Ay, verdades, que en amor (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Ay, verdades, que en amor.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 115
Ay, verdades, que en amor Félix Lope de Vega y Carpio


Ay, verdades, que en amor...

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don JUAN, galán
• MARTÍN, gracioso
• CELIA, dama
• INÉS, criada
• Don GARCÍA, galán


• ALBERTO, amigo de García
• CLARA, dama
• JULIA, criada
• PRADELIO


• LEONCIO
• LEANDRO
• LISEO, criado
• PERSEO


• ALBANO
• LAURENCIO, escribano
• Dos DAMAS
• MÚSICO




>>>

Escena I
Pág. 002 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen CELIA e INÉS, con mantos.
Don JUAN y MARTÍN
CELIA:

               Porfiar no es cortesía,
               y más con una mujer.

JUAN:

               ¿Cuándo ha sido agravio el ver
               ni el rogar descortesía?
               Porque pedir luz al día,
               oro al sol, plata a la luna,
               ¿cuándo fue culpa ninguna?

CELIA:

               Culpa es grande porfiar
               el que no puede alcanzar
               lo que siguiendo importuna.

JUAN:

               César no hubiera llegado
               al imperio si no hubiera
               porfiado, ni tuviera
               del mundo el centro envidiado.
               De Troya se vio vengado
               porfiando Agamenón,
               y pudo Pigmalión
               volver un mármol mujer,
               y el campo del mar romper
               con lienzo y tablas Jasón.


<<<
>>>

Pág. 003 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               ¿Historias? ¡Oh qué donaire!

JUAN:

               ¿Quién persuade mejor?

CELIA:

               Caballero historiador,
               toda vuestra prosa es aire.
               Id con Dios.

JUAN:

               ¡Bravo desaire
               de ese tallazo es no ser,
               en dejarse ver, mujer!

CELIA:

               Si os habéis de arrepentir,
               yo sé que es dejaros ir
               mejor que dejaros ver.

JUAN:

               Tener en cárcel escura
               el sol de esos ojos bellos,
               ingrata al cielo, que en ellos
               copió su misma hermosura;
               poner en prisión tan dura
               sus jazmines y claveles
               sinrazones son crueles.
               Dejaos, señora, mirar,
               porque os pueda retratar
               el alma, divino Apeles.

CELIA:

               ¿Otra historia?

JUAN:

               ¡Que seáis
               tirana de tanta nieve!

CELIA:

               ¡Qué poco la nieve os debe,
               si arrendador me llamáis!

JUAN:

               Pues ¿para qué la guardáis?

CELIA:

               Para el verano le guardo.

JUAN:

               Desde aquí la nieve aguardo,
               si me decís vuestra casa.


<<<
>>>

Pág. 004 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               Eso los límites pasa
               de vuestro ingenio gallardo.
               Extraños los hombres son,
               pues, sin ver una mujer,
               su casa quieren saber.
               ¡Qué liviandad! ¡Qué traición!
               Aquí no obliga afición,
               pues no amáis lo que no veis;
               luego de liviano hacéis
               esta necia diligencia,
               o ¿por ver mi resistencia
               tanta codicia tenéis?

JUAN:

               ¡Notable error!

CELIA:

               ¿Cómo error?

JUAN:

               Vos lo veréis.

CELIA:

               ¿Cuándo?

JUAN:

               Agora.
               De cuerpo y alma, señora,
               ¿cuál tiene mayor valor?

CELIA:

               El alma.

JUAN:

               Luego mi amor
               no fue liviano argumento
               si tiene por fundamento
               amar el alma que vi.

CELIA:

               ¿Vos vistes mi alma?

JUAN:

               Sí.

CELIA:

               ¿Dónde?


<<<
>>>

Pág. 005 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               En vuestro entendimiento.
               Luego, sin ver vuestra cara,
               bien me pude enamorar
               y la casa preguntar
               donde la vista ocupara
               y el cuerpo al alma igualara;
               porque fuera yo muy necio
               si creyera, en su desprecio,
               que diera el cielo, su autor,
               a joya de tal valor
               caja de tan poco precio.
 

CELIA:

               Vos sois hombre peligroso.
               Id con Dios.

JUAN:

               Oíd.

CELIA:

               Decid.
Hablan aparte don JUAN y CELIA

MARTÍN:

               Y ella, ninfa de Madrid,
               ¿piensa con tanto reposo
               hacerme gastar a mí
               la prosa que a mi señor?

INÉS:

               ¿Cómo me habla de amor
               sin haberme visto?

MARTÍN:

               Ansí.
               Pues ¿qué pleito tengo yo
               que pueda solicitarme?
               ¿Qué valonas que lavarme?


<<<
>>>

Pág. 006 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               ¿No sabe otras cosas?

MARTÍN:

               No;
               que, en viendo mujer que sea
               de mi parte no sé más
               de "¿Quién eres? ¿Dónde vas?
               Bien te aliñas. No eres fea.
               ¿Tienes cúyo? ¿Eres mostrenca?
               ¿Dónde posas? Di tu nombre.
               ¿Quieres un hombre muy hombre?
               Quítese allá; quedo, penca."
               ¡Por vida del rey de copas,
               que de una tamborilada
               dejo a la más entonada!

INÉS:

               ¡Cómo en lo vivo me topas!;
               que, en viendo un hombre de rumbo,
               deseo verle en galeras.

MARTÍN:

               Pues, hermana, no me quieras,
               que yo blasono y retumbo;
               todo soy armas.

INÉS:

               Pues yo
               nunca de fieros me obligo;
               mansos quiero, tiernos sigo,
               que bravos hablantes no.
               Lo que gasta el escribano
               y el señor procurador,
               lo que se lleva el dotor
               y la fe del cirujano,
               más lo quiero en gorguerán
               y aun en parda picardía.


<<<
>>>

Pág. 007 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               Pues descúbrete, luz mía,
               que también soy yo galán
               de los que dan en dinero
               el moño y la bigotera;
               que, si eres dama espetera
               o tarima saber quiero.

INÉS:

               No puedo, porque se parte
               mi ama.

CELIA:

               No me sigáis.

JUAN:

               ¿No os veré?

CELIA:

               Si me buscáis...

JUAN:

               ¿Adónde?

CELIA:

               ...en la misma parte.
Vanse CELIA e INÉS

JUAN:

               ¡Bizarra mujer!

MARTÍN:

               ¡Famosa!

JUAN:

               No se descubrió.

MARTÍN:

               Ni a mí
               su criada.

JUAN:

               A un lado vi
               por brújula cierta rosa,
               campo de una clara estrella.

MARTÍN:

               Yo la sigo.

JUAN:

               ¿Para qué?
               Pues de verla me libré,
               ¿no estaré mejor sin vella?


<<<
>>>

Pág. 008 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               ¿Eso dices?

JUAN:

               Si es mujer
               que el alma puede inquietarme,
               yo quiero sin ver quedarme
               por no perderme por ver.
               Si viese un hombre venir
               un león, ¿no es más cordura
               darle la espalda segura
               que no quererle seguir?
               Cuando hay un toro furioso
               y sin resistencia humana,
               ¿no es mejor una ventana
               que espada y capa en el coso?
               Cuando un jüez está airado,
               ¿no es mejor estar seguro
               por el extranjero muro
               o por el propio sagrado?
               Cuando hay un pleito que en él
               se pueden dos concertar,
               ¿no es mejor que no aguardar
               una sentencia crüel?
               Pues así en esta ocasión
               me libré, con no la ver,
               de hallar en esta mujer
               toro, juez, pleito y león.


<<<
>>>

Pág. 009 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen don GARCÍA y CLARA
GARCÍA:

               Pintarte su condición,
               hermosa Clara, sería
               "la luna, el mar, la porfía,
               la mudanza y la traición."
               Luna, en crecer y menguar;
               mar, en bonanza y tormenta;
               porfía, en que lo que intenta
               se ha de hacer y ejecutar;
               la mudanza, en que parece
               tornasol, y la traición,
               en que, mostrando afición,
               al mismo tiempo aborrece.
               Ésta es Celia, y yo soy quien
               amo la luna y el mar,
               el mudarse, el porfiar,
               y aun la traición quiero bien;
               que con todos los defetos
               que ves, son sus gracias tales,
               que nacieron celestiales
               para examinar discretos.
               Amar un hombre en virtud
               de amarle es ley de razón,
               y discreta perdición
               amar con ingratitud.
               Yo no entiendo estos secretos;
               mas dicen los entendidos
               que es amar aborrecidos
               razón de estado en discretos.


<<<
>>>

Pág. 010 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               ¿De manera, don García,
               que es ley de la discreción
               querer a quien sin razón
               aborreciendo porfía?
               Debe de ser por fineza,
               porque querido querer
               pienso que debe de ser
               la ley de Naturaleza;
               que querer donde el rigor
               extiende sus asperezas
               más parecen que finezas
               bachillerías de Amor.
               Pero, pues habéis venido
               a que os ayude a vencer
               el desdén de esta mujer
               y el agravio de su olvido,
               mirad que habéis de dejar
               de ser discreto también,
               pues amaréis sin desdén
               y con desdén se ha de amar.

GARCÍA:

               No agravia la discreción,
               Clara, hacer las diligencias,
               que conquistar resistencias
               efetos discretos son.
               Al que cercase un lugar,
               ¿no sería valentía
               sufrir de noche y de día
               defensas sin pelear?
               Por eso advierte mi intento
               en lo que has de hacer por mí.


<<<
>>>

Pág. 011 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               Ya lo estoy.

GARCÍA:

               Pues oye.

CLARA:

               Di.

GARCÍA:

               Amor es conocimiento
               de las partes de quien ama,
               por donde se viene a amar,
               las cuales suelen llegar
               por terceros a una dama
               mejor que por propia vista;
               que la buena información
               califica la opinión,
               facilita la conquista.
               Tú, pues, no como tercera,
               que tienes muy poca edad
               para vender voluntad,
               sino en razón de primera,
               has de fingir que, celosa,
               a Celia vas a rogar
               que no me permita entrar
               en su casa, porque es cosa
               que suele, al mayor desdén,
               tocar al arma en el alma,
               y al sueño de mayor calma
               despertar a querer bien.
               Añadirás a estos celos
               las partes que no hay en mí,
               con que, envidiosa de ti,
               abrirá puerta a desvelos,
               que celos y privación,
               y el ver que me adoras, Clara,
               y que tu talle y tu cara,
               calidad y discreción
               desprecio por su desdén,
               hará por dicha en su fría
               condición más batería
               que haberla querido bien.


<<<
>>>

Pág. 012 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               ¡Qué arbitrista, de que hay tantos
               en esta edad, como Amor!
               ¡Brava industria!

GARCÍA:

               La mejor,
               aunque se consulten cuantos
               remedios se han inventado
               contra desdenes.

CLARA:

               Quisiera
               decirte, si me atreviera,
               una cosa que he pensado.

GARCÍA:

               Cuando sea contra mí
               te doy licencia.

CLARA:

               Mirando
               tus prendas y reparando
               que Celia te trate ansí,
               sospecho que me has callado
               que a otro debe de querer.

GARCÍA:

               ¿Querer? ¿Cómo puede ser
               donde es Argos mi cuidado?
               Que los ojos del pavón
               no se igualan a mis celos,
               ni las luces de los cielos
               como mis cuidados son.
               Si un hombre un átomo fuera
               y en sus aposentos, Clara,
               cubierto del sol entrara,
               pienso que mi amor le viera.

CLARA:

               Calla, que sabemos mucho
               las mujeres.


<<<
>>>

Pág. 013 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



GARCÍA:

               Lo confieso,
               mas mis celos son exceso.

CLARA:

               Tu seguridad escucho
               en fe de su condición,
               y voy con una crïada
               a fingirme enamorada
               de tu talle y discreción;
               pido celos, finjo pena
               que nunca tuve por ti.

GARCÍA:

               Pues escoge desde aquí,
               Clara, vestido o cadena.

CLARA:

               Cadena es mejor, García,
               que el oro crece el valor,
               porque el vestido mejor
               vale menos cada día.

GARCÍA:

               Agora sí que pareces
               tercera contra el decoro
               de la edad, que amas el oro
               y las galas aborreces.

CLARA:

               García, por interés
               tomo, si a escoger me dan,
               galas del que es mi galán
               y oro del que no lo es.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 014 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen CELIA e INÉS
INÉS:

               ¡Peregrina novedad,
               habiendo tú despreciado
               a tantos que te han mirado!

CELIA:

               Yo nací sin voluntad,
               potencia que me faltó.

INÉS:

               Por ella, que ansí lo siento,
               dos partes de entendimiento
               Naturaleza te dio;
               mas no naciste sin ella,
               pues la tienes a don Juan,
               que esas ansias que te dan
               por sus partes nacen de ella.

CELIA:

               No, Inés; yo no la tenía,
               que en acabando de verle
               la crïó, para quererle,
               Naturaleza aquel día.

INÉS:

               Estaba por darle vaya
               a tu antigua libertad.

CELIA:

               Ya que sé que hay voluntad,
               no hayas miedo tú que haya
               más peligros para mí.

INÉS:

               Luego ¿no verás este hombre?

CELIA:

               Yo no sé más de su nombre,
               y en esto dichosa fui;
               porque si supiera más,
               mayor daño me viniera.


<<<
>>>

Pág. 015 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               ¿Qué daño?

CELIA:

               Que le quisiera,
               y no he de querer jamás.

INÉS:

               ¿Y si te le busco yo?

CELIA:

               No quiero por don García
               ver mi opinión algún día
               en lo que jamás se vio;
               que está loco, y con los celos
               será mayor su locura.
               Yo he tenido, y es cordura,
               a más piedad de los cielos
               no saber quién es don Juan,
               que este amor fue un accidente.

INÉS:

               ¡Gran ruido!

CELIA:

               ¡Extraña gente!

INÉS:

               Tras un caballero van.
Salen LEONCIO, PRADELIO, LEANDRO,
acuchillando a don JUAN

JUAN:

               Nunca el valor se acobarda,
               puesto que ejércitos fueran.

LEONCIO:

               ¡Muera el villano!

JUAN:

               ¡Mentís!

PRADELIO:

               Con espadas no hay afrenta.

LEONCIO:

               A buen sagrado se acoge.

PRADELIO:

               A la casa lo agradezca
               donde se ha entrado.

Vanse LEONCIO, PRADELIO y LEANDRO


<<<
>>>

Pág. 016 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               ¡Ay señora!

CELIA:

               No huyas, Inés; no temas.

