¿Cómo sabrá el labrador
               entre el azada y los bueyes
               puntos que el jurisperito
               con dificultad entiende?
               Comprometed vuestras dudas
               en cabeza que os gobierne.
               Regimiento tenéis sabio,
               vuestro sosiego pretende.
               Hombres buenos, reducíos;
               y lo que no os pertenece
               dejad a quien tiene el cargo.
               Alfonso es santo y prudente,
               doña Juana hija de Enrique.
               Divinas y humanas leyes
               en Castilla los amparan.


<<<
>>>

Pág. 045 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               No queremos portugueses.
Sale doña MARÍA Sarmiento

MARÍA:

               ¡Barbaros, que sin discurso,
               con desordenadas leyes,
               siendo vulgo desbocado,
               no hay persuasión que os enfrene!
               ¿Qué rústica ceguedad
               con descaminos os mueve
               a despeñaderos locos
               que os pronostican la muerte?
               ¿Entendéis lo que aplaudís?
               ¿Conocéis lo que os conviene?
               ¿Qué derechos estudiasteis?
               ¿Qué escuela os dio pareceres?
               Los surcos del tosco arado,
               ¿son cláusulas suficientes
               que mano rústica escriba
               y la aguijada margene?
               ¿Sabéis quién es don Alfonso;
               la justa acción con que viene,
               el valor de sus vasallos,
               los héroes de quien desciende?
               ¿Conocéis a doña Juana?
               ¿Oísteis jamás que hereden
               a Castilla, habiendo hijos,
               hermanas que los ofenden?
               Pues escuchad sosegados,
               si la razón os convence,
               que para acción tan notoria
               basta aclamarla mujeres.


<<<
>>>

Pág. 046 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               La casa de Portugal,
               del tronco es un ramo verde
               de los reyes de Castilla,
               y su primero ascendiente,
               don Alfonso magno el sexto,
               que al conde Enrique, el valiente,
               ilustre en virtud y en armas,
               sol de los Sirios franceses,
               dio a su hija doña Elvira,
               y en dote el Condado fértil
               de Portugal, hasta entonces
               estrecho, pobre y estéril;
               mas ya dilatado reino,
               tanto, que invencible extiende
               su diadema a la Etiopía,
               que sus quinas obedece.
               Con la sangre de Castilla,
               sin ésta, otras doce veces
               sus príncipes se casaron.
               Siendo esto ansí ¿habrá quien niegue
               ser Alfonso castellano
               en la sangre, descendiente
               por todo un lustro de siglos
               de nuestros invictos reyes?
               Por sola esta acción pudiera,
               a pesar de los rebeldes,
               pretender la sucesión
               que la malicia divierte.


<<<
>>>

Pág. 047 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Vuestra princesa es su esposa;
               por hija suya la tiene
               Enrique el cuarto, jurada
               por los mismos que la venden.
               Si a las portuguesas quinas,
               con que el cielo favorece
               aquel reino, pues bajaron
               de sus esferas celestes,
               los castillos y leones
               se juntan ¿qué imperio puede
               contrastarnos? ¿Qué nación
               ha de haber que no nos tiemble?
               Abrid los apasionados
               ojos, pues la verdad vence
               nubes de apariencias falsas
               que eclipsar su luz se atreven.
               Vivan y reinen los dos,
               que por diez años prometen
               haceros francos y libres,
               sin que los de Toro pechen,
               Zamora, humilde y leal,
               los recibe, y con solemne
               demostración los aclama
               por sus naturales reyes.
               Vuestra vecina es Zamora.
               ¿Razón será que os afrente
               la fe de vuestros vecinos
               y que la ventaja os lleven
               en la lealtad que blasonan?
               La nobleza toda viene
               a persuadiros verdades;
               permitid que os aconseje.


<<<
>>>

Pág. 048 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Las letras los adjudican
               el reino, y los más prudentes
               de Castilla se conforman
               con sus sabios pareceres.
               Las armas en su defensa,
               si razones no convencen,
               a costa de nuestras vidas
               mostrar su valor prometen.
               Nuestros vecinos sois todos;
               derramar el amor teme
               sangre de su cara patria.
               Unos muros y paredes
               nos hospedan; unos frutos
               nos sustentan y una gente
               república nos conforma,
               sólo en esto diferentes.
               Vuestra ruina amenazan
               vecinos de Toro, cesen
               guerras civiles. ¡Alfonso
               y su esposa reinen!

CABALLEROS:

               ¡Reinen!

LABRADOR 1:

               Si los dos nos hacen libres,
               deudos, amigos, parientes,
               y ha de quedar franca Toro,
               necio es quien tal dicha pierde.

LABRADOR 2:

               Juren, que nos harán francos.

CONDE:

               Yo os lo juro.

TODOS:

               ¡Pues reinen!


<<<
>>>

Pág. 049 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Sale ANTONA
ANTONA:

               ¿Quién ha de reinar, cobarde,
               sino Fernando e Isabel?
               Soltad el pendón, que en él
               hará mi lealtad alarde.
Quítasele
               Infame interés aguarde
               quien de sus promesas fía;
               que si vuestra villanía,
               avarienta se rindió
               al oro, no al menos yo,
               que soy Antona García.
               A ellos digo, los de allá,
               que porque son caballeros
               se precian de argumenteros.
               por lo que Alfonso les da.
               Sepan que no es tiempo ya
               de arguciones, porque es clara
               la razón que nos ampara.
               Defiéndanlos sus doctores;
               que acá somos labradores
               y yo no he sido escolara.
               Soldemente sé decillos
               que no hay ley que el reino dé
               a doña Juana; el por qué
               pescúdenlo a los corrillos.


<<<
>>>

Pág. 050 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ANTONA:

               No oso yo contradecillos;
               voz del puebro es voz de Dios.
               Si sois de otro bando vos,
               Marihidalga, bachillera,
               contradecidlo acá huera
               y avendrémonos las dos.
               A no dudar de ofender
               honras, que acata el respeto,
               de doña Juana el defeto
               yo vos lo hiciera entender.
               Soy mujer y ella es mujer;
               yo honro mi naturaleza;
               mas, ¿cuál, diga la nobreza,
               es mijor que al reino acuda,
               una hija de Enrique en duda
               o una hermana con certeza?
               ¿Quién puede saber mijor
               esto, que el duque leal
               de Alburquerque? ¿O qué señal
               busca el dudoso mayor?
               Su vida, hacienda y valor
               a nuesa Isabel ofrece
               y a la vuesa no obedece.
               Privado del rey difunto
               cuenta con aqueste punto,
               que es más de lo que parece.
               Por más que estodie, responda
               quien huere letrado aquí,
               si puede, que para mí
               esta razón basta y bonda.
               La verdad nubes esconda
               de engaños. ¿El duque deja
               a doña Juana y se aleja
               de ella por doña Isabel?
               Pues aténgome con él,
               como castellana vieja.


<<<
>>>

Pág. 051 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Pues, ¿tú te atreves, grosera,
               a contradecir letrados
               tan doctos?

ANTONA:

               Tan sobornados,
               diréis mijor, caballera.
               Bajad, salid acá huera,
               veamos qué esfuerzo cría
               la nobreza y hidalguía,
               y quede esta duda llana.

CONDE:

               ¿Quién reina, Isabel o Juana?

LABRADOR 1:

               Digalo Antona García.

ANTONA:

               Digo que quien huere fiel
               a doña Isabel reciba
               por señora.

LABRADOR 1:

               ¡Isabel viva!

ULLOA:

               Temed vuestro fin cruel.

ANTONA:

               A Fernando y a Isabel
               se les debe la corona.
               Esto la lealtad pregona.

ULLOA:

               ¡A ellos, pues, caballeros!

ANTONA:

               ¡Ánimo, mis compañeros!
               ¡Que aquí tenéis vuesa Antona!

LABRADOR 1:

               Mal podremos, desarmados,
               pelear.

ANTONA:

               ¿No hay palas, bieldos,
               trancas, arados? Traeldos,
               que aquí bondan los arados.


<<<
>>>

Pág. 052 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ULLOA:

               Daldos por desbaratados
               sin orden y sin milicia.

ANTONA:

               Donde reina la codicia
               vence siempre la razón,
               con el asta del pendón
               defienda Dios mi justicia.
Quita el asta y pelean unos con otros
               ..................
               .....................
               .....................
               .....................:
               .....................
               ..................[ -ores ]
               ¡A ellos, mis labradores,
               que ya se van retirando!
               ¡Nuesa Isabel y Fernando
               vivan con sus valedores!


<<<
>>>

Pág. 053 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Retíranse y vuélvese a salir
ANTONA con tres soldados, y
sale el CONDE de Penamacor
CONDE:

               ¡Soldados, haceos afuera,
               no maltratéis el valor
               que ha visto, España mayor!
               Guerreadora hermosa, espera;
               detén la mano severa,
               pues aunque airada, ofendida
               ................... [ -ida]
               muerte intentas dar en vano,
               si a cuantos mata tu mano
               dan luego tus ojos vida.
                  Si vida mirando quitas,
               ¿para qué las armas tratas,
               o por qué los hombres matas,
               si luego los resucitas?
               Mata una vez, no permitas
               dar vida para tornar
               segunda vez a matar
               a quien vencerte porfía,
               que no es para cada día
               morir y resucitar.

ANTONA:

               ¡A buen tiempo, a fe de Dios,
               me resquiebra y enamora!
               ¡Pelead, seboso, agora;
               que mala Pascua os dé Dios!


<<<
>>>

Pág. 054 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Oye.

ANTONA:

               Si os alcanzo a vos,
               apostemos que vos quito
               el mál.

CONDE:

               Eso solicito.

ANTONA:

               Atendedme, pues, un rato,
               veréis si esta vez os mato,
               después cómo os resocito.
Arriba doña MARÍA con una piedra
grande que arroja sobre ANTONA
y cae en el suelo desmayada

MARÍA:

               Mientras viva la villana
               poco Toro se asegura.
               Adiéstreme la ventura
               de Alfonso y de doña Juana.

ANTONA:

               ¡Ay, cielo¡ A traición me han muerto.

MARÍA:

               Hidalgos de Toro, aquí
               con la victoria salí.
               Murió Antona.

CONDE:

               Si eso es cierto
               no viva yo, pues sin ella
               ya, no tengo que esperar.

MARÍA:

               Acabadla de matar,
               y perderán con perdella
               el ánimo los villanos.


<<<
>>>

Pág. 055 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


TODOS:

               ¡Muera Antona, Alfonso viva!

MARÍA:

               En eso mi suerte estriba.
Quieren acabarla los SOLDADOS

CONDE:

               Tened las violentas manos;
               dadme a mi muerte primero.
Defiéndela el CONDE

MARÍA:

               Conde de Penamacor,
               ¿Qué es esto?

CONDE:

               Tener amor;
               ser portugués caballero.
               Al rendido es villanía
               injuriarle, yo la adoro.
               Hidalgos nobles de Toro,
               ¿qué es de vuestra cortesía?
               Ya huyen los labradores,
               ¿qué queréis de una mujer
               casi muerta?

LABRADOR 1:

               No ha de haber
               en nuestra ciudad traidores.
               Si a vuestro rey sois leal
               mirad a quien dais favor.

CONDE:

               Yo sirvo al rey, mi señor,
               y quien reina en Portugal
               no se da por agraviado
               de una mujer, cuya fama
               para su alabanza llama
               plumas que han eternizado
               otras que menos han hecho.


<<<
>>>

Pág. 056 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Acabadla de matar.

CONDE:

               Si hacéis eso han de pasar
               vuestras armas por mi pecho.

