Bellaco sois, Gómez (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Bellaco sois, Gómez.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 131
Bellaco sois, Gómez


Bellaco sois, Gómez Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Doña ANA
• BOCEGUILLAS
• Don GREGORIO


• MONTILLA
• Tres COCHEROS
• Tres ESTUDIANTES


• Doña PETRONILA
• Don FRANCISCO
• Un ALGUACIL


• Tres ESBIRROS
• MELCHORA




>>>

Escena I
Pág. 002 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto I Tirso de Molina


Salen doña ANA, de hombre,
como de camino,
con la cruz de San Juan al pecho,
y BOCEGUILLAS, gracioso
BOCEGUILLAS:

               Ésta es la venta maldita
               que intitulan de Viveros,
               con su alameda, que enana,
               ha sido a tanto suceso
               otra selva de aventuras.
               Aquí tienen su colegio
               los grajos de esta comarca,
               cuyos pollos los venteros
               bautizan en palominos;
               y a todo escolar hambriento
               le dan grajuna fiambre
               en lugar de perro muerto;
               aquí cuantos se ensotanan,
               se matriculan primero;
               en todo dama bullaque
               todo jácaro cochero;
               aquí, en fin, si hacemos noche,
               te espera, cuando cenemos,
               vino del Monte Calvario,
               pan como un veintidoseno;
               rocín-ternera en adobo,
               barbo, esto sí, jarameño,
               corto mantel de la Mancha,
               pie de taza por salero,
               y, en llegando el tanto monta
               aceitunas de reniegos.


<<<
>>>

Pág. 003 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               ¡Ay, francesas hosterías!

BOCEGUILLAS:

               Dicen que el rico avatiento
               fue de Francia.

ANA:

               Anda, borracho,
               Pilatos, sí.

BOCEGUILLAS:

               Soy un necio.
Dentro voces y riña

ESTUDIANTE 1:

               ¡Aquí de todo el Alcarria!

COCHERO 1:

               ¡Aquí del cochero gremio!
               ¿Ramos? ¿Garrancho? ¿Palomo?
               ¿Juan el Zurdo? ¿Gil el Tuerto?

ANA:

               ¿Por quí serán estos gritos?
Salen con terciados tres ESTUDIANTES
con giferos, tres COCHEROS
y MONTILLA con daga, riñendo

BOCEGUILLAS:

               Pendencia es, sin duda, en cueros,
               vel jarros, pan cotidiano
               de sopistas y cocheros.
               Calla y verás maravillas.

ANA:

               Pues aquí nos retiremos,
               que gusto de carambolas
               semejantes.

BOCEGUILLAS:

               Toma puesto.

ESTUDIANTE 1:

               ¡Fuera dije!


<<<
>>>

Pág. 004 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


COCHERO 1:

               ¡Vive Cristo!
               ¡Téngase todo gifero,
               todo gorrista terciado,
               todo bribón de convento!
               ¡El codillo ha sido burro
               a pagar de mi dinero!

ESTUDIANTE 1:

               Pues repóngalo.

MONTILLA:

               ¿Qué llama
               reponer, aunque sobre eso?

ESTUDIANTE 1:

               No hay sobre eso o sobre esotro;
               yo soy juez y lo sentencio.

MONTILLA:

               Aunque lo sentencien cuantos
               aran y cavan.
Sale don GREGORIO

GREGORIO:

               ¿Qué es esto,
               Montilla? Pues tú alborotas
               la venta.

MONTILLA:

               Quieren con fieros,
               porcionistas y arremulas,
               meternos aquí los dedos
               por los ojos.

COCHERO 2:

               A él le digo
               tenga un poco de respeto,
               que aquí toda es gente honrada.

MONTILLA:

               ¿Quién lo niega?

GREGORIO:

               ¿Por qué es ello?

ESTUDIANTE 1:

               No es más que por treinta cuartos.

GREGORIO:

               ¿De qué los debe?

ESTUDIANTE 2:

               Del juego.

GREGORIO:

               ¿A qué jugabas?


<<<
>>>

Pág. 005 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MONTILLA:

               Al hombre,
               y oiga vuested si los debo.
               Yo era, postre; salió un cinco
               de bastos; robéle en premio
               de que me entró el as garrote,
               el rey, la sota y, con ellos,
               el tres, que hacen cinco triunfos;
               baldéme de copas luego,
               porque ya lo estaba de oros;
               los otros dos compañeros
               casi todos carta blanca
               pasaban; pero, soberbio
               el que era mano, se hizo hombre
               cuando se vio, escuche el cuento,
               con la trinca coronada,
               malilla, espada y tras éstos,
               otros dos con el caballo
               el el as de oros. Dijo, "Empiezo,"
               sacó el rey doblón, ahorquéle;
               el cinco, de espadas juego;
               atraviesa el socio un triunfo
               con que el hombre sin remedio
               se halló de otro rey baldado;
               lo mismo fue el rey tercero,
               de copas, que imitó a Judas,
               ahorcado de pie de perro;
               vuélvole por las espadas,
               que se llevó sin remedio
               el tal hombre, atravesando
               entonces los cuatro leños;
               triunfa con la espada; sirvo
               con el cinco; hago lo mesmo
               con la sota, a la malilla;
               y quedóse el pobre guero
               con sólo un triunfo a caballo,
               mas con el rey se le pesco;
               vióse el dicho con tres bazas,
               con un par los compañeros,
               yo con tres, y faltaba una
               tan solamente. Aquí es ello.
               Enseñéles en la mano,
               para rematar el pleito,
               por última carta el basto.
               Dicen, pues porque me meto,
               habiéndole visto todos
               en la baraja y no le echo.
               en la mesa, que fue burro;
               que el codillo por él pierdo
               y que reponga la polla.
               ¿Sentenciara tal Gayferos?


<<<
>>>

Pág. 006 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ESTUDIANTE 2:

               Sentenciáralo una mula.

MONTILLA:

               ¿Por qué?

ESTUDIANTE 1:

               Porque dio recelos
               de que jugó con diez cartas
               y, la décima, encubriendo
               debajo del basto, quiso
               darnos papilla, con miedo
               de que, echando los dos naipes
               en la tabla, y manifiesto
               el burro, no le pagase.

GREGORIO:

               Ahora, amigos, chico pleito;
               sirva por mí este doblón
               de montante.
Dásele

ESTUDIANTE 1:

               ¡Caballero!
               ¡De veinticinco quilates!
               ¡Por Cristo!

A MONTILLA


<<<
>>>

Pág. 007 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


COCHERO 2:

               Eche acá esos huesos,
               que es muy honrado el Montila,
               y, esta pendencia mojemos.

MONTILLA:

               Yo, por mí.

ESTUDIANTE 1:

               Pues, yo, por mí.
Danse las manos

COCHERO 2:

               Chata, saca vino y queso.

ESTUDIANTE 2:

               ¡Victor el dona pecúnias!
               ¡Víctor el accipe argentum!

COCHERO 1:

               ¡Víctor también en romance!
               ¡Vive el coime!

ESTUDIANTE 1:

               ¿No bebemos?.
Éntranse ESTUDIANTES y COCHEROS

BOCEGUILLAS:

               En estacadas viciosas
               no hay otras leyes del duelo
               más de que, herido sin culpa,
               ponga la sangre un pellejo.

ANA:

               Boceguillas, mal aliño
               en la dicha venta vemos
               para pedir gollerías.
               Luna hace.

BOCEGUILLAS:

               ¿Y es barro el fresco?

ANA:

               Pues, alto de aquí. ¡A ensillar!

GREGORIO:

               ¿Vais a Madrid, caballero?

ANA:

               Voy; muy a vuestro servicio.


<<<
>>>

Pág. 008 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Si desde aquí a allá merezco
               aliviaros lo penoso
               de la soledad, lo mesmo
               quisiera excusar con vos.

ANA:

               Interesado lo acepto.

GREGORIO:

               ¿De dónde venís?

ANA:

               De Italia
               y Nápoles, por lo menos.
               ¿Y vos?

GREGORIO:

               De Calatayud
               agora; aunque ha poco tiempo
               que milité en Lombardía.

ANA:

               ¡Oh! Pues, siendo ansí, tendremos,
               para tres leguas que faltan,
               gustoso entretenimiento.
               Ea, no hay sino picar.

GREGORIO:

               Sufríos un poco y cenemos.

ANA:

               En venta y con tanta bulla
               hallaréis mal aparejo.

GREGORIO:

               Yo traigo lo que nos baste
               para tomar un refresco.
               ¡Montilla! Dentro ese bosque,
               que más parece bosquejo,
               cenaremos sin ruido.
               Busca el sitio más a cuento
               y más libre de embarazos,
               y en él la cena prevennos.

MONTILLA:

               A registrar las bizaras
               voy como un lebrel.


<<<
>>>

Pág. 009 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Traemos
               con cuatro frascos de vidrio,
               agua, vino y nieve en ellos,
               un corcho de Zaragoza
               que, empegado por de dentro
               y de baqueta el ropaje,
               juzgo que no echaréis menos
               cantimploras cortesanas.

ANA:

               Son prevenciones de cuerdo.

GREGORIO:

               Acompáñale un jamón
               de Molina, y os prometo
               que a Rute y las Algarrobillas
               se las apuesta.

ANA:

               Os lo creo.

GREGORIO:

               Cocióse éste en vino blanco,
               clavos, canela, romero;
               y está tierno como un agua.

ANA:

               Me aplico mucho a lo tierno.

GREGORIO:

               Vitela o ternera en pan,
               del mismo modo un conejo
               y una caja para postre.

ANA:

               Lo dulce es lindo. Laus Deo.

GREGORIO:

               Anda, pues, y date prisa.

ANA:

               Ayúdale tú.

BOCEGUILLAS:

               Para eso
               hallárame todo rumbo
               haldas en cinta.

ANA:

               Acabemos.

Vanse BOCEQUILLAS y MONTILLA


<<<
>>>

Pág. 010 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿Es vuestro nombre?

ANA:

               Don Gómez
               Dávalos.

GREGORIO:

               La que en el pecho
               noblemente os califica
               abona blasones vuestros.

ANA:

               Nací en Nápoles. Mis padres
               de Ruy López descendieron,
               el que en Castilla a validos
               dejó lástimas y ejemplos.
               Pero ¿cómo os llamáis vos?

GREGORIO:

               Don Gregorio de Toledo
               y Leiva.

ANA:

               ¿Cómo dijistes?

GREGORIO:

               Toledo y Leiva soy.

ANA:

               (¡Cielos! (-Aparte-)
               ¿Qué es lo que oigo?)
A él
               Originario
               sois de España; pero deudos
               en Nápoles, generosos,
               conozco yo que, herederos
               de aquel don Antonio, pasmo
               de Francia, por quien vio preso
               el alcázar de Madrid
               al Valois de más esfuerzo,
               se juzgan ya italianos.


<<<
>>>

Pág. 011 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Uno, don Gómez, soy de ésos;
               más que noble, venturoso,
               si serviros a vos puedo.

ANA:

               Bésoos las manos; querría,
               en fe de lo que ya os debo,
               que algún buen hado me trujo
               a este sitio a conoceros,
               saber de vos cierta cosa.

GREGORIO:

               Llave tenéis de mi pecho,
               basta ser Ávalos vos.

ANA:

               La mano otra vez os beso.

GREGORIO:

               Es para mí ese apellido
               fatal.

ANA:

               Y viene con eso
               lo que yo he de preguntaros.

GREGORIO:

               Decid, pues, que estoy suspenso.

ANA:

               Para más claras noticas,
               don Gregorio, lo primero
               que supongo es que en Milán
               servicios de vuestro acero
               os granjearon las plazas
               más honradas, y, ascendiendo
               por ellos, fuistes dos años
               maese de campo de un tercio
               de española infantería.
               ¿No es ansí?

GREGORIO:

               Estáis en lo cierto.


<<<
>>>

Pág. 012 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Lo segundo que supongo
               es que, mediando ambos deudos,
               pretendistes desposaros
               en Nápoles ese tiempo
               sin haberla jamás visto,
               con una dama, que os puedo
               afirmar que en lo virtuoso
               fue el prodigio de aquel reino.
               Doña Ana Dávalos tuvo
               por nombre, que ya recelo
               que desaires no ajustados
               a vuestros nobles empeños
               la tienen sin nombre y vida.

GREGORIO:

               Sentiríalo en extremo,
               que es doña Ana el sol de Italia;
               pero mejor lo hará el cielo.

ANA:

               Ahora, pues, que confesastes
               todos estos presupuestos,
               decidme, ¿con qué motivo,
               habiéndola, en nombre vuestro,
               dado la mano de esposo,
               ausente vos, un tercero,
               rehusastes ejecuciones
               en cosa de tanto peso,
               desacreditando fácil
               la fe vuestra y su respeto?
               Pues si os admitió doña Ana,
               no por amor, que, sin veros,
               mal pudiera enamorarse,
               sino obediente a consejos
               de canas, por quien se rige,
               todos cuantos se los dieron
               a instancia vuestra, agraviados,
               no juzgan vuestro desprecio
               menos que con causa mucha.
               Y el escándalo, que ciego
               echa siempre a la peor parte
               con cualquiera fundamento,
               en desdoro de doña Ana,
               osa eclipsar el espejo
               más claro que vio la corte
               napolitana.


<<<
>>>

Pág. 013 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Diréos,
               ya que como consanguíneo
               tan de parte suya os veo,
               tres suficientes motivos
               con que quedéis satisfecho,
               y yo, con vos, disculpado.
               Escuchad.

ANA:

               ¿Tres por lo menos
               suficientes, Don Gregorio?
               Decid, decid.

GREGORIO:

               El primero,
               y que es más considerable,
               fue el saber los galanteos,
               después que por otra mano
               me vi en sus coyundas preso,
               del marqués Pompeyo Ursino,
               siendo relator él mesmo,
               que vino a ver nuestro campo,
               de favores que excedieron
               permisiones cortesanas,
               y aunque muchas veces celos
               en quien ama perdidoso,
               suelen alargar el freno
               a la pasión destemplada,
               y está indiciado Pompeyo,
               como mozo, en esta parte
               más que debiera, no es cuerdo
               quien ignora que en los puntos
               del honor siempre valieron,
               si hay indicios opinables,
               más los dichos que los hechos.


<<<
>>>

Pág. 014 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               ¿Pompeyo favorecido
               jamás de doña Ana?

GREGORIO:

               Aquesto
               me afirmó no una vez sola.
               Servíos, para que demos
               fin a cuentos tan pesados,
               no interrumpir los progresos
               que me mandáis que os resuma.

ANA:

               Proseguidlos, que, si puedo,
               me templaré lo que duren.

GREGORIO:

               Yo, pues, no a su amor sujeto,
               como ni esa dama al mío,
               pues, como advertís, sin vernos
               fuera difícil amarnos,
               y las sospechas tras esto,
               de lo referido tuve
               noticia de que, saliendo
               de la esfera esa señora
               que piden las de su sexo,
               no bastidores, no agujas,
               no estrados nobles y quietos,
               no galas, común hechizo
               en beldades de años tiernos,
               su inclinación adulaban,
               sino en el bridón travieso,
               con la escopeta y el dardo,
               persiguiendo al lobo, al ciervo,
               al jabalí, al gamo, al oso,
               discurrir bosques y cerros,
               volar la garza, la grulla,
               matar la perdiz al vuelo;
               hojear en la quietud
               de las tinieblas cuadernos
               filósofos, comentarlas,
               soltarles los argumentos
               y, hecha academia su casa,
               las noches de los inviernos,
               en disputas semejantes
               hurtar las horas al sueño.


<<<
>>>

Pág. 015 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Yo, que imaginaba entonces
               ser marido de un sujeto
               proporcionado a los nudos
               del fecundo sacramento,
               rehusé esposa que usurpase
               las aciones a su dueño,
               y con mujer para tanto
               juzgué el tálamo molesto.
               Salióme a esta coyuntura,
               en la corte de estos reinos,
               el lance más venturoso
               que pude pedir al cielo,
               porque doña Petronila
               Leiva y Osorio, que a empeños
               de amistad con un tío suyo
               añade el del parentesco,
               le hereda en un mayorazgo
               cuantioso; y agora el viejo
               castellano de Milán
               la enriquece en su gobierno;
               éste, que es íntimo mío,
               ha sazonado deseos,
               de que me acerque a su sangre
               con vínculo más estrecho,
               persuadiendo a su sobrina
               lazos que alegren mi cuello
               al tálamo, ya aceptado,
               y, en fin, el último pliego
               la posesión me asegura
               con un retrato tan bello
               que, cuando a costa del oro
               mienta el pincel lisonjero,
               no la opinión, no la fama,
               que es, don Gómez, la que creo,
               y me la pinta el milagro
               de Madrid. Voy, en efeto,
               a llamarme esposo suyo;
               pues siendo vos tan discreto
               tendréis estos tres motivos
               por suficientes. Cenemos.


