Averígüelo, Vargas: 081

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 081 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 No es buen amigo y leal
                 para su amigo el espejo.
                 El amigo ha de imitar
                 al agua, que a quien en ella
                 su mancha llega a mirar
                 se da a sí misma, y con ella
                 se puede también quitar.
                     Que el espejo que declara
                 la mancha y no da el remedio,
                 no es amistad noble y clara,
                 sino envidia, que por medio
                 honesto sale a la cara.

DIONÍS:

                 Yo a don Ramiro después
                 a solas le pienso dar
                 el remedio.

RAMIRO:

                 Voyme, pues.

DIONÍS:

                 Será el remedio olvidar.

RAMIRO:

                 Él se olvida que lo es.
 
Vase

DIONÍS:

                 Muy grande satisfacción
                 he recibido y le he dado;
                 grande arma es la discreción,
                 panal dulce, al fin, labrado
                 en la boca de Platón.
 
Sale doña FELIPA, a la ventana

FELIPA:

                 Parece el sueño a la muerte
                 en no venir pretendido,
                 y ansí de ninguna suerte,
                 aunque al sueño llamo y pido,
                 quiere que con él acierte.
                 Vuélvome al balcón; que en él
                 por ventura el adivino
                 corazón, que siempre es fiel,
                 quiere descubrir camino
                 menos áspero y cruel.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III