MARÍA:

               Pues vaya presa.

CONDE:

               Eso sí;
               mas su alcaide seré yo,
               porque de los que ofendió
               pueda estar segura ansí.

LABRADOR 2:

               Si la tenéis voluntad
               libraréisla.

MARÍA:

               Haced primero
               como noble y caballero
               pleito homenaje.

LABRADOR 1:

               Jurad.

CONDE:

               Por la cruz de aquesta espada
               juro, pena de caer
               en mal caso, de tener
               su persona tan guardada
               como el mayor enemigo,
               mientras Toro se sosiega;
               y como el traidor que entrega
               castillo o fuerza me obligo
               a pasar por cualquier ley
               de menosprecio y afrenta,
               si de ella no diere cuenta,
               que ansí cumplo con mi rey,
               con mi hidalga inclinación
               y el fuego con que me abrasa.

MARÍA:

               Su cárcel es vuestra casa.


<<<
>>>

Pág. 057 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Su esfera mi corazón.

MARÍA:

               Ponga el regimiento en ella,
               gente de guarda.

CONDE:

               ¡Ay de mi!
               Ponga el cielo guarda en mí
               que no me deje ofendella.
               ¡Pobre de vos, alma mía,
               si muere el daño que adoro!

MARÍA:

               Nunca Alfonso entrará en Toro
               viviendo Antona García.

Vanse, llevando el CONDE en brazos
a ANTONA desmayada.
Salen la REINA católica, el ALMIRANTE,
don ANTONIO de Fonseca,
el MARQUÉS de Santillana y SOLDADOS

REINA:

               Alfonso está en Zamora
               con doña Juana, y este trato ignora.
               Alcaide es de su puente
               Pedro de Mazariegos, tan valiente
               como fiel; persuadido
               por don Francisco de Valdés, que ha sido
               de mi casa crïado,
               entregarnos la puente ha concertado.
               Si el rey mi señor, lleva
               gente de noche, que a fïar se atreva
               de su palabra. Es noble;
               no temo que nos haga trato doble.

ALMIRANTE:

               Si al portugués prendemos
               con su esposa en Zamora, no tenemos
               a quien tema Castilla.


<<<
>>>

Pág. 058 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


REINA:

               Antes espero que podré en la silla
               suceder portuguesa,
               si mi derecho anima nuestra empresa;
               puesto que airado el cielo
               se la negó a don Juan, mi bisabuelo.

ANTONIO:

               Todo el tiempo lo trueca.

REINA:

               Tío Almirante, Antonio de Fonseca,
               esto se nos ofrece;
               marqués de Santillana ¿qué os parece?

MARQUÉS:

               Que importa la presencia
               del rey, nuestro señor, cuya asistencia
               hará seguro y cierto
               lo que hay que recelar de este concierto.

REINA:

               Ya el Rey está avisado;
               y puesto que el alcázar ha sitiado
               de Burgos, no habrá duda
               que con secreto y brevedad acuda
               a lo que tanto importa.

ANTONIO:

               Si toma postas, la jornada es corta.

REINA:

               Esta noche en efeto
               le aguardo.

ALMIRANTE:

               En tales casos el secreto
               y ejecucion, senora,
               a la Fortuna sacan vencedora.

REINA:

               Esta pequeña aldea
               alojamiento nuestro agora sea;
               que de Toro vecina
               a Zamora, mejor nos encamina,
               pues, si cual pienso, viene
               esta noche Fernando, cierta tiene
               su dicha la victoria;
               y si se tarda, gozaré la gloria
               yo sola de esta hazaña.

ALMIRANTE:

               ¡Valor de la Semíramis de España!


<<<
>>>

Pág. 059 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Sale BARTOLO
BARTOLO:

               ¡Ay, el mi amo malogrado,
               la mi Antona mal herida,
               la mi borrica prendida,
               yo el solo y desmamparado!
               Jumenta de ell alma mía,
               sin vos ¿qué ha de hacer Bartolo,
               pobre, sin amos y solo?
               La flor de la burrería
               ¿qué es de vos?

REINA:

               Ved lo que tiene
               ese pobre labrador,
               sin borrica, sin señor
               y sin Antona. No viene
               un daño solo.

ANTONIO:

               ¿A quién lloras?

BARTOLO:

               A la metá de la mi alma;
               con la jáquima y la enjalma
               se la llevan. En dos horas
               perdida la Antona nuesa,
               el amo y la burra mía.
               Si es castellana, ¿podía
               ser mi burra portuguesa,
               señor?

ANTONIO:

               Pues, Bartolomé,
               sosiega; ¿no me conoces?


<<<
>>>

Pág. 060 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


BARTOLO:

               Si la viera tirar coces;
               quedéme desde hoy a pié.
               ¿No es el señor Antón,
               de Fuenseca? ¡Ay! si sopiera
               mi mala ventura y viera
               a nuesa Antona en prisión,
               a Juan de Monroy morido
               y a mi burra caitivada,
               Tagarabuena quemada,
               el ganado destroido,
               y todo en menos de una hora,
               no me conortara ansí.

ANTONIO:

               Sosiégate, que está aquí
               la reina, nuestra señora.

REINA:

               ¿Qué hombre es ése?

ANTONIO:

               Es un pastor
               que sirve a Antona García

REINA:

               ¿A mi amiga?

BARTOLO:

               La servía;
               mas desde hoy más--¡ay, dolor!--
               no la serviré; esta guerra
               todo lo vino a asolar.

REINA:

               ¿Murió?

BARTOLO:

               Ya debe de estar
               hendo bodoques de tierra.
               Levantaron los de Toro,
               los que son hidalgos digo,
               pendón por ell enemigo.
               Diga, el portugués ¿es moro,
               o cristiano?


<<<
>>>

Pág. 061 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ANTONIO:

               Cristiano es.

REINA:

               ¿Hay mayor simplicidad?

BARTOLO:

               ¿Cristiano? Creo que es verdad.
               Saliéronlos al través
               los labradores, y Antona
               con las armas de Aragón
               y Castilla en un pendón;
               y al tiempo que uno pregona,
               "¡Viva Alfonso y doña Juana!"
               la nuesa Antona García
               que "¡Viva Isabel!" decía;
               y con su gente aldeana,
               arrancando del pendón
               ell asta, y dando tras ellos,
               hizo a todos retraellos
               al puro del coscorrón.
               Sin estorbarla la ropa,
               diez mata y tantos heridos,
               que para quedar guaridos
               no tien Portugal estopa.
               Y cuando ya los tenía
               casi a pique de vencer
               un dimuño de moger,
               llamada doña María
               Sarmiento, de una ventana
               medio tabique arrojó
               con que en la cholla la dió.
               ¡Hazaña, pardiez, villana!
               Y dando en tierra con ella,
               a no guardarla un señor
               Conde de Espinamelchor,
               dolrado hubieran por ella.
               Juró de guardarla presa.


<<<
>>>

Pág. 062 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


BARTOLO:

               Dieron tras los labradores;
               como no eran guerreadores
               y en prisión la Antona nuesa,
               fuera los echaron hoy
               de la ciudad desterrados,
               muertos, o descalabrados,
               y entre ellos Juan de Monroy,
               nueso amo, que ya estará
               donde ni comen ni beben;
               con esto a robar se atreven
               lo que quedado mos ha.
               Hueron a Tagarabuena
               los sebosos y robaron
               cuanta hacienda dentro hallaron.
               Mas lo que me da más pena
               es mi burra la berrueca,
               la mitad del alma mía.
               ¡Ay, Dios! Bien la conocía
               el buen Antón de Fuenseca.
               Llévala el bando crüel
               sin culpa, esto es cosa llana,
               que ni ella vio a doña Juana
               ni a Fernando ni a Isabel;
               ni en su vida se metió
               en que una u otra quedase
               vencedora o que reinase;
               soldemente, pienso yo,
               por no ser de nengún bando
               que diría en tal baraja,
               "Dios me ayude con mi paja
               y reine Alfonso o Fernando."
               ¿Qué ha de her Bartolo ahora
               viudo sin tal compañía?


<<<
>>>

Pág. 063 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


REINA:

               ¿Presa está Antona García?

BARTOLO:

               Herida y presa, señora.

REINA:

               Pesárame que se muera
               tan valerosa mujer.

BARTOLO:

               Pues mi burra, ¿qué ha de her,
               que castellana vieja era,
               si renegar y tornarse
               de enojo portuguesera?
               ....................
               .....................

REINA:

               No sé qué diera, Almirante,
               por ver esta labradora
               libre.

ALMIRANTE:

               Paga, gran señora,
               sentimiento semejante
               su fe y amor justamente.

BARTOLO:

               ¡Ay, mi burra!

ANTONIO:

               Yo os daré
               una yegua.

BARTOLO:

               No hallaré
               desde Leviante a Puniente
               .................[ -ente]
               quien de esta pena me escurra,
               que era muy linda mi burra,
               no quitando lo presente.
                  Yo sé, si la conociera,
               que al punto la enamorara;
               si ell hocico, si la cara,
               si el diente de a geme viera,
                  si el pescuezo, si la cola,
               mal año para abanico
               de dama oloroso y rico;
               con una colada sola
                  mataba diez moscas juntas.
               ¿Pues qué, cuándo rebuznaba?
               Cuatro barrios atronaba
               aguzando dambas puntas.
                  Llegóse el tiempo importuno,
               perdíla para más daños
               en el abril de sus años,
               que aún no llegaba al veintiuno,
                  que veinte este marzo hiciera.


<<<
>>>

Pág. 064 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


MARQUÉS:

               ¡Donoso pastor, por Dios!

ANTONIO:

               Ya os daré con que otras dos
               compréis.

BARTOLO:

               Pues de esa manera
               consuélome, que otramente,
               --¡pardiez!--que pudiera ser
               que hiciera...

ANTONIO:

               ¿Qué habéis de hacer?

BARTOLO:

               Ahorcarme sofatamente
               por ell alma de mi parda.

ANTONIO:

               ¿Qué decís?

BARTOLO:

               ¡Qué me sé yo!

ANTONIO:

               ¿Vos sois cristiano?

BARTOLO:

               O si no...

ANTONIO:

               Decidlo.

BARTOLO:

               Vender la albarda.
Sale don ÁLVARO de Mendoza

ÁLVARO:

               El rey está, gran señora,
               media legua de aquí.

REINA:

               Ya,
               marqués, el cielo nos da
               por conquistada a Zamora.
               ¿Quién viene con él?


<<<
>>>

Pág. 065 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Secreto salió de Burgos ayer.
               No ha cesado de correr
               postas. Fingióse a este efeto
               enfermo, y nos ha mandado
               que nadie en su tienda entrase,
               sino que se divulgase
               que, porque estaba sangrado,
               a ninguno daba audiencia,
               y al tiempo que anocheció,
               disimulado salió,
               teniendo la diligencia
               de Fernando Álvarez puestos
               en las Huelgas dos caballos,
               y con solos tres vasallos,
               a morir por él dispuestos,
               que es el uno don Rodrigo
               de Ulloa, puesto que hermano
               de Juan de Ulloa, que en vano
               en Toro es nuestro enemigo,
               yo el otro, y su secretario
               Fernán Álvarez, se dio
               tal prisa, que al fin llegó,
               donde si nuestro contrario
               no ha sabido este suceso
               o el alcaide no se muda,
               Zamora es nuestra sin duda,
               y Alfonso quedará preso.
               Por lo que en serviros goza
               mi fe, delante he venido.