INÉS:

               ¿No ves que se ha entrado en casa
               un hombre de la pendencia?

CELIA:

               Tengo el ánimo gallardo.
               No hay cosa que me parezca
               más bien que un hombre riñendo,
               si tiene brío y destreza.
               Vuesa merced se sosiegue.

JUAN:

               Tendré, señora, vergüenza
               de haberme aquí retirado.

CELIA:

               Hombre que tan bien pelea,
               defendiéndose de tantos,
               no quiero yo que la tenga.
Habla aparte con INÉS
               ¡Jesús! ¿No es éste don Juan?

INÉS:

               El mismo; para que veas
               que no hay prevención humana
               para hüir de las estrellas.
Sale MARTÍN

MARTÍN:

               Aquí pienso que se entró.

JUAN:

               ¿Eres tú?

MARTÍN:

               ¿Qué es esto? ¡Fuera!
               ¿Dónde están esos gallinas?
               Mataré...


<<<
>>>

Pág. 017 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               ¡Detente, bestia!

MARTÍN:

               ¡Todo el mundo no es bastante!

JUAN:

               Ya como San Telmo llegas.
               ¿Adónde estabas?

MARTÍN:

               Jugando
               en el zaguán de Florela
               el barato que me diste.
               Oí que cuarenta ruecas
               le daban como a tu espada,
               y salí como si fuera
               un novillo de Jarama.
Habla aparte a MARTÍN

JUAN:

               Espera, Martín. ¿No es ésta
               la dama que vimos hoy?

MARTÍN:

               Que en el talle lo parezca
               no es mucho, que es extremado.

JUAN:

               ¡Qué dicha tendré si es ella!

CELIA:

               En habiendo ese valiente
               --digo valiente por señas--
               acabado su papel,
               aunque es gustosa materia,
               diré yo también el mío,
               si vuesa merced se asienta.
               Una silla, Inés.

JUAN:

               ¡Señora!
Siéntense
               ¿Tanta merced?


<<<
>>>

Pág. 018 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               Diome pena
               el veros reñir con tantos,
               si bien fue vuestra defensa
               con tan bizarro valor...
               ¿Estáis herido?

JUAN:

               Pudiera.
               Sólo un rasguño en un dedo
               me ha dejado la pendencia,
               desagravio de un mentís,
               pues habiendo sangre, cesa.

CELIA:

               Sentaos, que le quiero ver.

JUAN:

               No es nada.

CELIA:

               Aunque menos sea.
               Ataros quiero un listón.

JUAN:

               Será del Amor la venda.

CELIA:

               ¿Queréis agua?

JUAN:

               ¿Para qué?

CELIA:

               La sangre alterada templa.

JUAN:

               Yo no he caído.

CELIA:

               Es verdad.
               Y que no caigáis me pesa
               en quien deseastes ver
               hoy con tantas diligencias.

JUAN:

               El alma me lo había dicho.
               Mirad si soy cosa vuestra,
               que en el peligro que estuve
               me vine a mi propia esfera.

CELIA:

               Bien os habéis disculpado.

MARTÍN:

               Y ella, señora doncella,
               ¿no me pone algún listón?


<<<
>>>

Pág. 019 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               Pues ¿hallóse en la pendencia?

MARTÍN:

               Pues si no fuera por mí,
               ¿mi amo ya no estuviera
               en Santa Cruz, en las andas,
               adonde, quien fuere sea,
               en tanto que se averigua,
               le ponen a la vergüenza?

INÉS:

               Y ¿está herido?

MARTÍN:

               ¡Pesia tal!
               Traigo las tripas de fuera.

INÉS:

               Pues ¿cómo pide listón?

JUAN:

               ¿No es justo pedir licencia,
               señora, para serviros?

CELIA:

               De la cortesía vuestra
               no quiero mostrar disgusto,
               si el cielo quiere que os quiera;
               pues no sabiendo de vos,
               huyendo de vuestra ofensa,
               como garza que adivina
               de los halcones que vuelan
               el que la puede matar,
               que vengáis a verme ordena
               dentro de mi propia casa;
               y será cosa tan nueva,
               que habéis de vengar a algunos
               que son linces destas rejas.
               Celia es mi nombre. En Madrid
               es notoria mi nobleza.
               Mi dote soy yo no más,
               porque soy más que mi hacienda.
               Con esto y guardar la cara
               a mi opinión, será cierta
               mi voluntad en serviros.


<<<
>>>

Pág. 020 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               La relación es tan buena
               que se acobarda la mía.
               Yo me llamo don Juan Guerra.
               Soy señor de la Montaña
               de esta casa, que pudiera
               honrar títulos y grandes.
               Sacáronme de mi tierra
               pretensiones en la Corte,
               porque, viendo que se premian
               méritos en esta edad,
               he querido que lo sean
               servicios de mis pasados,
               de que mostraros pudiera
               hazañas que honran sus armas;
               que no hay blasones sin ellas.
               Seré vuestro, ¡vive Dios!,
               conociendo la excelencia
               de vuestras partes y viendo
               que no me valió el no verlas,
               pues, si así puedo decirlo,
               con invención mis estrellas
               me han traído a vuestra casa
               y adonde por fuerza os vea.

CELIA:

               ¿Guerra sois? ¿Qué maravilla
               que vuestro talle me hiciera
               guerra en el alma? Ahora bien;
               lo que los cielos conciertan,
               vanamente lo desvían
               consejos y diligencias.

MARTÍN:

               Dígame vuesa merced,
               pues nuestros amos se enredan,
               las partes de su persona.


<<<
>>>

Pág. 021 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               Inés soy.

MARTÍN:

               ¿Inés a secas?

INÉS:

               ¿No basta Inés?

MARTÍN:

               Para propia
               basta y sobra; pero sepa
               que está el mundo en un estado
               que la más pobre doncella
               ha menester tantas galas
               como si nacido hubiera
               heredera de una casa.
               ¡Cuerpo de tal! ¿No pudieran,
               como quitaron las calzas,
               quitar manteos de tela?
               En tiempo del Rey Segundo
               --ansí las cosas se aumentan--
               hubo mantos de burato
               y medias de carisea.
               ¿Cómo ha de casarse un hombre
               si una mujer trae a cuestas
               todo el dote en una tarde?

INÉS:

               ¿Quiere que le diga que ésta
               es la edad más acertada?

MARTÍN:

               ¿Cómo?


<<<
>>>

Pág. 022 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               Una mujer no llega
               a la mitad de la edad
               de un hombre, pues si se cuenta
               por la mitad que ellos viven,
               ¿no será justo que tenga,
               lo poco que dura hermosa,
               galas con que lo parezca?
               Un hombre, aunque esté más viejo,
               se viste como si fuera
               mozo; pero una mujer
               ¿qué se pone en siendo vieja?
               Sin esto, el darles manteos
               no pienses tú que es por ellas;
               mas por honrar el lugar
               donde la Naturaleza
               les dio el ser que tienen de hombres,
               que si no, no le tuvieran.

MARTÍN:

               En mi vida pensé oír
               cosa tan aguda y nueva.
               Y agora caigo en la causa
               por que doran con mil ruedas
               los lazos de las guitarras.

INÉS:

               ¿Cómo?

MARTÍN:

               Porque se gobiernan
               las voces por donde el aire
               sonoro en el centro suena.
               Yo, Inés, me llamo Martín,
               hijo de una honrada dueña,
               que, andando sobre mi nombre
               en demandas y respuestas,
               desde una jaula que estaba
               acaso sobre una mesa,
               respondió un tordo: "Martín."


<<<
>>>

Pág. 023 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

               Bien dijo, para que sea,
               como de tordo, el "Martín"
               pronóstico de tu lengua.
Sale LISEO, criado

LISEO:

               De dos sillas de este tiempo,
               en que van a la jineta
               las damas, que con los coches
               divorcio hicieron por ellas,
               si no me engaña la traza,
               ama y criada se apean
               y, preguntando por ti,
               piden para entrar licencia.

CELIA:

               Ya que fuiste necio, di
               que entren.

JUAN:

               Y yo con la vuestra
               me voy.

CELIA:

               Con cuidado quedo.

JUAN:

               Bien podéis, pues que se queda
               todo cuanto soy con vos.

MARTÍN:

               Advierte, Inés, que me tengas
               por lo que soy.

INÉS:

               Y tú a mí
               por más bellaca que necia.

Vanse don JUAN, MARTÍN, y LISEO.


<<<
>>>

Pág. 024 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen doña CLARA
y JULIA, criada
CLARA:

               Debo de haber estorbado
               tan buena conversación.

CELIA:

               Las que yo tengo no son
               de gusto ni de cuidado;
               si bien tal vez visitada
               de estos deudos caballeros.

CLARA:

               Deseaba conoceros.

CELIA:

               Eso me diréis sentada.
Siéntense

CLARA:

               Desde una Pascua que os vi
               en la Merced, os cobré
               grande afición.

CELIA:

               Que os hablé
               me acuerdo.

CLARA:

               Puesto que os di
               palabra de visitaros,
               mudar casa no me dio
               lugar.

CELIA:

               Recibiera yo
               merced de veros y hablaros.
               ¡Qué bien tocada venís!

CLARA:

               Antes vengo descuidada.

CELIA:

               Así el descuido me agrada.


<<<
>>>

Pág. 025 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               Vos lo veréis si me oís,
               que más que cabellos veis
               me traen celos de vos.

CELIA:

               ¿De mí?

CLARA:

               Sí.

CELIA:

               ¡Válgame Dios!
               ¿Celos, y de mí, tenéis?

CLARA:

               Pues ¿de quién con más razón?

CELIA:

               ¿Sabéis mi nombre?

CLARA:

               Mis celos,
               Celia, nacen de esos cielos;
               que celos y cielos son.

CELIA:

               ¿Son requiebros o son celos?

CLARA:

               Celos y requiebros son;
               que ese talle y discreción
               juntaron celos y cielos.

CELIA:

               Si os ha querido picar
               algún galán mentecato,
               de estos que andan en retrato
               que no se puede mudar,
               no sé cómo me buscó,
               que suelo ser recatada.

CLARA:

               No habéis de escuchar cansada.

CELIA:

               Sentada os escucho yo.


<<<
>>>

Pág. 026 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               Don García, que yo creo
               que no negaréis el nombre,
               caballero, gentilhombre,
               puso en mi talle el deseo.
               Mirad cuán poco rodeo
               lo que he venido a deciros.
               Papeles, noches, suspiros
               rindieron mi condición,
               porque ya sabéis que son
               de nuestra flaqueza tiros.
               Su gala, su bizarría,
               su discreción, su donaire,
               aquel despejo, aquel aire,
               gracia, lustre y valentía
               bien serán disculpa mía,
               que no sé yo qué mujer
               se pudiera defender
               de un hombre de tantas partes,
               sobre las industrias y artes
               con que nos hacen perder.
               Finalmente, no contento,
               como mozo de esta edad,
               de una sola voluntad,
               o porque su pensamiento
               no aspiraba a casamiento,
               o, la más cierta razón,
               el faltar la estimación,
               si llega a trato el empleo;
               que se desmaya el deseo
               en viendo la posesión,
               comienza a mostrar disgusto,
               y el gusto en desdén resuelve,
               que, cuando la espalda vuelve,
               cobarde batalla el gusto.


<<<
>>>

Pág. 027 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

               Mas, viendo que no era justo
               dejarme tan obligado,
               de tal manera a mi lado
               las noches amanecía
               que Amor vergüenza tenía
               de verse a su lado helado.
               Con esto, quise saber
               la causa; que claro estaba
               que hombre a quien mujer helaba
               abrasaba otra mujer.
               No fue difícil de ver,
               pues yo propia entrar le vi
               en vuestra casa; que fui
               la misma que le siguió,
               porque no fïara yo
               mi mal menos que de mí.
               A quien de tal discreción
               dotó el cielo, Celia mía,
               basta decir que García
               me tiene esta obligación.
               Que entre no será razón
               en vuestra casa, y conviene
               a vuestro honor, porque tiene
               gracias que os han de engañar;
               que del mucho confïar
               la mucha deshonra viene.


<<<
>>>

Pág. 028 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               Yo os he escuchado, y querría
               que me escuchásedes vos.

INÉS:

               No podréis hablar las dos.
               Dejadlo para otro día,
               que viene aquí don García.

CELIA:

               Allí os podéis retirar;
               que no os puedo asegurar
               mejor que hablando con él.

CLARA:

               Vengadme de este cruel.
Escóndense CLARA y JULIA.
Sale don GARCÍA

GARCÍA:

               ¿Puedo entrar?

CELIA:

               Podéis entrar.
 |-

GARCÍA:

               Dos sillas he visto aquí.
               ¿Venís de fuera o vais fuera?

CELIA:

               Pasó el tiempo que pudiera
               daros relación de mí.
               La que ahora os puedo dar
               es que no pongáis los pies
               en esta casa.

GARCÍA:

               ¿Después
               que en ella merezco entrar?
               No sé que diese ocasión
               que ansí incite vuestra ira,
               si no es que alguna mentira
               me ha puesto en mala opinión.


<<<
>>>

Pág. 029 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               Aquí no hay que replicar,
               don García; estad seguro
               que el honor que yo procuro
               no me le habéis de quitar;
               y a tanta resolución
               el iros es la respuesta.

GARCÍA:

               Bien clara se manifiesta
               la siniestra información.
               Yo me iré, no solamente
               de vuestra casa, señora;
               que os prometo desde agora
               no volver eternamente
               a Madrid, donde nací.

CELIA:

               Agora un mozo galán
               en Génova o en Milán
               está mejor.

GARCÍA:

               Es ansí,
               que también yo tengo honor,
               y nadie, por singular
               que sea, me ha de tratar
               con tan áspero rigor.
               Una bala de un francés
               tendré por menos agravios
               que escuchar de vuestros labios,
               "No pongáis aquí los pies."
               Mandad, Celia, que me den
               esos papeles, no sea
               mi desdicha que los vea
               alguno que os quiera bien
               y se burle, venturoso,
               de un hombre tan desdichado.


<<<
>>>

Pág. 030 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIA:

               De aquel contador dorado
               saca, Inés, con un celoso
               listón atados en él,
               de este galán los papeles.
Vase INÉS

GARCÍA:

               A desdenes tan crüeles,
               Celia, paciencia crüel,
               que sólo me ha de vengar
               Milán de vos y de mí.

CELIA:

               ¡Qué humildad!
Vuelve INÉS con los papeles

INÉS:

               Ya están aquí.

