Bellaco sois, Gómez: 050

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 050 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Di tú, que lo sabes bien,
               pues siempre de ti me fío,
               qué finezas, qué desvelos
               me hace esta ingrata pasar.
               Dilo.

BOCEGUILLAS:

               Eso es nunca acabar:
               ansias, llantos, quejas, celos;
               si fueran maravedises,
               llenáramos de vellón
               desde Madrid al Japón,
               los bajos y altos países.
               Ayudaba el otro día
               a misa, que lo hace bien,
               y por responder "Amén,"
               dijo, "Petronila mía."
               Las noches tan desveladas
               de claro en claro pasamos,
               que, aunque por dormir, tomamos
               almidones y almendradas,
               una de éstas, entre sueños,
               se levantó y dio tras mí,
               diciendo, "¡Ah, traidor!, aquí
               te tengo; de los empeños
               de mi honor será notorio
               el desquite." Desperté,
               y díjele, "¿A mí? ¿Por qué,
               no siendo yo don Gregorio?"
               "Sí eres," dijo, "que causar
               a mi hermana te atreviste
               la muerte, y pues la ofendiste,
               no te has de petronilar."


<<<
>>>