<<<
>>>

Pág. 016 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Tiene más dificultades
               la cena, que ya no acepto,
               de lo que habéis vos juzgado,
               y en ella el plato primero
               ha de ser reconveniros
               en los desalumbramientos,
               indignos de vuestra sangre,
               con que avergonzaros pienso.
               Intimaréoslos ahora,
               estéis a no estéis atento,
               y Dios sabe, en acabando,
               quién cenará o no. Yo vengo
               desde Malta en vuestra busca,
               donde, aunque mozo, año y medio
               cumplí con obligaciones
               del hábito que profeso.
               Doña Ana fue hermana mía.

GREGORIO:

               ¡Doña Ana! Eso no, que tengo
               certidumbre que ella sola
               nació en su casa.


<<<
>>>

Pág. 017 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Esto es cierto,
               y falsa esa certidumbre;
               el mucho amor que la debo,
               porque heredase a mis padres,
               me obligó a la cruz que al pecho
               el yugo excluye amoroso.
               Baste lo dicho en cuanto a esto,
               y en lo demás escuchadme,
               veréis cuán sin fundamento
               estriban vuestros engaños
               en los motivos propuestos.
               Pompeyo Ursino, que supo
               la fama que en menosprecio
               de mi hermana publicastes,
               y del debido respecto
               que se debe a tal Ursino,
               afirma con juramento,
               no sólo que no os ha hablado
               en su vida acerca de esto,
               más que nunca el competiros
               le pasó por pensamiento;
               porque, sin tener noticia
               de mi hermana, otros empleos
               a su amor proporcionados
               le llevaron los afectos.
               Sobre el caso os desafía
               en una carta que dejo
               en la maleta, y no sé
               si habrá de dárosla tiempo;
               veis aquí el primer motivo,
               contra vos tan manifiesto,
               que en lugar de acreditaros
               os añade vituperios.


<<<
>>>

Pág. 018 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Como también el segundo,
               porque en Italia no es nuevo.
               Las mujeres de alta sangre
               desmentir ocios molestos
               en la caza y en los libros,
               porque de pocas sabemos,
               de las prendas de mi hermana,
               que no alcancen, cuando menos,
               a entender letras latinas
               y ejercer por pasatiempo
               ya el cañón, que imita al rayo;
               ya el venablo y ya el acero.
               No privó Dios a las tales
               los ejercicios honestos
               de las letras y las armas
               si discurrir por ejemplos
               sólo, entre las maldiciones
               que en el delito primero
               echó a la primera madre,
               fue el sujetarla al imperio
               del varón, consorte suyo;
               y sé yo que este precepto
               nadie con vos le guardara
               cual mi hermana, a ser su dueño.
               Luego viene a reducirse
               en el motivo tercero
               todo cuanto caviloso
               en los dos habéis propuesto.
               Y este también, vedlo vos,
               más parece fiscal vuestro
               que agente en vuestras disculpas;
               porque si, como os concedo,
               el no haber visto a mi hermana
               fue causa que los incendios
               de su amor no os abrasasen,
               ausente en Milán, ¿qué fuego
               amoroso os dio sus alas
               para que, volando a tiento
               a ver vuestra Petronila,
               os hechizase tan presto?


<<<
>>>

Pág. 019 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Diréis que el verla en retrato.
               Diré yo lo que vos mesmo;
               que son flojos incentivos
               los pinceles y los lienzos.
               El mayorazgo en la corte,
               el interés avariento,
               por más que aleguéis excusas,
               hizo vuestro amor logrero.
               Ya mi hermana, don Gregorio,
               murió. Ya pide en el cielo
               satisfacción de su agravio;
               y yo, que en su nombre quedo
               sucesor de sus injurias,
               por ella y por mí pretendo
               acreditar sus desdoros,
               probándoos no lo haber hecho
               según las obligaciones
               que a toda mujer debieron
               conservándoles la fama
               los nobles y caballeros.
               Desnudad la espada agora,
               que en la justicia que alego,
Sácala doña ANA
               fío que iréis a cenar
               al otro mundo. ¡Ea!


<<<
>>>

Pág. 020 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GREGORIO:

               Templo,
               rapaz, en fe de mis años,
               vuestros mozos desaciertos
               por los pocos, aún no abriles,
               que precipitáis soberbio.
               Andad con Dios a la corte
               y en ella me poned pleito.
               Iráos mejor con letrados
               que aquí con armas y fieros.

ANA:

               ¡Don Gregorio! ¡Don Gregorio!
               Si acostumbrado a desprecios
               con bellezas de mi sangre
               presumís hacer lo mesmo
               con los Ávalos, varones,
               engañáisos. ¡Vive el cielo,
               sino sacais la cuchilla,
               que os mate!

GREGORIO:

               Escarmentaréos
Sácala
               con ella, como a un muchacho.
Riñen. Sale BOCEGUILLAS.
Éntranse los dos acuchillando
y luego sale doña ANA envainando

BOCEGUILLAS: ¡Fuera dije! ¿Qué es aquesto?
GREGORIO: ¡Jesús! ¡Muerto soy!


<<<
>>>

Pág. 021 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Ahorróse
               de Avicenas y Galenos.
               ¡Para tanto, y tan lampiño!

ANA:

               Su soberbia es quien le ha muerto.
               Métele en esa espesura,
               no den con él al encuentro,
               y enfrena a prisa.

BOCEGUILLAS:

               ¡Bien dicho!
               Que la bulla de allá dentro,
               entre la taza y los naipes,
               guarda a esta hazaña el silencio.
               Acógete tú entretanto.

ANA:

               Junto a la puente te espero.
Vase doña ANA

BOCEGUILLAS:

               Desmentiremos caminos
               echando hacia Paracuellos.
Vase. Salen doña PETRONILA
y don FRANCISCO

PETRONILA:

               Diéraos los brazos yo agora,
               en albricias de la vida
               que juzgaba en vos perdida,
               a ser de ellos tan señora
               como otras veces.

FRANCISCO:

               Pues ¿quién
               los brazos os enajena?


<<<
>>>

Pág. 022 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               Quien, porque puede, me ordena
               que a nuevo dueño se den.
               Toda la corte ha creído
               que en Tarragona os mataron.

FRANCISCO:

               Si envidiosos desearon
               que lo hiciese vuestro olvido,
               gracias, mi señora, a Dios,
               vivo vuelvo, a que podáis,
               con las nuevas que me dais,
               matarme de celos vos.
               Si del modo que os oí
               más de una vez, me hospedara
               vuestro pecho, conservara
               las finezas que os creí,
               y el alma, que no se inclina,
               si bien quiere, a falsedades,
               pronosticara verdades
               por la parte de divina
               que tiene. Echárame menos
               y, adelantándoos enojos,
               no os consintiera los ojos
               tan alegres y serenos.
               Vos, sí, me matáis de veras,
               no asaltos, tiros ni balas.


<<<
>>>

Pág. 023 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               De las nuevas, cuando malas,
               siempre se creen las primeras;
               las que tuvimos de vos fueron
               de que os habían muerto;
               quiseos bien, sabéis que es cierto;
               pero no estando los dos
               desposados, si exteriores
               demonsiraciones hiciera,
               motivo a malicias diera
               de atentos censuradores.
               Venís vivo. ¡Dios os guarde!
               Falsas nuevas desmentís;
               pero, aunque vivo venís,
               para amarme venís tarde.
               Hame casado en Milán
               mi tío; acepté el contrato;
               sustituyóme un retrato;
               es noble, es rico, es galán.
               Júzgole ya tan cercano,
               que, si en la corte no está,
               brevemente llegará
               a ejecutarme en la mano.
               Ved, pues, si es lance forzoso
               cumplir esta obligación,
               vos muerto en la estimación,
               y él de próximo mi esposo.


<<<
>>>

Pág. 024 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Gustosa habéis enviudado
               en la voluntad primera,
               pues el medio año siquiera
               el luto no habéis guardado.
               Muchos años os gozad,
               ya que en vos mi amor expira,
               que quien me mató en mentira
               hará que salga verdad.
               Porque, volviéndome loco
               los desengaños que escucho,
               no harán en matarme mucho
               si en fingirlo hicieron poco.
Hace que se va

PETRONILA:

               Oíd, don Francisco, oíd.
               Esperad, que la templanza
               logra tal vez su esperanza.
               Dejad que llegue a Madrid
               el tal vuestro opositor,
               y ambos a dos litigad,
               que siempre es la voluntad
               tibia sin competidor.
               Alegue él en su derecho
               la acción que le da mi tío;
               que libre está mi albedrío
               confesándoos que, en mi pecho,
               antes que a él os dio lugar;
               quíseos bien, y al forastero
               ni le aborrezco ni quiero,
               porque sin ver no hay amar.
               Luego hasta aquí preferido,
               estáis en la antelación
               de mi primera afición,
               y retiraros vencido,
               cuando con ventajas tantas
               podéis litigar, sería
               desairosa cobardía.


<<<
>>>

Pág. 025 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


FRANCISCO:

               ¡Ay, Petronila, que encantas
               y enamoras con rigores!
               ¿Quién de ti pudo creer
               que en mi ofensa había de hacer
               pleito tu amor de acreedores?
Sale MELCHORA

MELCHORA:

               Esta carta con su porte
               me dio un mozo para ti.
Dásela
               ¡Jesús! ¿Don Francisco aquí?
               ¿Vivo, sano y en la corte?
               ¡Válgame Dios, y qué susto
               me ha dado vuesa mesté.

FRANCISCO:

               Vivo no, que mal podré
               vivir si mata un disgusto.
               Sano tampoco, Melchora,
               pues en la cama caí
               del desengaño; mas sí
               en la corte, que cada hora
               muda amantes como galas.

MELCHORA:

               Llorado le hemos las dos
               más de un mes. Líbrenos Dios
               de nuevas que son tan malas.


<<<
>>>

Pág. 026 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               (¡Si fuese de don Gregorio (-Aparte-)
               la tal carta!)

MELCHORA:

               En buena fe
               que esta noche le soñé
               que estaba en el Purgatorio.

FRANCISCO:

               No hay muerte como una ausencia
               pues que las vidas aparta.

PETRONILA:

               Lo que contiene esta carta
               veré con vuestra licencia.
Ábrela

FRANCISCO:

               Será del dueño felice
               que ya tan cerca esperáis.
               ¡Adiós!

PETRONILA:

               No quiero que os vais;
               escuchadla, que así dice:
Lee
               "Don Gregorio, mi señor,
               que iba a serviros y a veros,
               en la venta de Viveros,
               según nos dice el doctor,
               dará fin triste a su amor;
               porque de una leve herida
               está al Laus Deo de la vida
               y ya el aliento le falta.
               Diósela un capón de Malta
               que sobra para homicida.
Asústase
               Tómanle la sangre aquí
               y el dinero. Llevaráse
               a Rejas y cuidaráse
               de su cuerpo y alma allí.
               Corre la cuenta por mí
               de dárosla. Un pasajero
               es de aquésta el mensajero,
               por cuya prisa concluyo,
               Montilla, lacayo suyo,
               y de hoy más vuestro escudero."
               ¡Válgame Dios, qué desgrácia!


<<<
>>>

Pág. 027 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


FRANCISCO:

               No la tengo por tal yo.

MELCHORA:

               Ni el que la carta escribió,
               que, a fe que estaba de gracia.

PETRONILA:

               ¿Qué haremos, Melchora, en esto?

MELCHORA:

               Sea mentira o sea verdad,
               el caso es de calidad,
               que en virtud de él te amonesto
               vayas a Rejas al punto.

PETRONILA:

               ¿Y si éste algún cómo
               fuese?

MELCHORA:

               Dado que así sucediese,
               o le hallásemos difunto,
               lucirá más la fineza
               de quien dueño le aguardaba.

PETRONILA:

               ¡Que este susto me esperaba!

MELCHORA:

               Cuando por ellos empieza
               amor y se muestra arisco
               dicen que después se deja
               ensillar.

PETRONILA:

               ¿Qué me aconseja
               en tal caso don Francisco?

FRANCISCO:

               Mi amor, que no vais allá;
               y que sí, mi cortesía.


<<<
>>>

Pág. 028 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               La vuestra, desde este día,
               en mi estimación tendrá
               el abono que merece.
               ¡Qué cuerdo y qué generoso!

FRANCISCO:

               Será el ir con vos forzoso,
               por lo que un camino ofrece.
 

PETRONILA:

               Tan obligada lo acepto
               como habéis de hallar después.
Sale doña ANA,
de hombre, alborotada

ANA:

               ¡Señores! Si es interés
               de nobles, que en un aprieto
               fortuito y peligroso
               se socorra a un desgraciado,
               a un hombre la muerte he dado
               contra mi honor alevoso;
               viene tras mí la justicia
               y en sus manos casi estoy;
               amparadme, pues os doy
               de mis desgracias noticia.

PETRONILA:

               Entraos en ese aposento.
Éntrase
               ¿Otra desdicha, Melchora?

MELCHORA:

               Vienen a pares cada hora.

PETRONILA:

               Ciérrale en él al momento.

FRANCISCO:

               Alabo vuestra piedad.


<<<
>>>

Pág. 029 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¡Qué mozo es el delincuente!

FRANCISCO:

               Siempre el agravio es valiente
               y suple cualquiera edad.
Salen un ALGUACIL y tres ESBIRROS

ALGUACIL:

               Aquí entró. No hay escaparse.

PETRONILA:

               ¿En mi casa la justicia?
               Señores, ¿qué es esto?

ALGUACIL:

               Casos
               que forzosamente obligan
               a no mirar en respectos.
               Vuesas mercedes me digan
               dónde un mozo se escondió,
               de un caballero homicida,
               que en la venta de Viveros
               será milagro que viva.

PETRONILA:

               ¡Ay, cielosl ¿Quién es el muerto?

ALGUACIL:

               Si su desgracia os lastima,
               el herido es don Gregorio
               de Leyva Toledo y Silva.

PETRONILA:

               ¡Desdichada de mi! Que ése
               que decís a ser venía
               mi esposo desde Milán.

ALGUACIL:

               Vengad, pues, vuestra desdicha
               manifestándome al reo.
A don FRANCISCO y a MELCHORA quedo

PETRONILA:

               ¡Pluguiera á Dios! Nadie diga
               que sabe de él.


<<<
>>>

Pág. 030 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ALGUACIL:

               ¿Dónde está?

PETRONILA:

               No ha entrado aquí; que la vida
               diera yo por la venganza
               de tal insulto.

ALGUACIL:

               La vista
               no es posible que se engañe.
               Por aquestas puertas mismas
               entró, huyendo de nosotros.

MELCHORA:

               Debió de subirse arriba
               o esconderse tras la puerta.

PETRONILA:

               Los cuartos altos habita
               un conde. Búsquenle en ellos;
               que yo prometo en albricias
               de su prisión un diamante.

ALGUACIL:

               Será, pues, cosa precisa
               registrar toda esta casa,
               ya que, por ser compasiva,
               sois crüel con vuestro esposo.

PETRONILA:

               Perdónoos esa malicia;
               mas mirad que a la en que estáis
               se le guardan cortesías

ALGUACIL:

               No es agora tiempo de ellas.
               Suban al cuarto de arriba
               y examinen sus rincones.
Vanse los dos ESBIRROS
               Entre conmigo Valdivia.
               Abras esta puerta.

MELCHORA:

               (¡Ay cielos! (-Aparte-)
               El pobrecito peligra.


<<<
>>>

Pág. 031 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Abren la puerta por donde entró
doña Ana, y éntranse el ALGUACIL,
MELCHORA y el ESBIRRO
FRANCISCO:

               No hará tal viviendo yo;
               que quien los estorbos quita
               a mi amor, e impide celos,
               mi amistad y espada obliga.

