Arauco Domado: 043

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 043 de 140
Arauco Domado Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


REBOLLEDO:

¡Dormí, por Dios! ¡Descuideme!
¡Ojos, no tenéis razón!
  Mas si el sueño me obligó
a cerraros, él ha sido
el que abrirlos ha podido,
que él mismo me despertó.
  Soñaba que era jumento
y mi amo un labrador,
que, después de su labor,
iba a su casa contento,
  y que, en efeto, mi dueño,
para que anduviese más,
me picaba por detrás.
Desperté. ¡Qué estraño sueño!

RENGO:

  Ven conmigo, Fresia hermosa,
con Quidora y con Millaura
donde el General restaura
esta pérdida llorosa,
  que de todos los estados
bajan cuarenta mil hombres
con caudillos cuyos nombres
tiene Arauco celebrados,
  que presto verás por tierra
el fuerte, aunque este García
dicen que por gente envía
para continuar la guerra.

FRESIA:

  Vamos, y permita el Sol
que Chile se libre dél,
que deste asalto cruel
tembló el Mendoza español.
(Vanse RENGO, FRESIA,
QUIDORA y MILLAURA.)


<<<
>>>