Averígüelo, Vargas: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


FELIPA:

                 Niña, ¿quién te mete aquí?

SANCHA:

                 El diablo y yo nos metemos
                 (y el fuego que vive en mí).

RAMIRO:

                 (¿Quieres dejar, Sancha, extremos?)

SANCHA:

                 (¡Ah, falso! ¿Pagas ansí
                 lo que me debes?)

RAMIRO:

                 (Por Dios,
                 que te adoro, Sancha mía.)

SANCHA:

                 (Yo me vengaré de vos,
                 Ramiro ingrato, algún día.)
 
A don ALFONSO

PEDRO:

                 ¿No saben que son los dos
                     hermanos?

ALFONSO:

                 No, gran señor,
                 aunque anda buscando Amor
                 varias trazas y rodeos
                 para explicar sus deseos,
                 porque no ama al resplandor
                 tanto el que alumbra los cielos,
                 como el que a Ramiro enseña
                 Sancha.

PEDRO:

                 Luego ¿éstos son celos?

ALFONSO:

                 Sí serán.

PEDRO:

                 Pues ¿tan pequeña?

ALFONSO:

                 Los amorosos desvelos
                 de sospechas semejantes
                 en Portugal crecen antes
                 que en otra parte.

PEDRO:

                 Es ansí,
                 que todos nacen aquí
                 tan celosos como amantes.

FELIPA:

                 Discreto sois.

SANCHA:

                 Vos mentís,
                 con perdón de los urracos
                 y arrequives que os vestís;
                 que nunca son los bellacos
                 discretos; y si decís
                 lo contrario, salí acá.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III