Averígüelo, Vargas: 087

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 087 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Salen don DUARTE y SANCHA
 
SANCHA:

                 Por Dios, señor don Düarte,
                 que vos solo me faltáis
                 de mi copia, y ya llegáis
                 a darme memoria y parte
                 de vuestros deseos ardientes,
                 que en palacio no son pocos,
                 porque esta jaula de locos
                 no cabe de pretendientes.
                 El rey está aficionado
                 a una niña que es como él,
                 la infanta doña Isabel
                 con quien está concertado.
                 Don Ramiro y don Dionís
                 están perdidos los dos.

DIONÍS:

                 ¿Por quién?

SANCHA:

                 Dadme cuenta vos
                 de la dama a quien servís,
                 porque no quiero yo agora
                 que améis los tres a una dama,
                 y dar celos a quien ama,
                 en riesgo de tal señora.

DIONÍS:

                 Vargas, tu mano es tan buena,
                 que al órgano he comparado
                 la corte, que no tocado
                 de esas tus manos, no suena.
                 Una tecla vengo a ser
                 del órgano cortesano;
                 si tú no pones la mano,
                 no he de sonar ni tañer.
                 Quiero bien a doña Inés;
                 por ella, Vargas, suspiro.
                 Don Dionís o don Ramiro
                 ¿preténdenla?

SANCHA:

                 No, otra es.

DUARTE:

                 Pues, Vargas del alma mía,
                 dile mi pena mortal.
                 Toma esta joya en señal.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III