CELIA:

               Pues bien se los puedes dar.
               --Esa carga de mentiras
               lleve por fieltro a Milán
               vuesa merced.

GARCÍA:

               ¿Aun no están
               satisfechas tantas iras?
               ¿Qué es de un retrato que os di?

CELIA:

               Ese naipe en medio está;
               baraje y luego saldrá,
               y dele a Clara por mí.


<<<
>>>

Pág. 031 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



GARCÍA:

               Ya con Clara se declara
               la causa; mas no será
               de Clara, pues roto está.
Rompa el retrato

CELIA:

               ¿Qué os ha hecho vuestra cara
               que la habéis tratado ansí?

GARCÍA:

               Aunque ya no me aprovecha,
               desmiento vuestra sospecha
               para que se quede aquí.
Vase

CELIA:

               No quedará, porque yo
               sabré arrojarle a la calle.
Arrójale, y salgan CLARA
y JULIA

CLARA:

               Quien así supo tratalle
               mayores celos me dio.
               ¿No me diérades a mí
               los pedazos?

CELIA:

               ¿Para qué?

CLARA:

               ¿Enfadada estáis?

CELIA:

               No sé.

Vase CELIA


<<<
>>>

Pág. 032 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CLARA:

Perdonad si os ofendí.

JULIA:

Oye, hidalga.

INÉS:

¿Qué me quiere?

JULIA:

Lo que es Martín, no entre acá...

INÉS:

¿También ella?

JULIA:

¡Bueno está!
O su San Martín espere.

INÉS:

¿Hay papeles o retrato
que me pida, a imitación
de su ama?
Vase

JULIA:

Es tentación;
que si el cabello arrebato
no le ha de quedar...

CLARA:

No más.
¿No miras que estoy aquí?
¡Qué bien los celos fingí!

JULIA:

Buena cadena tendrás
si Celia no se divierte.

CLARA:

Celos son como sangrías,
que en ocasiones y días
o dan la vida o la muerte.

Éntrense,


<<<
>>>

Pág. 033 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



y salgan don JUAN y MARTÍN
JUAN:

               No he sabido defenderme.

MARTÍN:

               Donde la ocasión es tanta,
               ¿qué valor tuviera fuerzas,
               qué entendimiento bastara?
               Fuero de eso, allí te trujo
               la Fortuna, que se encarga
               tal vez de ayudar a Amor,
               y su tercera se llama.

JUAN:

               Yo me he de perder por Celia.

MARTÍN:

               Perdido te imaginaba;
               porque no hay, después de verla,
               sagrado para las almas.
Alza los pedazos del retrato

JUAN:

               ¿Qué es eso que miras?

MARTÍN:

               Miro
               lo que unos hombres se hallan
               y lo que otros pierden.

JUAN:

               ¿Cómo?

MARTÍN:

               A la puerta de tu dama
               he hallado una rica joya.

JUAN:

               ¿Joya?


<<<
>>>

Pág. 034 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



MARTÍN:

               Una sota de espadas.

JUAN:

               Nunca faltan donde hay sotas.

MARTÍN:

               Media es no más. ¡Cuál estaba
               de desgraciado y perdido
               el que te rompió, borracha!
               ¡Vive Dios, que era retrato,
               y está aquí la media cara!
               No estaba seguro el dueño
               con la sota a las espaldas.

JUAN:

               Muestra. ¿Retrato rompido,
               y a esta puerta?

MARTÍN:

               ¿Si eres causa
               por haber entrado aquí?

JUAN:

               Que riñeron cosa es clara,
               y que Celia le rompió
               y le echó por la ventana.

MARTÍN:

               Antes es ventura tuya,
               si con alguno baraja,
               que, pues él rompe los naipes,
               ya perdió lo que tú ganas.

JUAN:

               Celos me ha dado.

MARTÍN:

               ¿De qué?

JUAN:

               No sé. Si entero le hallaras,
               presto nos dijera el dueño.

MARTÍN:

               Esta media parte basta.

JUAN:

               Pues ¿podráse conocer?

MARTÍN:

               Si por las calles que andas
               le cotejas con los hombres,
               vendrás a hallarle sin falta.


<<<
>>>

Pág. 035 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               Eso es tardar muchos días,
               y los celos nunca aguardan.

MARTÍN:

               Un remedio.

JUAN:

               ¿Cómo?

MARTÍN:

               Escucha.
               De Celia es cosa muy clara
               que si es galán, será mozo;
               de éstos no digamos nada,
               que el uso tiene disculpa.
               Estos, don Juan, nunca faltan
               de la comedia, si es nueva.
               Hoy estrenan una brava,
               en que la carpintería
               suple concetos y trazas.
               Pongámonos a la puerta,
               pues ya es hora de que salgan;
               que aquí hay un ojo y la media
               frente con quedeja larga,
               y no poco del bigote.
               Si te parece que basta,
               toma esa esquina y coteja.
Salgan FULVIO y DARIO

FULVIO:

               ¡Buena comedia!

DARIO:

               ¡Extremada!

FULVIO:

               Por cierto que es mucho hallar,
               después de haber hecho tantas,
               trazas y concetos nuevos.


<<<
>>>

Pág. 036 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Hablan los dos aparte
JUAN:

               ¿Es alguno de éstos?

MARTÍN:

               Calla,
               que voy bosquejando el rostro.

JUAN:

               Aquí salen dos tapadas.

MARTÍN:

               No será ninguna de ellas.

JUAN:

               ¿Cómo, si no tienen barba?
Salgan DAMA 1 y
DAMA 2 con mantos

DAMA 1:

               ¡Oh, qué gracioso entremés!

DAMA 2:

               ¡Qué bien Amarilis habla!

DAMA 1:

               ¡Qué bien se viste y se toca!
Vanse las dos DAMAS.
Salen PERSEO y ALBANO

PERSEO:

               No he visto cosa más rara
               que las décimas que dijo
               con tales [a]fectos Arias.

ALBANO:

               Laurel mereció Cintor
               por el donaire y la gracia
               con que dijo aquel soneto.

Vanse PERSEO y ALBANO


<<<
>>>

Pág. 037 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               Ninguno de éstos le iguala.

MARTÍN:

               Ya los miro y, como tiene
               este naipe media cara,
               no le hallo la otra media.

JUAN:

               ¡Ah, Martín! ¿De qué te espantas?
               Si como entera la buscas,
               buscaras también dos caras,
               yo sé que le parecieran
               muchos que con ellas andan.
               De media no hay que buscar.
Salga don GARCÍA

MARTÍN:

               Aquí un gentilhombre pasa
               que viene a ver cómo salen
               del jaulón las bellas damas.
               Y ¡vive Dios! que es él mismo.

JUAN:

               Muestra. Al vivo le retrata.
               Los celos me determinan,
               por lo que me dice el alma...

MARTÍN:

              ¿A qué?

JUAN:

              A hablarle.

MARTÍN:

              ¿Cómo?

JUAN:

               Espera.
               --Casi a vuestros pies estaba
               este retrato; si bien
               roto, puede haceros falta.


<<<
>>>

Pág. 038 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



GARCÍA:

               Éste fue retrato mío,
               que le rompí esta mañana
               en casa de una mujer
               tan hermosa como ingrata.
               Es tan mudable y soberbia
               que, sin razón, hoy me manda,
               o por locura o por celos,
               que no entre más en su casa.
               El haberle hallado aquí
               puede ser que de la manga
               se le cayese, si vino
               a la comedia.

JUAN:

               ¿Que es tanta
               la crueldad que usa con vos?


<<<
>>>

Pág. 039 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



GARCÍA:

               Si condición tan extraña
               hubiera desconocido,
               yo sé que no os espantara.
               Si os parece que merezco
               algún favor, que sin causa
               me destierre de sus ojos
               y me obligue a que me vaya
               del mundo, que no es huir
               de sus mudanzas a Italia,
               por no sufrir condición
               tan áspera y tan liviana,
               que es tornasol de su gusto,
               que como a un tiempo señala
               dos colores, así Celia
               a un tiempo aborrece y ama.
               Díjeos el nombre; no importa,
               pues no sabéis de quién hablan
               mis celos o mis desdichas,
               que me llevan a las armas
               del de Feria, que en Milán
               honra su nombre y su patria.
               Donde tengo por mejor
               que de algún francés la bala
               me pase el pecho que el fuego
               de sus airadas palabras.
               Perdonad si cuenta os di,
               sin conoceros, que pasan
               de locura mis fortunas
               por una mujer tan varia
               que hoy busca, mañana deja,
               y lo que deja mañana
               vuelve a buscar otro día;
               luna de enero en mudanzas,
               sol de invierno, flor de almendro,
               falso amigo, mar en calma,
               mujer sola, siempre ociosa,
               y rica y loca, que basta.

Vase


<<<
>>>

Pág. 040 de 115
Amor, pleito y desafío Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



JUAN:

               ¿Qué te dice?

MARTÍN:

               Que hablan celos.

JUAN:

               Martín, cuando celos hablan
               muy lindas verdades dicen,
               que es vino que no las calla.
               No más Celia.

MARTÍN:

               Pues ¿por qué?

JUAN:

               Porque éste me desengaña,
               y escarmiento en su cabeza.

MARTÍN:

               ¿No miras que esta mudanza
               nace de estimarte?

JUAN:

               Vamos.

MARTÍN:

               ¿Adónde?

JUAN:

               A guardar el alma.

FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 041 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen doña CLARA,
JULIA y don JUAN
CLARA:

               Paso a la calle Mayor,
               y quise veros, don Juan.

JUAN:

               El que no tuviere amor
               será de todas galán
               y todas le harán favor.
               Lo que quisieres comprar
               quiero esta tarde pagar,
               ya que en mi casa has entrado.

CLARA:

               No vengo a daros cuidado.

JUAN:

               Nunca me le ha dado el dar.

CLARA:

               Saber de vos deseaba,
               que ha mil años que no os veo,
               y porque ayer donde estaba
               creció, don Juan, mi deseo
               lo que de vos se trataba.
               Solíades navegar
               de aquesta corte en el mar
               sin que el agua os diese pena;
               pero ya cierta sirena
               dicen que os supo engañar.


<<<
>>>

Pág. 042 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Pues, Clara, fue impertinencia
               de algún galán, engañado
               por celosa competencia;
               que soy Ulises atado
               al árbol de mi prudencia,
               que, si bien me detenía
               cierta dama, a quien servía,
               de su misma condición
               saqué el olvido, en razón
               del amor que me tenía.

CLARA:

               Que no hay para qué encubrirme
               en lo que os puedo servir;
               que, aunque más secreto y firme,
               de Celia os puedo decir
               más que vos podéis decirme.
               Soy su amiga desde un día
               que por cierto don García
               fingí unos celos con ella.

JUAN:

               Ya sé yo lo que por ella
               ese galán padecía;
               que de ejemplo me sirvió
               para saber defenderme.

CLARA:

               Luego ¿ya el amor cesó?


<<<
>>>

Pág. 043 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               No ha cesado, pero duerme,
               y no le despierto yo.
               A la hermosa Celia vi,
               enamoróme, serví,
               obligué, túvome amor,
               milagro de su rigor,
               y mal empleado en mí.
               No porque le fuese ingrato;
               que con honesta afición
               la visito, sirvo y trato;
               mas porque es su condición
               del mismo viento retrato.
               Pienso que venganza ha sido,
               Clara, de Amor ofendido,
               pues cuanto crece su amor,
               sin estimar su favor,
               se va aumentando mi olvido.
               Celia es un gran casamiento,
               porque es muy rica y hermosa
               y de claro entendimiento;
               pero el alma, recelosa,
               camina en su amor a tiento.
               Puede ser también que el ver
               el rigor de una mujer,
               que a tantos ha despreciado,
               reducido a tal estado,
               me obligue a no la querer.
               Porque ver en su aspereza
               lágrimas, y en sus papeles
               locuras, a tal tibieza
               me obligan que son crueles
               mis ojos con su belleza.
               Porque de verla llorar,
               a diferente lugar
               miro, por no me reír
               y, aunque lo sabe sentir,
               lo sabe disimular.
               Ansí se va entretiniendo
               Amor de Celia, vengando
               los que le andaban sirviendo.


<<<
>>>

Pág. 044 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               ¿Celia llega a estar llorando,
               y vos de verlo riendo?
               ¡Brava vitoria, don Juan!
               ¿Dónde del amor están
               los blasones vencedores?
               No se han escrito mayores.
               Eterno laurel os dan.
               Pero guardaos, que es mujer
               que sabrá llorar y hacer
               esas finezas con vos;
               pero si os coge, ¡por Dios!,
               que os dure poco el placer.
               Vengará vuestros desprecios
               cuando no podáis comprar
               su amor con iguales precios.

JUAN:

               ¿Cómo puedo yo llegar
               a pensamientos tan necios?
               Quien no se quiere perder,
               no se pare.

CLARA:

               ¿Qué ha de hacer?

JUAN:

               Querer cuanto ver pudiere,
               porque quien a muchas quiere
               a nadie puede querer.
               Así las libres mujeres
               no tienen jamás amor,
               variando en sus placeres,
               y quieren tiniendo honor
               por no mudar pareceres.


<<<
>>>

Pág. 045 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               ¡Qué gran castigo os espera
               de esa libertad!

JUAN:

               Si fuera
               sólo con ella mi amor.
               Así lo paso mejor.
               ¿Dígole yo que me quiera?
Sale MARTÍN

MARTÍN:

               Aunque te causo disgusto,
               no puedo dejar de darte
               de cierta visita parte.

JUAN:

               Sin gusto, Martín, no es justo.
               ¿Quién duda que Celia es?

MARTÍN:

               La misma.

JUAN:

               Pues vuelve y di,
               necio, que no estoy aquí.

MARTÍN:

               ¿Si viene con ella Inés,
               que sabe que en casa estoy?

JULIA:

               ¿Piensas que celos me das?

MARTÍN:

               ¡Oh Julia amiga! ¿Aquí estás?

JULIA:

               Aquí estoy.

MARTÍN:

               Volando voy
               a decirles que los dos
               no estamos en casa.

Vase


<<<
>>>

Pág. 046 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               Agora
               creo que Celia te adora.

JUAN:

               Cánsame el alma, ¡por Dios!

CLARA:

               ¿Una mujer tan gallarda
               que te viene a ver despides?
               ¡Brava arrogancia! A Amor pides
               la venganza que te aguarda.
               ¡Lástima me da! No seas
               cruel. Llamarla es mejor,
               que yo a la Calle Mayor
               me voy.

JUAN:

               Clara, no lo creas.

