Balada XXXIV: La campana vengativa

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Baladas españolas
Balada XXXIV : La campana vengativa
 de Vicente Barrantes


-Niña, ya la campana
te llama a misa:
si no vas, a buscarte
vendrá ella misma.
-¡Si está tan alta,
madre!
-Dios que es su lengua,
le dará alas.

Al verse en trage nuevo,
nuevo y más majo,
se olvidó de la iglesia
por ir al prado;
que hay allí flores,
y mozos, y en la iglesia
viejos gruñones.

Pero se encuentra sola,
sola en el prado,
y ve que la campana
le sale al paso;
toca que toca,
a misa de difuntos
tocando sola.

Como loca la niña
corre que vuela;
tocando la campana
corre tras ella...
¡Medrosos sones,
los que corren y tocan,
tocan y corren!

Así corrieron juntos
hasta la iglesia,
donde cayó la niña
de miedo muerta...
Y en son profundo,
la campana tocando
siguió a difuntos.