Averígüelo, Vargas: 010

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 010 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 De daros gusto me encargo.
                 Presto en ellos podréis ver
                     dos Apolos de quien soy
                 viejo y venturoso Admeto,
                 y con quien alegre estoy;
                 que por guardar el secreto
                 que el rey me mandó, hasta hoy,
                     disfrazados de pastores,
                 dan a estos valles amores,
                 gloria a su padre real,
                 y esperanza a Portugal
                 de otras hazañas mayores.

PEDRO:

                 Que me los mostréis aguardo.

ALFONSO:

                 Pues mirad aquel mancebo,
                 gran señor, que al gabán pardo
                 da, aunque tosco, valor nuevo.

PEDRO:

                 No he visto hombre más gallardo.

ALFONSO:

                 Testigos son estos robles
                 de que las arrugas dobles
                 del novillo más cerril
                 a su esfuerzo varonil
                 han dado despojos nobles.
                     Ya se ha visto entre sus brazos
                 rendir el oso fornido
                 la vida, hecho mil pedazos,
                 y hacer lo que no han podido
                 venablos, trampas ni lazos.

PEDRO:

                 Tras él se me van los ojos.

ALFONSO:

                 Pues si a quien de mis enojos
                 es consuelo ver queréis,
                 porque desde hoy no envidiéis
                 del sol los cabellos rojos,
                     mirad en la tierna edad
                 de aquella niña discreta
                 la peregrina beldad
                 en cifra, porque os prometa
                 milagros su habilidad.

PEDRO:

                 ¡Bella rapaza! ¿Y qué años
                 tiene?


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III