PETRONILA:

               Don Francisco, ¿estáis en vos?
               ¡Tenéos!

FRANCISCO:

               Doña Petronila,
               o he de morir o librarle.
Salen MBLCHORA y doña ANA de mujer
con un serenero en la cabeza

MELCHORA:

               Siempre el mal se multiplica.

ANA:

               ¡Hasta mi cama dos hombres!
               ¿Esto ha de sufrirse, prima?
               ¿Y en casa vuestra?
               ¿Qué es esto?

MELCHORA:

               (¡Disfraces por tropelía!) (-Aparte-)
Anda el ALGUACIL entrando y
saliendo como que busca al reo


<<<
>>>

Pág. 032 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               ¿Tenéis tan poca confianza
               de lo que mi honor estima
               su crédito, que las noches
               que al reposo me retiran
               me echáis la llave vos propia,
               y hasta las once del día
               no consentís que me vea
               el sol, con no ser su ninfa;
               y cuando a dormir la siesta
               me encierro, medio vestida,
               dais en mi aposento entrada
               a dos hombres?

FRANCISCO:

               La justicia
               tiene licencia, señora,
               para tales demasías.
               No os asustéis, que no es nada.
A doña PETRONILA
               Suplícote que prosigas
               con esta ficción sabrosa;
               pues es la persona digna
               que la inventó, por su ingenio
               de todo amparo y estima.}}

ANA:

               ¡Justicia en casa, señores!
               ¡Válgame Dios, qué desdicha!
               Pues ¿qué ha sucedido en ella?

Está presente el ALGUACIL


<<<
>>>

Pág. 033 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¡Qué cansada melindrizas!
               Ya te han dicho que no es nada.
               Éntrate allá.
Salen los dos ESBIRROS

ESBIRRO 1:

               No hay quien diga
               cosa en casa de provecho.
               No he perdonado oficina,
               pieza, jardín, cofre, pozo,
               hasta la caballeriza,
               hasta debajo las camas;
               pues--¡por Dios!--que no alucinan
               mis ojos, y que te vieron
               entrar por aquí.

ESBIRRO 2:

               Allá arriba
               todos se hacen ignorantes;
               si bien una berberisca,
               esclava en el apariencia,
               no sé que pasos afirma
               que sintió en los corredores,
               como de quien huye a prisa,
               pero piensa que jugaban
               algunos de la familia.

ESBIRRO 1:

               Saltaría a esotra casa.

ESBIRRO 2:

               Es sin duda.

PETRONILA:

               No te diga
               tercera vez que allá te entres.
               Acabemos ya.


<<<
>>>

Pág. 034 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               ¡Qué esquiva!
               Ya recelarás que el conde,
               a título de visita,
               me ha de robar con los ojos;
               pues sosiéguese tu envidia
               y acaba ya de casarte
               con él, sin que me persigas.
               Pues todo se cae en casa
               y en esotro cuarto habita.
               Ven tú a tocarme, Melchora.
Vase doña ANA

MELCHORA:

               (Sazonado hermafrodita, (-Aparte-)
               ¿quién te reveló mi nombre?)
Vase MELCHORA

ALGUACIL:

               Hecho habemos exquisitas
               diligencias, aunque en vano.
               Perdonad, señora mía;
               que en ministerios como éste
               no cumple quien no averigua.
Vanse el ALGUACIL y los ESBIRROS

PETRONILA:

               ¿Oístes vos en novela,
               por sazonada aplaudida,
               suceso a éste semejante?


<<<
>>>

Pág. 035 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


FRANCISCO:

               La necesidad afila
               los aceros al ingenio,
               y el riesgo le sutiliza
               desenvoltura agradable.

PETRONILA:

               Cuando debiera, ofendida,
               aborrecerle, me alegro
               viendo que por mí se ibra.

FRANCISCO:

               Yo, a lo menos, seré ingrato
               si, con la hacienda y la vida,
               desde hoy más no le agradezco
               medras de su bizarría.
               Llamémosle; mas él sale.
Sale doña ANA, de mujer,
y MELCHORA

ANA:

               Si plumas no os eternizan,
               si no os celebran, señora,
               por la fénix de Castilla,
               no hay conocimiento en ella,
               ni en mí, desde aqueste día,
               sangre que noble me llame,
               fe que, como esclava, os sirva
               si, ingrato a tantas mercedes,
               toda el alma no os dedica,
               la voluntad, la memoria,
               el aliento que respira,
               los pensamientos que engendra
               y las potencias que anima.


<<<
>>>

Pág. 036 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               No os quiero empeñado tanto,
               que a mí propia me debía
               el socorro que aquí hallastes
               y me le pago a mí misma,
               si bien tiene circunstancias.

ANA:

               Melchora me dio noticia
               de ellas, y sé que de Italia
               caminaba el que venía
               a intitularos su prenda;
               mas, si no desacreditan
               la verdad enemistades,
               creed que no os merecía
               y que, en Nápoles casado,
               debéis estar a la herida
               que le dieron mis ofensas
               de algún modo agradecida.
               Sabréis el por qué a su tiempo.

FRANCISCO:

               ¿Qué mejor que éste? Decidla
               mucho de eso, ilustre joven.
               Proseguid siguiera en cifra,
               desempeñaréis deseos
               que no ha mucho se ofrecían
               por vos a cualquiera lance.

ANA:

               Tendré el serviros a dicha.

PETRONILA:

               Quédese eso por agora;
               que estimo en más vuestra vida
               que esa relación; no obstante
               lo que me importa el oírla.
               Mirad que aquí corréis riesgo.

ANA:

               Siendo vos la imagen mía
               del socorro, no osará
               ofenderla la justicia.


<<<
>>>

Pág. 037 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¡Qué bien el traje os asienta!
               Si yo ignorara el enigma,
               ¡qué de celos fulminara
               de vos!

ANA:

               Basta, que fulminan
               rayos, señora, esos ojos
               que agradezco, mientras miran
               a este caballero afables.

FRANCISCO:

               Si los vuestros patrocinan
               ansí mi desvalimiento,
               mi esperanza resucita.

PETRONILA:

               ¿Quién os dijo a vos que un conde
               sobre estas piezas habita,
               y el nombre de esa criada?

ANA:

               ¿Quién, mi señora? Vos misma
               al alguacil, deslumbrando
               violencias de su pesquisa,
               y mandando que Melchora,
               hasta en aquesto advertida,
               con llave me asegurase.

PETRONILA:

               Decís bien; pero me admira
               que os vistiesedes tan presto,
               y que cuando lo examina
               todo el interés, pues siempre
               dicen que es lince en la vista,
               no reparase en la ropa
               que os quitastes.


<<<
>>>

Pág. 038 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ANA:

               Mal podía,
               si me la puse debajo;
               cerróme el temor y prisa
               en esa cuadra, hallé en ella
               ropa, jubón y basquiña;
               esta curiosa toalla
               las almohadas cubría,
               que haciéndola serenero,
               los ministerios duplica;
               sirvió la capa de enaguas;
               acomodé luego encima
               lo femenil, y al sombrero
               un clavo tras las cortinas
               de la cama; espada y daga
               también escrúpulos quitan,
               durmiendo entre los colchones;
               revuelvo sábanas limpias
               entre la colcha y frazadas
               de manera que atestiguan
               que me levantaba entonces;
               entra la turba ministra,
               asústome a lo doncello
               salgo, si descolorida
               o no del tal sobresalto
               los que lo vieron lo digan,
               y quedo libre y sin costas
               por vos, señora divina,
               y por este caballero.
               Ya la noche nos avisa
               que restituya disfraces;
               sácame, Melchora amiga,
Va por ello
               sombrero, daga y espada,
               que apenas dará la risa
Desnuda el traje de mujer
               del alba mañana al campo
               los gajes que le matizan,
Desnudándose
               cuando volveré gozoso
               a haceros una visita.


<<<
>>>

Pág. 039 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Queda en cuerpo, la capa como faldellín
que se pone en su lugar; y tiene la cruz
de San Juan en ella


PETRONILA:

               Cumplidlo ansí, que hasta entonces
               tengo de juzgar prolija
               la noche.

FRANCISCO:

               ¡Qué airoso mozo!

PETRONILA:

               ¡Qué agradable bizarría!

MELCHORA:

               Todo lo escondido traigo.


<<<
>>>

Pág. 040 de 131
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MELCHORA con lo que pidió,
y póneselo doña ANA
ANA:

               Venga. Favorable prima,
               adiós. Caballero, adiós.

PETRONILA:

               ¿Volveréis?

ANA:

               Por una vida
               entre los dos empeñada.
Vase doña ANA

FRANCISCO:

               ¿Y qué ha de haber de partida
               a Rejas?

PETRONILA:

               Dormir sobre ello,
               que agora estoy indecisa.

FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 041 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Sale doña ANA, de estudiante bizarro,
y doña PETRONILA
ANA:

               Todo cuanto he referido
               es infalible verdad.

PETRONILA:

               ¿Hombre de tal falsedad
               pretende ser mi marido?
               No lo permitan los cielos.

ANA:

               Ansí engaña la presencia
               de una agradable apariencia.

PETRONILA:

               Y vos, que excusáis recelos
               de que os prenda la justicia,
               vengador de vuestra hermana,
               cubriendo con la sotana
               la cruz de vuestra milicia,
               ¿por qué el nombre no mudáis
               de la suerte que el vestido?

ANA:

               Basta mudar de apellido.

PETRONILA:

               Pues ¿de qué suerte os llamáis?

ANA:

               Don Gómez Portocarrero.

PETRONILA:

               ¿Y si el don Gómez hiciese
               que alguno aquí os conociese?


<<<
>>>

Pág. 042 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Nunca del nombre primero,
               que de pila el vulgo llama,
               se suele hacer mucha cuenta;
               no pudo verme en la venta
               quien para su esposa os ama;
               pues de noche y fuera de ella,
               como la luna que hacía,
               por entre nubes nos vía,
               ya era luna, ya era estrella;
               y ansí entre claro y obscuro
               lo que advirtió en mi semblante
               con el hábito estudiante,
               mi señora, lo aseguró;
               estimo vuestros temores
               --¡ojalá fueran desvelos!--
               pero tratemos de celos,
               que son sal de los amores.
               Diez días ha que mi enemigo
               en Madrid, convaleciente,
               por veros a vos presente,
               ved lo poco a que os obligo,
               juzgándole por difunto,
               sin peligro y en pie está;
               porque, a vos, ¿quién os verá
               que no resucite al punto?
               Visitáisle cada día,
               regaláisle de hora en hora;
               tantas finezas, señora,
               y todas a costa mía,
               ¿cómo pueden ser en vano
               si, mientras a verle vais,
               y a un enfermo salud dais,
               le quitáis la vida a un sano?


<<<
>>>

Pág. 043 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Don Gómez, las cortesías
               precisas no son amores.

ANA:

               Vos mal lograréis las flores
               de mis ya abreviados días.

PETRONILA:

               Vino a casarse conmigo
               no menos que de Milán;
               es mi deudo, ¿qué dirán
               si de mi sangre desdigo?
               ¡Ay, don Gómez! Nunca Dios
               esta casa os enseñara;
               o, ya que en ella os librara,
               nunca yo pusiera en vos
               los ojos que lastimarse
               supieron, para encenderse,
               pues les dio el compadecerse
               motivos de desvelarse;
               de mi piedad os valistes,
               nunca el cielo permitiera
               que yo tan piadosa fuera,
               pues cuando dama os fingistes,
               tan hermosa os llegué a ver,
               mudado el hábito y nombre,
               que diera yo por ser hombre,
               para haceros mi mujer,
               lo mismo que después diera
               cuando el traje os desnudastes
               de mujer y os restaurastes
               a vuestra forma primera.
               Pero esto para después.


<<<
>>>

Pág. 044 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Vino a esta corte el herido
               por vos. Si con él he sido,
               visitándole, cortés,
               y regalándole, noble
               también os puedo afirmar
               que si llegara a ignorar
               lo civil del trato doble,
               que con vuestra muerta hermana
               usó, y vos me referís
               el amor que me atribuís
               y la sangre que cercana
               tengo suya, concluyera
               conmigo dificultades
               y, enlazando voluntades,
               al tálamo nos uniera;
               porque no me negaréis
               lo que en él es tan notorio,
               y que tiene don Gregorio,
               aunque mal con él estéis,
               excelentes perfecciones.
A lo triste

ANA:

               La mayor es celebrarlas
               vuestro abono.


<<<
>>>

Pág. 045 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               El alabarlas
               se quede en ponderaciones;
               no por esto os demudéis,
               que ya él acabó conmigo;
               esto supuesto, prosigo
               para que me aconsejéis.
               Volvistes a verme el día
               siguiente de aquel fracaso
               que os abrió en mi casa el paso,
               y añadióos la hipocresía
               del científico disfraz
               del trajedizo estudiante
               tanto hechizo en lo galante,
               tanta guerra entre la paz
               con que ese hábito asegura,
               que ignorando el mal que encierra
               tocó en mis ojos a guerra,
               en que abrasarme procura;
               que hace la superstición
               de estos siglos ignorantes,
               en las viudas y estudiantes
               gala la recolección.
               Si en mujer, pues, transformada,
               mis varoniles deseos
               me hicieron en sus recreos
               celosa y enamorada,
               si después que os desnudastes,
               ya Adonis, Venus primero,
               ¡cuánto, galán lisonjero,
               mis potencias despeñastes!
               Y si, estudiante después,
               sois tres veces mi homicida,
               tres veces por vos perdida,
               y mi alma obligada a tres:
               a don Francisco, que alega
               mi primera voluntad;
               al que vuestra enemistad
               hirió, y a casarse llega,
               y con más afecto a vos,
               pues en tan arduo interés
               valéis vos solo por tres,
               y ellos no más que por dos.
               ¿Cómo saldré de este abismo,
               si no es que en vuestro consejo
               libradas mis dudas dejo
               juez y parte de vos mismo?


<<<
>>>

Pág. 046 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Esta mano he de besaros
Bésala
               antes que esa plaza admita,
               y aunque mi bien solicita,
               primero he de preguntaros,
               ¿Qué imposibles pena os dan
               cuando mi esposa os espero?

PETRONILA:

               Dos terribles considero:
               una la Cruz de San Juan
               en el pecho, que deshace,
               casta toda y toda nieve,
               el yugo amoroso y leve
               que nuestras almas enlace.

ANA:

               Ése está tan en mi mano
               como veréis algún día;
               el segundo, prenda mía,
               os falta decir.

PETRONILA:

               Que en vano
               piensa encubrir vuestra edad
               naturales desengaños
               que han de pregonar los años
               en vuestra cara.


<<<
>>>

Pág. 047 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Aclarad
               más ese enigma.

PETRONILA:

               Sí, haré;
               pero excusad los colores
               de la mía entre temores
               que os han de enojar.

ANA:

               ¿Por qué?

PETRONILA:

               ¿Qué sé yo? Sabéislo
               vos,
               y dudo manifestarlos.
               Si vos queréis declararlos
               solos estamos los dos;
               que no por ese defeto
               menos os he de querer.

ANA:

               ¿Imagináisme mujer?

PETRONILA:

               Peor.

ANA:

               ¿Qué bajo conceto
               habéis formado de mí?

PETRONILA:

               ¿De vos yo? De dos renglones
               culpad manifestaciones
               trabajosas.

ANA:

               ¿Cómo así?

PETRONILA:

               Esperaos, y mostraréos
               dos líneas solas; y en ellas
               la causa de mis querellas
               y estorbo de mis deseos.
Saca un papel; rómpele y
enséñale dos solos renglones
               Hacen mención de la herida
               pasada. Ved vuestra falta.


<<<
>>>

Pág. 048 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Lee
ANA:

               "Diósela un capón de Malta,
               que sobra para homicida."

