Averígüelo, Vargas: 076

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 076 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale don DIONÍS
 
DIONÍS:

                 Basta, que fingido ha sido
                 este fuego o este encanto;
                 pero de esto ¿qué me espanto,
                 si ha sido amigo fingido
                 don Ramiro fementido?
                 Otra vez me traen los celos
                 a averiguar mis desvelos;
                 haced que venga, esperanza,
                 don Ramiro, y mi venganza
                 satisfaga a mis recelos.
                 Para sí mismo ha ganado
                 la amorosa empresa mía;
                 quisiera verme vengado;
                 mas quien de amigos se fía,
                 merece hallarse engañado.
                 Y siendo así, yo he tenido
                 la culpa, que mi esperanza
                 por mal fundada he perdido,
                 y no tomaré venganza,
                 aunque me sienta ofendido.
                 Pero cuando no la espada
                 se vengue de su enemigo,
                 la lengua disimulada
                 puede darle algún castigo,
                 de su esperanza engañada.
                 Vuelvo al terrero, y deseo
                 que en él don Ramiro esté,
                 porque si a solas le veo,
                 sin vengarme le diré
                 que me agravia y no lo creo.
                 Y con esta cortesía
                 castigo su atrevimiento
                 y la confïanza mía,
                 sin que del rigor violento
                 pueda quejarse otro día.


<<<
>>>