Baile de máscaras

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Almanaque de las porteñas (1898)
ilustración de Carlos Clérice
Baile de máscaras de Manuel Reina
Almanaque de las portenas 1898 (page 114 crop).jpg
Baile de máscaras

 
El salón, por deliciosas
Mujeres, se halla adornado;
Parece estuche dorado
Lleno de piedras preciosas.
¡Oh brillante diversión!
Notas, perfumes, colores,
Gasas, diamantes y flores,
En lujosa confusión!
Los brilladores reflejos
De los ojos de las bellas;
La luz, salpicando estrellas
En los grandiosos espejos;
Los tapices, las pinturas,
Los elegantes tocados,
Las alfombras, los brocados,
Las correctas esculturas,
Los cojines orientales,
Las blondas, la gentileza
De las damas, la riqueza
De mármoles y cristales,
El raso, perlas y tul,
Plumas, risas y fragancia,
Forman de la hermosa estancia
Un mundo de oro y azul
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Allí se ve al caballero
Feudal, al cinto la espada,
Ostentando la celada
Y la cota del guerrero,
Prodigando madrigales
A una linda jardinera
De rizada cabellera
Y pupilas celestiales.
Allá, un alegre estudiante
Baila con una sultana;
Aquí, una lista aldeana
Se burla de un almirante.
Allí, un grave capuchino
De mirada tenebrosa
Y barba blanca y sedosa,
Baila, en raudo torbellino,
Con una bella gitana
Que luce negra mantilla,
Y exhibe la pantorrilla
Bajo la falda de grana.
Mirad, mirad aquel clown
En brazos de alta señora;
Ved aquí, esta labradora
Bailar con un infanzón.
Allá, marcha un mosquetero
Con una monja del brazo;
Mirad, en estrecho lazo,
Una reina y un torero.
Allí, un astrónomo gira
Bordado el manto de estrellas
En derredor de las bellas
Aquel trovador suspira.
Y se encuentran confundidos
Payasos, reyes, gitanos,
Griegos, moros y cristianos,
Guerreros, frailes, bandidos.
Monjas, magas, bailarinas,
Labradoras y princesas,
Rusas, gitanas, inglesas,
Moras, gallegas y chinas.
Y en medio de ese ruido,
De esta locura y afán,
Del espumante champán
Se oye el báquico estampido.
Y vestido de escarlata,
Y ceñida la tizona,
Mefistófeles entona
La sublime serenata.

Manuel Reina