               En mi sobresalto poco
               conoceréis qué verdad
               tenga aquesta falsedad.
               Sazonado anduvo el loco
               que intentó, necio y cobarde,
               valerse de estos engaños.
               Yo tengo diez y nueve años,
               los Ávalos barban tarde.
               Veréis cuán presto desmiento
               malicias del delator;
               volvamos a vuestro amor;
               diréos en él lo que siento,
               pues pedís que os aconseje.
               Don Gregorio no ha de ser
               quien os llegue a poseer.
               Éste, señora, se deje,
               que vos no habéis de casaros
               con quien me ha ofendido a mí.
               Con don Francisco, eso sí;
               que supo, firme, obligaros;
               que supo, ausente, quereros;
               olvidándole, serviros;
               ofendiéndole, sufriros,
               y constante, mereceros.
               Es mi amigo; el otro no,
               y ansí, por mí, habéis de amarle,
               y al otro ni aun escucharle.
               Basta gustar de esto yo.
               Y pues juez me señaláis
               de esta causa, y prometéis
               que de mí no apelaréis,
               fallamos que así lo hagáis.


<<<
>>>

Pág. 049 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¿Cómo don Gómez, pues vos
               que, como juez, definís,
               siendo parte os excluís
               sentenciando por los dos?
               ¡Qué tibio amor! ¡Qué severo!
               ¡Qué presto quién sois dijistesl!

ANA:

               Asesor vuestro me hicistes,
               la justicia es lo primero.

PETRONILA:

               ¿Es ésa la voluntad,
               tantas veces ponderada,
               que me tenéis?

ANA:

               Comparada
               con la razón y amistad,
               cuando a la justicia toca,
               ésta se ha de anteponer,

PETRONILA:

               ¡Qué poca debe de ser!

ANA:

               Esperad. Veréis si es poca.
               Boceguillas entra acá.
Salen BOCEGUILLAS y MELCHORA

BOCEGUILLAS:

               Señor me llama, Melchora.

MELCHORA:

               También llamará señora:
               salgamos los dos allá.

BOCEGUILLAS:

               ¿Qué manda el dómine mío?

MELCHORA:

               Acá vengo yo también.


<<<
>>>

Pág. 050 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Di tú, que lo sabes bien,
               pues siempre de ti me fío,
               qué finezas, qué desvelos
               me hace esta ingrata pasar.
               Dilo.

BOCEGUILLAS:

               Eso es nunca acabar:
               ansias, llantos, quejas, celos;
               si fueran maravedises,
               llenáramos de vellón
               desde Madrid al Japón,
               los bajos y altos países.
               Ayudaba el otro día
               a misa, que lo hace bien,
               y por responder "Amén,"
               dijo, "Petronila mía."
               Las noches tan desveladas
               de claro en claro pasamos,
               que, aunque por dormir, tomamos
               almidones y almendradas,
               una de éstas, entre sueños,
               se levantó y dio tras mí,
               diciendo, "¡Ah, traidor!, aquí
               te tengo; de los empeños
               de mi honor será notorio
               el desquite." Desperté,
               y díjele, "¿A mí? ¿Por qué,
               no siendo yo don Gregorio?"
               "Sí eres," dijo, "que causar
               a mi hermana te atreviste
               la muerte, y pues la ofendiste,
               no te has de petronilar."


<<<
>>>

Pág. 051 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               "Mira que soy," le respondo,
               don Francisco." "Ése es mi amigo,"
               replica, "mas no me obligo
               con celos a nadie." Escondo
               la cabeza tras un poste;
               mas tiró tal cuchillada,
               como quien no dice nada,
               que me obligó a decir, "¡Oste!"
               Pero olvidóseme el "puto."
               Súbome, huyendo, al desván
               y él dijo, "A los de San Juan,
               ni Bajá ni Marabuto
               se les escapa." Me aturdo
               de miedo. Estaba allí un gato,
               si de Roma por lo chato,
               del infierno por lo zurdo;
               que una jácara maullaba
               a una gata pelivisca.
               Preciábase ésta de arisca,
               y el miz que la requebraba,
               encrespándose se atufa
               creyéndonos pretendientes
               y, mostrándonos los dientes,
               gruñe el uno, el otro fufa,
               y cada cual desenvaina
               dos cajas de a diez cuchillos;
               sirvióme a mí de zarcillos
               la gaticia, que era zaina,
               y colgóseme a una oreja,
               que, pensándola orejón,
               la sirvió de colación
               a vueltas de una guedeja.


<<<
>>>

Pág. 052 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               El romo a la cara vuela
               de mi amo, agraz de su boda,
               y, pautándosela toda,
               como muchacho de escuela,
               dijo entonces, medio en sí,
               "¡Oh, infame! ¿Tú me acuchillas?
               ¿Estamos en Boceguillas?"
               "En él no, mas con él sí,"
               dije, y ambos lloraduelos
               repetíamos a ratos,
               "Petronila, hasta los gatos
               nos aruñan por tus celos."
               Salió el planeta membrillo,
               y en la cura del tal cuento
               se gastó un bote de ungüento
               almartaga y amarillo.
               Tanto te ama--¡vive Dios!--
               que con Píramo se iguala.

ANA:

               ¡Anda, vete enhoramala!

BOCEGUILLAS:

               Y esto, aquí para los dos.

PETRONILA:

               En efeto. ¿En qué quedamos
               vos y yo?

ANA:

               En que si esta vez
               pronuncié, en virtud de juez,
               contra mí mismo el fallamos,
               ya, como don Gómez, sólo
               os pido, muerto por vos,
               que a ninguno de los dos
               améis; ni aun al mismo Apolo,
               que hasta éste celos me da.


<<<
>>>

Pág. 053 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               La mano de amigos ¡ea!¡
Dásela

ANA:

               ¡Ojalá de esposo sea!

PETRONILA:

               (¡Ay, Dios, qué tierno! ¡Ojalá!) (-Aparte-)
Salen don FRANCISCO
y velos de la mano,
y con él MONTILLA

FRANCISCO:

               Falta de padrinos tiene
               este feliz desposorio,
               pues...

MONTILLA:

               Mi señor don Gregorio
               a veros, señora, viene;
               siendo ésta la vez primera
               que los pies pone en la calle.

FRANCISCO:

               Presto podréis despachalle
               si ser vuestro esposo espera,
               pues le ocupa la posada,
               tan discreta prevención.

PETRONILA:

               Cumplir esta obligación,
               cuanto precisa cansada,
               es fuerza. Esperad los dos,
               y con menos sentimiento,
               don Francisco, en un intento
               donde habéis tenido vos
               más parte que imagináis,
               pues es vuestro, protector
               quien juzgáis competidor.


<<<
>>>

Pág. 054 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Si presto no despacháis
               la visita juzgaré
               que la recebís con gusto.

PETRONILA:

               Menos tiempo de lo justo,
               don Gómez, la ocuparé.
Vanse doña PETRONILA y MELCHORA

ANA:

               ¡Qué poca satisfacción
               los celos, amigo, dan!
               Pues, por la cruz de San Juan,
               que los fundáis sin razón;
               porque en las manos ceñidas
               que maliciáis en los dos,
               fuistes la visagra vos
               a vuestro amor reducidas:
               quien bodas ausente ordena,
               para asegurar su amor,
               nombrando un procurador,
               se casa por mano ajena.
               Esto mismo a hacer me atrevo
               por cumplir con mi amistad:
               lograr vuestra voluntad
               y pagaros lo que os debo.
               Celos son desconfiados
               y de pasión tan avara,
               que nunca yo los osara
               pedir dineros prestados.
               Dama tengo yo en Madrid,
               que habéis de ver esta tarde,
               y hacer de mi dicha alarde.
               No me respondáis. Venid,
               que os he de dejar corrido
               por lo que habéis maliciado.


<<<
>>>

Pág. 055 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Dar excusas no acusado
               sospechoso siempre ha sido,
               y más con la calidad
               de ese traje; que el engaño
               se matricula cada año
               en cualquiera facultad:
               embelecos y estudiantes
               todo es uno.

ANA:

               En conclusión,
               no hay regla sin excepción:
               vos y yo somos amantes,
               mas en distintos sujetos;
               lo que dure esta visita
               vuestra amistad me permita
               que os comunique secretos
               conque hagáis, después, de mí,
               confianza más segura.

FRANCISCO:

               Vamos; que amor es locura,
               y celos su frenesí.

ANA:

               Verá otros nuevos secretos.
               Don Gregorio, por cuidado,
               todas las tardes al Prado
               sale de los Recoletos;
               yo he de ir allá, y un engaño
               me ha de lograr dos intentos:
               proseguir mis pensamientos
               y vengarme con lo extraño;
               su desvelo ha de aumentar
               mi industria; que pues aquí
               me tiene sin alma a mí,
               también él ha de penar.

Vanse don FRANCISCO y doña ANA


<<<
>>>

Pág. 056 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


MONTILLA:

               ¡Ah, caballero!

BOCEGUILLAS:

               (Recelo (-Aparte-)
               que me conoció el Montilla.)

MONTILLA:

               Caballero, no de silla,
               sino de manta o en pelo,
               una palabra.

BOCEGUILLAS:

               Abreviar
               con ella, y hablar sin fieros.

MONTILLA:

               En la venta de Viveros,
               ¿no le vi yo ministrar
               al criminal por civil
               desbarbado?

BOCEGUILLAS:

               Sí, vería,
               puesto que no era de día,
               a la luz de algún candil.

MONTILLA:

               Pues, cómplice en el delito,
               ¿cómo se anda por aquí?

BOCEGUILLAS:

               Yo, Montilia, os asistí
               en todo lo requisito
               de la tal cena fiambre,
               y cuando mi amo le hirió
               al punto las afufó
               dejándome con el hambre.
               Pasó entonces por la Puente
               un caballero estudiante;
               seguíle, aunque de portante
               volaba, y fue tan clemente
               que, informado del suceso,
               plaza en su casa me ha dado;
               habémonos combinado,
               yo mequetrefe, él travieso;
               sírvole de gentilhombre,
               porque lo soy, como ve,
               y, aunque las manos mudé,
               no han mudado ellos el nombre:
               don Gómez, como el primero,
               el segundo; pero aquél
               Ávalos y Pimentel,
               y estotro Portocarrero.
               ¿Queda más por preguntar?


<<<
>>>

Pág. 057 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


MONTILLA:

               Mucho más.

BOCEGUILLAS:

               Estoy de prisa.

MONTILLA:

               ¿Qué causa tiene él precisa
               en esta casa?

BOCEGUILLAS:

               El estar
               con don Gómez, de esta dama
               primo.

MONTILLA:

               ¿Quién los emprimó?

BOCEGUILLAS:

               Sus padres, o ¿qué sé yo?;
               ansí lo afirma la fama.

MONTILLA:

               Luego ¿él también será primo
               de la fámula Melchora?

BOCEGUILLAS:

               Si ella imita a su señora
               y yo al amo, que es mi arrimo,
               un mismo deudo tendremos;
               porque los sirvientes y amos
               por un estilo emprimamos
               con las hembras que queremos.

MONTILLA:

               Eso es lo que yo aguardaba.
               Saque la espada.

BOCEGUILLAS:

               No puedo.

MONTILLA:

               ¿Cómo no? ¿Será de miedo?


<<<
>>>

Pág. 058 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Desde dentro
ANA:

               ¡Ah, Boceguillas! Acaba.

BOCEGUILLAS:

               ¿Velo? Por hoy se desarmen
               pendencias.

MONTILLA:

               ¿Pues por qué hoy?

BOCEGUILLAS:

               Es miércoles; y yo soy
               devotísimo del Carmen,
               y en él carne... ¡ni aun la toco!

MONTILLA:

               ¡Ah, cobarde! No te atreves.

BOCEGUILLAS:

               Hoy, no; mas mañana es jueves,
               y mañana...

MONTILLA:

               ¿Qué?

BOCEGUILLAS:

               Tampoco.
Vase. Salen doña PETRONILA y
don GREGORIO, por báculo la espada

PETRONILA:

               Convaleciente, señor,
               importará recogeros
               temprano.

GREGORIO:

               Quien vive en veros,
               no viéndoos se halla peor.

PETRONILA:

               Estímoos ese favor;
               pero es muy a costa vuestra.


<<<
>>>

Pág. 059 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


GREGORIO:

               Si he de sacar por la muestra,
               .......................
               .......................
               ....................... [ -estra].
               Juzgando por lo exterior,
               hermosa señora mía,
               en vos la mercaduría
               no me enseña mucho amor
               .................... [ -or]
               ....................
               ....................
               ....................
               ....................
               ....................
               lo tibio con que me habláis.
Sale MELCHORA

PETRONILA:

               No siempre está el corazón
               con una disposición,
               si afectos examináis.

GREGORIO:

               Más con eso me enfermáis
               que la peligrosa herida.

PETRONILA:

               Deseo yo vuestra vida
               todo lo posible.

GREGORIO:

               Creo
               lo que decís; pero veo
               lo contrario en mi venida.
               Juzgábame yo, en virtud
               de tanto favor pasado,
               más bien visto en vuestro agrado.


<<<
>>>

Pág. 060 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Tratad de vuestra salud
               y lógrese juventud
               que tan bien en vos se emplea,
               que, aunque por vos no se crea;
               es mi mayor interés;
               que ocasión habrá después
               en que más gustosa os vea.

GREGORIO:

               Daros fe será forzoso,
               aunque a mí mismo me engañe.

PETRONILA:

               Temo que el sereno os dañe,
               que en Madrid es peligroso.

GREGORIO:

               Juzgárame yo dichoso
               y acabara de estar bueno
               si ese cielo, por quien peno,
               se serenara al mirarme;
               que a mí lo que ha de matarme
               es faltarle lo sereno.
               Pero no os quiero cansar.
               Guárdeos Dios felices años,
               que, si curan desengaños,
               poco tardaré en sanar.

PETRONILA:

               Quiéroos, señor, perdonar,
               a trueco que estéis mejor,
               en materias de rigor,
               aunque en ello os engañéis
               todo cuanto imaginéis.

GREGORIO:

               Adiós.

Vanse don GREGORIO y MONTILLA


<<<
>>>

Pág. 061 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Adiós, mi señor.
               Melchora, ¿no quedó aquí
               don Gómez con don Francisco?

MELCHORA:

               Llévanlo todo abarrisco
               los celosos.

PETRONILA:

               ¿Cómo ansí?

MELCHORA:

               Descompadrados los vi
               irse.

PETRONILA:

               El coche haz, pues, sacar.

MELCHORA:

               ¿Dónde los piensas hallar?

PETRONILA:

               ¿Qué sé yo? Amor nunca acierta
               sino errando.

MELCHORA:

               Es cosa cierta.

PETRONILA:

               Pues, errando, he de acertar.
Vanse. Sale doña ANA de mujer,
con manto, y BOCEGUILLAS

ANA:

               ¿La capa, espada y sombrero?

BOCEGUILLAS:

               Todo viene donde has dicho.

ANA:

               Será el coche mi vestuario.

BOCEGUILLAS:

               Y el arquilla, entre el aliño
               del cojín, que está a la popa,
               hará las veces de Ovidio
               en nuestro metamorfosis.

ANA:

               No hay amor sin artificio;
               hoy admirarás mi ingenio.


<<<
>>>

Pág. 062 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Bien; pero ¿no seré digno
               de darte un almud de quejas?

ANA:

               ¿Tantas?

BOCEGUILLAS:

               Oye, te suplico.
               En Milán serví soldado
               dos años; mas, fugitivo,
               deslumbrando Barracheles,
               a Génova me deslizo;
               halléte medio embarcado
               para España, y, compasivo
               de la falta de mi flete,
               me admitiste en tu servicio.
               Desde entonces hasta agora,
               tu confidente y valido,
               no he alcanzado ni un secreto
               de tu pecho; no he sabido,
               sino por mayor, que en Malta
               profesaste desde niño
               la Cruz; del turco espantajo,
               coco común del morisco,
               y que don Gómez te llamas
               juntándole al apellido
               del Ávalos generoso
               el Pimentel más antiguo;
               tomaste el Portocarrero
               por solapar los peligros
               que en la venta ocasionaste,
               por ti don Gregorio herido.
               Ha que te sirvo diez meses,
               y en los diez que ha que te sirvo,
               ni sé a qué veniste a España,
               ni penetro tus designios,
               ni si estás enamorado,
               ni quién te feria suspiros.