<<<
>>>

Pág. 066 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


REINA:

               Digno de vuestro apellido
               sois, Álvaro de Mendoza.
               Marche el campo a recebir
               a Fernando, mi señor,
               que su presencia y valor
               esta noche ha de rendir
               la portuguesa porfía.

ANTONIO:

               Es suya propia esta empresa

REINA:

               Mucho siento dejar presa
               a nuestra Antona García.

ANTONIO:

               Es gran mujer; no me espanto.

REINA:

               Yo premiaré sus hazañas.

BARTOLO:

               ¡Ay, burra de mis entrañas!
               ¡Quién, vos dijera otro tanto!
Vanse.
El CONDE de Penamacor y ANTONA, presa

CONDE:

               El cirujano os espera.

ANTONA:

               Bóndame una telaraña;
               yo soy de buena calaña,
               no hayáis miedo que me muera.
               Basta que hayáis porfïado
               en que me sangre.

CONDE:

               La herida
               pone a riesgo vuestra vida.

ANTONA:

               La Sarmiento me la ha dado;
               poco mal hace un sarmiento.
               Si la cojo, ¡pobre de ella!


<<<
>>>

Pág. 067 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Creed, mi valiente bella,
               que con tanto extremo siento
               vuestro mal, que no me atrevo
               a daros cierto pesar
               que mi amor ha de alegrar.

ANTONA:

               Ya sé que la vida os debo
               y que si no lo estorbaran
               tres cosas, pudiera ser
               que deudas de un buen querer
               mis deseos os pagaran.

CONDE:

               ¿Y son?

ANTONA:

               El tener marido
               la primera y prencipal;
               el ser vos de Portugal
               la segunda, que he aborrido
               gente de vuesa nación;
               la otra el ser yo villana
               y vos conde, que no gana
               cosa con vos mi afición.
               Porque pretender de mí
               lo que el bien querer procura,
               si no es por mano del cura
               es, ya lo veis. frenesí;
               e imaginar que los dos
               hemos de hacer compañía;
               yo, villana, y señoría
               en Portugal, conde, vos;
               vuestro oro junto a mi paja;
               la seda junto al sayal,
               fuerza es que parezca mal,
               porque ni pega, ni cuaja;
               y así será lo mijor
               no cansaros sin provecho.


<<<
>>>

Pág. 068 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Como esas mezclas ha hecho
               el artificioso Amor.
               De las tres dificultades
               la mayor está ya suelta,
               que la Fortuna, resuelta
               en ejecutar crueldades,
               a vuestro esposo dio muerte.

ANTONA:

               ¿Qué decís?

CONDE:

               Juan de Monroy
               murió. La pena que os doy,
               aunque en favor de mi suerte,
               me llega hasta el corazón.

ANTONA:

               Si murió, venturoso él;
               pues como vasallo fiel
               dio a su rey satisfacción.
               De que era, en fin, dueño mío
               no le imagino llorar;
               lágrimas trueque el pesar
               en venganzas, que yo fío
               que mi mudo sentimiento
               por su muerte, ha de encender
               a Toro, aunque soy mujer.
               Yo haré, abrasando el sarmiento
               que estas desdichas apoya,
               que quien lo ofendió lo pague;
               yo, sin que el mundo lo apague,
               convertiré a Toro en Troya.
               Andad, conde, idos con Dios.
               Si hasta agora quise mal
               la gente de Portugal,
               agora a toda y a vos
               aborrezco de tal modo
               que si no os vais, aunque herida...


<<<
>>>

Pág. 069 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Advertid que en vuestra vida
               se cifra mi alivio todo;
               no añadáis con el enojo
               peligros a ese accidente.
               Creed de mi amor ardiente,
               que pues por dueño os escojo,
               mejore, si vos queréis,
               la suerte que el vuestro llora.

ANTONA:

               Idos, conde, en la mala hora.

CONDE:

               Pues sola ¿qué pretendéis?

ANTONA:

               Que os vais antes de apurarme
               la paciencia que me queda.

CONDE:

               Dadme permisión que pueda
               curaros.

ANTONA:

               Ya no hay curarme,
               mientras que sobre la herida
               que me dieron a traición
               no me ponga el corazón
               de la Sarmiento homicida;
               mas, presto hacerlo presumo.

CONDE:

               Vuestro daño reparad.

ANTONA:

               Conde portugués, mirad
               que se me sube el humo
               a las narices. ¿Queréis
               verme sana?

CONDE:

               Eso deseo.

ANTONA:

               Pues entretanto que os veo
               presente, no lo esperéis.
               Idos, acabemos ya.


<<<
>>>

Pág. 070 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Condición tenéis extraña.
               La pasión, Antona, os daña
               más que la herida. Si os da
               alivio el que yo me ausente,
               no pretendo yo añadiros
               pesares a los suspiros
               que os causa tanto accidente.
               Cama tenéis, reposad
               mientras os hago traer
               de cenar. (¿Hay tal mujer?) (-Aparte-)

Vase el CONDE


<<<
>>>

Pág. 071 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


ANTONA:

               Sola estoy. Antona, dad
               a vuestro Juan de Monroy
               venganza, pues ya se ha muerto.
               Durmiendo a la gente advierto;
               guardada con llave estoy;
               valerme pienso del vino
               que sepulta a los soldados
               con mi herida descuidados;
               quemar la puerta imagino
               que me impide la salida.
               El bálago de la cama
               podrá dar prisa a la llama,
               y su madera encendida
               me abrirá franca la puerta.
               No teme mi enojo al huego
               que el de mi venganza ciego
               hará que esotro divierta.
               Envolveréme en las mantas
               y entre llamas y centellas
               arrojándome por ellas
               saldré, que no serán tantas
               que estorben lo que presumo.
               Ea, injurias vengadoras,
               vamos, que entre labradoras
               suele ser aceite el humo.
               El candil voy a pegar
               a la paja, y la madera
               podrá con venganza fiera
               estas puertas derribar.
               Buscaré a la luz del huego
               la Sarmiento que me incita,
               que en esotro cuarto habita;
               y si a descobrirla llego
               podrá la cólera mía
               vengarse de la pedrada.
               Sabrá, aunque descalabrada,
               quien es Antona García.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 072 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Salen doña MARÍA Sarmiento
y el CONDE de Penamacor
MARÍA:

               Conde, vos habéis de ser
               causa de perderse Toro,
               si contra vuestro decoro
               amparáis esta mujer.
               Muerta ella, los labradores,
               que en sus locuras se fían
               aunque rebeldes porfían,
               siguiendo avisos mejores,
               con temor de sus castigos
               defenderán nuestro bando
               por Isabel y Fernando
               domésticos enemigos
               han de morir, mientras viva
               la que su parcialidad
               defiende.

CONDE:

               Menos crueldad
               ha de tener quien estriba
               en la nobleza, señora,
               que vuestro valor ampara.

MARÍA:

               Eclipsa su sangre clara
               quien como vos se enamora
               de una rústica villana,
               y ponéis en opinion
               vuestra fe y reputación
               siendo tal la lusitana.


<<<
>>>

Pág. 073 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Mi rey sabe lo que tiene
               en mí; y por ser vos mujer
               no me tengo de ofender
               de ese agravio, ni conviene
               a la opinión portuguesa
               que muestre temor liviano,
               más que al campo castellano,
               a una labradora presa,
               Herida está y a la muerte;
               ¿qué más honroso blasón
               deseará vuestra nación
               desluciendo nuestra suerte,
               que decir que una mujer
               nuestro crédito atropella,
               y que por librarse de ella,
               presa y en nuestro poder,
               su sangre un conde derrama?
               ¿Qué opinión con esto crece
               si nuestro nombre envilece
               y nuestra nación infama?

MARÍA:

               Pues resolveos vos en eso,
               conde de Penamacor,
               y veréis si era mejor
               prevenir cuerdo el exceso,
               que temo mientras Antona
               nos diere desasosiego
Grita y alboroto dentro

UNOS:

               ¡Traigan agua!


<<<
>>>

Pág. 074 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


OTROS:

¡Fuego, fuego!

MARÍA:

¿Qué es esto?

CONDE:

Fuego pregona
la confusión de esta casa.

UNOS:

¡Favor, que todo se quema!

MARÍA:

¿Quién hay que morir no tema?

TODOS:

¡Agua, que todo se abrasa!

UNO:

Las puertas nos han cogido.

OTROS:

¡Ayuda, cielos, favor!

CONDE:

(Fuego es más vivo el amor, (-Aparte-)
pues el alma me ha encendido.)


<<<
>>>

Pág. 075 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Sale ANTONA con un palo de cama
ANTONA:

               Yo soy quien, no alevemente,
               como quien piedras arroja,
               del huego, presa, me valgo,
               elemento que acrisola
               como el oro las lealtades.
               Prueben tocas contra tocas
               la fe que a sus reyes deben
               las como vos generosas;
               no desde las altas rejas
               con piedras, armas traidoras,
               que pues vos forzó a tirarlas,
               mi envidia vos tiene loca.
               A mis manos pagaredes
               la viudez, que lastimosa
               sin mi amada compañía
               a vengarse me provoca.
               Antona soy, la Sarmiento,
               que quiere poner Antona,
               mientras sarmientos abrasa,
               en fe de tanta victoria,
               luminarias a Isabel
               y a Fernando. Aquí las obras
               y no las palabras soberbias
               remedio al peligro pongan.


<<<
>>>

Pág. 076 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


 
MARÍA:

               Mujer, ¿qué intentas?

ANTONA:

               Matarvos.

MARÍA:

               ¡Ayuda, soldados, postas;
               criados, gentes, ayuda!

ANTONA:

               La del cielo buscad sola.
Defiéndela el CONDE

CONDE:

               Parad, Antona; templad,
               Semíramis belicosa,
               el ímpetu vengativo,
               que es fuerza que yo socorra
               mi bando. Pagadme, cuerda,
               la vida que me es deudora,
               pues defendí yo la vuestra.
A doña MARÍA
               Huíd en tanto, señora,
               que yo me opongo a su furia.

ANTONA:

               Aunque el infierno se oponga.

MARÍA:

               Mirad si fue profecía
               mi recelo.

Vase doña MARÍA.


<<<
>>>

Pág. 077 de 130
Antona García Acto II Tirso de Molina


Tocan dentro rebato
CONDE:

               Idos, Antona;
               que contra vos la ciudad
               toca alarma y se convoca.

ANTONA:

               Por vueso favor se escapa
               la Sarmiento; mas no importa,
               que para vos y para ella
               mis fuerzas y brazos bondan.
               Más días hay que longanizas.

CONDE:

               (¿Hay mujer mas prodigiosa?) (-Aparte-)

ANTONA:

               Labradores, nuesos reyes
               vivan, pues vive su Antona.
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 078 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Salen ANTONA y PERO Alonso, labrador
ANTONA:

               No creeréis, primo, el contento
               que tengo viendo que os hallo
               bueno y aquí fiel vasallo
               sois de Isabel. Mucho siento
               los que murieron en Toro;
               pero, en fin, como leales.
               Acabaránse estos males,
               que aunque en el alma los lloro,
               los disimulo en la cara.
               No tiene la fama atajos,
               la honra engendra trabajos,
               piérdela quien los repara.
               Ya que os habéis escapado
               de Toro y que en el camino
               vos hallo, primo y vecino,
               no por veros desterrado
               y vuesa hacienda perdida,
               de ser leal vos mudéis;
               que por reina la perdéis
               que es poco perder la vida.

PERO:

               Estando yo al lado vueso,
               la mi prima, la leal,
               reprocharé cualquier mal
               que ya por bueno confieso.
               ¿Cómo venis por aquí?


