Averígüelo, Vargas: 032

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 032 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 Pues ¿cuántos reinos en la edad pasada,
                 por ser de niños reyes gobernados
                 con ajena prudencia y corta espada,
                 perdieron con los reyes los estados?
                 Tenemos toda el África alterada,
                 los furiosos alárabes, cansados
                 de nuestras nobles armas, deseosos
                 de, hallando esta ocasión, salir furiosos.
 
Sale don PEDRO

PEDRO:

                 Pues don Düarte, don Dionís, don Egas...

DUARTE:

                 ¡Oh poderoso rey!

PEDRO:

                 Humilde infante;
                 que, no rendido de ambiciones ciegas,
                 estimo en más renombre semejante.

DIONÍS:

                 Si con los ojos de prudencia llegas
                 a mirar, gran señor, cuán importante
                 es tu grandeza y tu real persona,
                 recibe de este reino la corona.
                 No serás el primero infante, hermano
                 del muerto rey, que su corona herede,
                 cuando no deja valerosa mano
                 en quien el reino con firmeza quede.

DUARTE:

                 Legítimo heredero, y no tirano,
                 es el hermano, y preferir se puede
                 por su edad y prudencia al hijo amado,
                 cuando le faltan para el mismo estado.

DIONÍS:

                 Salimos de la sala mal contentos
                 de tu resolución, aunque piadosa,
                 dañosa al reino y cuerdos sentimientos
                 de la más parte, ilustre y generosa.

EGAS:

                 Favorece, señor, nuestros intentos;
                 niño es el rey, la pérdida forzosa;
                 y si ha de perder reino, fama y vida,
                 renuncie en ti la gloria merecida.


<<<
>>>