<<<
>>>

Pág. 063 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Tal vez te hallo hablando
               a solas; tal, generoso conmigo,
               sin tener necesidad,
               me vistes como un palmito;
               tal me envías noramala,
               y si entonces te replico,
               o va tras mí el candelero,
               o me ensordeces a gritos.
               Ya Adonis, rindes beldades;
               ya Venus, postras Narcisos;
               ya soldado, todo hazañas;
               ya escolar, todo aforismos.
               Estoy en duda si acaso
               lo atiplado en lo lampiño
               te mutiló sin saberlo
               los que junta el que es latino
               a los pretéritos siempre.
               Otras veces imagino
               que en esto del masque genus
               sólo tienes el vestido.
               ¡Por amor de Dios, señor,
               señora o término ambiguo,
               que sepa yo con quién ando!
               Conozca yo a quién ministro;
               pues has hecho en mi lealtad
               cuantas pruebas has querido,
               sé cuenta de Santa Juana,
               sácame el alma del limbo.


<<<
>>>

Pág. 064 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Para todos los criados
               discretos el uso ha escrito
               tres preceptos provechosos,
               que son, si entre éstos te admito,
               oír, y ver y callar;
               que guardes éstos te pido;
               porque, en dando en flos sanctorum,
               medrarás poco conmigo.

BOCEGUILLAS:

               Echo a la boca unas trabas,
               pongo a la lengua unos grillos,
               sórbome todo deseo;
               desde hoy moriré de ahito.

ANA:

               Por lo ameno y por lo solo
               hice elección de este sitio.

BOCEGUILLAS:

               ¿Y por qué no por lo santo,
               si consagran este hospicio
               para ejemplo de la corte
               Recoletos Augustinos?

ANA:

               ¿Y el coche?

BOCEGUILLAS:

               Allí nos espera,
               para el disfraz que me has dicho.
Salen don GREGORIO y MONTILLA

GREGORIO:

               No quiero ir tan presto a casa.
               Desahogue este retiro
               enamoradas congojas,
               si es la soledad, su alivio.
               Gocen dichosos amantes
               el frecuentado bullicio
               de tanto coche que al Prado
               trasladaron los Elisios.
               Déjame, Montilla, a solas.


<<<
>>>

Pág. 065 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


MONTILLA:

               Soy fámulo: no replico;
               mas mira que han de dañarte
               serenos.

GREGORIO:

               No seas prolijo.

MONTILLA:

               A estos álamos me asiento;
               si el sueño dijere, "envido,"
               diré, "topo," y tú, entretanto,
               bucoliza a lo de Anfriso.
Apártase.
Habla doña ANA a BOCEGUILLAS

ANA:

               Boceguillas, ven acá.
               ¿No es este hombre?

BOCEGUILLAS:

               Será el mismo
               que dices.

ANA:

               ¿Cuál?

BOCEGUILLAS:

               ¿Qué se yo?
               Un hombre como Dios le hizo.

ANA:

               ¡Necio! ¿Éste no es don Gregorio?

BOCEGUILLAS:

               Yo agora no gregorizo,
               que en crepúsculo la tarde
               llora del sol paraxismos
               y tengo la vista corta.

ANA:

               Pues yo sí, que los delirios
               de mis celos me hacen Argos.

BOCEGUILLAS:

               Según el aire y los visos,
               él parece.

ANA:

               Pues, aparta.

BOCEGUILLAS:

               Aparto; vaya de tiro.


<<<
>>>

Pág. 066 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Apártase éste,
y doña ANA echa
a la cara el manto
ANA:

               Retírate; no nos oigas.

BOCEGUILLAS:

               Si hay segundos desafíos
               acójome a este convento.
Vase llegando ella a don GREGORIO,
tapada, y los lacayos,
cada uno por su parte, se les acercan

MONTILLA:

               (Hacia mi dueño enfermizo (-Aparte-)
               se apropincua una buscona,
               y yo a los dos me apropincuo
               por ver este perro muerto.)

BOCEGUILLAS:

               (Mi humor es antojadizo, (-Aparte-)
               no he de sufrir que malpara;
               detrás de este olmo me arrimo.)
Paseándose

GREGORIO:

               Hoy ceños, ayer agrados.
               Algo contra mí la han dicho;
               pero, si son las mujeres
               pluma al viento, ¿qué me admiro?


<<<
>>>

Pág. 067 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Tapada a él
ANA:

               Debemos de padecer,
               caballero pensativo,
               pues buscamos soledades,
               unos accidentes mismos,
               y en fe de que de algún modo
               se consuelan afligidos,
               juntando penas con penas,
               juzgo que os hago servicio
               en interrumpir silencios;
               pues, si no de divertirlos,
               gustaré de acompañarlos
               mezclándolos con los míos.

GREGORIO:

               Déboos, oculta piadosa,
               los socorros compasivos
               que no me atrevo a pagaros;
               y os confieso agradecido
               que, a ser menos riguroso
               mi mal, sobraba el oíros
               para arrancarle del alma;
               pero son, os certifico;
               mis penas tan... tan crueles
               que las connaturalizo
               como a la sangre las venas;
               pues si no peno, no vivo.

ANA:

               ¡Qué poco conocimiento
               debe tener el hechizo
               que con desdenes os trata!


<<<
>>>

Pág. 068 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


GREGORIO:

               Por ser tanto he colegido
               lo poco que yo merezca.

ANA:

               ¿Qué sería si, en castigo
               de malas correspondencias,
               os pagasen sus olvidos
               ingratitudes de Italia?
Admirado

GREGORIO:

               ¿Qué decís?

ANA:

               Que os pronostico
               venganzas de alguna ausente,
               que vos, sin haberla visto,
               elegistes por esposa,
               y ella, sin veros, os quiso.
               Deudor le sois de la fama,
               cuyo delicado vidrio
               se mancha con los engaños,
               se quiebra con los indicios
               de la opinión mentirosa,
               sin reparar que, ofendido,
               fija contra vos carteles
               algún poderoso Ursino.
               Deudor de la vida y todo
               le sois, pues los descaminos
               del amor interesable
               que os previene precipicios
               malograron su inocencia,
               amortajada en suspiros.
               Sepultada en sus congojas
               y llorada de infinitos,
               no os enmiendan las desgracias,
               no os enfrenan los avisos;
               pues recelad, don Gregorio,
               al cielo, que el patrocinio
               de doña Ana tiene a cargo
               y es tal vez ejecutivo.

Admirado


<<<
>>>

Pág. 069 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


GREGORIO:

               Enigmática agorera,
               ¿quién tantas cosas os dijo
               de mí, si no consultastes
               infernales vaticinios?
               ¿Murió doña Ana? Si es muerta,
               y yo de cuanto he fingido
               me confieso avergonzado,
               ¿qué puedo hacer?

ANA:

               Desdeciros
               de ofensas que la habéis hecho
               por palabra y por escrito.

GREGORIO:

               No sufren eso las armas;
               antes he de descubriros
               y saber quién sois.
Quiere destaparla y ella se aparta

ANA:

               Tenéos,
               que quedaréis consumido
               en las llamas que padezco.

GREGORIO:

               ¿Qué llamas?

ANA:

               Tenéos os digo;
               que ignoráis quién soy.

GREGORIO:

               ¿Quién sois?

ANA:

               Espíritu, no precito,
               pero sí preso por deudas
               que no pagué en este siglo,
               y entre incendios inmortales,
               en el otro las desquito.
               El alma soy de doña Ana.


<<<
>>>

Pág. 070 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿De doña Ana?

MONTILLA:

               (¡Jesucristo! (-Aparte-)
               ¿Almas aquí de medio ojo?)
Espantados los tres

BOCEGUILLAS:

               (¡Santa Juana! ¡San Patricio! (-Aparte-)
               ¿Lacayo yo de entresuelos?
               Desde luego me despido.)

MONTILLA:

               (¿Yo con amo espiritado? (-Aparte-)
               Desde hoy hago finiquito.)

ANA:

               Impaciencias del desprecio,
               nunca con vos merecido,
               me llevaron, aunque en gracia,
               con los afectos tan tibios,
               que, para perfeccionarlos,
               en llamas los fervorizo;
               y, porque no dudéis de esto,
               sabed que Pompeyo Ursino
               en vuestra busca navega,
               y que los franceses lirios,
               por vuestro ejército rotos,
               a Turín han puesto sitio;
               que supo vuestros engaños
               en Milán el noble tío
               de la dama que os desdeña,
               y que en este instante mismo
               la está escribiendo una carta
               y en ella cuerdos avisos
               para que la mano os niegue;
               si queréis más requisitos
               de futuros contingentes
               que abonen lo que os afirmo
               y os abran los ciegos ojos,
               yo os los ofrezco; pedidlos.


<<<
>>>

Pág. 071 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


GREGORIO:

               Los dichos bastan y sobran;
               pero yo, que fui motivo,
               bella alma, de vuestras penas,
               ¿cómo podré redimiros
               de su incendio?

ANA:

               Con sufragios,
               con misas, con sacrificios,
               con satisfacer mi fama.

GREGORIO:

               Eso postrero no admito,
               aunque todo se atropelle,
               si, como me habéis pedido,
               en que me desdiga yo
               ha de estribar vuestro alivio
               perjudicando mi sangre.

ANA:

               Pues desgracias os intimo
               que serán irremediables
               en vuestro mayor castigo,
               y andaré por vos en pena
               si no hacéis lo que os he dicho.
Vase. Todos hablan aparte

GREGORIO:

               Esposa, mujer o engaño...

BOCEGUILLAS:

               Acogióse al escondrijo
               de Requiem.

MONTILLA:

               Fuése a Fidelium.

BOCEGUILLAS:

               Será un sepulcro su hospicio.

MONTILLA:

               No más amos.


<<<
>>>

Pág. 072 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               No más almas.

GREGORIO:

               ¿Qué es lo que me ha sucedido?
               ¿Burlaréme de ilusiones?
               ¿Creeré, cielos, lo que he visto?
A MONTILLA
               ¡Montilla, alto, al coche!

MONTILLA:

               ¡Tiemblo!

BOCEGUILLAS:

               Con ser Agosto, tirito.

GREGORIO:

               ¡Lo presente! ¡Lo distante¡
               ¡Lo futuro! ¿Y no me inclino
               a daros fe, confusiones?
               ¿No soy cristiano?

MONTILLA:

               Y lo afirmo.

GREGORIO:

               Divirtamos por el Prado
               los presagios a delirios
               que me están desvaneciendo.

MONTILLA:

               Mucho huelo, y no es tomillo.
Vanse MONTILLA y don GREGORIO.
Sale doña ANA,
de mujer, mas no cubierta

ANA:

               Boceguillas, ¿qué te has hecho?

BOCEGUILLAS:

               ¡Jesús! No me boceguillo;
               abrenuncio, alma cagona.
               ¿Qué me quieres? ¿No te sirvo?


<<<
>>>

Pág. 073 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               ¡Ah, traidor! ¿Tú me escuchaste?

BOCEGUILLAS:

               Que te apartes te suplico;
               que entre mi miedo y tus llamas
               me van dando calofríos.

ANA:

               ¡Anda, borracho, que es todo
               patarata cuanto has visto!
               Don Gómez soy; ¿de qué tiemblas?
               En cuerpo y en alma vivo.
               Tócame, dame esa mano.

BOCEGUILLAS:

               Eso no. ¡Por Jesucristo!

ANA:

               Pues ¿qué temes?

BOCEGUILLAS:

               Que al instante
               me la conviertas en cisco.
Tómasela por la fuera

ANA:

               ¿Aseguraráste agora?

BOCEGUILLAS:

               ¡Ay, que me quemas! Quedito.

ANA:

               ¿Estás ya desengañado?

BOCEGUILLAS:

               Tanti quanti.

ANA:

               A don Francisco
               ofrecí que se viniese
               a estas horas y a este sitio,
               vería en él a mi dama;
               porque con este artificio
               desmienta celos que tiene,
               creyendo que le compito.

BOCEGUILLAS:

               Buena traza; mas ¿qué es de ella?

ANA:

               Yo soy dama de mí mismo.


<<<
>>>

Pág. 074 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Puedes, porque ya sospecho

ANA:

               ¿Qué?

BOCEGUILLAS:

               Que eres hermafrodito;
               mas hétele al ruin de Roma.
Sale don FRANCISCO.
Doña ANA se cubre

ANA:

               Llámale acá:

BOCEGUILLAS:

               ¡Qué tardío
               es vusted! Aquí aguardamos
               mi señora y yo habrá un siglo.

FRANCISCO:

               ¡Oh, señora! ¿Tal favor?

ANA:

               ¿Sois el señor don Francisco?
               Boceguillas, di si es él.

BOCEGUILLAS:

               Como diez y tres son cinco.

FRANCISCO:

               Débole tanto a don Gómez,
               que, como entre los amigos
               no hay venturas reservadas,
               darme parte de ésta quiso
               para que se la envidiase.
Salen doña PETRONILA
y MELCHORA, con mantos

PETRONILA:

               No hay, Melchora, descubrirlos;
               plegue a Dios que no suceda
               la desgracia que adivino.


<<<
>>>

Pág. 075 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


MELCHORA:

               Mejor irás en el coche.

PETRONILA:

               No iré tal; que ansí registro,
               sin nota, lo que no veo.

ANA:

               Quiéreos mi dueño infinito,
               y yo, por el mismo caso
               que sé que en esto le sirvo,
               es fuerza que mucho os quiera.

FRANCISCO:

               Dichoso yo si a serviros
               ese favor acertase.
Quedan los dos hablando entre sí

PETRONILA:

               Oye. ¿Aquél no es don Francisco?

MELCHORA:

               Y la hermana compañera.
               Una de estas buscaruidos.

PETRONILA:

               ¿En el Prado y a tal hora
               dama tapada?

MELCHORA:

               ¿Hay cilicios?
               Que ansi llamo yo a tos celos
               por lo áspero y pungitivo.

PETRONILA:

               ¿Celos? No; mas sentimientos,
               algunos, aunque remisos;
               que el desprecio las mujeres,
               sin que amemos, le sentimos.
               Retírate entre estas matas.


<<<
>>>

Pág. 076 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Acechándolos. Doña Ana, don FRANCISCO,
y BOCEGUILLAS a un lado y doña PETRONILA
y MELCHORA a la otra
ANA:

               Tiene don Gómez hechizos
               que salen con cuanto quieren;
               afírmame que es novicio
               en la cruz blanca, y lo creo,
               que es muy mozo; con que, fío
               en su amor y noble sangre;
               que brevemente ha de unirnos
               el tálamo deseado,
               viviendo en paz y en servicio
               de Dios y vuestro.

PETRONILA:

               Melchora,
               peor es esto. ¡Ay, celos míos!

MELCHORA:

               Quien escucha su mal oye.

BOCEGUILLAS:

               (¡Lo que ensarta el barbilimpio!) (-Aside-)

FRANCISCO:

               Aunque no merezco veros,
               ni es bien me atreva a pediros
               sin orden suya favores
               de estima tanta, os afirmo
               que de su elección discreta,
               sútil ingenio y juicio,
               no es posible deje ser
               vuestro amor del suyo digno;
               y que esposos os deseo.


<<<
>>>

Pág. 077 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               No querrá tan bien nacido
               sujeto dejar bastardo
               a tan hermoso angelito,
               pudiendo ligitimarle.

FRANCISCO:

               ¿Don Gómez tiene en vos hijo?

ANA:

               Tiene en uno un cielo todo,
               su rostro, sus ojos mismos,
               hasta un lunar, Dios le guarde,
               que ha de ser Cristobalico
               el Adonis de la corte,
               la envidia de los Narcisos.

MELCHORA:

               Adobándose va el ojo.
               ¿No oyes esto?

PETRONILA:

               (¡Ah, fementido Aparte
               Faltas que en ti sospechaba,
               ¡qué caras las averiguo!)

ANA:

               Sígole desde Florencia,
               puesta mi patria en olvido,
               atropellando respetos,
               si arrojados, bien nacidos;
               concebí en Génova, y luego,
               en Madrid, clima benigno,
               sacaron a luz dolores
               un serafín en un niño.

FRANCISCO:

               ¿Y llamáisos vos, señora?

ANA:

               Doña Greida.

BOCEGUILLAS:

               (Ya le aplico (-Aparte-)
               para estameñas y manchas.
               ¡Válgate el diablo por tiplo!)

ANA:

               Lo que me ordenó mi dueño,
               como acostumbro, he cumplido.
               Tiempo es de dar vuelta a casa.


