Averígüelo, Vargas: 017

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 017 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¡Ingrato! ¿Qué?
                 ¿Qué preguntas, cuando sabes
                 que me abrasa un no sé qué
                 el alma, y que no sé cómo
                 me ha hechizado un no sé quién?
                 ¿No sabes tú que a los pechos
                 del ciego dios me crïé,
                 que en vez de leche da brasas
                 a los niños como él?
                 Trece años tengo, traidor,
                 y trece años ha, cual ves,
                 que mi amor se está en sus trece
                 desde mi primero ser.
                 Nací amándote, villano,
                 pues me han dicho más de tres
                 que antes que aprendiese a hablar,
                 aprendí a quererte bien.
                 El ama que me dio leche
                 me dijo, falso, una vez
                 que para acallar mi llanto,
                 las que en tu ausencia lloré,
                 el remedio era llevarme
                 donde te pudiese ver.
                 ¡Mal haya amor tan antiguo!
                 Mas ¿qué más mal que un desdén?
                 Crecí un poco, y creció un mucho
                 el fuego en que me abrasé,
                 que según lo que se enciende,
                 de cáncer debe de ser.
                 Los juegos con que otros niños
                 se suelen entretener,
                 eran en mí el adorarte;
                 ¡ay cielos, qué mal jugué!
                 No hallaba sino en tus ojos
                 pasatiempos mi niñez;
                 mis muñecas son sus niñas,
                 que me hechizan si me ven.
                 Este es mi amor, cruel Ramiro,
                 y ese tu injusto pago es;
                 mas quien a tramposos fía,
                 que no cobre será bien.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III