Ay dulce puerta, en cuyo mármol cargas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

¡Ay dulce puerta en cuyo mármol cargas
de Lope de Vega


Soneto 119
   ¡Ay dulce puerta en cuyo mármol cargas, 
dueño cruel, las armas homicidas,
empresa y sepultura de las vidas,
que para fin tan miserable alargas!

   ¡Ay piedras que a mis lágrimas amargas, 
con ser piedras, estáis enternecidas,
en quien son y serán entretenidas
de mi corto vivir las horas largas!

   Yo os adoro y respeto por aquélla,
cuy retrato sois, porque sin duda
alguna alma de piedra vive en ella,

   tan dura, helada y de calor desnuda,
para dar a mi llanto una centella
que sólo os diferencia en que se muda.