<<<
>>>

Pág. 078 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Iré sirviéndoos.

ANA:

               No admito
               esa merced. Dios os guarde.

FRANCISCO:

               Y a vos, siendo yo el padrino,
               os canten epitalamios,
               aplausos y regocijos.
Doña ANA se aparte de él
y dice a BOCEGUILLAS

ANA:

               Boceguillas, llega el coche
               y saca de él el vestido
               varonil; cortinas echa.

BOCEGUILLAS:

               ¡Jesús! De ti me santiguo.
Vanse

PETRONILA:

               Melchora, ¿que esto A mis ojos
               haya pasado y respiro?
               ¿Esto yo misma he escuchado?
               ¿Y estoy viva?

MELCHORA:

               ¿Qué hay perdido?
               Dos nos ruegan en que escojas
               don Gregorio y don Francisco;
               te pretenden y idolatran
               a pares como zarcillos.

PETRONILA:

               ¿Cuándo escogieron los celos?
               Abrásome, desatino.


<<<
>>>

Pág. 079 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


Salen don GREGORIO y MONTILLA
GREGORIO:

               He de saber, ¡vive Dios!
               si soñando quimerizo,
               o son fantásticas sombras
               las que hospeda este distrito.
               ¿Yo sin verla? ¿Yo cobarde?

MONTILLA:

               Porque me fuerzas te sigo
               con más miedo que vergüenza.

GREGORIO:

               ¿No es ésta?
Temblando

MONTILLA:

               Sí, señor mío
               con otra para el lacayo.
               Sobre calaveras piso.

GREGORIO:

               ¡Alma! ¡Fantasma! ¡Embeleco,
               o lo que sois! Yo imagino
               que burlas vuestras...

PETRONILA:

               ¿Qué es esto?
               Hombre, ¿estáis en vos?
Sale doña ANA, de caballero,
con la cruz, y BOCEGUILLAS

ANA:

               Amigo,
               ¿hallastes aquí a mi Greida?


<<<
>>>

Pág. 080 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Y en ella todo el prodigio
               de la discreción y gracia;
               ¡qué de almíbar que os envidio!
               De padre os doy parabienes.
Estos don [doña ANA y don FRANCISCO]
a un lado

GREGORIO:

               Yo tengo de descubriros.

PETRONILA:

               Yo notaros de grosero.
Estos tres [don GREGORIO,
doña PETRONILA, y MELCHORA] aparte

ANA:

               ¿Y la cara?

FRANCISCO:

               Nunca quiso,
               mosteármela.

ANA:

               Era ya noche.

PETRONILA:

               Don Gregorio, si el jüicio,
               como la salud, no os falta,
               advertid que habrá castigos
               a desenvolturas vuestras.

Porfiando descubrirlas


<<<
>>>

Pág. 081 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


MELCHORA:

               Aquí de los comedidos.
A voces
               ¡Caballeros! ¡Ah, señores!
Descúbrelas.
Júntanse todos

ANA:

              ¿Qué es esto?
A doña ANA

GREGORIO:

               Ya yo adivino
               la causa de estas quimeras:
               puerta me abrió el laberinto.
               Vos, don Gómez, más que diestro,
               venturoso o atrevido,
               que el acero en una venta
               osastes medir conmigo,
               del otro mundo buscáis
               embelecos y artificios
               que; mi amor desazonando,
               os excusen de peligros;
               pero no os valdrán agora.

Saca la espada


<<<
>>>

Pág. 082 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Aquí soy lo que allá he sido.
Desnuda la suya

FRANCISCO:

               Doña Petronila, ¿vos aquí?
A MELCHORA

BOCEGUILLAS:

               Y tú, ¿sales del Limbo?

MONTILLA:

               ¿Quién te vistió de alma en pena,
               Melchora?

BOCEGUILLAS:

               De eso poquito;
               que yo solo me enmelchoro,

MONTILLA:

               Pues, mandilón, ¿tú conmigo?

PETRONILA:

               Mataos todos y vengadme
               los tres de vosotros mismos,
               que a todos os aborrezco;
               todos me babéis ofendido.

FRANCISCO:

               Yo a vos, ¿en qué?

PETRONILA:

               En ser mudable.

ANA:

               ¿Y yo?

PETRONILA:

               Vos, por fementido,
A don GREGORIO
               como vos en ser grosero.


<<<
>>>

Pág. 083 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto II Tirso de Molina


A los lacayos [BOCEGUILLAS y MONTILLA]
MELCHORA:

               Y los dos por gomecillos.

GREGORIO:

               Don Gómez, seguid mis pasos.

ANA:

               A atajároslos os sigo.

FRANCISCO:

               Yo tras vos.

PETRONILA:

               Y yo tras todos,
               que adoro lo que persigo.
Vanse doña ANA, doña PETRONILA,
don GREGORIO, y don FRANCISCO

MONTILLA:

               ¿Y nosotros tres en raya?.

BOCEGUILLAS:

               Dígalo Melchora.
Al uno y al otro

MELCHORA:

               Digo
               que de él no se me da un clavo,
               y de él no se me da un pito.
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 084 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Salen doña ANA de galán,
con la cruz, y BOCEGUILLAS
ANA:

               Quedamos, en fin, amigos
               interveniendo terceros.

BOCEGUILLAS:

               Nunca manchan los aceros
               pendencias en que hay testigos;
               mas ¿tienes seguridad
               de amistad reconciliada?

ANA:

               La suya es la interesada;
               pues ya, sin dificultad
               de mi venganza y mis celos,
               ni la muerte he de pedirle
               de mi hermana, ni impedirle
               la que causa sus desvelos.
               Hase informado que estoy
               con doña Greida casado.

BOCEGUILLAS:

               ¡De sí mismo enamorado!
               Ayer don Gómez, Greida hoy;
               que lo crea no es gran cosa;
               pero ¿esto en qué ha de parar?

ANA:

               En que no se ha de casar
               con la Petronila hermosa.

BOCEGUILLAS:

               ¿Y la amistad?

ANA:

               ¡Qué sé yo!
               No me apures tantas veces.


<<<
>>>

Pág. 085 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Aqueso es volver las nueces
               al cántaro. ¿Por qué no?

ANA:

               Porque en el alma he sentido
               no lograrle mi cuñado;
               don Gregorio, en lo aliñado,
               lo bizarro, lo entendido,
               no admite comparación.
               ¡Oh, si doña Ana viviera
               y esposa suya se viera,
               qué proporcionada unión!

BOCEGUILLAS:

               No te entenderá un Pasquín;
               despachábale tu herida
               o a la posta, o a la brida,
               al infierno; sano, en fin,
               disfrázaste en alma en pena
               porque le mate tu espanto,
               ¿y agora le quieres tanto?

ANA:

               Cuanto más se me enajena,
               más sus diversiones siento.

BOCEGUILLAS:

               Constrúyate el Anticristo.

ANA:

               Mira, celos son un mixto
               de amor y aborrecimiento.

BOCEGUILLAS:

               ¿Amor tú? ¿Por qué, siendo hombre?
               ¿Celos? ¿Por qué, no mujer?

ANA:

               Yo llegué tanto a querer
               la difunta, no te asombre,
               que aún está viva mi hermana
               en mí y muerto en ella estoy.
               Ten por sin duda que soy
               más que don Gómez doña Ana;
               pues si amor nos encadena,
               ¿ya de qué te admirarás?


<<<
>>>

Pág. 086 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Agora te juzgo más
               que la otra vez alma en pena.
Sale don GREGORIO

GREGORIO:

               Si tiene algo de fineza,
               don Gómez, el visitaros
               y por la mano ganaros
               en esto, para firmeza
               de nuestra nueva amistad,
               sírvaos de satisfacción
               que tengo en el corazón,
               en el alma y voluntad
               cuanto os afirman los labios.

ANA:

               No fuérades vos, señor,
               tan noble, si ese favor,
               (ya se olvidaron agravios) (-Aparte-)
               las ventajas no me hiciera
               que de vos mi pecho fía;
               y podrá ser que algún día,
               (¡ojalá el presente fuera!) (-Aparte-)
               conozcáis lo que deseo
               serviros.

BOCEGUILLAS:

               (Ello dirá.) (-Aparte-)

GREGORIO:

               Si a la experiencia se da
               crédito, ya en vos lo veo.

ANA:

               Pues no lo digáis en vano,
               porque me oso blasonar
               que no os habéis de casar
               si no fuere por mi mano.


<<<
>>>

Pág. 087 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               Eso es doblarme venturas.

ANA:

               Cualquier difícil amante
               necesita de un trinchante,
               que amor todo es coyunturas,
               y si una vez las erráis
               nunca acertaréis con ellas.

GREGORIO:

               No imagino yo perdellas
               si vos me las sazonáis,
               porque, ¿con qué no saldréis
               si con la invención salistes
               a que ayer me persuadistes?
               Notable sois; no creeréis
               cuán, por sin duda, os juzgué
               espíritu de doña Ana.

ANA:

               ¿Cómo es eso?

GREGORIO:

               En sombra humana
               su alma misma imaginé
               que a darme quejas venía.

ANA:

               No os entiendo.

GREGORIO:

               ¿Cómo no?

ANA:

               Don Gregorio, nunca yo
               tuviera tanta osadía
               que el papel de un alma hiciese
               que está gozando de Dios;
               pero ¿visteis algo vos
               que mi hermana os pareciese?
               Porque, si he de hablar verdad
               refiriéndoos lo que pasa,
               las más noches en mi casa,
               apenas la obscuridad
               mata las roces al sueño,
               cuando una voz lastimosa
               nos despierta querellosa,
               al principio con pequeño
               estrépito; mas después,
               con cadenas, con gemidos,
               nos atruena los oídos,
               sin que hasta hoy sepa lo que es.
               Mudé posadas creyendo
               que era duende lo que os digo;
               pero mudóse conmigo
               con sus cadenas y estruendo.


<<<
>>>

Pág. 088 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿Qué decís?

ANA:

               ¿Qué? Boceguillas,
               cuenta tú lo que ha pasado,
               pues, como yo, lo has lastado.

BOCEGUILLAS:

               Contaréle maravillas
               a vuesasted que le obliguen
               a santiguarse. Antenoche
               sentí en el desván un coche
               a quien seis jayanes siguen
               arrastrando seis capuces
               con hachas de cera pez,
               dando aullidos cada vez
               que se apagaban las luces;
               tras todos, de un blanco velo
               cubierto un cuerpo miré,
               tan alto, que imaginé
               que desollinaba el cielo;
               gemía de cuando en cuando
               cual si de parto estuviera;
               bajaron por la escalera
               seis cadenas arrastrando,
               y entraron en mi aposento
               sin perdonar escondrijo;
               entonces un jayán dijo,
               "Éste, que roncando siento,
               y se llama Boceguillas,
               sirve a su amo de trainel;
               a la pelota con él
               juguemos." Yo, de rodillas,
               dije, "Si del Purgatorio
               sois, ¿qué mal os hice yo?"
               Y el alma me respondió,
               "Anda y dile a don Gregorio
               que pena por él doña Ana,
               porque si luego le avisas
               que diga por mí mil misas,
               me iré a los cielos mañana."
               Tarde es; mas ya se lo digo.


<<<
>>>

Pág. 089 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿Eso puédese creer?

ANA:

               ¡Oh! Si llegáis a saber
               lo que ha pasado conmigo,
               mi crédito haré dudoso.

GREGORIO:

               Al punto mando decir
               las misas por no impedir
               su descanso.

ANA:

               Sois piadoso.

GREGORIO:

               ¡Por Dios! que anoche creí,
               don Gómez, que érades vos,
               cuando reñimos los dos;
               porque como luego os vi
               en el traje que ahora estáis
               y mis sucesos sabéis,
               con la fama que tenéis
               de las burlas que inventáis,
               dije, "¿Este mozo me incita
               para otro riesgo segundo
               con cosas del otro mundo?"

ANA:

               Nunca el cielo tal permita;
               los sufragios que os exhorta
               se hagan por ella mañana;
               porque, difunta mi hermana
               y en el cielo, ¿qué la importa
               que sea vuestra esposa o no
               doña Petronila?


<<<
>>>

Pág. 090 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Poco.

GREGORIO:

               Tendréisme con eso loco.

ANA:

               Otro estorbo temo yo
               que es harto más importante
               entre vos y vuestra dama.

GREGORIO:

               ¿Cuál es?

ANA:

               Don Gómez se llama,
               primo, galán, estudiante
               y, sobre todo, bien visto
               de la que es con vos crüel.

GREGORIO:

               Algo me han contado de él.

ANA:

               Matémosle.

BOCEGUILLAS:

               (¡Vive Cristo! (-Aparte-)
               que no es posible que sea
               sino engendrado a jirones
               de embelecos y invenciones
               este tiple taracea.)

GREGORIO:

               Pues él ¿en qué os ha ofendido?

ANA:

               En el nombre lo primero,
               puesto que Portocarrero,
               en que se haya entremetido,
               mandón de la que os abrasa
               tanto, que podéis temer
               que este primo se ha de hacer
               primogénito de casa
               en que su traje molesta
               a todos; pues al instante
               que un zafio ve a un estudiante,
               dice, "daca la ballesta,"
               en que compita con vos
               y aumente vuestros desvelos.


<<<
>>>

Pág. 091 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿Mas si tuviésedes celos
               de él?

ANA:

               ¿Yo celos? Bien, por Dios;
               como de mí.

GREGORIO:

               ¿Negaréisme
               que no amáis a la que adoro?

ANA:

               ¿Yo? Como al rejón el toro.
               Don Gregorio, amigo, ¿veisme?
               Pues a fe de caballero
               que os amo más mucho a vos
               que a esa dama y a otras dos.
               La amistad es lo primero;
               desde que nos conformamos
               sois dueño de mis acciones;
               fuera, si, de obligaciones
               que, si nos comunicamos,
               sabréis.

GREGORIO:

               Ya me han referido
               de no sé qué Greida.

ANA:

               ¿Quién?

GREGORIO:

               Que os quiere y le queréis bien.

ANA:

               ¡Por Dios! ¿Qué, lo habéis sabido?
               Pues yo os juro que es de suerte
               lo que está conmigo unida
               que nos alienta una vida
               y nos espera una muerte.

BOCEGUILLAS:

               (En esto no hay solecismo, (-Aparte-)
               pero hay infinito enredo.)

GREGORIO:

               Confiado habláis.

ANA:

               Y puedo
               del modo que de mí mismo.
               Volvamos al estudiante
               que ha de morir. ¡Vive Dios!
               Por mí, cuando no por vos.


<<<
>>>

Pág. 092 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿De qué suerte?

ANA:

               Es él rondante
               y espadachín cuantas noches
               llama el silencio al reposo,
               y en extremo tan celoso,
               que en la calle cuantos coches
               pasan ha de registrar,
               cuanto aventurero andante,
               que, aunque al tal primo estudiante,
               vuestra dama dé lugar
               y entrada cuando es de día,
               de noche no, que su puerta
               para ninguno está abierta;
               puesto, aunque es malicia mía,
               que asistente en una reja
               las más le sale a escuchar,
               y con él suele parlar
               hasta que al indio el sol deja;
               hánmelo mentido ansí
               y es bien que lo averigüemos;
               la siguiente, pues, iremos,
               y si le hallamos allí,
               acabaremos con él;
               si no, os habéis de fingir
               don Gómez, y hacer salir
               la dama, creyendo es él;
               que con la seña engañada
               al instante acudirá,
               y allí vuestro amor sabrá
               si está del primo prendada,
               para que con causa justa
               de tramoyas os venguéis.


<<<
>>>

Pág. 093 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               Las cosas que proponéis
               son extrañas; mas, pues gusta
               vuestra amistad, no hay en mí
               dificultad.

ANA:

               A las dos
               os espero.

GREGORIO:

               Amigo, adiós.

ANA:

               ¿Queda esto ansí?

GREGORIO:

               Quede ansí.
Vase don GREGORIO

BOCEGUILLAS:

               ¿Estás harto de tejer
               marañas? ¿Sóbrate estambre
               para otras? ¿Tú de ti mismo,
               dama, maltés, estudiante?
               ¿Tú, contigo compitiendo,
               a ti mismo has de buscarte?
               ¿A ti mismo perseguirte
               porque a ti mismo te mates?
               ¿Qué habemos de sacar de esto?