<<<
>>>

Pág. 079 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               Cuidé hallar en Salamanca
               nuesa reina, y de ella manca,
               cuando de Toro salí,
               como vos dije, me dieron
               noticia que estaba allá;
               mintieron, creo que estará,
               según otros me dijeron,
               en Medina, la del Campo,
               y quiérome andar con ella
               para consolarme en vella
               y servirla.

PERO:

               Id en su campo,
               que con vuesa compañia
               no le irá a la reina mal,
               pues ya tiembra Portugal
               de oír a Antona García.

ANTONA:

               ¿Qué venta es ésta vecina?

PERO:

               De el Mollorido se llama.

ANTONA:

               ¿Tién en esta tierra fama?

PERO:

               Por ella se va Medina,
               desde Salamanca.

ANTONA:

               En ella
               haremos noche, que estoy
               cansada, y en todo hoy
               no he comido.

PERO:

               Guardaos de ella;
               que es redomado el ventero
               y encaja a los más ladinos
               los grajos por palominos
               y la cabra por carnero.


<<<
>>>

Pág. 080 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               Cocidos, no es mal regalo,
               si tienen su salpimienta.

PERO:

               Eso al barajar la cuenta.

ANTONA:

               Para ell hambre no hay pan malo.
               Acá salen.
Salen cuatro pasajeros
PORTUGUESES y la VENTERA

PORTUGUÉS 1:

               ¿Y qué hay más?

VENTERA:

               Un conejo.

PORTUGUÉS 2:

               No sea gato.

VENTERA:

               No es de esta venta ese trato.

PORTUGUÉS 3:

               Si le comes, mayarás.

PORTUGUÉS 4:

               ¿Dó está el huésped?

VENTERA:

               A Medina
               partió ayer por una carga
               de vino.

PORTUGUÉS 1:

               ¿Bueno?

PORTUGUÉS 2:

               ¿No amarga?

PORTUGUÉS 3:

               Asen, pues, esa gallina
               y la olla apresurad,
               que hay hambre capigorrona.

PERO:

               Portugueses son, Antona.
               Lo que hemos de hacer cuidad;
               que si paramos aquí
               temo vuesa condición.

ANTONA:

               En posadas no hay cuestión,
               desde antiyer no comí;
               como causa no me den,
               Pero Alonso, no temáis.


<<<
>>>

Pág. 081 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PERO:

               No habrá, si no la buscáis.

ANTONA:

               ¡Loado sea Dios!

TODOS:

               Amén.

ANTONA:

               Huéspeda, ¿habrá que cenemos?

VENTERA:

               No, hermana, ya está embargada
               la olla.

ANTONA:

               ¿Ni una tajada
               de vaca?

PORTUGUÉS 2:

               Si nos queremos
               bien os la podremos dar,
               mas no sufre ancas la olla.

ANTONA:

               ¿Hay con matar una polla?

VENTERA:

               No hay pollas para matar;
               sí para que pongan huevos.

PORTUGUÉS 3:

               ¿Polla vos y en ese traje?

PORTUGUÉS 4:

               No las comió su linaje.

ANTONA:

               Soseguémonos, mancebos,
               que cada cual es persona
               para comer lo que Dios
               le ayudare.

PORTUGUÉS 1:

               ¿Y soislo vos?

PERO:

               Tened sufrimiento, Antona.

ANTONA:

               Huéspeda, una sartenada
               de huevos y de tocino
               hacen ligero el camino;
               dádMela vos empedrada
               de magro y gordo, que só
               fraile franciscano en esto,
               y echen ellos todo el resto
               en aves, que buena pró
               les haga, pero sin ser
               burla de los mal vestidos.


<<<
>>>

Pág. 082 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VENTERA:

               Palominos hay cocidos;
               no faltará que comer.

ANTONA:

               Para todo sobra gana.
               Cansada esto; entraos acá
               Pero Alonso.
Éntranse los tres

VENTERA:

               Y cama habrá.
Salen cuatro CASTELLANOS

CASTELLANO 1:

               Despejada es la villana.

CASTELLANO 2:

               Hay algunas por aquí
               almas todas.

CASTELLANO 3:

               Buena prisa
               nos habemos dado. Avisa
               al huésped.

CASTELLANO 4:

               Apercebí
               esas alforjas, que hay gente
               y habránlo ocupado todo.

CASTELLANO 1:

               Malo fuera de ese modo
               haber sido negligente.
               Dos perdices y un jamón
               compré.

CASTELLANO 2:

               Ponedlos a asar
               y en acabando, picar.

CASTELLANO 1:

               Estos caballeros son.


<<<
>>>

Pág. 083 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CASTELLANO 3:

               ¡Loado sea Jesucristo
               por siempre jamás, amén!

PORTUGUÉS 2:

               E o corpo santo tambén
               o sexa entradeiro de isto.

CASTELLANO 3:

               ¿Cuyo es ese cuerpo santo?

PORTUGUÉS 2:

               San Pero Gonzálves he.

CASTELLANO 4:

               Ese castellano fue;
               harto es que le queráis tanto.

PORTUGUÉS 3:

               Arrenegou de Castela
               e enxergouse en Portugal;
               por eso faz cavedal
               dele.

PORTUGUÉS 2:

               ¿Quien reina? ¿Isabela
               o doña Juana?

CASTELLANO 4:

               Señores,
               aquí no somos soldados.

PORTUGUÉS 2:

               ¿Pois?

CASTELLANO 4:

               Mercaderes honrados.

PORTUGUÉS 2:

               O pois sindo mercadores
               naon facemos deles conta,
               que saon de "viva quem vence."
               Nenum peleja comence,
               que en hostalagen he afronta.
               Volváimonos a falar,
               castelano.

PORTUGUÉS 1:

               Aquiso sim.

PORTUGUÉS 4:

               Toda esa gente he roim
               que naon sabe pelejar.

PORTUGUÉS 1:

               ¡Buena guerra!


<<<
>>>

Pág. 084 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CASTELLANO 4:

¡Buena guerra!

CASTELLANO 3:

A quien se la diere Dios
viva y reine de las dos
y goce en paz nuestra tierra,
mientras la mesa regala
los gustos.

PORTUGUÉS 3:

Ésa es mi cuenta.

PORTUGUÉS 2:

La comodidad de venta
ya todos sabéis que es mala.
Mientras se asa, como dijo
el otro, gozad del viento.

CASTELLANO 3: En este banco me asiento.

Asiéntanse los unos en un banco
y los otros en otro, fronteros

PORTUGUÉS 3:

Yo estroto de enfrente elijo.

CASTELLANO 1:

Sí, que fuera maravilla
juntaros con nuestra gente.

PORTUGUÉS 1:

Mejor está frente a frente,
Portugal contra Castilla.

PORTUGUÉS 2:

¿Vais á Salamanca vos?

CASTELLANO 3:

Sí.

PORTUGUÉS 2:

¿Y vos?

CASTELLANO 4:

A Valladolid.

PORTUGUÉS 2:

¿Y vos?

CASTELLANO 1:

Vengo de Madrid.
huyendo casi.


<<<
>>>

Pág. 085 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PORTUGUÉS 2:

¡Por Dios!
Pues, ¿qué os sucedio?

CASTELLANO 1:

Tener
enemigos y envidiosos.

PORTUGUÉS 3:

Eso es propio de ingeniosos.

CASTELLANO 1:

De ricos lo había de ser;
que el oro los pone en precio
de discretos.

PORTUGUÉS 3:

No lo ignoro:
necio debe ser el oro,
pues siempre acompaña al necio.

PORTUGUÉS 1:

Riquezas son estímulos
de vicios.

PORTUGUÉS 2:

Siempre se ve.

CASTELLANO 1:

Émulos tengo sin "e."

PORTUGUÉS 1: Émulos sin "e" son mulos.
CASTELLANO 1:

Pues ¿qué queréis vos que sea
quien se pone a reprender
lo que nunca acertó a hacer
porque al discreto recrea?

PORTUGUÉS 4:

¿Qué lleváis a vender vos?

CASTELLANO 3:

A los bobos tropelías,
que gustan de boberías.

CASTELLANO 4:

Sabemos hacer los dos
juegos de manos.

PORTUGUÉS 4:

Civil
ocupación.

CASTELLANO 3:

Mi caudal
es alquilar un portal,
y tocando un tamboril
con diez títeres de nuevo
causar al simple deporte.


<<<
>>>

Pág. 086 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CASTELLANO 1:

Idos con eso a la corte.

CASTELLANO 3:

Allá voy; y a fe que llevo
una novedad extraña.

PORTUGUÉS 1:

¿Extraña? ¿Qué puede ser?

CASTELLANO 1:

Lo que apetece más ver
y menos espera España.

PORTUGUÉS 1:

¿Es alguna abada?

CASTELLANO 1:

Más.

PORTUGUÉS 1:

¿Es ballena, es cocodrilo?

CASTELLANO 4:

Esos en el mar o el Nilo
se queden, que aquí hallarás
mujer que llorando mata.

CASTELLANO 1:

¿No será más de admirar,
para Castilla, enseñar
un real de a ocho y en plata?

CASTELLANO 3:

¿En plata? ¡Cuerpo de Cristo!
Daránte cuanto les pidas.

CASTELLANO 1:

¿Sabéis vos lo que es?

CASTELLANO 3:

De oídas,
que yo en mi vida le he visto.

PORTUGUÉS 1:

A enriquecer has venido.

CASTELLANO 3:

¿Real de a ocho, es animal?

CASTELLANO 4:

¿Dónde hallaste joya tal?

CASTELLANO 1:

De Génova le he traído.

CASTELLANO 4:

Solía decir mi agüelo,
aunque agora os maravilla,
que tuvo tantos Castilla
que rodaban por el suelo.


<<<
>>>

Pág. 087 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CASTELLANO 1:

               Ya pasó. Solía...

PORTUGUÉS 1:

               ¿Y qué
               vendéis vos?

CASTELLANO 2:

               Yo tengo oficio
               de no menos artificio
               que estotro.

PORTUGUÉS 1:

               ¿Cómo?

CASTELLANO 2:

               Yo sé
               teñir ojos.

PORTUGUÉS 1:

               Cosa nueva.

CASTELLANO 2:

               Celebraban los amantes
               los verdes y azules antes;
               ya solamente se aprueba
               el ojo negro rasgado.
               De aquéllos soy tintorero.

CASTELLANO 3:

               Gran gitano es el dinero.
               ¡Miren la invención que ha hallado!

CASTELLANO 1:

               Yo solamente creía
               poderse teñir los cuellos,
               las barbas y los cabellos,
               ¿mas los ojos?

PORTUGUÉS 1:

               Cada día
               hay qué ver.

PORTUGUÉS 2:

               Todo es antojo
               del ocio, que el tiempo pierde.
               ¿De qué modo, siendo verde,
               volveréis vos negro un ojo?

CASTELLANO 3:

               Tengo un escabeche yo
               que a dos tintes le transformo
               en azabache, y le formo
               como quiero.


<<<
>>>

Pág. 088 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PORTUGUÉS 3:

               ¡El diablo dió
               tal trata! ¿Y de qué manera?

CASTELLANO 2:

               Oíd y sabréis el cómo.
               Meto una aguja de plomo,
               y sacando el ojo fuera.

PORTUGUÉS 3:

               ¿El ojo fuera?

PORTUGUÉS 4:

               ¡Oxte puto!

CASTELLANO 2:

               No os admiréis basta el cabo.
               Dos o tres veces le lavo
               en la tinta, y luego, enjuto,
               le encajo donde se estaba.

PORTUGUÉS 1:

               ¿Y vé con él?

