Arauco Domado: 125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 125 de 140
Arauco Domado Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


AVENDAÑO:

Soldados, no le matéis.
(Sale DON GARCÍA.)

DON GARCÍA:

  Gracias os doy, gran señor,
que me habéis dejado ver
día de tanto placer
y a España de tanto honor.
Cuando el gran emperador
Carlos Quinto se retira
a Yuste y el mundo mira
que a Filipe le ha dejado
nuevo mundo conquistado,
su divina hazaña admira.
  Si de aquel águila santa
quisiere el pollo que agora
corona España y adora
alzar el vuelo que espanta,
de donde el sol se levanta
adonde en escuro olvido
se acuesta, verá que ha sido
señor absoluto y solo,
para que en cualquiera polo
tenga el águila su nido.
  Pacífica tengo ya
la más indomable tierra;
sangre me cuesta su guerra,
mas bien empleada está,
pues Filipe, en fin, sabrá
que le doy nueve ciudades,
y entre estas ferocidades
mueve batallas vencidas,
aunque envidias atrevidas
escurezcan mis verdades.


<<<
>>>