ANA:

               Boceguillas, pues no sabes
               mis fines, no los censures.

BOCEGUILLAS:

               Ya estoy en que me mandaste
               oír y ver y callar;
               oigo y veo, que esto es fácil,
               pero querer que en el golfo
               de tanto embeleco calle,
               es poner al campo puertas.


<<<
>>>

Pág. 094 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Sale MELCHORA con manto
MELCHORA:

               Señor don Gómez, Dios guarde
               a vuesa merced.

ANA:

               ¡Melchóra!
               ¿Adónde bueno?

MELCHORA:

               A buscarle.
               "Mensajera sois, amiga,"
               etcétera. El corretaje
               que traigo, no pide partes;
               mándame a que le cante,
               mi señora, o que le rece,
               lo antiguo de aquel romance,
               "Mira, Zaide, que te aviso
               que no pases por mi calle,
               ni mires a mis ventanas
               ni..." Ya sabrá lo restante.
               Vuesa merced, represente
               el papel del dicho Zaide;
               porque está, si no lo cumple,
               a peligro que le maten,
               o que sepa la justicia
               sus mujeriles disfraces
               siendo hombre, y tan para hombre
               que diz que le llaman padre
               o taita Cristobalitos
               y Greidas que le desmanchen.
               Mi sá doña Petronila
               acaba ahora de sacarse
               la muela que le ha dolido,
               si no mucho, lo bastante,
               siendo el gatillo sus celos;
               y, si bien escupe sangre,
               hay Franciscos y Gregorios
               con que sus penas enjuague.
               Está en duda con cuál de ellos
               brevemente se entalame,
               y hay consulta de parientes
               en nuestra casa esta tarde;
               teme que se la alborote,
               y en mujer tan importante
               ya verá lo que se arriesga
               con el más mínimo achaque.
               Dije, y voyme..Adiós, seor mío.


<<<
>>>

Pág. 095 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               No has de irte sin que te pague,
               Melchora, tan buenas nuevas;
               será el premio este diamante.
Dásele
               ¡Gracias a Dios que saldremos
               de empeños en que a engolfarme
               me llevaban, agua arriba,
               obligaciones tan grandes!
               ¡Qué discreta es tu señora!
               Con cualquiera que se case
               de los dos, tan mis amigos,
               hallará dichas iguales
               que den envidia a esta corte,
               y yo excusaré desaires,
               si a Cristóbal legitimo,
               que está temiendo su madre.
               Dila esto, y adiós.}}

MELCHORA:

               ¡Tan seco!
               ¡Jesús! ¡Don Gómez! ¡Tan grave!
               ¿Vuesasted la quiso bien?

ANA:

               Pues ¿qué he de hacer?


<<<
>>>

Pág. 096 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


MELCHORA:

               ¿Qué? Colgarse
               de una viga; dar suspiros
               que un neblí no los alcance;
               retar, celoso, a Zamora.

ANA:

               Eso, amiga, solía usarse
               en farsas matusalenas;
               no hallan celos ya a quién maten;
               está muy cristiano amor
               y tiembla de condenarse
               si loco se desespera.
               Vete, y dila de mi parte
               que la doy mil parabienes.

MELCHORA:

               Pues, mire, por más que trague
               hacia adentro sentimientos
               y disimule pesares,
               yo sé que tiene el pechito
               con más agujas que un sastre.
               Vaya allá vuesa merced,
               pero no le diga a nadie
               que yo le di tal consejo,
               porque, así Dios me depare
               marido que me merezca,
               que me ha mandado que llame,
               mi señora, deudos suyos
               que en casa han de convocarse
               para lo que le refiero.

ANA:

               Pues ¿qué quieres, si a intimarme
               que no vaya allá te envía?

MELCHORA:

               ¡Jesús! ¿Pues eso cree? Calle.
               ¿Luego ignora que en los celos
               son mizes todos los zapes?
               Vaya luego allá, y adiós.

Vase MELCHORA


<<<
>>>

Pág. 097 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¿Qué dices de esto?

BOCEGUILLAS:

               Que acabes
               con todos: o dentro o fuera.

ANA:

               Don Francisco ha de casarse
               con ella, o yo no ser hombre.

BOCEGUILLAS:

               Pues ¿agora no acabaste
               de decir a don Gregorio
               que te busque y que te mate
               porque su dama se quede
               sin estorbos que la embarguen?
               Pues ¿cómo impedirle puedes
               que este otro agora se case,
               si para entrar en su casa
               tienes peligros tan grandes?
               Pues sus deudos, también dijo
               Melchora que han de matarte
               si entrar con ella te ven,
               conque por ninguna parte
               hay puerta para tu enredo,
               aunque más máquinas halles.

ANA:

               Dije, y tengo de cumplirlo.
               ¿Dudas tú que a mí me falten
               medios con que entrarla a ver
               y mis cautelas la engañen?
               Allá he de entrar luego al punto.

BOCEGUILLAS:

               Luego, ¿los dos han de darle
               la mano a la Petronila?
               ¿Con los maridos a pares?

ANA:

               Seránlo a pares, o a nones.


<<<
>>>

Pág. 098 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Y, hecho el dicho maridaje
               imposible, ¿con quién piensas
               casar tú?

ANA:

               Contigo.

BOCEGUILLAS:

               ¡Zape!

ANA:

               Boceguillas, lo del alma
               en pena me es importante
               que se apoye.

BOCEGUILLAS:

               ¿De qué suerte?

ANA:

               Escúchalo. ¿Tú no sabes
               dónde el don Gregorio vive?

BOCEGUILLAS:

               ¡Lindamente, barrio y calle!

ANA:

               ¿Tiene en casa otros vecinos?

BOCEGUILLAS:

               Pienso que ayer vi mudarse
               los que en el cuarto de arriba
               moraban.

ANA:

               Si se quedase
               vacío, fuera esta suerte
               de mi sutileza examen.
               Anda, vamos a saberlo.

BOCEGUILLAS:

               Pues ¿qué tenemos?

ANA:

               Donaires
               que me saquen venturoso.

BOCEGUILLAS:

               ¡Oh, casa de los orates!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 099 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Salen doña PETRONILA, don FRANCISCO
y don GREGORIO
PETRONILA:

               Digo, pues, señores míos,
               que, sin consultar consejos
               de mis deudos, aunque viejos,
               primos, parientes y tíos,
               no tiene mi elección bríos
               para ponerme en estado;
               para esto los he llamado,
               las muchas partes propuesto
               de los dos; y según esto,
               libré en ellos mi cuidado.
               Los bien nacidos pleitean
               como tales a lo igual,
               litigan al tribunal;
               pero siempre que se vean
               es justo que amigos sean;
               que yo, en habiendo quistión
               que cause murmuración,
               desde luego les intimo
               que más que el casarme estimo
               mi fama y reputación.

GREGORIO:

               Sois tan cuerda, mi señora,
               que yo convencido quedo
               y las ventajas le cedo
               a mi opuesto desde agora;
               vuestra suerte se mejora
               en empleos de su amor,
               y yo, que de su valor,
               aunque parte, soy testigo,
               le quiero más para amigo
               que para competidor.


<<<
>>>

Pág. 100 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Discreción y bizarría
               airosamente juntáis;
               mas no es bien que me venzáis,
               amigo, en la cortesía:
               yo os renuncio la acción mía,
               que amor que obliga beldades
               no funda felicidades
               la vez que elige mujeres
               en ajenos pareceres,
               sino en propias voluntades.
               Esta señora os la tiene,
               sus ojos la muestra os dan,
               dejáis por ella a Milán,
               y quien de tan lejos viene
               no es justo que se enajene
               de prenda que suya fue.
               Yo, que muerto la causé
               llantos que quiero debella,
               volviendo a morir por ella
               la plaza os despejaré.

PETRONILA:

               ¿Finezas entre los dos
               a mi costa, caballeros?
               ¿De qué podéis ofenderos
               vos, don Gregorio? ¿Ni vos?
               Soy noble; no quiera Dios
               que me resuelva arrojada
               a cosa...


<<<
>>>

Pág. 101 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Dentro
ANA:

               ¡Y á la cuajada!

PETRONILA:

               ...que al mundo dé qué decir,
               pues yo no os he de elegir
               a deudos subordinada.
               ¿Por qué el uso no desprecio?
               ¿Por qué a los dos no os admito?
               ¡Por qué mi estado remito
               a quien haga de él aprecio?
               Reparad que es caso recio
               el de esa resolución,
               cuando en vuestra discreción,
               en fe de tan estimada,
               me fío.
Sale doña ANA de cuajadera;
toca de rebozo hasta la nariz,
sombrero, mangas y fundillas blancas;
enaguas de cotonía; devantal,
con pliegues, blanco; una olla de
cobre en una cesta, cubierta con
unos manteles que lleva en una mano,
y en la otra un cucharón de hierro

ANA:

               ¡Y a la cuajada!
               ¡Válgale la maldición!
               ¿Han visto cuál se me atreve?
               No hay escolar más molesto
               en todo Madrid.


<<<
>>>

Pág. 102 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¿Qué es esto?

ANA:

               ¿Esto? Éntrome acá, que llueve.

PETRONILA:

               ¿Qué queréis?

ANA:

               No se apitone.
               Un demonio de estudiante,
               que siempre lo hallo delante,
               de suerte se descompone
               por dondequiera que paso
               con pellizcos, con locuras,
               malicias, desenvolturas,
               que, aunque de ellas no hago caso,
               me ha obligado a que huya de él
               y me éntre sin ton ni son
               en su casa de rondón.

PETRONILA:

               ¿Estudiante es?

ANA:

               Es la piel
               del diablo, que le engendró.
               no me deja a sol ni a sombra.

PETRONILA:

               ¿Sabéis vos cómo se nombra?

ANA:

               Un su mozo le llamó,
               porque otro lo pescudaba,
               don Gomia Porchocarrero.

PETRONILA:

               Don Gómez Portocarrero
               diréis.

ANA:

               Sí; despacio estaba.
               la moza para estodiar
               si es don Gómez, Gazmio o rollo.

PETRONILA:

               Mi primo es.

ANA:

               Pues si es su pollo,
               calcilla le puede echar.
               ¿Quiere vuesasted cuajada
               para aquestos caballeros?


<<<
>>>

Pág. 103 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¡Buena merienda!

ANA:

               Sin sueros,
               limpia, fresca y sazonada;
               más dulce es que una conserva;
               al azúcar la aventajo;
               pruébela, que no es de cuajo;
               a fe mía que es de hierba.
Saca una cucharada
               Aunque esas manos, que pellas
               son de nieve en el color,
               venden cuajada mejor;
               comerse puede tras ellas
               las suyas un capitán.
Tómaselas

PETRONILA:

               ¡Aduladora!

ANA:

               A ver. Llegue.
               A fe que no es su jalbegue
               de almendras ni solimán.
               ¿Con qué se las lava? ¡Rara
               blancura? Amor, tú dirás
               que lleve el diablo lo más
               con un poco de agua clara.

PETRONILA:

               Entre grosero y pulido.
               sabéis aliñar primores.
               ¿Visteis vosotros mejores
               ojos?


<<<
>>>

Pág. 104 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               No son lo que han sido.

FRANCISCO:

               Airosa es la cuajadera.

GREGORIO:

               Corred la cortina o toca
               que nos priva de la boca.

ANA:

               Por otro tanto me diera
               su sotana el estudiante;
               no la hallara con sazón;
               atrevióse el neguijón
               a uno de éstos de delante.
               Libre el cielo los que en vos
               guarnece de carmesi.
A doña PETRONILA aparte
               Écheme a los dos de aquí,
               que tengo que hablarla.
A todos
             
               Adiós,
               que pierdo tiempo y es tarde.
               ¡Y a la cuajada...!

PETRONILA:

               Esperad.
               Licencia los dos me dad.

GREGORIO:

               Dios, bella señora, os guarde
               para que mucho os logréis
               con la prenda que os mereée.


<<<
>>>

Pág. 105 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


PETRONILA:

               Si a mis deudos os parece
               que es bien que sobre esto habléis,
               miradlo; y cada cual crea
               que, sin hacer distinción
               de entrambos, mi inclinación
               acertar sólo desea.

GREGORIO:

               No sé en eso lo que os diga,
Vase

FRANCISCO:

               Tampoco dichoso soy,
               que por excluso me doy.
Vase

PETRONILA:

               ¿Yo qué he de hacer, pues, amiga?
               ¿Qué hay de nuevo?

ANA:

               Que acabemos
               con celos y impertinencias.

Quita la toca, desnuda lo de mujer trae la espada
debajo del vestido, a la espaldas, atada con el tahalí,
queda en cuerpo, como hombre; saca de la cesta la capa
y la guarnición de la espada, que es de tornillo

PETRONILA:

               ¡Jesús! ¿Hay tal osadía?


<<<
>>>

Pág. 106 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               No ha sido ésta la primera
               en que tus desconfianzas
               la vida y gustos me arriesgan;
               tu condición es terrible.
               Melchora, sal acá afuera;
               desnúdame de estas burlas
               para que hablemos de veras.
Sale MELCHORA

PETRONILA:

               Pues ¿qué dirán los que entraren
               cuando aquí en cuerpo te vean?

ANA:

               Veránme en cuerpo y en alma
               andar por tu causa en pena.
Desnudándola Melchora tienta
la espada a las espaldas

MELCHORA:

               ¿Qué es esto duro?

ANA:

               La espada.

MELCHORA:

               ¿La espada? ¿Quién tal creyera,
               ingenioso embelequista?

ANA:

               Melchora, amor que no inventa
               no vale dos caracoles.


<<<
>>>

Pág. 107 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Pone a la espada la guarnición,
ciñésela; pónese el sombrero que trujo,
y queda galán con la cruz al pecho
MELCHORA:

               Cada día hay cosas nuevas.
               ¿Y la guarnición, la capa,
               con lo demás?

ANA:

               Esa cesta
               me sirvió de guardarropa.

PETRONILA:

               ¡Buena cuajada!

ANA:

               Y tan buena,
               que ha de cuajar mis venturas.
A MELCHORA
               Allá esos vestidos entra,
               llevarálos mi criado.}}

PETRONILA:

               ¿A quién?

ANA:

               A una esclava negra
               de mi huésped.

MELCHORA:

               Cotonías
               son la gala de Guinea.
Mete MELCHORA todo lo demás
de este embeleco y vase

ANA:

               Agora, pues, mi enojada,
               que no hay disfraces que temas,
               ¿sobre qué es la pesadumbre?
               ¿en qué estriban, tus ofensas?


<<<
>>>

Pág. 108 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


PETRONILA:

               Que tal oses preguntarme,
               ¿llamárelo desvergüenza?

ANA:

               Pues ¿qué he hecho yo contra ti?

PETRONILA:

               ¿No es nada, la doña Greida
               para esposa apalabrada
               cuando arrimes la encomienda,
               y el señor Cristobalico
               que legitimes?

ANA:

               ¿Quisieras,
               mi bien, tú, que antes de verte,
               entre hechicero y profeta,
               adivinara en Italia
               mi ventura y tu belleza,
               y a pesar de lindas brides
               conservara su entereza
               el caballero del sol,
               reservado a la princesa
               Claridiana o Clariluna?
               Antes es bien que agradezcas
               certidumbres que te saquen
               de malicias que me afrentan.

PETRONILA:

               ¿Qué malicias?

ANA:

               Las escritas
               en la carta de la venta
               que me llaman mutilado:
               ni bien hombre, ni bien hembra.

PETRONILA:

               ¡Qué a la cara me han salido,
               don Gómez, aunque lo sienta;
               lo que es más que imaginable!
               En casarme estoy resuelta
               con don Gregorio mañana.


<<<
>>>

Pág. 109 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¿Con quién?

PETRONILA:

               Ha de ser por fuerza.
               No te canses.

ANA:

               Muchas horas
               hay que entre esta noche median
               y mañana para hacer
               que se acabe la tarea
               en Viveros comenzada.
               Veráste antes que amanezca
               viuda; prevén luto y tocas,
               y adiós para siempre.
Hace que se va

PETRONILA:

               Espera.
               ¿No sois ya los dos amigos?

ANA:

               ¡Gentil amistad!