CASTELLANO 2:

               Pues si viera
               ¿quién enriquecer pudiera
               como yo, o qué me faltaba?

PORTUGUÉS 1:

               ¿Que queda ciego?

CASTELLANO:

               Pues ¿no?

PORTUGUÉS 1:

               Idos al rollo.

CASTELLANO 2:

               Yo, amigo,
               a teñir ojos me obligo,
               pero a darlos vista no.
               Esto es por regocijaros;
               que en ventas se sufre todo.

PORTUGUÉS 1:

               Yo os perdono de ese modo.

PORTUGUÉS 2:

               Sí, más yo calza he de echaros.

PORTUGUÉS 3:

               Y vos, ¿qué mercaduría
               vendéis?

CASTELLANO 1:

               ¿Yo? Envidia.


<<<
>>>

Pág. 089 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PORTUGUÉS:

               ¿Qué?

CASTELLANO 1:

               En esto
               todo mi caudal he puesto.

PORTUGUÉS 4:

               ¡Buen caudál por vida mía?

CASTELLANO 1:

               Bueno o malo, ya le gasta
               gente que os admiraréis.

PORTUGUÉS 4:

               Vos alabarle podéis,
               pero no es de buena casta.

CASTELLANO 1:

               Pues véndese agora tanta
               envidia e ingenios diversos,
               que hay hombre que haciendo versos
               a los demás se adelanta;
               y aunque más fama le den
               es tal, la verdad os digo,
               que quita el habla a su amigo
               cada vez que escribe bien.

PORTUGUÉS 1:

               ¡Maldiga Dios tal bajeza!

PORTUGUÉS 2:

               Poeta debéis ser vos.

CASTELLANO 1:

               Castigóme en serlo Dios.

PORTUGUÉS 2:

               ¿Y escribís con agudeza?

CASTELLANO 1:

               Dícenlo todos, que yo
               no me tengo por agudo.

PORTUGUÉS 2:

               ¿Llamáisos?

CASTELLANO 1:

               Decirlo dudo,
               que hasta el nombre me quitó
               la envidia.

PORTUGUÉS 3:

               ¿Satirizáis?

CASTELLANO 1:

               No se hallará quien presuma
               de mí que muerda mi pluma
               a nadie. Antes, si miráis
               lo que he impreso y lo que he escrito,
               por modo y estilo nuevo
               solemnizo a quien no debo
               buenas obras.


<<<
>>>

Pág. 090 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CASTELLANO 3:

               Ya es delito
               saber mucho.

PORTUGUÉS 4:

               Debéis ser
               soberbio; hacéis menosprecio
               de los otros.

CASTELLANO 1:

               Solo el necio
               al discreto osa morder;
               que yo venero de modo
               a los de mi profesión
               que el menor me da lición;
               pero ni lo alabo todo,
               ni de todo digo mal.

PORTUGUÉS 1:

               De bobos es alabarlo
               todo y todo despreciarlo,
               de perverso natural;
               más castigad su porfia,
               hablando bien siempre de ellos,
               que esto para convencellos
               es socarrona ironía.
Sale ANTONA

ANTONA:

               Ya yo he cenado; gocemos
               la buena conversación
               todos.

PORTUGUÉS 1:

               Puesto está en razón.

CASTELLANO 3:

               Asiento en medio la demos.


<<<
>>>

Pág. 091 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Asiéntase ANTONA entre los CASTELLANOS
ANTONA:

               Esta vez me poso aquí,
               aunque bien allá me estaba.
               Pues bien, ¿de qué se trataba?

PORTUGUÉS 2:

               Conversación baladí;
               vos la habéis de mejorar.
               ¿De dónde, hermosa aldeana?

ANTONA:

               Soy de Toro y castellana,
               que cuido os ha de pesar.

PORTUGUÉS 2:

               ¿De Toro? No sé qué Antona
               de allá nos venden guerrera
               tanto y más que la Fornera
               portuguesa.

ANTONA:

               ¡Oh! es gran presona.

PORTUGUÉS 2:

               ¿Conocéisla vos?

ANTONA:

               Conmigo
               ha dormido más de un mes

PORTUGUÉS 1:

               Dizque al nombre portugués
               persigue.

ANTONA:

               También lo digo.

PORTUGUÉS 1:

               Pues ¿por qué?

ANTONA:

               Porque es leal;
               y mientras que ella viviere,
               en Castilla nunca espere
               coronarse Portugal.

PORTUGUÉS 4:

               Pues ella, ¿qué saca de eso?

ANTONA:

               Lo que en esotro os va a vos.


<<<
>>>

Pág. 092 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PORTUGUÉS 4:

               La culpa yo sé, por Dios,
               quien la tiene.

PORTUGUÉS 2:

               El poco seso
               de mujer, que se ha metido
               en lo que no va ni viene.

PORTUGUÉS 3:

               Hile y barra.

PORTUGUÉS 4:

               No la tiene
               sino el mandria del marido.
               Si ella fuera mi mujer
               un roble descortezara,
               cuando en aquello tratara,
               en sus costillas.}}

PORTUGUÉS 1:

               Querer
               usurpar lo que le toca
               al hombre, es mundo al revés,
               y hacer cabeza a los pies.

PORTUGUÉS 3:

               Ella debe ser gran loca.

PORTUGUÉS 2:

               Muchos me cuentan que ha muerto.

PORTUGUÉS 1:

               Cuentos de camino son,
               que no es tan bravo el león
               como lo pintan.

ANTONA:

               ¡y cierto!
               Pero hablar mal en ausencia
               y de mujeres, ¿no ven
               que no es de gente de bien,
               y que es cargo de conciencia?
               Si ella lo oyera ¿qué haría?

PORTUGUÉS 1:

               Llevarlo, hermana, en dos veces.

Levántase y detrás ellos con el banco


<<<
>>>

Pág. 093 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               Pues, ¡fanfarrones soeces,
               yo soy Antona García;
               si no tiemblan de ofendella,
               en cuanto han hablado mienten;
               porque de la heria cuenten
               del modo que les hué en ella,
               aguarden, pues hombres son!

PORTUGUÉS 1:

               ¡Ay, que me ha muerto!

PORTUGUÉS 2:

               ¡Ay!

ANTONA:

               Al cabo
               conocerán si es tan bravo
               como se pinta el león.
               Tomar las de Villadiego
               y desocupar la venta.
               ¡Presto!

PORTUGUÉS 2:

               ¿Hay semejante afrenta?

ANTONA:

               ¿No pican?

PORTUGUÉS 3:

               Ya.

ANTONA:

               ¡Luego, luego:!
               ¡Acabemos!

PORTUGUÉS 4:

               Ya nos vamos.

PORTUGUÉS 3:

               ¿Sin cenar?

ANTONA:

               No les dé pena,
               que no engorrará la cena,
               pues hartos acá quedamos.
               Dense priesa que se enfría
               la olla.

PORTUGUÉS 1:

               ¿Hay demonio igual?

ANTONA:

               Y cuenten en Portugal
               lo que es Antona García.


<<<
>>>

Pág. 094 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PORTUGUÉS 1:

               Una pierna me ha quebrado.

PORTUGUÉS 2:

               A mí los cascos.

PORTUGUÉS 3: Y a mí

               las costillas.

ANTONA:

               ¿Qué? ¿Aún aquí
               se están?

PORTUGUÉS 4:

               ¡Demonio encarnado!
               ya nos vamos.

ANTONA:

               Paso franco
               les doy; caminen, y adiós.

PORTUGUÉS 1:

               Yo me acordaré de vos.

PORTUGUÉS 2:

               ¡Oh, mujer!

PORTUGUÉS 3:

               ¡Oh, Antona!

PORTUGUÉS 4:

               ¡0h, banco!
Vanse los cuatro PORTUGUESES

ANTONA:

               Pero Alonso, echad la tranca
               y volvamos a cenar;
               dejen ellos de temblar,
               y si van a Salamanca,
               pues son todos castellanos,
               buen ánimo, que la cena
               mos convida a costa ajena.
               Ell enojo todo es manos.
               Entren.

CASTELLANO 3:

               ¡Mujer de los cielos,
               no tema al mundo Castilla
               contigo! ¡Ponga su silla
               en Grecia!


<<<
>>>

Pág. 095 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               Llore sus duelos
               quien mal habla.

CASTELLANO 4:

               De admirar
               no acabo su valentía.

ANTONA:

               Luego ¿de esta niñería
               hacen caso? Alto, a cenar.
               Huéspeda, salid acá.
Éntranse los cuatro CASTELLANOS

VENTERA:

               ¿Qué manda? (Temblando vó.) (-Aparte-)

ANTONA:

               Sabed que preñada estó.

VENTERA:

               Pues parillo.

ANTONA:

               Rato ha
               que los dolores me aprietan.
               ¿Sabreisme vos partijar?

VENTERA:

               ¿No será mijor llamar
               la comadre?

ANTONA:

               No me metan
               con gente de esa manera;
               bonda que estéis aquí vos.
               Parárnoslo entre las dos,
               que yo no só comadrera.

VENTERA:

               Pues entraos en mi aposento.

ANTONA:

               ¡Ay! No lo puedo sofrir.

VENTERA:

               Entrad, pues.

ANTONA:

               ¿Qué aquesto es parir?
               No más matrimoñamiento.


<<<
>>>

Pág. 096 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VENTERA:

               ¿Duele mucho?

ANTONA:

               Aunque me pesa
               no vos lo puedo negar.
               Paramos y, alto, a cenar,
               mientras se pone la mesa.

VENTERA:

               ¿Es buñueio? Pregue a Dios
               que aún después de haber parido
               y un mes de cama cumplido
               quedéis para mujer.

ANTONA:

               ¿Vos
               cuidáis que es Antona dama?
               Antes de empezar la cena
               he de parir y estar buena.

VENTERA:

               ¿Sin echaros en la cama?

ANTONA:

               ¿Cama? ¡Qué gentil despacho!
               ¡Ay, dolores enfadosos!
               Matara yo diez sebosos
               por no parir un mochacho.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 097 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Sacan VELASCO y PADILLA preso
al CONDE de Penamacor


VELASCO:

               Suceso, conde, son todos
               de la guerra que se inclina;
               como el juego a varias partes
               gana y pierde la milicia.
               Don Álvaro de Mendoza
               os acometió a la vista
               de Toro, cuando a Zamora
               gozó Fernando rendida.
               Peleastes como noble
               y los vuestros con la vida
               perpetuaron lealtades,
               que su valor solemnizan.
               Consolaos, que el que os rindió
               es un Mendoza, que estiman
               por su acreedor la fama,
               por hijo suyo Castilla.

CONDE:

               Los hados y las batallas
               usan unas suertes mismas;
               no bastan, soldado, en ellos
               alientos si faltan dichas.
               Don Álvaro es generoso;
               cuando la espada le rinda
               un conde de Portugal,
               no menoscaba su estima,
               ni es eso lo que más siento.
               (¡Ay, labradora querida! (-Aparte-)
               preso y sin ti ¿qué han de hacer
               mis esperanzas marchitas?)
               ¿Dónde manda el rey llevarme?


<<<
>>>

Pág. 098 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


PADILLA:

               A la Mota de Medina;
               una fortaleza fuerte
               que de aquí seis leguas dista.
               En esta venta haréis noche;
               y, cuando el alba se ría,
               madrugando, llegaremos
               á la Mota al medio día.

VELASCO:

               En fe de vuestra palabra
               y de nuestra cortesía,
               habéis hasta aquí llegado
               sin prisiones; mas no fía
               el riesgo con que os traemos,
               de una venta, por antigua,
               flaca, y en que, sin defensa,
               el más seguro peligra.
               Éste es camino cosario
               de Portugal y Castilla;
               y andando todos de guerra,
               si tienen de vos noticia,
               procurarán libertaros.
               Esta ocasión es precisa
               para poneros prisiones.

