Arauco Domado: 106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 106 de 140
Arauco Domado Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


RENGO:

¿Tú eres Tucapel? ¿Tú eres
de cuya ferocidad
  tembló Valdivia?

ENGOL:

No quiero,
Rengo, que hables tú con él.

CAUPOLICÁN:

¡Calla, Engol!

ENGOL:

Di, Tucapel
¿eres tú el soberbio y fiero
  que tantas veces bebiste
sangre de aquestos ladrones
que de remotas naciones
vienen donde libre fuiste
  solamente a hacerte esclavo?
¿Eres el que por ver queda
de su fortuna la rueda
juraste ponerle un clavo?
  ¿Eres el que los asabas
y que, aún crudos, los comías?
¿Eres el que los decías
tantas arrogancias bravas?
  ¿Eres el que hiciste hacer
de las canillas famosas
de Valdivia dos hermosas
trompetas para tañer?
  ¿Eres el que las llevaba
a las batallas delante,
a cuyo son tu arrogante
pecho tanto se animaba?
  ¿Eres el que, puesto en oro
el casco de su cabeza,
hiciste una hermosa pieza
en que, por grande tesoro,
  bebías chicha y perper
con los caciques de Chile?
Pues, ¿quién hay que te aniquile
de aquel tu insigne poder?
  ¿Paz quieres, volviendo atrás
del asunto comenzado?
¿De paz agora has tratado?


<<<
>>>