CLARA:

               No tendrá celos de mí.
               Llámala, ¡por vida mía!

JUAN:

               Ya fuera descortesía
               de saber que estoy aquí.
Sale MARTÍN

MARTÍN:

               Celia se fue recelosa,
               señor, de que en casa estás.

JUAN:

               ¿Qué dijo?


<<<
>>>

Pág. 047 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               No dijo más
               de que es discreta y hermosa.
               Echóse el manto, y sería
               para cubrir los enojos
               que en el papel de sus ojos
               Amor con agua escribía.
               Dio un suspiro que pudiera
               romper, no el doblez sencillo
               del manto, mas si el soplillo
               lámina de bronce fuera.
               Palabras dijo de agravios,
               murmuradas con un "mientes"
               entre perlas de sus dientes
               y corales de sus labios.
               Que lloró fue cosa cierta,
               o si no, fueron enojos;
               algo llevaba en los ojos
               que no acertaba a la puerta.
               Así por el manto a Inés
               y ella sacó por lo bajo;
               fuile a remediar un tajo,
               y sacudióme un revés.
               "No conmigo picardías,"
               dijo, "su amo está acá;
               que, adonde su perro está,
               también está Tobías."


<<<
>>>

Pág. 048 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Yo, Clara, gusto en extremo
               de atropellar el rigor
               de mujer de tal valor.

CLARA:

               Ya te he dicho lo que temo.

JUAN:

               Ven al jardín, que esto es
               querer más mi libertad.
A JULIA

MARTÍN:

               ¿Cómo estamos de amistad?

JULIA:

               Daréle el revés de Inés.
Vanse.
Salen don GARCÍA y ALBERTO,
su amigo, de noche

GARCÍA:

               Pensé partirme, y no me dejan celos.

ALBERTO:

               Así castigan al Amor los cielos.
               En Milán os contaba, don García.

GARCÍA:

               Para el de Feria y Santa Cruz tenía
               cartas del Almirante y el de Sesa;
               tuvo el Amor de los cabellos presa
               mi determinación, y no he podido
               partirme, aunque mejor hubiera sido.
               Salgo de noche a sólo ver la puerta,
               alguna vez a mi favor abierta,
               y he visto un caballero disfrazado
               llegar, llamar y entrar con un criado.


<<<
>>>

Pág. 049 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Pues ¿por qué no le habéis reconocido?

GARCÍA:

               Si piensan en Madrid que me he partido
               los señores y amigos, gran bajeza
               fuera dar ocasión a conocerme,
               a herir o a herirme, a huirme o a prenderme.
               Cuando por dicha piensan los señores
               que en Saboya merezco sus favores;
               los amigos, que a tajos y reveses
               derribo por el suelo piamonteses,
               y algunos envidiosos, que me espera,
               si no la compañía, la bandera,
               ¿tengo de acuchilllar un embozado?

ALBERTO:

               No he visto amante yo tan reportado.
               Celos, y no saber el dueño, es cosa
               nueva en amor, y a Amor dificultosa.
               ¿No le podéis seguir?

MARTÍN:

               También lo intento;
               mas son tan recatados que no siento
               remedio para ver adónde paran.

ALBERTO:

               Mucho vuestras fortunas se declaran.

GARCÍA:

               Con esto agora entenderéis, Alberto,
               la causa del haberme descubierto
               al amigo mayor, al más discreto.

ALBERTO:

               Pues ya tenéis de mí tan buen conceto,
               decidme a lo que vengo.

GARCÍA:

               Yo me imito,
               en una carta que hoy a Celia he escrito,
               como que de Milán, con un presente,
               la escribo, y que de vos tan justamente
               quise fiarla; pero habéis de darla
               cuando este caballero venga a hablarla,
               que no repararán en un soldado.
               Y vos, o por haberlo preguntado
               o ya por conocer el caballero,
               sabréis mejor lo que pretendo y quiero.


<<<
>>>

Pág. 050 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Decís muy bien; pero es inconveniente
               decir que traigo carta con presente;
               que han de pedirle y, como son mujeres,
               para tomar no toman pareceres.

GARCÍA:

               Decid que le tenéis en la posada,
               y señaladla donde no hallen nada.
               Pero ella es tan bizarra que no creo
               que reciba el presente ni el deseo.

ALBERTO:

               No lo creáis; que amantes, aunque ausentes,
               con dar presentes, estarán presentes.
Vanse.
Salen CELIA e INÉS

INÉS:

               Pues remedio has de tener;
               no has de dejarte morir.

CELIA:

               Cansándome de sufrir,
               no me canso de querer;
               porque a tanta desventura
               ha llegado su rigor
               que ya no parece amor.

INÉS:

               Pues ¿qué parece?

CELIA:

               Locura.

INÉS:

               Los que nunca han enfermado
               sienten mucho cualquier mal.


<<<
>>>

Pág. 051 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               Si en correspondencia igual
               a don Juan hubiera amado,
               no fuera mi sentimiento
               de esta calidad, Inés,
               que ya parece interés
               de mi propio pensamiento.
               ¿Yo querer sin ser querida,
               no sabiendo yo querer,
               y que casi vengo a ser
               por querer aborrecida?
               ¿Dónde está la libertad
               con que a tantos desprecié?
               ¿Hombre se alaba que fue
               señor de mi voluntad?
               Si estuviera don García
               donde aquestas cosas viera,
               ¡qué de venganzas tuviera!
               ¡Ay, libre condición mía!
               ¿Qué artificio o qué ventura
               de un hombre llegó a tener
               imperio en una mujer,
               que para ser de escultura
               en su esquiva condición
               dio mármoles a los cielos?


<<<
>>>

Pág. 052 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               ¿No quieres tú darle celos?

CELIA:

               Tretas ordinarias son.

INÉS:

               Lo que está calificado
               por bueno, aunque antiguo sea,
               eso es justo que se crea.

CELIA:

               Pues ¿qué haremos?

INÉS:

               Yo he pensado
               que finjas que de Milán
               te ha escrito aquel don García,
               que ya sabe que tenía
               talle y méritos don Juan
               para que tú le quisieras;
               que, cuando presente esté,
               al descuido te daré
               la carta.

CELIA:

               Vanas quimeras
               para un mozuelo arrogante,
               que no querrá tener celos
               del mismo sol de los cielos,
               si se le pone delante.

INÉS:

               Pues dime, si te ha cogido
               por los celos que te ha dado
               hasta haberte despreciado,
               siendo tu desdén y olvido
               asombro de este lugar,
               ¿por qué no será también
               que te venga a querer bien
               y que te puedas vengar?

CELIA:

               Bien dices; pero son celos
               muy tibios de un hombre ausente.

INÉS:

               Prueba hasta ver si lo siente,
               y añade a celos recelos.


<<<
>>>

Pág. 053 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen MARTÍN y don JUAN
MARTÍN:

               Háblala, ¡por Dios!, con gusto,
               ya que la vienes a ver.

JUAN:

               No sé cómo pueda ser.

MARTÍN:

               Yo sí.

JUAN:

               ¿Cómo?

MARTÍN:

               Porque es justo.

JUAN:

               Cánsame, ¡por Dios!, Martín,
               tanta Celia noche y día.

MARTÍN:

               Pues a fe que no solía;
               mas todo se muda, en fin.

JUAN:

               Apenas el alba sale
               cuando hay Celia con papel,
               que para librarme de él
               ningún remedio me vale.
               No ha llegado el mediodía
               cuando hay presente y recado.
               ¡Qué amor tan necio y cansado!
               ¡Qué descompuesta porfía!
               ¡Que aun no me puedo sentar,
               Martín, sin Celia a comer!
               Pues Celia al anochecer,
               ¿cómo me puede faltar?
               Celia, de noche, en la calle;
               Celia en el Prado, en el río.
               ¿No hay otros mozos de brío,
               de buen gusto y de buen talle,
               que me quiere Celia a mí?


<<<
>>>

Pág. 054 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

Quedo, que te está escuchando.

JUAN:

Pues ¿puede faltarme hablando?

CELIA:

¿Es don Juan?

JUAN:

Señora, sí.

CELIA:

¡Mi bien!
Hablan aparte los MARTÍN
y don JUAN

MARTÍN:

Responde.

JUAN:

No sé.

MARTÍN:

Eso ya es descortesía.
A ella

JUAN:

¡Mi Celia! ¡Señora mía!

CELIA:

¿Qué milagro de Amor fue
hacerme aqueste favor?

JUAN:

¿Favor? Haréisme correr.

CELIA:

Pues ¿qué nombre ha de tener
el venir a verme?

JUAN:

Amor. Aparte

MARTÍN:

¡Amor! ¡Con qué sequedad
la hablas!


<<<
>>>

Pág. 055 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Harto me esfuerzo;
               que sabe el cielo que fuerzo
               el gusto y mi voluntad.

MARTÍN:

               No quiriendo en otra parte,
               ¿cómo no quieres aquí?

JUAN:

               Pregúntalo a Amor, no a mí.

CELIA:

               ¿Qué es eso, Inés?)

INÉS:

               Oye aparte.
               Ya no tienes que escribir
               la carta que imaginaste.
               Un soldado está a la puerta,
               que de don García las trae.

CELIA:

               ¿Búrlaste, Inés?

INÉS:

               ¿Cómo burla?

CELIA:

               Dile que vuelva a la tarde.
               No entren soldados aquí.

JUAN:

               Señora, si es importante
               que yo me vaya...

CELIA:

               ¿Por qué?
               No es cosa que ofensa os hace.
               Cartas son de don García,
               que bien pudiera excusarme
               esta necia este disgusto.
               Di que mañana me hable,
               y que las deje, si quiere,
               para que don Juan las rasgue.


<<<
>>>

Pág. 056 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               ¿Rasgar yo? Pues ¿a qué efeto?
               Ni que él mañana aguarde.
               Dile que entre.

CELIA:

               No ha de entrar.

JUAN:

               Sí ha de entrar, que es disparate
               querer que a mí me dé pena
               quien viene de Italia o Flandes.
               Entre ese soldado luego,
               y él y cuantos en las naves
               desembarcan del Brasil
               o dan la vuelta de Cádiz.

CELIA:

               ¿Que queréis que entre?

JUAN:

               Pues ¿no?
Aparte

MARTÍN:

               Parece que quieren darte
               su poquitico de celos.

JUAN:

               ¿A mí celos? ¡Qué donaire!

MARTÍN:

               ¿No es aqueste don García
               de los mirlados galanes
               que guardaban esta puerta
               y rondaban esta calle?

JUAN:

               El mismo.

MARTÍN:

               Pues ¿por qué sufres
               sus cartas?

JUAN:

               Calla, ignorante;
               que no hay celos sin amor,
               y yo no le tengo a nadie.


<<<
>>>

Pág. 057 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale ALBERTO, de camino,
a lo soldado
ALBERTO:

               ¿Quién es la señora Celia?

CELIA:

               Yo soy.

MARTÍN:

               (¡Buen mozo!) (-Aparte-)

JUAN:

               (¡Buen talle!) (-Aparte-)

INÉS:

               (¡Bravas plumas!) (-Aparte-)

CELIA:

               (¡Bizarría (-Aparte-)
               tiene el belicoso traje!)

ALBERTO:

               Yo llegaba a Barcelona
               de Génova al embarcarse
               don García, a quien debéis
               cuidado; bien triste parte.
               Dióme esta carta, y con ella
               una caja. Si hay un paje...
               Pero no, porque he de dar
               un despacho al Almirante.
               En la calle de Alcalá
               poso, de donde se parten
               los carros. Llámome Ascanio
               de li Estorneli. Enviadle
               mañana entre siete y ocho.

CELIA:

               ¡Qué prisa! Esperad que os hable.
               ¿Lleva salud don García?


<<<
>>>

Pág. 058 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Hablan los dos aparte
MARTÍN:

               "Salud y gracia; sepades..."
               deben de quererte dar
               con tenerle y preguntarle.

JUAN:

               ¿A mí?

MARTÍN:

               No, sino al Sofí.

JUAN:

               ¿Y qué importa que se canse?

ALBERTO:

               Salud lleva don García.

CELIA:

               ¿Qué miráis?

ALBERTO:

               Lo que hay delante.--
Aparte a CELIA
               ¿Es aqueste caballero
               hermano o deudo? Que hacen
               mensajeros poco cuerdos
               tal vez grandes necedades.

CELIA:

               Hablad, que es un deudo mío
               que ha venido a visitarme.

ALBERTO:

               ¿Deudo? ¿El nombre?

CELIA:

               Don Juan Guerra.

ALBERTO:

               Es de los buenos solares
               su casa, y en su persona
               no se desluce su sangre.
               ¿Pretende en Corte?

CELIA:

               Pretende.


<<<
>>>

Pág. 059 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Y aquel mozo del semblante
               falso, ¿es también deudo vuestro?

CELIA:

               Es un montañés que trae
               consigo.

ALBERTO:

               ¿El nombre?

CELIA:

               Martín.

ALBERTO:

               Tiene traza de pegarse
               dos tajos y dos reveses
               con el sobrino del Draque.
               Los soldados reparamos
               en hombres de aquel desgaire.
A don JUAN

MARTÍN:

               Con celos de don García
               debe, don Juan, de mirarte
               este soldado hablador.
               ¡Vive Dios, que le arrebate
               y le arroje de un revés
               cascos y plumas a Flandes!

ALBERTO:

               Digo, pues, que don García
               va sin salud a arrojarse,
               desesperado, a las armas
               de un piamontés que le mate.
               Con lágrimas y suspiros
               me dijo palabras tales
               que enternecieran las almas
               de los más duros diamantes.
               Dióme un abrazo que os dije.


<<<
>>>

Pág. 060 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               Pues bien podéis abrazarme,
               que a las nuevas de su amor
               se deben prendas iguales.

MARTÍN:

               ¿Abrázanse?

JUAN:

               ¿No lo ves?

MARTÍN:

               Trae presente, no te espantes.

JUAN:

               ¡Qué libertad tan grosera!

MARTÍN:

               ¿Qué se te da que la abrace,
               pues que no la quieres bien?

JUAN:

               Perderme el respeto es parte
               para darme pesadumbre,
               que no porque a mí me agravie.

CELIA:

               Id en buen hora, y podréis
               verme, señor, cuando os falten
               negocios.

INÉS:

               Señora, escribe
               el nombre para buscarle,
               que me parece difícil,
               aunque la posada es fácil.

CELIA:

               Libro tengo de memoria.

ALBERTO:

               Pues vuesa merced la saque.

