Arauco Domado: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 140
Arauco Domado Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FRESIA:

  Querido esposo mío
a quien estas montañas
humillan las cabezas presurosas,
por quien de aqueste río,
que en verdes espadañas
se acuesta coronándose de rosas,
las ninfas amorosas
envidian mi ventura:
¿qué fuente, qué suaves
sombras, qué voces de aves,
qué mar, qué imperio, qué oro o plata pura
como ver que me quieras,
tú, que eres el señor de hombres y fieras?
  No quiero mayor gloria
que haber rendido un pecho
a quien se rinde España, coronada
de la mayor vitoria,
pues cupo en ella el hecho
por quien la India yace conquistada.
Ya la española espada,
el arcabuz temido
que truena como el cielo
y rayos tira al suelo
y el caballo arrogante en que, subido,
el hombre parecía
monstruosa fiera, que seis pies tenía,
 no causarán espanto
al indio que rebelas,
cuya libre cerviz del cuello sacas
del español que tanto
le oprimió con cautelas,
cuya ambición de plata y oro aplacas;
ya en tejidas hamacas
de tronco a tronco asidas
destos árboles altos,
de inquieta guerra faltos,
dormiremos en paz, y nuestras vidas
llegarán prolongadas
a aquel dichoso fin que las pasadas.


<<<
>>>