CONDE:

               Quien las tiene más prolijas
               en el alma, no hará caso
               de las que los pies me opriman.


<<<
>>>

Pág. 099 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VELASCO:

               Pues echadle esta cadena.
Échanle la cadena

CONDE:

               Si estos pleitos se averiguan
               y hay paces, como se trata,
               poco durarán desdichas,
               donde el valor se acrisola
               y la lealtad se ejercita.

VELASCO:

               Haced despejar la venta,
               y dad vos orden, Padilla,
               de que aderecen al conde
               cena breve y cama limpia.
               En llegando los soldados
               que en su guarda el rey envía,
               hagan sus cuartos de posta
               y de seis en seis alistan.
               Todas estas prevenciones
               requiere la mucha estima
               de tan noble prisionero.

CONDE:

               (¡Ay, bella Antona García!) (-Aparte-)
Salen ANTONA y la VENTERA

VENTERA:

               Mirad que es temeridad
               la que hacéis; recién parida,
               como una granada abierta,
               la más valiente peligra.


<<<
>>>

Pág. 100 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               No soy nada escolimosa;
               ni porque esté dolorida
               he de engorrarme en la cama.
               ¿Que es lo que salió?

VENTERA:

               Una niña
               tan hermosa como vos,
               que llora de pura risa.

ANTONA:

               Lo peor que pudo ser,
               mala noche y parir hija.
               Lavadla por vida vuesa;
               y, después que esté bien limpia,
               hed de una sábana y manta
               los pañales y mantillas,
               que yo lo pagaré todo.

VENTERA:

               Amamantadla, que es linda;
               dadla el pecho, no se muera,
               y echaos; comeréis torrijas
               con canela, miel y huevos.

ANTONA:

               En mi tierra no se crían
               los hijos tan regalones;
               mas no si démosle guindas.
               Apenas nace ¿y ya llora
               por mamar? Ayune un día
               o si no váyase al cielo,
               ahorraráse de desdichas.

VENTERA:

               ¿Hay tal mujer?

ANTONA:

               Bautizadla
               primero, viva o no viva;
               que esto es lo que más la importa.


<<<
>>>

Pág. 101 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VENTERA:

               ¿Vos sois madre?

ANTONA:

               Estoy de prisa.

VENTERA:

               ¿Si muere?

ANTONA:

               ¿Qué mayorazga
               o infanta pierde Castilla?
               Siendo mujer no hará falta.
               Postemas son las nacidas;
               habrá una postema menos.

VENTERA:

               Andad, Antona García;
               que aunque más disimuléis,
               la amáis como a vuesa vida.

ANTONA:

               Si va a deciros verdades
               a la fe, huéspeda mía,
               que aunque esto digo, me muero
               por besarla la boquilla.
               Salió, en fin, de mis entrañas,
               un pedazo es de mí misma
               y era su padre un buen hombre.

VENTERA:

               Sois madre ¿qué maravilla?

ANTONA:

               Soldemente es mal agüero
               que nazca aquí.

VENTERA:

               ¡Bobería!

ANTONA:

               Mujer y en venta, ya veis
               que de males pronostica.

VENTERA:

               Pues aquí ¿qué se le pega?

ANTONA:

               Malas costumbres son tiña
               de mesones y posadas,
               donde vive la codicia.
               Todo en la venta se vende
               y después me pesaría
               que saliese a la querencia
               mal criada y sacudida.


<<<
>>>

Pág. 102 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VENTERA:

               De las cepas uvas nacen
               y de los cardos espinas.
               Si sois vos honrada, Antona,
               también lo será vuesa hija.
               Andad acá, dadla el pecho.

ANTONA:

               Mijor será una escodilla
               de sopas en vino.

VENTERA:

               Ansí
               se amamantan en Galicia.

ANTONA:

               Pues no le va en zaga Toro;
               do las madres son sus viñas,
               las amas son sus tinajas
               y los pechos sus espitas.
               Mas veamos la chicota.

VELASCO:

               Huéspeda, una escuadra envía
               nuestro rey con este preso
               a la Mota; dejad limpia
               de huéspedes la posada.

ANTONA:

               ¿Conde?

CONDE:

               ¿Labradora mía?

ANTONA:

               ¿Preso vos? ¿Cómo o por quién?

CONDE:

               Ya con vuestra amada vista
               estoy libre; ya no temo
               desgracias que me persigan.
               Don Álvaro de Mendoza
               salió con seis compañías
               de castellanos, sabiendo
               donde estaba, por espías.
               Peleamos junto a Toro,
               quedó muerta y destruída
               mi gente y yo prisionero
               de su valor. ¿Qué más dicha,
               pues os hallo por su causa?
               Los reyes, en fin, me envían
               preso, a fuer de buena guerra,
               a la Mota de Medina.


<<<
>>>

Pág. 103 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               ¿Y os traen estos dos no más?

CONDE:

               Y una escuadra que camina
               detrás con treinta mosquetes.}}

ANTONA:

               ¿Acordaisos cuando herida
               me defendisteis en Toro
               de aquella doña Maria
               y de todos sus parientes?

CONDE:

               Pendiendo de vos mi vida,
               no hice mucho, si era fuerza
               morir yo sin vos.

ANTONA:

               No olvidan
               deudas de tanta importancia
               las que son agradecidas.
               Soldados, o lo que son,
               vuélvanse a Zamora y digan
               al don Álvaro que lleva
               al conde Antona García,
               que ella dará cuenta de él.

VELASCO:

               ¿Cómo es eso?

PADILLA:

               Desatina
               la villana.

Sale PERO Alonso


<<<
>>>

Pág. 104 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               Pero Alonso,
               entre tanto que reprican,
               quitadle al conde esos hierros,
               y entra en la caballeriza,
               donde hallaréis una yegua;
               ponedla el freno y la silla
               en que vuelva a Toro el Conde.

VELASCO:

               ¡Oigan la mujer!

ANTONA:

               Aprisa,
               primero que esotros lleguen;
               que yo no estoy para riñas.
PERO Alonso va a quitar la cadena

PADILLA:

               ¿Qué haces, hombre del diablo?

ANTONA:

               El sabe lo que hace.

PADILLA:

               Mira
               que a Fernando y a Isabel
               ofendes.

ANTONA:

               Si los avisan
               que es Antona quien lo manda,
               y que así se desobriga
               de otro tanto que hizo el conde
               por ella y que queda viva
               y a su servicio como antes,
               daráles buenas albricias.
               Callar y sofrir conviene
               que no estoy para porfías.


<<<
>>>

Pág. 105 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VELASCO:

                Parece que habla de veras.

ANTONA:

               ¡No sino el alba!
Quítasela Antona

VELASCO:

               ¿No es linda
               la flema de la villana?
               ¡Vive Dios, que se la quita!

PADILLA:

               ¿Estás borracha, mujer?

VELASCO:

               ¡Y el conde que se la mira
               elevado en contemplarla!

PADILLA:

               Dadla con esta petrina
               tres o cuatro latigazos,
               que es la mejor medicina
               para locos.

ANTONA:

               Mal conocen
               con quien lo han.

CONDE:

               Antona mía,
               por mi causa no pongáis
               en peligro vuestra vida,
               que ya los soldados llegan
               y os han de matar.

ANTONA:

               Daos prisa.
               Huéspeda, vos entretanto
               matad un par de gallinas
               que estén tiernas para el conde,
               y mientras se asan o guisan,
               aparejad esa yegua
               vos, Pero Alonso, que encima
               llegará, aunque por rodeos,
               nuestro conde, más aína
               a dó los suyos están.


<<<
>>>

Pág. 106 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


VENTERA:

               La yegua, Antona, no, es mía,
               que es alquilada.

ANTONA:

               ¿Qué importa?
               Pagarla. Démonos prisa.
               Cincuenta coronas traigo.
               Tomaldas.

VENTERA:

               Temo que riña
               mi dueño.

ANTONA:

               No hablemos tanto,
               que me toma la mohina.

VENTERA:

               ¡Ay!

ANTONA:

               O somos o no somos.

VENTERA:

               Reguilando estoy de oírla,
               Antona, hez lo que queréis,
               que tiemblo en viéndoos con ira.

ANTONA:

               Ensilladla, Pero Alonso;
               y ellos, si el consejo estiman,
               antes que la murria vuelva
               de quien en paz los avisa,
               agarrar, la puerta huera,
               el camino haldas en cinta,
               o saldrán por las ventanas.

VELASCO:

               ¡Oigan, que nos desafía!

PADILLA:

               ¡Oh, villana fanfarrona!
               Aunque sea accion indigna
               el poner en ti las manos,
               ¡vive el cielo!


<<<
>>>

Pág. 107 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               ¿Qué aun prohibían?
               Pues miren, yo no he de ser
               mal de importancia a quien sirva
               a la reina, de quien soy
               leal vasalla y amiga;
               pero por los cabezones,
Sácalos fuera de este modo
               agarrándolos ansina,
               los he de poner a pares
               en el campo de paticas.
               Caminen vuesas mercedes;
               y agradezcan de rodillas
               a nuesa reina, que llevan
               en su lugar las costillas.

VELASCO:

               ¡Que me ahoga!

PADILLA:

               ¡Que me mata!

ANTONA:

               ¿Qué se quejan? Que no lisian
               tanto las manos de Antona.

PADILLA:

               ¿De quién?

ANTONA:

               De Antona García.
Échalos
               Pero Alonso, por si acaso
               vien la gente a la hostería,
               echad la aldaba a la puerta
               y arrimadla un par de vigas.


<<<
>>>

Pág. 108 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               ¡Vive el cielo, que sospecho
               que mis ojos desatinan
               y que está fingiendo el alma
               lo que entre sueños me pintan!
               Aldeana portentosa,
               basta que os deba la vida
               y libertad; joyas traigo;
               vencedme, si sois servida
               en hazañas, no en largueza.
               Yo pagaré.

ANTONA:

               A quien convidan
               coma y calle, y luego alón;
               lo demás no es cortesía.
               Callar, cenar y picar
               es lo que importa. La chica,
               huéspeda, vos encomiendo.

VENTERA:

               Envuelta está ya y dormida.

ANTONA:

               Pues pelad luego, las aves.
Vanse la VENTERA y PERO Alonso

CONDE:

               Mejor, si gustáis, sería
               antes que llegue la escuadra
               caminar, Antona mía.

ANTONA:

               Habéis de cenar primero,
               venga o no venga.

CONDE:

               Osadía
               es la vuestra peligrosa.


<<<
>>>

Pág. 109 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               No es valiente quien replica.
               Tres trancas tiene la puerta;
               si vienen y la derriban,
               por la zaga del corral
               buscaremos la guarida.
               Contadme ahora despacio,
               ¿qué hay de Zamora?

CONDE:

               Perdida,
               por trato de los de dentro,
               a Toro el rey se retira.

ANTONA:

               ¿Que la perdió el rey Alfonso?

CONDE:

               Sí, mi Antona.

ANTONA:

               Cuatro higas
               para todo Portugal,
               si Zamora es nuestra amiga.

CONDE:

               Yo os prometo que se vio
               mi Rey, a no darse prisa
               al salir, casi en las manos
               de los reyes de Castilla.

ANTONA:

               ¡Ojalá! Mas, ¿cómo hué?
               Proseguid, por vuesa vida.

CONDE:

               ¿Y si vienen los soldados?

ANTONA:

               Mientras se asan las gallinas.