CELIA:

               Ya escribo.

ALBERTO:

               Ascanio.

CELIA:

               ¿De qué?

ALBERTO:

               De li Estorneli, y mandadme
               otra cosa en que serviros.

Vase


<<<
>>>

Pág. 061 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               El cielo, señor, os guarde.
A don JUAN
               ¿Queréis rasgar esta carta?

JUAN:

               ¡Oh qué donaire tan grande!
               ¿Yo rasgar tus pensamientos?
               ¿Yo tus deseos? ¿Tan fácil
               te parece el dividir
               las primeras amistades?
               No soy tan necio, ni creas
               que en este juego me salen,
               aunque las cartas me des,
               esas figuras azares.
               Doyte el parabién del gusto,
               por la parte que me cabe,
               de que le tengas, que yo
               eso puedo desearte.
               Quédate a leerla a solas,
               que de secretos de amantes
               nunca quieren los discretos,
               aunque se lo rueguen, parte.

CELIA:

               No, no, que es mucho desprecio
               sin ver la carta dejarme.
               ¡Espera, por vida tuya!
               Si la estimas, no la mates.
               Toma, lee, rompe, arroja
               sus razones; no te enfades,
               que no tengo yo la culpa
               de que me escriba quien sabes
               que se fue de aborrecido,
               con ser hombre de las partes
               que todo el mundo conoce.


<<<
>>>

Pág. 062 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Que él te escriba y tú le alabes
               está muy puesto en razón;
               y para que no te canses
               en pensar que me das celos,
               lee, que quiero escucharte.

CELIA:

               No quiero yo que tú pienses
               que me escriben en lenguaje
               menos que merezco honesto.

JUAN:

               Lee si quieres, que es tarde;
               que a mí no se me da nada
               de que sea tierno o grave.
Lee

CELIA:

               Voy a la muerte huyendo de la vida,
               dulce señora mía, de tal suerte
               que la memoria de volver a verte,
               desconfïado, la esperanza olvida.
               Ya no es posible que consuelo pida
               a tu crueldad, porque el rigor me advierte
               que quien allá no pudo enternecerte,
               ¿qué podrá ausente y la ocasión perdida?
               Esa joya te envío, no te espantes
               de que, partiendo en lágrimas deshecho,
               me retrate en firmezas semejantes.
               Por ser el dios de Amor ponle en el pecho
               por ver si puede Amor hecho en diamantes
               romper un pecho de diamantes hecho.

               Yo he leído.


<<<
>>>

Pág. 063 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Y yo escuchado
               sin género de disgusto.
               ¿Quieres más?

CELIA:

               Ni fuera justo
               que esto te diera cuidado.

JUAN:

               ¿Cuidado a mí? ¿Para qué?
               Mira en qué te sirve.

CELIA:

               Espera;
               hazme una merced.

JUAN:

               Pudiera
               asegurarte mi fe.

CELIA:

               Esta joya has de ponerte.
               Valdréme yo del conceto
               de don García.

JUAN:

               ¿A qué efeto?

CELIA:

               A efeto de enternecerte.

JUAN:

               No, Celia; mejor será
               que te enternezcas a ti.
               Póntela y fía de mí,
               que el mío por ti lo está.
               ¡Dios te guarde! --Ven, Martín.

CELIA:

               La joya te han de llevar.
Aparte los dos

MARTÍN:

               Piensa que llevas pesar.

JUAN:

               ¿Yo pesar? Pues ¿a qué fin?

MARTÍN:

               No me agrada aquella risa.
               Con gusto queda de verte
               enojado.

Vanse don JUAN y MARTÍN


<<<
>>>

Pág. 064 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               ¡Brava suerte!

CELIA:

               Parece que el Amor pisa
               las estampas de los celos.
               ¡Qué presto tras ellos viene!
               ¡Qué discreto fuego tiene
               para abrasar necios hielos!

INÉS:

               ¡Picado va!

CELIA:

               Con razón.
               ¡Pero que mi dicha fuese
               tan grande que me escribiese
               García en esta ocasión!

INÉS:

               ¿Qué ingratitud no venciera
               esta memoria?

CELIA:

               Es verdad.
               Ya mi necia voluntad
               su mal gusto considera.

INÉS:

               ¡Brava joya te ha enviado!
               Mas ¿no se acordó de mí?

CELIA:

               Por don Juan no te advertí
               que viene aparte un recado.

INÉS:

               ¿Cómo?

CELIA:

               Cortes de Milán
               y medias de seda.

INÉS:

               Hiciste
               discretamente.

CELIA:

               ¡Qué triste
               puso la carta a don Juan!

INÉS:

               No habrá salido el aurora
               cuando voy a la posada
               de ese Ascanio, aunque olvidada
               del sobrenombre, señora;
               y advierte que me has de dar
               algo del presente a mí.


<<<
>>>

Pág. 065 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               Medias habrá para ti.

INÉS:

               A la color verdemar
               soy yo muy aficionada.

CELIA:

               ¿No es honrado caballero
               don García?

INÉS:

               Ya te espero
               ver de don Juan olvidada.

CELIA:

               Si me aprietan desengaños,
               creo que me he de mudar,
               que se cansan de llorar
               mis ojos tantos engaños.
               Si viniese don García...
               Temo el tenerle afición,
               que una larga sinrazón
               el mayor amor enfría.
Vanse.
Salen don JUAN y MARTÍN

MARTÍN:

               Pues ¿cónmigo disimulas?

JUAN:

               ¿Yo contigo?

MARTÍN:

               ¡Triste vienes!
               De aquella carta a esta parte
               te he sentido diferente.
               Dime, ¡por Dios!, la verdad.

JUAN:

               Si Celia, Martín, me ofrece
               la carta, para rasgarla,
               de aquel su olvidado ausente
               y me ha de enviar la joya,
               ¿qué celos, qué pena quieres
               que tenga? Sólo el pensar
               que se alegra me entristece.


<<<
>>>

Pág. 066 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Es condición del Amor
               pesarle de ver alegre
               lo que ama, que querría
               que siempre triste estuviese.
               Pero mostrando la carta,
               que pudo Celia esconderte,
               y dándote los diamantes,
               no sé yo de qué te temes.
               Como dice la canción:
               "Antes ocasión parece
               de conocer que te estima."

JUAN:

               Bien sé que Celia no puede
               querer a nadie en el mundo.

MARTÍN:

               Perdida de amor la tienes.
               Pero ya tarda la joya,
               si bien no es bien que te pese,
               pues te obliga a darle otra
               de más valor.

JUAN:

               No se entiende
               con quien no la tiene amor.
               ¿Yo darle joya?

MARTÍN:

               Inés viene.
Sale INÉS

INÉS:

               ¿Puedo entrar?

JUAN:

               ¿Quién es, Martín?


<<<
>>>

Pág. 067 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               ¿Quién, dices? ¿No ves presente
               la estafeta del Amor,
               el paraninfo celeste
               de Celia, el dulce Mercurio,
               el Iris resplandeciente,
               mensajera de los dioses?

INÉS:

               Todos sabemos a Güete,
               ¡por vida del hablador!,
               y estése quedo.

MARTÍN:

               ¿Esto sientes?

JUAN:

               Inés, ¿qué quieres?

INÉS:

               Saber
               de tu salud, y traerte
               este papel.

JUAN:

               ¡Qué cansancio!
               ¡Muerto me tienen papeles!

MARTÍN:

               ¿No traes la joya?

INÉS:

               ¿Cuál joya?

MARTÍN:

               ¿Cuál? La de Ascanio Estorneli.

INÉS:

               ¡Cómo se te acuerda el nombre!

MARTÍN:

               ¿No quieres que se me acuerde?
               Apenas hoy salió el alba
               y en barbechos y alcaceres
               pardas cantaban calandrias
               dulce chillando motetes,
               mesas apenas gabachos
               de agua ministrando ardiente
               ya por órganos narices
               entonan tabaco fuelles,
               cuando te vi por la calle,
               y, a más de cuarenta "¡Cees!"
               que desde lejos te di,
               no respondiste una "ele."
               ¿Dónde ibas a ser sol
               de los dulces feligreses
               de Baco, que a tales horas
               a sus ermitas se ofrecen?


<<<
>>>

Pág. 068 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               A buscar iba la joya;
               pero no hallé quién pudiese
               darme señas de ese Ascanio.

MARTÍN:

               Tiene ya pocos parientes
               después que Eneas, su padre,
               de Dido causó la muerte.

JUAN:

               Yo he leído y te he escuchado
               y conozco, Inés, que mientes
               en decir que no le hallaste.
               Pero basta; bien se entiende
               que Celia quiere traer
               la joya, y dos cosas pierde;
               la que yo le prevenía,
               y el verme; porque de verme
               eternamente no trate.

INÉS:

               ¿Qué es eso de "eternamente?"

JUAN:

               ¿No entiendes bien castellano?

INÉS:

               ¿Esta respuesta merece
               una mujer principal?

JUAN:

               Y tú, soberbia, ¿te atreves
               a responderme?


<<<
>>>

Pág. 069 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Ya traigo
               comisión de responderte.
               Si tú no vieres a Celia,
               está cierto que no intente
               las locuras que hasta aquí,
               que es infamia que desdenes
               sufra una mujer hermosa
               de un hombre, aunque un ángel fuese.
               Las humildades que ha hecho
               contigo, don Juan, te tienen
               tan arrogante. ¡Mal haya
               la mujer que os desvanece!
               Castigo de su soberbia
               fuiste; pero ya no quiere
               sufrirte necio y galán,
               discreto y impertinente.
               Es mi señora muy linda
               para que tú la desprecies;
               muy rica para buscarte,
               muy noble para quererte.
               Pienso que no hablo en culto
               y, si me entiendes, advierte
               que no te arrepientas tarde,
               que hay muchos que la pretenden.

Vase


<<<
>>>

Pág. 070 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Malo, ¡por Dios! No me agrada,
               que nunca crïadas suelen
               decir estas libertades
               cuando las amas no quieren.
               No me diera más temor,
               si la oyera treinta veces,
               la campana de Velilla,
               con malos agüeros siempre,
               que la voz desentonada
               de Inés.

JUAN:

               A quien no la teme,
               ¿qué piensas tú que le importa?

MARTÍN:

               No te hagas tan valiente,
               que pienso que has de pagarle
               las crueldades que le debes.

JUAN:

               ¡Déjame, necio!

MARTÍN:

               ¿Yo?

JUAN:

               Sí,
               que no hayas miedo que deje
               Celia de quererme.

MARTÍN:

               ¿No?
               ¡Mal conoces las mujeres!
               ¡Vive Dios!, si hallan resquicio,
               cuando alguno las ofende,
               por donde entrar a vengarse,
               que no hay cosa que no intenten.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 071 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ALBERTO
y don GARCÍA
ALBERTO:

               Buena persona tenía
               y grave disposición.
               Dióle pena la afición
               con que hablaba en don García,
               y ella a él satisfacción.
               Paréceme, a lo que vi,
               que está perdida por él.

GARCÍA:

               ¿Perdida?

ALBERTO:

               Pienso que sí,
               porque de los celos de él
               venganza en ella sentí.
               Díjome que era pariente,
               y novio me pareció,
               que un pariente menos siente.
               Don Juan Guerra le llamó.

GARCÍA:

               No poca me ha dado ausente;
               pero no me la ha de dar.
               Sus paces quiero estorbar
               y fingir que hoy he llegado.

ALBERTO:

               ¡Buena traza de soldado!
               ¡Volver hoy y ayer llegar!

GARCÍA:

               Diré que el duque me envía
               con despachos para el conde,
               y pasaré a mediodía
               con postas la calle adonde
               hay más guerra que solía,
               y así todos pensarán
               que he llegado de Milán
               porque no tengo paciencia
               para sufrir que en mi ausencia
               quiera bien Celia a don Juan.


<<<
>>>

Pág. 072 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Sí, pero vuestros amigos
               luego os han de preguntar
               lo que hay de los enemigos.

GARCÍA:

               Luego ¿no es fácil contar
               mentiras si no hay testigos?
               En Madrid, como a porfía
               amanecen cada día
               tres cosas hasta las pruebas;
               mudanzas, arbitrios, nuevas,
               y así lo será la mía.
               De Génova y de Saboya
               las historias contaré
               que pasó Grecia con Troya.

ALBERTO:

               ¿Y de la joya?

GARCÍA:

               Diré
               que no ha llegado la joya.
Vanse.
Salen CELIA e INÉS

CELIA:

               En notable obligación
               estoy a tu atrevimiento.

INÉS:

               Conocí tu pensamiento.

CELIA:

               Basta que los celos son
               a quien debo ese pesar,
               después, Inés, de los cielos.

INÉS:

               De ingratitud a los celos
               suele el Amor apelar.

CELIA:

               Lo mismo me ha sucedido.


<<<
>>>

Pág. 073 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Si le dejas, tú verás
               a quien te desprecia más
               más despreciado y perdido.
               Estaba aquel bellacón
               de Martín, como espantado
               de ver el mundo trocado,
               dándome falsa atención.

CELIA:

               ¿Qué te dijo don Juan?

INÉS:

               Nada;
               que también le pareció
               que hablaba atrevida yo,
               en tu mudanza fundada.

CELIA:

               Y parecióle muy bien.
               Ea, pensamiento mío,
               agora es tiempo de brío
               contra tan necio desdén.
               ¿Era yo la que llegaba
               de noche a buscar las rejas
               de un hombre, y con dulces quejas
               su ingrato nombre llamaba?
               ¿Era yo la que le oía
               estando a su puerta dél,
               y a quien su gente cruel
               que estaba fuera decía?
               No más crueldad, no más fieros,
               Amor, que para olvidaros
               no hay más discretos reparos
               que dar celos y no veros.
               No me entre don Juan aquí,
               que no quiero más don Juan.
               ¡Viva el que vive en Milán!


<<<
>>>

Pág. 074 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don JUAN y MARTÍN
JUAN:

               ¿Qué estás diciendo de mí?

CELIA:

               Que me cansan tus crueldades
               siendo quien soy, que el deseo
               tiemplan de suerte, que veo
               tu mentira y mis verdades.
               Y si no te persuades
               con lo que te ha dicho Inés,
               óyeme a mí, que después
               que tus desengaños vi,
               no soy la Celia que fui,
               sino la Celia que ves.
               ¿En qué pensaba el furor
               de tu arrogancia, don Juan?
               ¿No sabes cuán poco están
               juntos desprecio y amor?
               Mucho perdí de mi honor
               en quererte despreciada;
               pero ya, desengañada,
               y la esperanza perdida,
               cuanto estoy arrepentida
               pienso que estaré vengada.
               Que te quiero no lo niego,
               que una principal mujer
               bien puede luego querer,
               pero no aborrecer luego.
               Si fuera un monte de fuego
               me le templara tu nieve.
               ¡Qué mal hace quien se atreve
               a dar por amor desdén,
               porque no es hombre de bien
               quien no paga lo que debe!


