Arauco Domado: 092

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 092 de 140
El animal de Hungría Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Un árbol esté arrimado al vestuario
y el tronco se abra en dos puertas,
donde se vea LAUTARO.)
LAUTARO:

  ¡Ah, fuerte Caupolicán!
¡Ah, noble amparo de Chile!
¡Ah, general generoso
que en mi valor sucediste!

CAUPOLICÁN:

¡Válgame el Sol! ¿Quién me llama?

LAUTARO:

¿No me ves? No te retires.

CAUPOLICÁN:

Pues, ¿no quieres que me espante
de ver que por alma vives
de un árbol y que su centro
en forma de un hombre habites?
¿Quién eres? ¿Eres Pillán?

LAUTARO:

Pues ya me desconociste.
¿No adviertes que soy Lautaro,
que ya de los lazos, libre
del cuerpo, tomé esta forma
para hablarte?

CAUPOLICÁN:

¿Puedo asirte?
¿Puedo abrazarte?

LAUTARO:

¡Detente,
que el Cielo no lo permite!
Mas este poco lugar
que tengo de persuadirte
escucha.


<<<
>>>