CONDE:

               Yo, es fuerza que os obedezca;
               porque en vuestro gusto estriba
               mi contento, aunque otra vez
               me prendan.

ANTONA:

               Acabe, diga.

CONDE:

               El alcaide de la puente
               de Zamora, que traía
               tratos con los castellanos...


<<<
>>>

Pág. 110 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               ¡Ay!

CONDE:

               ¿Qué tenéis?

ANTONA:

               Dolorida
               estoy, desde un hora acá,
               de cierto achaque. Prosiga;
               que no es nada.

CONDE:

               ¿Cómo no,
               si os adoro?

ANTONA:

               Ya se alivia.
               Vaya aquello de la puente.}}

CONDE:

               La cara se os amortigua.

ANTONA:

               Oyendo yo que mi reina
               venció, todo se me quita.
               Adelante.

CONDE:

               A media noche,
               al rey don Fernando avisa,
               que llegaba por la posta
               de Burgos.

ANTONA:

               ¡Virgen bendita,
               qué gran dolor!

CONDE:

               ¿Qué sentís?
               Mirad que me martirizan
               vuestros extremos.

ANTONA:

               No es nada.
               Ya estoy buena. Diga, diga,
               ¿ganó mi reina la puente?

CONDE:

               Por más que la defendía
               mi rey con todo su campo.
               La ciudad se le amotina;
               y diciendo a voces todos
               ¡Fernando e Isabel vivan;
               don Alfonso y doña Juana
               mueran!...


<<<
>>>

Pág. 111 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               ¡Qué bien que decían!

CONDE:

               A no retirarse luego
               los dos a Toro, peligran.
               Quedó Zamora, en efecto,
               por vuestros reyes, que sitian
               la fortaleza, si bien
               se defiende, guarnecida
               por el mariscal su alcaide.

ANTONA:

               ¡Ay!

CONDE:

               ¿Qué es eso, Antona mía?

ANTONA:

               No es nada: atendedme un rato.

CONDE:

               Dadme licencia que os siga.

ANTONA:

               No hay para qué; al punto vuelvo.

CONDE:

               Pues, ¿qué hay?

ANTONA:

               Rempujé una hija,
               y debió de quedarme otra
               acá. No haré son parirla
               y al instante doy la vuelta.

CONDE:

               ¿Cómo es eso?

ANTONA:

               ¿Mari D¡az?
               ¿Huéspeda?}}

VENTERA:

               ¿Quién llama? (-Dentro-)

ANTONA:

               Antona.
               ¡Ay, Jesús! ¡Aprisa, aprisa!
Vase ANTONA

CONDE:

               ¿Qué mujer es ésta, cielos!
               ¿Ansí se paren dos niñas?


<<<
>>>

Pág. 112 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Sale PERO Alonso
PERO:

               Si habemos de irnos, ya están
               cena y yegua apercibidas.

CONDE:

               ¿Venís con Antona vos,
               hombre de bien?

PERO:

               Es mi prima.

CONDE:

               ¿Y es de bronce esta mujer?

PERO:

               Tiene condición rolliza.
               Pero, ¿por qué lo pescuda?

CONDE:

               Porque de una hora parida,
               como quien no dice nada,
               segunda vez solicita
               otro parto, y que la espere
               dice, porque a la hora misma
               que pariere, volverá
               a que mi historia prosiga.
               ¿Esto se puede creer?

PERO:

               Si a Antona se le encapricha
               una cosa en el meollo,
               el diabro que la resista.
               Parirá, si se le antoja,
               diez muchachos en un día,
               y se irá sin hacer cama
               al punto a podar las viñas.
               Es mujer de digo y hago.

CONDE:

               Es prodigio de Castilla.


<<<
>>>

Pág. 113 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Salen ANTONA y la VENTERA
VENTERA:

               Antona, mal vos queréis;
               acostaos.

ANTONA:

               ¿Es chico o chica?
Vase PERO Alonso

VENTERA:

               Chica como unas candelas.

ANTONA:

               Pues quillotrádmela, amiga,
               de la manera que a esotra,
               no se muera si se enfría,
               que luego las daré el pecho.

CONDE:

               Pues ¿ansí Antona querida,
               os salís acá? ¿queréis
               ser de vos misma homicida?

ANTONA:

               No hayais miedo que me muera.
               Ya yo me siento guarida.
               Vaya la hestoria adelante,
               que a fe que me regocija.

CONDE:

               ¿Qué decís?

ANTONA:

               No sea pesado.
               Quedamos en que tenían
               cercada la fortaleza
               los nuesos, y que retira
               los suyos el portugués
               a Toro.


<<<
>>>

Pág. 114 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               Es ansí.

ANTONA:

               Pues diga,
               ¿desafióle Fernando?
Sale PERO Alonso

PERO:

               Antona, ya están a vista
               los soldados de la venta.

ANTONA:

               Ansi, pues, para otro día
               se quede el cuento. Envolved,
               Pero Alonso, esas chiquillas
               en vuesa capa y atadlas,
               que llevándolas yo encima
               las espaldas, como alforjas,
               pareceré pelegrina,
               de estas que vienen de Francia.
               Y vos, conde, pues vos libra
               quien vos paga lo que os debe,
               sobí en la yegua y abridla
               por los hijares, picando
               a Toro, si no camina.
               Huéspeda, no me contento
               con lo que os di; agradecida
               seré con vos a la vuelta.
               ¡Alto de aquí!

CONDE:

               Maravillas
               llevo a mi rey que contar.
               Antona del alma mía,
               no os olvidéis de mi amor.

ANTONA:

               Quien bien quiere, tarde olvida.

CONDE:

               Pues ¿quereisme vos?


<<<
>>>

Pág. 115 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               No sé.

CONDE:

               ¿Qué soy digno de tal dicha?

ANTONA:

               Mirad, yo bien me casara
               con vos, la guerra comprida,
               pero temo...

CONDE:

               ¿Qué teméis?

ANTONA:

               Esto de parir lastima.

CONDE:

               Ojalá que os viera en eso
               mi ventura.

PERO:

               Vamos, prima,
               que todo está a punto.

ANTONA:

                     Vamos.

CONDE:

               En fin ¿prometéis ser mía?

ANTONA:

               Sí, con una condición.

CONDE:

               ¿Y es?

ANTONA:

               ¿Juráis vos de cumplirla?

CONDE:

               Claro está.

ANTONA:

               Que vos paráis
               los hijos y yo las hijas.
Vanse.
Salen el rey don FERNANDO
y la REINA Isabel. el ALMIRANTE,
el MARQUÉS de Santillana, don ANTONIO de
Fonseca y don ÁLVARO de Mendoza

ALMIRANTE:

               Pues algo he yo de valer
               con vuestra alteza, señor,
               concédame este favor.

FERNANDO:

               Cuanto pidáis he de hacer;
               mas la reina, mi señora,
               a los que rebeldes son
               no gusta de dar perdón.


<<<
>>>

Pág. 116 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ALMIRANTE:

               Ansí entréis, como en Zamora
               en Toro, Isabel gloriosa;
               que en el duque de Plasencia
               resplandezca la clemencia
               que os da fama generosa.

REINA:

               El Rey, mi señor, podrá
               hacer lo que sea servido.

FERNANDO:

               Yo por mí, mi ofensa olvido.

REINA:

               Pues por mí olvidada está.

ALMIRANTE:

               Dadme los dos esos pies.

MARQUÉS:

               No he de valer menos yo
               con vuestras altezas.

FERNANDO:

               No.
               Alzad del suelo, marqués;
               que os debo yo esta corona.

MARQUÉS:

               El de Villena que ordena
               serviros.

REINA:

               Deje a Villena,
               siendo duque de Escalona,
               y el rey, mi señor, con esto
               a su servicio le admite.

MARQUÉS:

               Si vuestra alteza permite...

FERNANDO:

               Fuera de este presupuesto
               la reina no le perdona.

MARQUÉS:

               Siquiera porque a estos pies...

REINA:

               Sin Villena sea marqués
               y duque con Escalona.

MARQUÉS:

               Contento con eso quedo.

ANTONIO:

               El arzobispo, señor...


<<<
>>>

Pág. 117 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               Es mi padre intercesor
               de la mitra de Toledo.
               Don Antonio de Fonseca,
               por él en Castilla entré.

REINA:

               El la total causa fue
               de reinar los dos.

FERNANDO:

               No trueca
               la mudanza obligaciones
               en el generoso pecho;
               muchos servicios me ha hecho;
               pervirtiéronle razones
               de gente indiscreta y moza.
               No pudo acabar consigo
               ver privar a su enemigo
               el cardenal de Mendoza.
               Pues mi padre, el rey don Juan
               de Aragón, me lo ha mandado;
               sus canas y el ser prelado
               a quien sujetos están
               todas las mitras de España,
               ablanden, Isabel mía,
               sentimientos este día.

REINA:

               Vuestra es, señor, esa hazaña,
               y mío el obedeceros.
               Fuera de que nunca estuvo
               el arzobispo, aunque tuvo
               tanto ánimo de ofenderos,
               lejos de la voluntad
               que, como a padre, le tengo.


<<<
>>>

Pág. 118 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               Perdón general prevengo
               a todos.

ANTONIO:

               La adversidad
               nunca indigna al generoso
               tanto que venciendo intente
               satisfacerse inclemente.

REINA:

               El pleito fue tan dudoso
               entre doña Juana y mí
               que los que la obedecieron
               por hija de Enrique y dieron
               en seguir su bando ansí,
               no por esto han incurrido
               en deslealtad, ni en traición.
               Probable fue su opinión;
               la nuestra ha favorecido
               el cielo, que está animando,
               señor, vuestra real clemencia.

MARQUÉS:

               Sola es digna tal sentencia
               de Isabel y de Fernando.
Sale BARTOLO

BARTOLO:

               ¡Señor! ¡Ah, señor! (-Desde lejos-)

ÁLVARO:

               ¿A quién
               llamas, pastor?

BARTOLO:

               A nueso amo.


<<<
>>>

Pág. 119 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¿A cuál?

BARTOLO:

               Al rébede llamo.

ANTONIO:

               ¡Bartolomé!

BARTOLO:

               Y á él también.

ANTONIO:

               ¿Qué quieres?

BARTOLO:

               Es un secreto
               que no les tien de pesar.

ANTONIO:

               Llégate, pues.

BARTOLO:

               No he de hablar
               si en púridad. Só discreto.
               ¿Piensan que vengo de vicio?

FERNANDO:

               ¿Qué quiere aquese pastor?

BARTOLO:

               Alléguese acá, señor;
               háganos este servicio;
               que a fe que he topado cosa
               que no poco ha de importarle.
               Si a solas no puedo habrarle,
               mi vuelta será forzosa.

FERNANDO:

               No temas. ¿Qué quieres? Llega.

BARTOLO:

               ¿Que me llegue? Llegaos vos,
               que os importa, y si no adiós;
               que aquí nenguno vos ruega.
               Llegue ella también, señora,
               y traiga al señor Antón
               consigo, que todos son
               amigos.

REINA:

               La labradora
               nuestra amiga ¿no tenía
               este pastor por crïado?

ANTONIO:

               Sí, gran señora; el ganado
               guardó de Antona García.
               No haga vuestra alteza caso
               de él, que es un simple.


<<<
>>>

Pág. 120 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


BARTOLO:

               Verá;
               ¿qué temen llegarse acá?
               Pues si el vado otra vez paso,
               no ganará por hogaño
               a Toro el rey.

FERNANDO:

               ¿Cómo es esto?
               ¿Vado tiene el río?

BARTOLO:

               De presto
               o voime.