<<<
>>>

Pág. 075 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Celia, de mi ingrato pecho
               te has quejado sin razón;
               temo de tu condición;
               lo más que dices ha hecho.
               Bien puede estar satisfecho
               el tuyo de que soy tuyo.
               De tu sentimiento arguyo
               tu amor y, ya confiado,
               si alguna vez la he negado,
               el alma te restituyo.
               Vuelvo arrepentido en mí
               de aquellos desabrimientos,
               porque tus merecimientos
               siempre yo los conocí,
               y no tan ingrato fui
               que pudiese despreciarte.
               Siempre he sabido estimarte,
               porque fuera no quererte
               ni haber ojos para verte
               ni oídos para escucharte.
               Los que no han sido enemigos
               no hay de qué hacer amistades;
               mas si no te persüades
               sean estos dos testigos
               de que ya somos amigos,
               con juramiento, mi bien,
               que mis ojos no te den
               más pesadumbre jamás;
               que a los celos que me das
               se ha rendido mi desdén.


<<<
>>>

Pág. 076 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Postas pasan. Voy, Martín,
               a los balcones corriendo.

MARTÍN:

               ¿Corneta? Mala señal,
               mala voz y mal agüero,
               y más sonando, señor,
               en amistades los celos,
               que es como, al salir de casa,
               ver un acreedor o un cuervo.

JUAN:

               ¿Cosa que fuese el soldado?

MARTÍN:

               Pues yo por cierto lo tengo,
               porque en venir por la posta
               se ve que es mal y que es cierto.

INÉS:

               Ponte, señora, al balcón;
               verás un galán mancebo
               vestido de verde y plata
               cual suele florido almendro,
               con todo un Orán de plumas,
               un pirámide sombrero
               estrellado de diamantes.
               Baja el oído
INÉS le susurra al oído a CELIA

CELIA:

               Ya entiendo.

JUAN:

               Y yo lo entiendo también;
               y, pues estorbo, no quiero
               darte, Celia, pesadumbre.

CELIA:

               No, no, que parecen celos.
               ¿Tú celoso? ¡Dios me libre!
               Sólo, mis ojos, te ruego
               me des licencia, que voy
               un instante, un pensamiento
               a ver hombre tan galán.

Vase


<<<
>>>

Pág. 077 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Yo, Martín, ni más ni menos;
               a ver a cierto crïado
               que tray envuelta en un fieltro
               el alma que me llevó.
Vase

MARTÍN:

               ¿Qué es esto, señor, qué es esto?

JUAN:

               ¿Qué ha de ser más de que ya
               mudó la veleta el viento?

MARTÍN:

               ¿No te dije yo que había
               de vengarse?

JUAN:

               ¡Pierdo el seso!
               Como vi que me adoraba,
               estaba mi amor durmiendo,
               y despertó dando voces,
               Martín, en dándome celos.

MARTÍN:

               ¿Y la pícara de Inés
               que con el otro escudero
               me amenaza haciendo burla?

JUAN:

               ¿Qué haremos?

MARTÍN:

               ¡Por Dios!, que creo
               que es todo en Celia artificio;
               porque de su entendimiento
               presumo invención tan rara.


<<<
>>>

Pág. 078 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Ya llega tarde el consuelo.
               Carta, soldado, presente,
               postas, plumas a los cielos,
               verde y plata con diamantes
               bien pudo hallar el ingenio;
               pero no la ejecución,
               que ya con los ojos veo.
               ¡Ay, Martín, qué necio he sido!

MARTÍN:

               Pues no parezcas más necio
               en dar a entender tu pena.

JUAN:

               ¡Que hallase este caballero
               para venir a matarme!

MARTÍN:

               Dicen que a un doctor volvieron
               una mula que le hurtaron
               mientras curaba a un enfermo,
               y que, pasados dos años,
               la halló a su puerta, diciendo
               un rétulo que tenía
               entre la barba y el pecho:
               "Estime vuesa merced
               esta mula, que por cierto
               que no ha dado un tropezón
               de aquí a Roma." Así sospecho
               que se halló Celia a la puerta
               este soldado, que ha vuelto
               al lugar donde vivía
               sin avisar a su dueño.

JUAN:

               No sé lo que Celia intenta,
               sólo sé que yo me muero.

MARTÍN:

               Sin duda, pues te confiesas.

JUAN:

               A voces, Martín, confieso
               que es la luz de aquestos ojos,
               que es el alma de este cuerpo,
               de mis potencias acción
               y el primero movimiento
               de mis sentidos, si ya
               puedo decir que los tengo.

FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 079 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don JUAN y MARTÍN
JUAN:

               Llama con fuerza.

MARTÍN:

               Señor,
               ya es otro tiempo.

JUAN:

               ¡Ay de mí!
               Dile a Inés que estoy aquí.

MARTÍN:

               ¿A Inés?

JUAN:

               Sí.

MARTÍN:

               Tengo temor.
               ¡Ah, muy magnífica Inés,
               dígnate de abrir la puerta!
Sale INÉS

INÉS:

               Pues bien, Martín, ya está abierta.

MARTÍN:

               Oye, y ciérrala después.

INÉS:

               ¿Es aquél don Juan?

MARTÍN:

               Pues ¿quién?

JUAN:

               (¡Justa cólera me abrasa!) (-Aparte-)

INÉS:

               ¿Qué quieres en esta casa?


<<<
>>>

Pág. 080 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               ¿Desde ayer tanto desdén?
               Dile a Celia, Inés, si es justo,
               que estoy aquí.

INÉS:

               Está excusada.

JUAN:

               ¿Cómo?

INÉS:

               No está levantada,
               que ha dormido con disgusto.

JUAN:

               ¿Qué importa que yo la vea?

INÉS:

               No es mi señora mujer
               que en la cama la ha de ver
               quien su marido no sea.

JUAN:

               Yo me acuerdo de algún día
               que de mí no recataba
               ni el jazmín que madrugaba
               ni el clavel que anochecía.
               Habrá venido a saber
               si el aurora amaneció
               quien, más dichoso que yo,
               puede sus celajes ver.
               ¿Quién duda, Inés, que tendrá
               silla el señor don García,
               sin que le murmure el día
               que el sol en la cama está?

INÉS:

               Ni ha venido ni está aquí,
               que aquí nadie puede estar.

JUAN:

               Yo lo he de ver.

INÉS:

               No has de entrar.

JUAN:

               ¿Cómo no?

INÉS:

               ¡Tente!

JUAN:

               ¿Tú a mí?


<<<
>>>

Pág. 081 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale CELIA en manteo,
con una ropa de levantar
CELIA:

               Quedo, quedo. ¿Qué es aquesto?
               ¿Tú, don Juan, fuerza en mi casa
               y a mis crïadas?

JUAN:

               Si pasa
               de lo que es término honesto
               esta furia en que me ves,
               no te espantes, pues que quieres
               darme celos.

CELIA:

               Las mujeres
               que viven de su interés
               aun no se tratan ansí.

JUAN:

               Que tengo justo respeto
               a tu valor te prometo;
               pero estoy fuera de mí.

CELIA:

               ¿Después de tanto desprecio
               hablas con tanta humildad?

JUAN:

               Fui necio en prosperidad.

CELIA:

               Pues agora no seas necio.

JUAN:

               ¿Qué pierdes por que yo vea
               quién en tu aposento está?

CELIA:

               Todo el honor que me va
               en que esto de mí se crea;
               y esa licencia, don Juan,
               sólo un marido la tiene
               cuando a tal desdicha viene
               que tal ocasión le dan.


<<<
>>>

Pág. 082 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               Yo lo seré tuyo.

CELIA:

               Es tarde.

JUAN:

               ¿Tarde?

CELIA:

               Quien no me estimó,
               cuando él quiere quiero yo
               que allá en la calle me aguarde.

JUAN:

               Mira, escucha.

CELIA:

               Estoy desnuda.

JUAN:

               Ayer vino don García.
               Con no entrar yo, Celia mía,
               has puesto tu honor en duda.
               Déjame entrar.

CELIA:

               ¿Cómo entrar?
               Ni el sol entra en mi aposento.

MARTÍN:

               Señora, su pensamiento
               antes te pretende honrar;
               que importa que entre.

CELIA:

               Ya digo
               que ni el sol entra a estas horas
               donde duermo.

MARTÍN:

               Si mejoras
               tu causa siendo él testigo,
               deja, aunque es impertinencia,
               que entre, pues que loco está.

CELIA:

               Dos veces he dicho ya
               que al sol no daré licencia.
               Mira que llaman, Inés.

INÉS:

               ¡Ay, señora, don García!


<<<
>>>

Pág. 083 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               ¿Ves como estar no podía
               donde dices?

JUAN:

               A tus pies
               pido, señora, perdón.

CELIA:

               No quiero que te halle aquí.
               Entra, don Juan, no por mí,
               mas por mi honesta opinión;
               que salir delante de él
               también le dará recelos.

JUAN:

               (¡Que hayan llegado mis celos (-Aparte-)
               a término tan cruel!)

CELIA:

               Advierte que has de callar
               y no quitarme el honor.
Hablan aparte los dos

MARTÍN:

               ¡Bien te castiga, señor!

JUAN:

               ¡Bien se ha sabido vengar!
Vanse don JUAN y MARTÍN.
Salen don GARCÍA, bizarro,
de camino, y ALBERTO

GARCÍA:

               A un soldado que solía
               tener paz en esta tierra,
               a quien destierra la guerra
               de la paz en que vivía,
               dad los brazos, Celia mía.


<<<
>>>

Pág. 084 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               ¡Qué soldado tan galán!
               ¡Ya volveréis capitán!

GARCÍA:

               De penas nadie juntó
               más compañía que yo.

CELIA:

               ¿Cómo os venís de Milán?

GARCÍA:

               Despachos traigo, señora;
               que esta ventura me alcanza
               por hombre de confïanza.

CELIA:

               ¿Volveréis?

GARCÍA:

               No lo sé agora.

CELIA:

               De la gente vencedora,
               ¿qué nuevas nos dais?

GARCÍA:

               (Aquí (-Aparte-)
               fingiré lo que no vi,
               pues de Madrid no he salido;
               mas donde hay tanto fingido,
               ¿por qué ha de faltarme a mí?)
               El generoso marqués
               de Santa Cruz restauró
               lo que Génova perdió,
               y fue por tierra después.
               Del gran Filipe a los pies
               rindió, Celia, las banderas
               de las armas extranjeras
               con el hispano estandarte;
               porque es en la tierra Marte,
               y Neptuno en las galeras.
               El de Feria, que dilata,
               con eterno aplauso y loa,
               el nombre de Figueroa,
               invicto a César retrata;
               ganar una fuerza trata
               inexpugnable. El invierno
               quiere ser diluvio eterno;
               que algún planeta contrario
               quiere que tenga el Acuario
               del fin del año el gobierno.
               (No sé, ¡por Dios!, lo que digo; (-Aparte-)
               pero aquí no importa nada.)
               En fin, Celia, esta jornada
               armas dejo y plumas sigo,
               no me puso el enemigo
               en Saboya más recelos
               de no volver a estos cielos
               que aquí tu olvido temor,
               porque no hay muerte mayor
               que amor con ausencia y celos.
               ¿Haste acordado de mí?


<<<
>>>

Pág. 085 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               No, García; ¡por tu vida!,
               que quien se acuerda se olvida,
               y yo no te olvido a ti.
Hablan aparte los dos

JUAN:

               ¿No escuchas aquello?

MARTÍN:

               Sí.

JUAN:

               Estoy por salir.

MARTÍN:

               ¡Detente!

GARCÍA:

               Si supiera yo que ausente
               esta dicha mereciera,
               antes de agora perdiera
               la gloria de estar presente.
A ALBERTO

INÉS:

               Vuesa merced me parece,
               si la vista no me engaña,
               aquel soldado que trujo
               a mi señora la carta.

ALBERTO:

               El mismo soy.


<<<
>>>

Pág. 086 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Pues yo fui
               a buscarle dos mañanas,
               sin que desde el Buen Suceso
               dejase hasta el Prado casa.
               ¿No se llama Ascanio?

ALBERTO:

               Sí.

INÉS:

               Los que más señas me daban
               decían que no le vieron
               desde la guerra troyana.
               ¿Qué se hizo aquella joya?

ALBERTO:

               Allí la tengo guardada.
               Que no me hallase me admiro.

INÉS:

               Como se usan en España
               Sánchez, Rodríguez y Hernández,
               por "Ascanios" me enviaban
               a la moderna poesía.

ALBERTO:

               De no me hallar fue la causa...

CELIA:

               Que vengáis cansado es fuerza.
               Descansad, García, que basta
               el verme para estas horas.

GARCÍA:

               Celia, quien os ve descansa.
               No quiero en aqueste traje
               deteneros.

CELIA:

               Quien aguarda
               ocasiones de serviros,
               en todo tiempo las halla.

GARCÍA:

               El cielo os guarde.

CELIA:

               Id con Dios.

Vanse don GARCÍA y ALBERTO.


<<<
>>>

Pág. 087 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don JUAN y MARTÍN.
Hablan los dos aparte
MARTÍN:

               Ten más prudencia, y no hagas
               desatinos que te cuesten
               perder del todo su gracia.

JUAN:

               Ya no es tiempo de consejos.
               ¿Eres tú la recatada,
               la Lucrecia del puñal
               y la Porcia de las brasas?
               ¿La que no dejaba el sol,
               de melindrosa y honrada,
               dorar con sus rayos de oro
               la madera de tu cama?
               ¿O eres tú la que recibes
               a don García y le abrazas,
               jurándole por su vida,
               con otras tiernas palabras,
               que "no te acordabas de él
               porque jamás le olvidabas?"
               ¿Eres tú...?

CELIA:

               Luego ¿no viene,
               si no es que el gusto me engaña,
               don García de buen talle?

JUAN:

               ¿Tú dices eso? ¿Tú hablas
               de esa manera conmigo?
               ¿Tú de esta suerte me tratas?

CELIA:

               Déjame, don Juan, vestir,
               que la mañana se pasa
               y es mucha descortesía
               tenerme desnuda.

