Arauco Domado: 075

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 075 de 140
El animal de Hungría Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GUALEVA:

Dulces deseos me pones
de ver y hablar los cristianos.

REBOLLEDO:

  Poco a poco te he traído
con engaño hasta el lugar
donde los puedes hablar.

GUALEVA:

Engaño fue consentido:
  yo me he dejado traer.
¿Son estos?

REBOLLEDO:

Sí, aquestos son.

GUALEVA:

¡Oh, siempre hermosa nación!

REBOLLEDO:

Desde aquí los puedes ver.
(Salen DON GARCÍA, DON FILIPE,
DON ALONSO y capitanes.)

DON GARCÍA:

  Pues es mañana, ¡oh, nobles caballeros!,
de aquel apóstol soberano el día
que, muriendo en la cruz con tanto gusto,
le dijo mil requiebros, como a esposa;
aquel que, siendo Lino para el cielo,
quiso pasar martirios como Lino
hasta morir aspado. La grandeza
del día por mil causas nos obliga
a celebrar su fiesta, y no es pequeña,
que el marqués, mi señor, Andrés se llama.
Todos es justo que os halléis en misa
y que con regocijo nuestro ejército
le haga salva al apuntar el día
con las cajas, trompetas y clarines.
Podranse disparar algunas piezas
y a la tarde saldremos a caballo.
Tenga de todo el cargo don Filipe;
don Alonso de Ercilla le acompañe
y cada cual se esfuerce, como es justo,
a salir muy galán por darme gusto.


<<<
>>>