Arauco Domado: 011

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 011 de 140
Arauco Domado Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAUPOLICÁN:

  De todo lo que miras
eres, Fresia, señora;
ya no es de Carlos ni Filipe Chile.
Ya vencimos las iras
del español, que llora,
por más que contra Arauco el hierro afile,
el ver que aún hoy distile
sangre esta roja arena
en que Valdivia yace,
del polo en que el sol nace,
adonde sus caballos desenfrena.
No hay poder que me asombre:
yo soy el Dios de Arauco, no soy hombre.
  Pídeme, Fresia hermosa,
no conchas, no crisoles
de perlas para alfombras, sino dime:
«Caupolicán, enlosa
de cascos de españoles
todo este mar, que por tragarlos gime.
La fuerte maza esgrime,
hazme reina del mundo,
pásame dando asombros
sobre tus fuertes hombros
desotra parte deste mar profundo;
y adonde Carlos reina
di que de Chile soy y Arauco reina».


<<<
>>>