MARTÍN:

               Es tanta
               que puede Inés prevenir
               rueda y plumas.


<<<
>>>

Pág. 088 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               Esta casa
               fue siempre tuya, don Juan;
               si hubiere alguna mudanza
               no tengo la culpa yo,
               que con tal verdad te amaba.
               El sol mismo no está firme,
               la luna los cielos anda,
               la Naturaleza dicen
               que es hermosa por ser varia.
               Lo que era ayer ya no es hoy,
               ni lo que hoy será mañana.
               Si sólo Dios no se muda,
               ¿de qué mudanza te espantas?
               No dejo yo de quererte,
               que eres de este cuerpo el alma;
               pero tengo el fuego tibio
               y la voluntad helada.
               Con esto, vendrás a verme;
               pero no ha de ser al alba,
               que es hora en que no visitan
               galanes en esperanza.
               Lo que es una silla tienes
               en esta casa sin falta
               para cuando estés ocioso;
               y yo, a manera de dama
               que te entretenga discreta
               con las historias pasadas.
               Hablaremos de aquel tiempo
               que yo, don Juan, te cansaba
               dando quejas a tus puertas,
               suspiros a tus ventanas,
               y contarásme tú a mí
               de la que servir aguardas,
               el talle, la bizarría
               y lo que con ella pasas.
               Diréte yo algún consejo
               en razón de darle galas,
               de averiguar unos celos
               o de rasgar unas cartas;
               que con esto y tu prudencia,
               en tanto que no te cansas,
               serán las pláticas breves
               y las amistades largas.

Vase


<<<
>>>

Pág. 089 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Aquí bien echo de ver
               que habrás menester paciencia.

JUAN:

               Más he menester ausencia
               si me tengo de perder.
               Esto se perdió, Martín.
               Otro entró; dejé la espada.
               Celia, de mí despreciada,
               es mujer, vengóse, en fin.
               No sé cómo escuchar pude
               tal burla y tal libertad.

MARTÍN:

               Ella te dijo verdad;
               no hay cosa que no se mude.
               Ausentarte es acertado,
               si ha de hacer burla de ti.

JUAN:

               Probaré lo que hay en mí.
               Cobarde, estoy despreciado.

MARTÍN:

               Bien dices: o gran paciencia
               o ausencia aquí te conviene.

JUAN:

               Fuerte es el mal que no tiene
               más remedio que el ausencia.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 090 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ALBERTO y don GARCÍA
GARCÍA:

               ¡Gallardamente se lució la industria!

ALBERTO:

               Y tanto, que has llegado a ver el pecho
               que antes juzgabas de diamantes hecho
               con tan tierna y igual correspondencia.

GARCÍA:

               Más que a mi voluntad debo al ausencia,
               pues ella descubrió que me quería,
               que siempre no tenerme amor fingía.
               Mirando estoy, Alberto, y no lo creo,
               lo que puede el ausencia en el deseo.
               En fin, es privación, pues del no verme
               nacieron los principios de quererme.
               Mejor debo de ser imaginado.
               ¿Yo en los brazos de Celia? ¿Yo abrazado
               de la mujer más tibia que ha tenido
               amor entre los hielos del olvido?
               ¿Yo cerca de sus rosas y jazmines?
               ¿Yo querido de Celia?

ALBERTO:

               No imagines
               tanto estas cosas que te vuelvas loco.

GARCÍA:

               Cuando me vuelva loco, todo es poco.
Sale INÉS

INÉS:

               Parecerá novedad
               venir a esta casa Inés.

GARCÍA:

               Será novedad si es
               efecto de voluntad.


<<<
>>>

Pág. 091 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Este papel te lo diga.

GARCÍA:

               Mil veces beso el papel,
               si hay más desdenes en él
               que cuando fue mi enemiga.

INÉS:

               Afuera queda un criado
               con un regalo.

GARCÍA:

               ¿Eso más?

INÉS:

               Lee el papel y verás
               a qué buen tiempo has llegado.
Lee

GARCÍA:

               "No será fuera de propósito a quien
               viene de la guerra servirle con ropa blanca, y
               más en camino largo y por la posta. De
               vuestra salud me alegro mucho, García, y
               deseo volveros a ver, que lo que ha faltado
               mucho no se ha de ver poco."
               ¡Notable favor, Alberto!

ALBERTO:

               No hay cosa, ¡por vida mía!,
               como llamarte García.


<<<
>>>

Pág. 092 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

               Anda el amor descubierto.
               Esto de quitar el "don"
               a lo que se estima y quiere
               regaladamente infiere
               que hay amistad y afición.
               No sé qué se tiene más
               "García" que "don García."
               Ahora bien; dile, Inés mía,
               que para siempre jamás
               un esclavo tiene en mí,
               y aquesta caja le lleva;
               con los diamantes a prueba
               de lo que yo ausente fui.
               Sortijas son, y son tales,
               si bien diamantes, estrellas
               merecen manos tan bellas
               ser a su alabastro iguales.
               Una lleva en una ce
               presentado un corazón,
               que las dos mitades son
               el círculo de mi fe;
               otros hay con diferencia
               de gusto y vista, en efeto;
               siempre el oro fue discreto,
               siempre habló con elocuencia.
               Iré a verla, y tú, entretanto,
               ponte esta cadena, Inés.

INÉS:

               Con una pe soy tus pies
               por pagarte en otro tanto.
               ¡Mil años te guarde el cielo!
               Señor Estorneli, adiós.

Vase


<<<
>>>

Pág. 093 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Reina, adiós. Ya vais los dos...

GARCÍA:

               ¿Dónde?

ALBERTO:

               Camino del cielo.

GARCÍA:

               ¿Cómo?

ALBERTO:

               Al casamiento vais,
               que sin él no se va bien.

GARCÍA:

               Agradezco el parabién
               que con ese bien me dais.
               Rica, hermosa, y bien nacida
               es Celia; dichoso yo.

ALBERTO:

               ¿Será bien hablarla?

GARCÍA:

               No;
               por si entretanto me olvida;
               que aún temo su condición.
               Mejor es que doña Clara
               la hable; a ver si declara
               con ella su pretensión.

ALBERTO:

               Es muy discreta y os ama.

GARCÍA:

               Siempre a mi favor se inclina.
               ¡Ay, esperanza, camina,
               que la posesión te llama!
Vanse.
Salen don JUAN y MARTÍN

JUAN:

               ¡Yo voy perdiendo el juicio!

MARTÍN:

               ¿Aquí tornas?

JUAN:

               Aquí torno.

MARTÍN:

               Como torno es el amor,
               que alrededor se anda todo.
               Mira que das que decir
               en la calle.


<<<
>>>

Pág. 094 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

               No hago poco
               en no echar piedras por ella.

MARTÍN:

               Mira, señor, que amor solo
               siempre lo pasa muy mal,
               y tú dijiste que es loco
               quien sólo una cosa amaba,
               cuando fuiste más dichoso.
               Vámonos a entretener,
               que en la corte hay mil hermosos
               rostros.

JUAN:

               No sé qué me tengo,
               que todos me dan en rostro.

MARTÍN:

               Las heridas duelen menos
               con los remedios.

JUAN:

               No pongo
               la esperanza en los remedios
               ni a la muerte el paso estorbo.
               Quiero ausentarme, no puedo;
               quiero escribirla, no oso;
               quiero verla, temo el daño
               de su desdén riguroso.
               En su calle me anochece,
               y en ella, con letras de oro,
               los desengaños del alba
               me escribe el sol en los ojos;
               aumentando sus venganzas,
               pido a sus rejas socorro.
               ¿Nadie me escucha?


<<<
>>>

Pág. 095 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen CELIA e INÉS a la
reja sin que don JUAN
repare en ellas
CELIA:

               (Sí escucha, (-Aparte-)
               que Amor es ciego y no sordo.)

JUAN:

               ¡Ay terribles desengaños,
               cómo prometen los días
               para breves alegrías
               tristezas de muchos años!
               ¡Ay dulces horas pasadas,
               que hacéis la pena mayor!
               ¡Ay verdades, que en amor
               siempre fuistes desdichadas!
               ¡Ay hierros de aquestas rejas,
               quién os pudiera ablandar!

CELIA:

               (¿Hay gusto como escuchar (-Aparte-)
               en un arrogante quejas?)

JUAN:

               ¡Que obligaciones deshagan
               novedades de dos días!
               Buen ejemplo son las mías,
               pues con mentiras se pagan.
               Justamente Amor me trata
               vengando el rigor de un año,
               cuando traté con engaño
               tus verdades, Celia ingrata.
               ¿Entonces quién tal pensara
               que era mi lealtad tan poca?
               ¡Qué de quejas vi en tu boca!
               ¡Qué de perlas vi en tu cara!
               Pensar en que me adorabas
               con mayor dolor me aflige.
               ¡Oh, cuántas veces te dije,
               cuando a mi puerta llamabas,
               como por vitoria y palma
               de tus desdenes tan cierta,
               "En vano llama a la puerta
               quien no ha llamado en el alma."


<<<
>>>

Pág. 096 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               (¡Ay celos bien empleados!) (-Aparte-)

JUAN:

               Cuando llamabas allí
               y, preguntando por mí,
               me negaban mis crïados
               --tanto el corazón descansa
               contando lo que pasó--,
               estaba diciendo yo:
               "¿Para qué busca quien cansa?"

MARTÍN:

               Señor, mira que es locura
               enamorar con tus quejas
               los mármoles de unas rejas.

JUAN:

               ¡Ay peregrina hermosura,
               qué noche te vi turbada
               decir, viéndome volver:
               "Déjate, don Juan, querer,
               pues que no te cuesta nada!"
               Sí cuesta, que no es hazaña
               pagar amor con olvido,
               que el que piensa que es querido
               el ser querido le engaña.
               Mira entre desdichas tantas
               a qué llegan mis enojos,
               pues vengo a poner los ojos
               donde tú pones las plantas.
               Vino tu antiguo amador
               de Milán para vengarte,
               a ser de mis paces Marte,
               a ser de mi guerra Amor.
               Con esto vengada estás,
               pues que ya en brazos ajenos
               ni puedes tenerme en menos,
               ni puedo estimarte en más.


<<<
>>>

Pág. 097 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               (¿Qué música en los oídos (-Aparte-)
               tan dulce pudiera ser
               como haberme visto ayer
               perder por ti los sentidos
               y hoy verte llorar por mí?)

JUAN:

               ¡No quiero, Celia, piedad!
               Yo esforzaré tu crueldad
               con darme la muerte aquí,
               pues he visto la mudanza
               que ha hecho tu pecho ingrato,
               en el tiempo y en el trato
               nadie tenga confïanza.
               Confieso, ¡ay penas tiranas!,
               que se me pasan iguales
               las noches en tus umbrales,
               los días en tus ventanas.
               Y no llamo en esta calma,
               no digas, de mi amor cierta:
               "En vano llama a la puerta
               quien no ha llamado en el alma."

CELIA:

               (Quiérome quitar de aquí, (-Aparte-)
               ¡ay cielos!, que puede ser
               que me venga a enternecer
               y que se burle de mí.
               Pues no me piense engañar
               con la disculpa, aunque es mucha;
               que quien lástimas escucha
               cerca está de perdonar.)

Quítase


<<<
>>>

Pág. 098 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Señor, si estás de tal suerte
               llamaré mil veces.

JUAN:

               No,
               que no quiero darme yo
               tanta ocasión a mi muerte.
               Lo que podemos hacer
               es ir a pedirle a Clara,
               si Celia acaso repara
               en que ha de ser mi mujer,
               que la hable y la prometa
               la palabra de mi parte.

MARTÍN:

               Pues yo puedo asegurarte,
               si ella la palabra aceta,
               que tú te desenamores,
               porque no se puede hallar
               remedio como el casar
               para templar los amores.
               Los que más ves desear
               aquel tan breve placer
               los verás amanecer
               con deseos de enviudar.

JUAN:

               ¡Pluguiera a Dios que me viera
               en esos trances, Martín,
               que no hay en el gusto fin
               cuando el amor persevera!
               ¡Ay, esperanzas burladas
               del engaño y del favor!
               ¡Ay, verdades, que en amor
               siempre fuistes desdichadas!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 099 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen CLARA
y don GARCÍA
y ALBERTO
CLARA:

               Esto Celia respondió,
               determinada a casarse.

GARCÍA:

               Pudiera Celia emplearse
               en otro mejor que yo,
               pero no en quien más la quiera
               y la desea servir.

CLARA:

               Bien te puedes persuadir
               de que por dueño te espera,
               pues esta noche me advierte
               de que haréis las escrituras.

GARCÍA:

               Clara, el bien que me aseguras
               ya me enloquece de suerte
               que sale del corazón
               a los ojos mi alegría.
               En fin, Clara, ¿Celia es mía?

CLARA:

               Hoy tendrán satisfación
               tus sospechas de que has sido
               quien siempre Celia ha estimado.

GARCÍA:

               Perdón pido a mi cuidado
               de las dudas que ha tenido,
               que donde hay competidor
               también anda en competencia,
               y más si hay celos y ausencia,
               el miedo con el amor.
               La que yo hice a Milán,
               por allá pensar me hacía
               si aquellas noches venía
               algún dichoso galán
               a la calle o a tener
               conversación en la casa.


<<<
>>>

Pág. 100 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

               Cuanto a los amantes pasa,
               don García, no ha de ser
               repetido en la ocasión
               de llegar a casamiento,
               porque es turbar el contento
               perder la satisfación.
               Amor es pleito entre dos
               cuando tiene competencia;
               agradeced la sentencia,
               pues ha salido por vos,
               y vamos a prevenir
               lo que fuere menester.
Salen don JUAN y MARTÍN,
y quedan aparte

JUAN:

               Diligencias se han de hacer
               hasta llegar a morir.

MARTÍN:

               Nunca yo fui de opinión
               que, cuando llega a venganza
               una mujer por mudanza,
               se le dé más ocasión.

ALBERTO:

               Éste es don Juan, el galán
               que en casa de Celia vi.

GARCÍA:

               Pues, Clara, ¿don Juan aquí?

CLARA:

               Seguro estás de don Juan;
               que si a ver a Celia entró
               alguna vez, yo sería
               la causa.


<<<
>>>

Pág. 101 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

               Que la servía,
               Clara, imaginaba yo;
               pero, ya desengañado,
               de pensarlo estoy corrido.

MARTÍN:

               Éste es el recién venido,
               no sé si también amado.

JUAN:

               Todo lo debe de ser,
               pues desde que vino aquí
               se burla Celia de mí.