FERNANDO:

               ¡Suceso extraño!
               ¿Que se puede vadear
               Duero aquí cerca?

REINA:

               Lleguemos,
               y de él la verdad sabremos.

ANTONIO:

               No tienen que sospechar,
               vuestras altezas, que en él
               ni hay malicia ni hay traición.

BARTOLO:

               No han de llegar más que Antón,
               el rébede y su Isabel.
Aléjanse los tres

FERNANDO:

               Ya estamos solos. ¿Qué dices?

BARTOLO:

               ¿Es él el rébede?

FERNANDO:

               Sí.

BARTOLO:

               ¿El no más?

FERNANDO:

               Acaba, di.


<<<
>>>

Pág. 121 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


BARTOLO:

               ¿Con sus ojos y narices?
               ¿Que no más aquesto es rey?
               Por volverme all hato estó;
               imaginábale yo
               del tamaño de un gran buey.
               Hará bien, ya que ha venido.
               ¿Su altura holgárase entrar
               esta noche en Toro y
               dar sobre el portugués dormido?

FERNANDO:

               ¿De qué modo?

BARTOLO:

               Aquesta noche
               sí, por do yo vadeare
               a Duero, no hay que repare;
               bien puede pasarle un coche,
               callando quiere seguirme,
               con gente que sea de pró,
               que atrevo a ponerle yo
               en Toro; no hay son decirme
               cuando ha de ser, y chitón.

FERNANDO:

               Pues ¿por dónde hemos de entrar?

BARTOLO:

               Mire, por aquel lugar
               los derrumbideros son
               tan ásperos y seguros,
               que como el río, ya ve,
               los baña y no tiene pie,
               están sin guardas y muros.
               Yo sé, días ha, un atajo
               por do de Toro sacaba
               el ganado y le llevaba
               por esas cuestas abajo
               al valle; y si se me antoja
               entro y salgo en la ciudad
               sin verme nadie.


<<<
>>>

Pág. 122 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONIO:

               Es verdad;
               hacia allí nadie se aloja.

BARTOLO:

               Señale su señoría,
               y créame, un escuadrón
               que lleve el señor Antón,
               y héndolos yo por guía
               vadearé a Duero, y tras mí
               irán subiendo después.
               Ello enfecultoso es
               saber trepar por allí.
               No hay atajo sin trabajo;
               mas yo los, pondré en media hora
               adonde, como en Zamora
               cuando repiqué el badajo
               a rebato, sin chistar
               les demos castellanada.
               Aquí no se pierde nada
               y se aventura a ganar
               mucho. Yo tomo esta empresa
               a mi cargo.

FERNANDO:

               Mirad bien
               si es fiel ese pastor.

BARTOLO:

               ¿Quién?
               Yo sirvo a la Antona nuesa;
               y ella y yo, si imaginó
               cosa que llegue a ofendella,
               hace mal; porque yo y ella
               somos--¿qué piensa?--ella y yo.

ANTONIO:

               No hay que recelar. Yo tomo
               por cuenta mía esta hazaña.


<<<
>>>

Pág. 123 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               Si sabéis que no os engaña.

BARTOLO:

               ¿Engañar? ¿No digo el cómo?

FERNANDO:

               Yo, Fonseca, os haré dar
               gente de satisfacción
               o escogedla vos,

BARTOLO:

               Si son
               hombres que saben trepar
               síganme y déjenme a mí.
               Pero, por paga quisiera
               que su reinura me diera...
               ¿pedirélo?

FERNANDO:

               Pide, di.

BARTOLO:

               Llamarme, en el mesmo día
               que yo la gente ganase
               y su altura en Toro entrase,
               Bartolomé de la Guía,
               y quedar libre de pecho
               y alcabala.

FERNANDO:

               Yo te haré
               hidalgo, pastor.

BARTOLO:

               ¿A fe
               que lo hará? Pues esto es hecho.
Vase BARTOLO

FERNANDO:

               Oíd.

ANTONIO:

               A rebato toca
               el campo.


<<<
>>>

Pág. 124 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


Sale ANTONA con dos muchachas al cuello, metidas en
unas alforjas, una detrás y otra delante
ANTONA:

               ¿Señora mía?

REINA:

               ¿Qué es esto, Antona García?

ANTONA:

               ¿Qué sé yo? Hazañas de loca.
               Viene un ejército en zaga
               de sebosos contra vos,
               y divididos en dos,
               que mal el cielo los haga;
               dicen que es el capitán
               del uno el hijo heredero
               de Alfonso, y rige el zaguero
               el duque de Guimarán.
               Éste me quiso prender,
               más yo, hendo poco caso
               de ellos, por enmedio paso
               hasta veniros a ver,
               con aquestas dos chequillas
               que he acabado de parir,
               para que os puedan servir
               en saliendo de mantillas.

REINA:

               Estimo yo, Antona amiga,
               el veros con libertad
               tanto y más que a la ciudad
               de Toro.

ANTONA:

               Dios la bendiga

REINA:

               Hablad al rey, mi señor.
               Ésta es la Antona García
               que a vuestra alteza decía.
               Hágala mucho favor.


<<<
>>>

Pág. 125 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               Yo os haré merced, Antona,

ANTONA:

               ¡Qué presencia tan cabal!
               En fin, sois tal para cual;
               bien vos viene la corona.

FERNANDO:

               Al camino los salgamos,
               castellanos, si os parece,
               que si el enemigo crece,
               peligros acrecentamos.

ALMIRANTE:

               Cansados, señor, vendrán;
               la batalla presentemos.

ANTONIO:

               Eso sí, tras ellos demos.
               Sepa el príncipe don Juan
               quien es el rey don Fernando
               y la su doña Isabel.

FERNANDO:

                Marchad, pues.

ANTONIO:

               ¡Bien haya él
               y los que siguen su bando!
Sale BARTOLO

BARTOLO:

               Señor, deténgase, espere.

FERNANDO:

               ¿Qué quieres?

BARTOLO:

               Téngase, digo,
               que no tien ya para que
               seguir a los enemigos.


<<<
>>>

Pág. 126 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               ¿Por qué causa?

BARTOLO:

               Porque salen
               con su gente Alfonso el quinto,
               los tamboriles tocando,
               desde Toro a recibirlos.
               Yendo contra tres zuizas
               su altura ya ve el peligro
               que tién, seyendo tan pocos.
               Reciba el reye a su hijo
               y huélguese en hora buena;
               volveráse por do vino,
               mientre que acá le ganamos
               aqueste Toro o novillo.
               Esta noche ha de quedar
               por suya.

FERNANDO:

               Discreto has sido.
               Si la conquisto, él ausente,
               darse puede por vencido.

MARQUÉS:

               Ésta es ocasión dichosa
               pues solamente el presidio
               ha de dejar ordinario
               el rey.

BARTOLO:

               ¿Velo? Lo adivino.

FERNANDO:

               Alto. Antonio de Fonseca,
               de vuestro valor confío
               el riesgo a que os arrojáis.

ANTONA:

               ¿Qué es esto, Bartolo amigo?

BARTOLO:

               Esto es pasar por el vado,
               agora que es de noche el río,
               y subiendo aquellas cuestas
               por do baja su cabrío,
               ganar a Toro.


<<<
>>>

Pág. 127 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


ANTONA:

               ¡Oh, qué bien!

BARTOLO:

               ¿Qué la parece?

ANTONA:

               Que has dicho
               verbos por aquesa boca.
               Ténganme allá este envoltijo,
               que yo he de ser la primera
               que pase el Duero.

FERNANDO:

               Éste es brío
               de española.

ANTONIO:

               Cumplirálo
               del modo que ha prometido.

FERNANDO:

               Dénle mi caballo a Antona.

ANTONA:

               ¿El suyo? Dambos hocicos
               pongo en estas dambas patas.

FERNANDO:

               Alto, don Antonio amigo,
               que os quiero ver vadear
               desde aquí el Duero.

ANTONIO:

               Ya animo
               el alma a mayores hechos
               con tal merced.

BARTOLO:

               Yo los guío.

ANTONA:

               Echad acá la bandera,
               serviráme de corpiños
               mientras cuelo todo el vado
               que refresca y he parido;
               que después yo la pondré
               en el mango más prolijo
               y en torno de aquellas torres
               que acompañan el castillo.

ANTONIO:

               Vamos en nombre de Dios.

Vanse los tres


<<<
>>>

Pág. 128 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


BARTOLO:

               Sobí, Antona.

ANTONA:

               Ya me aplico.
De dentro hablan los tres

ANTONIO:

               ¿De un salto?

ANTONA:

               Pues ¿qué pensaba?
               No sé de frenos ni estribos.
               ¡Dios me la depare buena!

BARTOLO:

               Síganme a mí derechitos,
               que tien Duero alrededore
               muchas ollas sin tocino.

FERNANDO:

               Ya llegan a la mitad.

REINA:

               Dios los saque de peligro.

BARTOLO:

               Ánimo, Antón de Fonseca, (-Dentro-)
               que ya colamos.

ANTONA:

               Ea, hijos, (-Dentro-)
               no hay que temer con Antona.

BARTOLO:

               Guardáos de este remolino; (-Dentro-)
               echad ancia man derecha.

ANTONIO:

               ¡Gracias a Dios que salimos! (-Dentro-)

MARQUÉS:

               De la otra parte están ya
               en seguro.


<<<
>>>

Pág. 129 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               No ha mentido
               el pastor. Yo, mi Isabel,
               le premiaré este servicio.
               Acudamos a la puente,
               porque en dándonos aviso
               de que están muertas las guardas,
               es el socorro preciso.

BARTOLO:

               No caigan, suban con tiento, (-Dentro-)
               que nos falta, como dijo
               el otro, por desollar
               el, ya me entienden, quedito.

ANTONIO:

               Yo he de trepar como un gamo.

ANTONA:

               Soy ágil.

ANTONIO:

               Y mógil.

BARTOLO:

               ¡Vítor!
               ¿Agilimógili sois?}}
               Ábriréis el apetito.}}

ANTONA:

               ¡Ay de vos, María Sarmiento,
               si os cojo!

ANTONIO:

               ¡Qué ásperos riscos!

BARTOLO:

               Hablen paso, no despierten.

ANTONA:

               Pagaréisme a mi marido.
Aparécense los tres sobre los muros

ANTONIO:

               Ya estamos sobre la cerca.

ANTONA:

               Sobí en ella de dos brincos.


<<<
>>>

Pág. 130 de 130
Antona García Acto III Tirso de Molina


FERNANDO:

               ¡Al arma, mis castellanos!

TODOS:

               ¡Vivan los reyes invictos
               don Fernando y su Isabel!

UNOS:

               Entrados; somos vecinos
               y ciudadanos de Toro.

OTROS:

               ¡Aquí, que somos perdidos!
Pelean

ANTONA:

               ¡A ellos, que aquí está Antona!

BARTOLO:

               Encerróse en el castillo
               la Sarmienta.

ANTONA:

               Sacaránla
               mis venganzas de su nido.
Salen

ANTONIO:

               Todos huyen.

ANTONA:

               ¡Ah, sebosos!

ANTONIO:

               La puente han acometido
               los reyes, y entran triunfando.
               Salgamos a recibirlos.

ANTONA:

               Señores, los que me escuchan,
               todo cuanto agora han vido
               es historia verdadera
               de previlegios y libros.
               Esto es solo la mitad,
               y el poeta que lo ha escrito
               guarda para la otra media
               muchos casos pelegrinos.
               Si quieren ver en qué para
               la Antona de Toro, aviso
               que para el segundo tomo
               desde luego los convido.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<