GARCÍA:

               Claro está que has de querer
               hablarle; yo doy lugar.

CLARA:

               Vete con Dios, y está cierto
               de que esta noche el concierto
               se ha de escribir y firmar.
Váyase don GARCÍA, mirando a don JUAN,
y él a don GARCÍA, muy falsos

JUAN:

               ¡Bravo talle!

MARTÍN:

               A los celosos
               todo en el competidor
               parece siempre mayor.

JUAN:

               Son los ojos temerosos
               de la misma condición
               de la envidia.

CLARA:

               ¡Qué cuidado
               me has dado en haber llegado,
               don Juan, en esta ocasión!

JUAN:

               ¿Por qué, Clara?


<<<
>>>

Pág. 102 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               Don García,
               que es el que de aquí se va,
               casado con Celia está.

JUAN:

               ¿Casado?

CLARA:

               Si en este día
               se han de hacer las escrituras,
               claro está que está casado.

JUAN:

               Mientras en duda han estado,
               ¡oh Clara!, mis desventuras,
               estaba loco de amor;
               pero en llegando a ser ciertas,
               abro al corazón las puertas.
               Váyase en buen hora Amor.
               Mal determinado andaba
               para llegar a ausentarme;
               que a un hombre que fue querido
               llega el desengaño tarde.
               Pero, pues ya no hay remedio
               ni esperanza que me engañe,
               yo me ausento de sus ojos;
               Celia en mi ausencia se case.
               Culpa tuve de perderla,
               no tengo de quien quejarme.
               Esta es honrada ocasión;
               mañana me parto a Cádiz.
               Dícenme que a socorrerla
               el Almirante se parte
               y otros muchos caballeros;
               seguir quiero al Almirante,
               que en esta acción, y en un hora,
               ha sido cosa notable
               que de toda España el rey
               conozca las voluntades.
               Quédate, Clara, con Dios,
               y da a Celia de mi parte
               el parabién de mi muerte,
               de casarse y de vengarse.

Vase


<<<
>>>

Pág. 103 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               ¡Lástima me ha dado!

MARTÍN:

               Es justo
               que te enternezca.

CLARA:

               Martín,
               con ausentarse da fin
               Amor con tanto disgusto.
               Ya se casa don García,
               ya no hay que cansarse más.
Salen CELIA e INÉS

CELIA:

               ¡Qué descuidada estarás
               de aquesta visita mía!

CLARA:

               ¿No viste al entrar un hombre
               que es dueño del que está aquí?

CELIA:

               Tapéme cuando le vi.

MARTÍN:

               Si aborreces hasta el nombre,
               ¿qué mucho que no les dieses
               ese disgusto a tus ojos?

CELIA:

               ¡Ay, Martín, si los enojos
               de mis pensamientos vieses,
               juzgarías que, ofendida,
               quise matarme vengada.

MARTÍN:

               Ya creo que estás casada,
               en que estás arrepentida.


<<<
>>>

Pág. 104 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

               No ha tanto que me casé,
               pues aun está por firmar,
               que el gusto lo pueda estar.
               Siento que un hombre sin fe,
               a quien yo he querido tanto,
               me haya obligado a perderle,
               pues, sin dejar de quererle,
               de lo que intento me espanto.
               Por vengar tantos agravios
               hago tan gran necedad
               que, si te digo verdad,
               voy con el alma en los labios.
               Yo le vi salir de aquí
               y la sangre se me fue
               al corazón, que pensé
               que ya no le hallara allí.
               ¿Piensas tú que no le oí
               decir las noches pasadas,
               a mis ventanas, bañadas
               de mi llanto y su dolor:
               "¡Ay, verdades, que en amor
               siempre fuistes desdichadas!"
               Todo lo vi y escuché;
               pero ya la suerte mía
               me ha entregado a don García.
               Di la palabra, ¿qué haré?
               Si llama entonces, yo sé
               que Amor llevara la palma,
               sin responder, puesta en calma
               la venganza entonces cierta:
               "¿Para qué llama a la puerta
               quien no ha llamado en el alma?"
               Fuese sin llamar, y ansí
               determinada quedé
               de casarme, y lo juré
               para vengarme de mí.
               Rompiera la puerta allí;
               que así Amor la furia amansa
               cuando celoso descansa.
               Ya que a buscarme llegó,
               ¡que no le dijera yo:
               "¿Para qué busca quien cansa?"


<<<
>>>

Pág. 105 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               No sé qué pueda decir,
               Celia, en esta confusión.
               Ya te casas, no es razón
               tu casamiento impedir.
               A Cádiz se va don Juan
               con el honor y laurel
               de Enríquez, porque con él
               muchos caballeros van.
               Échame tu bendición
               con esas flores de azahar,
               que para ver pelear
               voy a alquilar un balcón;
               que, aunque con honrados bríos,
               más voy en estas tormentas
               a dejar dinero en ventas
               que a echar a fondo navíos.

CELIA:

               Dios te dé, Martín, felices
               sucesos, pues a mí no.

MARTÍN:

               Obispa te vea yo,
               que con tal mano bendices.

Vase


<<<
>>>

Pág. 106 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CLARA:

               Necia has estado.

CELIA:

               ¿Yo?

CLARA:

               Sí;
               en declarar lo que sientes.
               Ya que te casas, no intentes
               que éste se vengue de ti.

CELIA:

               No puedo más. Toma el manto,
               ven a la calle Mayor,
               que nunca pensé que Amor
               quisiera vengarse tanto.
               Sacaré de aquí a la noche
               cosas que son menester.

CLARA:

               Mucho fue no conocer
               don Juan al salir el coche;
               y si es que le ha conocido,
               él te ha de seguir y hablar,
               ocasión que puede dar
               sospechas a tu marido.

CELIA:

               ¡Ojalá! Pero no creo
               que, estando determinado,
               le dé mi boda cuidado
               ni mi privación deseo.
               Yo me tengo de casar,
               porque he venido a creer
               que si le vuelvo a querer
               me ha de volver a olvidar.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 107 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen don JUAN y MARTÍN
MARTÍN:

               ¡Qué buen modo de partir
               después que postas conciertas!

JUAN:

               Tú me has echado a perder
               con darme, Martín, dos nuevas;
               una, que ya los ingleses
               llevaron en la cabeza;
               que sólo un Girón de España
               los hizo volver sin ella;
               que se arrojaron al mar
               cobardes, dejando en tierra
               vidas, honra, municiones,
               codicia, engaño y soberbia;
               y otra, que lloran por mí
               los bellos ojos de Celia.
               ¡Mal agüero en mi partida
               el ver llorar las estrellas!
               Y así vengo a ver su calle
               para consolar mis penas,
               y por vengarme de ver
               que enamorada me deja.

MARTÍN:

               No pienso que están en casa.

JUAN:

               ¿Si en otra parte conciertan
               este necio casamiento?
               Llega, Martín, a la puerta.


<<<
>>>

Pág. 108 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               Sale muy gentil olor,
               que es señal que en casa cenan,
               y que puede consolarte.
               Llégate más cerca, llega;
               que si en las sienes y pulsos
               se pone cuando hay flaqueza
               algún agua que conforte
               o algún licor que dé fuerzas,
               ¡por Dios!, que por las narices
               ansí lo que guisan entra
               desde la cocina al pecho,
               que hasta el ánima consuela.

JUAN:

               Advierte que viene gente.

MARTÍN:

               ¿Si es justicia?

JUAN:

               No hay linterna.

MARTÍN:

               Bien dices, que suele ser
               de esos tres magos la estrella:
               corchete, alguacil y pluma
               [..................-e-a.]

Salen don GARCÍA, galán,
ALBERTO y gente que acompaña

ALBERTO:

               Bueno fuera haber traído
               un hacha.

GARCÍA:

               La casa es ésta.


<<<
>>>

Pág. 109 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN:

¿Quién va?

GARCÍA:

Don García Fajardo.

MARTÍN:

Éste es el dueño de Celia.

GARCÍA:

¿Y quién es quien lo pregunta?

JUAN:

La justicia.

GARCÍA:

Que lo sea
por muchos años.
Al acompañamiento
Entrad.
Vase

JUAN:

Ya mi desdicha se acerca.
¿Entraron?

MARTÍN:

No, sino el alba.
Vámonos de aquí; ¿qué esperas?

JUAN:

¿Fajardo dijo?

MARTÍN:

Mejores
los tiene agora en su tienda
la calle del Arenal.

JUAN:

¡Todo me abrasa y me hiela!
Irme querría, y no puedo.

MARTÍN:

Pues es necedad extrema
si ya Celia está casada.

JUAN:

¿No puede ser que suceda
alguna cosa entretanto?


<<<
>>>

Pág. 110 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

               ¡Oh qué esperanza tan necia!

JUAN:

               Si acompaña a un sentenciado
               hasta la misma escalera,
               ¿es mucho que me acompañe
               hasta que se case Celia?

MARTÍN:

               Un hombre viene.
Sale LAURENCIO, escribano

JUAN:

               ¿Quién va?

LAURENCIO:

               Presumo que ya me esperan.

JUAN:

               ¿Quién va?

LAURENCIO:

               El escribano soy.

JUAN:

               Pues vuesa merced se vuelva,
               que me va en esto la vida,
               y póngase esta cadena.

LAURENCIO:

               Bien entiendo que os importa;
               pero ¿si otro llaman?

JUAN:

               Venga,
               que otra tengo que le dar.

LAURENCIO:

               Somos tantos que el arena
               del mar no será bastante
               si se volviese cadenas.

JUAN:

               Con irse vuesa merced
               bien puede ser que no sea
               la escritura aquesta noche.

LAURENCIO:

               Yo me voy.

Vase


<<<
>>>

Pág. 111 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

¡Qué diligencias
tan locas!

JUAN:

No puedo más.

MARTÍN:

Más gente viene. ¿Qué intentas?
Salen dos MÚSICOS

MÚSICO 1:

¿Qué guitarra habéis traído?

MÚSICO 2:

La sonora portuguesa.

MÚSICO 1:

¡Buenas voces!

MÚSICO 2:

¡Extremadas!

MÚSICO 1:

Pienso que la casa es ésta.

JUAN:

¿Músicos?

MARTÍN:

Pues ¿no lo ves?

JUAN:

¡Vive Dios, que no consienta
que canten cuando yo lloro!
¡Sacude!

MARTÍN:

¡Sacudo!

JUAN:

¡Mueran!

MÚSICO 1:

¡Ay, que me han muerto!

JUAN:

Eso sí,
vayan a cantar endechas.

MARTÍN:

O a lo menos el romance
de "A malas lanzadas mueras."


<<<
>>>

Pág. 112 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Al alboroto de los cintarazos
salen don GARCÍA, ALBERTO,
CELIA, INÉS, y acompañamiento
MÚSICO 2:

               Aquí están.

GARCÍA:

               Pues, caballeros,
               ¿así es justo que se atrevan
               a criados de esta casa?

JUAN:

               Hasta agora no hay en ella
               quien eso pueda decir,
               pues sólo su dueño es Celia.

GARCÍA:

               ¿Cómo que no? Yo lo soy.

JUAN:

               ¿Estáis casado en ella?

GARCÍA:

               Vengo a hacer las escrituras.

JUAN:

               Pues, cuando estuvieran hechas...
               ¡Cuántas veces no se cumplen!

GARCÍA:

               Lo que los nobles conciertan,
               aun sin las firmas, se cumple.

JUAN:

               En cosas de esta materia
               algunas causas impiden
               la ejecución que desean.

GARCÍA:

               ¿Sois impedimento vos?

JUAN:

               Cuando la espada pudiera
               responder, seguro estoy
               que hablara por mi defensa;
               pero yo tengo que hablaros
               aquí aparte a vos y a Celia.

GARCÍA:

               Si ella quiere, aquí estoy yo;
               no hay cosa que más me venza
               que una honrada cortesía.


<<<
>>>

Pág. 113 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Don JUAN habla aparte
con GARCÍA y CELIA
JUAN:

               ¿Es propio de la nobleza
               si un hombre que se casara
               con una dama supiera
               que había querido a un hombre
               un año con tal firmeza
               que, siendo los días de él
               trecientos sobre sesenta
               y cinco, tantos papeles
               puede mostrar de su letra?
               ¿Y que con celos, el alba
               trocaba perlas con ella,
               porque, llorando las dos,
               eran mejores sus perlas,
               si se espantaba la noche
               de ver el sol a sus puertas,
               que el de sus ojos gustaba
               de estar mirando por ella?
               Y si hubiese merecido
               cuanto de una dama honesta
               puede conceder Amor
               en exteriores licencias,
               ¿sería bien que, celosa,
               por venganza, aunque discreta,
               se casase a su disgusto,
               y el que viniese a querella
               sobre tanta voluntad
               viniese a hacer experiencia
               de los temores que pasa
               quien lo que digo sospecha?
               Vos sois juez; sentenciad
               la causa, si acaso es vuestra.


<<<
>>>

Pág. 114 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Pues ¿quién es el hombre?

JUAN:

Yo.

GARCÍA:

Pues ¿quién es la dama?

JUAN:

Celia.

GARCÍA:

¿Es aquesto verdad?

CELIA:

Sí;
no quiera Dios que yo mienta.

GARCÍA:

Ni que yo, Celia, me case
con quien verdades confiesa.

CELIA:

Hay verdades que en Amor
por los desprecios se niegan.

JUAN:

No desprecios, Celia mía;
siempre adoré tu belleza.

GARCÍA:

(¡Buen marido fuera yo (-Aparte-)
si a mis ojos la requiebra!)
García se dirige a todos
Caballeros, yo he sabido
en este punto que es deuda
mía, de que nunca tuve
imaginación ni nuevas,
la señora Celia, y quiero,
ya que por serlo no pueda
casarme, que no se emplee
menos tan rara belleza
que hoy en el señor don Juan
de la Guerra y de la Vega.
Esto suplico a los dos,
y que yo padrino sea.
Venga un "sí" doblado.


<<<
>>>

Pág. 115 de 115
Ay, verdades, que en amor Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JUAN y CELIA:

               Sí.

MARTÍN:

               Ya que de cura te precias,
               merezca Martín a Inés.

GARCÍA:

               Pues de la misma manera
               digan el "sí" juntos.

MARTÍN e INÉS:

               Sí.

MARTÍN:

               ...que es como el Requiem aeternam.

JUAN:

               De Las verdades de amor
               aquí acaba la comedia.

CELIA:

               Y el deseo de serviros,
               donde ella acaba, comienza.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<