PETRONILA:

               No sea
               con él, pues lo sientes tanto;
               don Francisco te agradezca
               la mano que de mi parte
               puedes ofrecerle.

ANA:

               En ésa
               pongo yo el alma y los labios:
Bésasela
               tal valor para tal prenda.


<<<
>>>

Pág. 110 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Muy enojada
PETRONILA:

               Pues, ¡ingrato, fementido,
               engañamundos, no creas
               que del uno ni del otro,
               si hoy con la vida te dejan,
               logre su amor esperanzas!
               ¿Han visto que sin dar muestra
               de un pesar, aunque fingido,
               la mano el traidor me besa?
               ¡Vete, falso a tu italiana!
               Palabras la desempeña;
               su bastardo legitima;
               pero, con tal que no vuelvas
               a esta calle ni a esta casa,
               que, si su umbral atraviesas,
               a un tiempo han de celebrarse
               mis bodas y tus obsequias.

ANA:

               Eso sí, mi Petronila.
               ¡Cuerpo de tal! Pique, escueza.
               Sepamos cuál de los dos
               trae más fina la pimienta.
               ¡Qué villanos siempre han sido
               los celos! Si no se vengan
               de aquellos que más adoran,
               juzgan su amor por afrenta.
               ¡Ea, pelillos a la mar!
Muy tierna
               Celos me diste que queman,
               celos te he dado que abrasan,
               servido nos han de leña;
               pues la brasa se ha encendido
               a que el amor se calienta
               y humo los celos se llaman,
               echemos el humo fuera.
               Yo te adoro--¡el cielo vive!
               Si no bastan para prueba
               de esta verdad los disfraces,
               ya dama, ya cuajadera,
               ya doña Ana, ya don Gómez,
               ya estudiante, ya alma en pena,
               ¿qué ha de bastar?


<<<
>>>

Pág. 111 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Sale MELCHORA
MELCHORA:

               Yo, señora,
               que he sabido, en mi conciencia,
               que ni duerme el pobrecito
               por ti, ni come, ni cena.
               Si el bien se nos entra en casa,
               ¿qué diablos es lo que esperas?
               Mira qué talle de alcorza;
               mira qué cara de perlas.
               Acaba, dale esa mano.
Finge doña ANA que llora

PETRONILA:

               ¿Qué es eso? ¿Lloráis?

ANA:

               Me aprietan
               congojas no se si el alma.
               No con vos crédito pierda
               mi valor, que no es cobarde;
               quien guarda para la guerra
               las manos, y para un susto
               de amor los ojos y lengua.

PETRONILA:

               ¿Pues la Greida?


<<<
>>>

Pág. 112 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               Casaráse
               con otro dándola hacienda
               suficiente; pues me excusa
               esta cruz, que no dispensa
               tálamos embarazosos.

PETRONILA:

               ¿Y el Cristóbal?

ANA:

               Su nobleza
               le sirva de patrimonio.

MELCHORA:

               Si es natural, no es afrenta.

ANA:

               Echará, si se lograre,
               por las armas o la iglesia.

PETRONILA:

               Si esa cruz, pues, os impide
               lazos lícitos con ella,
               ¿cómo podréis ser mi esposo?

ANA:

               Para la otra es cruz profesa;
               pero para vos, novicia.

PETRONILA:

               Ahora bien. Templad tristezas
               y infórmeme yo, entretanto,
               de cosas que es justo sepa
               para asegurar temores.

ANA:

               ¿Qué plazo asignáis?

PETRONILA:

               Abrevian
               los deseos, cuando abrasan,
               dilaciones que atormentan.

ANA:

               Comerme quiero esta mano
               a besos.
Tómala la mano

MELCHORA:

               No se la beba,
               que es de nieve y le hará mal.


<<<
>>>

Pág. 113 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               Pues ¿cómo abrasa si nieva?
Muérdesela

PETRONILA:

               ¡Ay! Bellaco sois, don Gómez.

MELCHORA:

               ¡Quedito! Señor, no muerda.

PETRONILA:

               Hechizo mío ansí sean
               todos los hombres.

ANA:

               Envidia
               corazón, labios y lengua.
Vanse todos.
Salen don GREGORIO y MONTILLA

GREGORIO:

               ¿Qué hora es?

MONTILLA:

               Todo el cahiz
               conté menos una hanega.

GREGORIO:

               Si un desengaño sosiega,
               quien los admite es feliz.
               Pensé esta noche rondar
               a mi ingrata; ya no quiero.

MONTILLA:

               Róndela el Portocarrero
               y--¡alto señor!--a acostar.

GREGORIO:

               Viva el dichoso estudiante,
               pues sus intentos logró.
               ¿Por qué he de matarle yo
               si el paso me echó adelante?
               Venme a desnudar, Montilla.

MONTILLA:

               ¡Gracias a Dios que una vez
               le hallo cuerdo! El almirez
               nos despierte, campanilla
               de todo poltrón galán.


<<<
>>>

Pág. 114 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               No, Madrid, en ti más llamas.

MONTILLA:

               ¡Fuego de Cristo en sus damas!

GREGORIO:

               Luego me vuelvo a Milán.
Vanse.
Sale doña ANA, de hombre,
y BOGEGUILLAS

BOCEGUILLAS:

               Tu ingenio se me ha pegado.

ANA:

               ¿Cómo?

BOCEGUILLAS:

               Díjele al casero
               que quería un caballero,
               a Madrid recién llegado,
               ver el cuarto que alquilaba,
               porque, en saliendo contento,
               sería tu alojamiento;
               y él, aunque lo deseaba,
               por no sé qué ocupación,
               respondió que hasta otro día
               mostrárnoslo no podía.
               Dile entonces un doblón
               redondo, divina salsa
               que a todos los gustos sabe,
               fióme al punto la llave
               y entré por la puerta falsa
               sin que nadie me sintiese,
               metí cadenas y grillos
               que ha de pasmar al oíllos
               el tal--¡oh, si ya durmiese!--
               y dite aviso al momento.

ANA:

               Comiéncese, pues, la esgrima.


<<<
>>>

Pág. 115 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


BOCEGUILLAS:

               Estas piezas caen encima
               de su cama y aposento;
               a acostarse iban agora,
               que yo los vi diligente
               desde aquí.

ANA:

               Un convaleciente
               mejor duerme que enamora.
               ¡Gentil modo de matar
               al estudiante!

BOCEGUILLAS:

               Una herida
               teme otra, y no hay mejor vida
               que vivir.

ANA:

               Vuelve a mirar
               si se han traspuesto los dos.

BOCEGUILLAS:

               ¿Por dónde?

ANA:

               Esa cuadra acecha.
Acéchalos

BOCEGUILLAS:

               Roncando, los soplos echa
               de a legua y media. ¡Por Dios,
               que es treinta Alcaldes Ronquillos.

ANA:

               Alto, pues, no lo dilates.

BOCEGUILLAS:

               ¿Qué falta?

ANA:

               Que la luz mates
               y anden los ayes y grillos.

BOCEGUILLAS:

               De mí mismo tengo miedo.

ANA:

               Vaya.

BOCEGUILLAS:

               Aquí empieza la historia.


<<<
>>>

Pág. 116 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Éntranse, y allá dentro arrastran
cadenas, con ayes y todo estrépito
ANA:

               ¡Ay, que me impide la gloria
               un ingrato!

BOCEGUILLAS:

               ¡Ay, que no puedo
               salir, por él, de las penas
               inmensas del Purgatorio!

ANA:

               ¡Ay, remiso don Gregorio!

BOCEGUILLAS:

               ¡Ay, Montilla!
En calzoncillos y camisa MONTILLA,
con vestidos, sábanas y mantas a cuestas

MONTILLA:

               Mil cadenas
               siento que vienen tras mí;
               y mil demonios con ellas
               dando aullidos y querellas.

BOCEGUILLAS:

               ¡Ay, que me abraso!

ANA:

               ¡Ay de mi!

MONTILLA:

               Conjúrote por el Credo
               menos el Poncio Pilotos.

ANA:

               ¡Ay, hombres de viles tratos!

MONTILLA:

               Algalia sudo de miedo.
               ¿Qué me quieres, aullador?

BOCEGUILLAS:

               Misas.

MONTILLA:

               ¿Soy yo San Gregorio?
               ¿He arrendado el purgatorio?
               ¿Fui yo acaso colector?


<<<
>>>

Pág. 117 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Sale don GREGORIO, en jubón y calzoncillos,
con la espada desnuda
GREGORIO:

               ¿Qué calabozos se pasan
               desde el infierno a este puesto?
               ¿Montilla?

MONTILLA:

               ¡Señor!

GREGORIO:

               ¿Qué es esto?

MONTILLA:

               ¡El Juicio!

ANA:

               ¡Ay! ¡Que me abrasan
               llamas sin luz invisibles!
               ¿Por qué en mis penas no avisas?

GREGORIO:

               Visiones, ¿qué queréis?

LOS DOS:

               Misas

GREGORIO:

               Yo os prometo las posibles.
A voces lastimadas. Mucho estruendo

ANA:

               Mientras que en el purgatorio
               esté, porque tú lo quieres,
               tener sosiego no esperes
               ni casarte, don Gregorio.

GREGORIO:

               ¡Sombras, que os juzgo infernales!
               No os he de tener temor.
               Quita.


<<<
>>>

Pág. 118 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


MONTILLA:

               ¿Dónde vas, señor?
Hace cuchilladas al aire

GREGORIO:

               ¿Qué sé yo?

MONTILLA:

               No son mortales
               los que aúllan, sino sombras
               de azufre y hierro cargadas;
               ¿de qué sirven cuchilladas?

GREGORIO:

               Quédate tú, que te asombras;
               subiré al cuarto de arriba,
               que en mí el espanto no cabe.

MONTILLA:

               Si está la puerta con llave
               sin persona que le viva
               por más que intentes, ¿qué harás?
               El diablo aquí te hospedó.

GREGORIO:

               Pues, ¿qué he de hacer?

MONTILLA:

               Lo que yo:
               afufallas.

GREGORIO:

              ¿Dónde vas?

MONTILLA:

               Voyme a la, caballeriza,
               refugio a todo lacayo
               donde jamás cayó rayo
               ni fantasma atemoriza,
               ni los riesgos ordinarios
               de vientos y terremotos;
               los rayos son muy devotos,
               que buscan los campanarios,
               palacios y galerías.
               Acójome a estercolar
               el sueño.

Vase


<<<
>>>

Pág. 119 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               Si han de durar;
               hasta que alumbren los días,
               todas las noches espantos
               semejantes, sin dormir,
               mejor me estará salir
               y excusar estruendos tantos,
               no de temor; todo el techo
               se viene abajo.
Se hace mucho ruido. Arriba los dos,
doña ANA y BOCEGUILLAS, que se vean

BOCEGUILLAS:

               Sí hará.

ANA:

               Boceguillas, bueno está;
               lucidamente lo has hecho.
               ¡Alto, A la tal falsa puerta
               con todo el fantasmo ajuar!

BOCEGUILLAS:

               Bien puedo representar
               diez almas.

ANA:

               No quede abierta
               la casa. Ven.
Vanse

GREGORIO:

               Saber quiero,
               pues por hoy no he de dormir,
               si a su dama va a asistir
               el primo Portocarrero
               y está a la reja admitido
               de quien conmigo es crüel.
               Podrá ser que vengue en él
               lo que en casa no he podido.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 120 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Sale don FRANCISCO
como de noche
FRANCISCO:

               Esta vez, sospechas mías,
               he de ver si salís falsas,
               o el duplicado don Gómez
               con vil cautela me trata.
               He recelado que tiene
               como los nombres las caras,
               como el ingenio las obras,
               y que me usurpa a mi dama.
               En mis celos se deleita;
               en sus ojos se retrata,
               pues siempre en ellos he visto
               que sus niñas le agasajan.
               Si esto es así, lo que el día
               a las malicias recata,
               desquitarán por las noches
               cohechos de sus ventanas.
               Hagamos, pues, la experiencia.
Rebozado don FRANCISCO
y a la ventana MELCHORA

MELCHORA:

               A nuestras puertas se para
               un hombre. ¿Si es el que espero?
               La noche está tan cerrada
               que diviso y no averiguo.
               ¿Pero si no es el que aguarda
               el que las piedras nos cuenta?
               ¡Eh, caballero! ¿Quién pasa?


<<<
>>>

Pág. 121 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Aparte y luego a ella
FRANCISCO:

               (Ya tenemos un indicio.) (-Aparte-)
               Don Gómez soy.

MELCHORA:

               ¡Acabara
               de hablar yo para otro jueves!
               Bien venido.

FRANCISCO:

               (La criada (-Aparte-)
               es ésta; mas ¿si se quieren
               los dos?)

MELCHORA:

               Echóse en la cama
               por esperarle vestida
               habrá dos horas el ama.
               Dormilón es el don Gómez.

FRANCISCO:

               No ha causado mi tardanza
               el sueño. Los pliegos fueron
               que he recibido de Italia.

MELCHORA:

               ¡Qué de ello me debe, amigo!

FRANCISCO:

               Vos escogeréis la paga
               a contento.

MELCHORA:

               Se la tengo
               más que una cordera mansa;
               no la diga pesadumbres.

FRANCISCO:

               ¿Yo, mi Melchora?

MELCHORA:

               A llamarla
               voy; retírese allá afuera,
               que no sé a quién siento.

Vase


<<<
>>>

Pág. 122 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


FRANCISCO:

               (¡Ah, ingrata! (-Aparte-)
               ¿Para esto no hay llamar deudos
               que con vos consultas hagan?)
Sale MONTILLA

MONTILLA:

               ¡Válgaos el diablo por pulgas!
               Peores sois que las almas.
Pónese enfrente de la ventana
               No he podido pegar ojo.
               Mi dueño dejó la casa
               a sus huéspedes en pena,
               y como en las de amor anda,
               que puesto que las ignoro,
               las unas y otras abrasan,
               tendrá aquí su purgatorio.
               Oigan allí lo que pasa.
               Él es. ¿No lo dije yo?
               Rebózome la fachada,
               y sus querellas escucho.


<<<
>>>

Pág. 123 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Rebózase
FRANCISCO:

               Cogióme el puesto el que traza
               con embelecos su muerte.
               Escuchemos en qué paran
               estos oscuros conciertos.
Sale don GREGORIO, rebozado

MONTILLA:

               Otro salió a la parada.

GREGORIO:

               ¿Dos hombres junto a su puerta?
               El cuerpo lo hacen de guardia
               ¡Vive Dios! Que he de saber
               quién son, o morir. ¿Quién pasa?
A don FRANCISCO

FRANCISCO:

               (Su mismo nombre me vengue.) (-Aparte-)
               ¿Quién lo pregunta?

GREGORIO:

               Quien anda
               buscando a cierta persona.
Rebozados todos

FRANCISCO:

               Don Gómez soy.

GREGORIO:

               ¿Y se llama
               Ávalos, Portocarrero
               o cómo?


<<<
>>>

Pág. 124 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Yo tengo entrambas
               noblezas y entrambos nombres.

MONTILLA:

               (Aquí comienza la danza.) (-Aparte-)
Sale doña ANA, de hombre,
y BOCEGUILLAS

BOCEGUILLAS:

               Tres a tres los rondanditos.

ANA:

               Hacia esa esquina te aparta,
               y déjame a mí con ellos.

BOCEGUILLAS:

               ¡Qué lindo vocablo el hacia!
Arrímase BOCEGUILLAS junto
a MONTILLA sin verle

ANA:

               En forma estáis de pendencia;
               mas no lo sufre la casa
               a cuyas puertas se forja,
               que miro yo por su fama.
Se pone entre los dos, rebozada
               Servíos de mi cortesía
               y, con ella, de esta espada,
               sabiendo yo, si ser puede,
               cómo os llamáis los dos.

GREGORIO:

               Basta
               que vos lo pidáis ansí.
               Yo soy don Gómez.


<<<
>>>

Pág. 125 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¿Quién?

MONTILLA:

               (¡Vaya! (-Aparte-)
               Ya tenemos dos don Gómez.)

FRANCISCO:

               El que eso finge os engaña,
               porque yo el don Gómez soy.

BOCEGUILLAS:

               (Jueguen, pues, al tres en raya.) (-Aparte-)

ANA:

               Adviertan vuesas mercedes
               que a la corte, desde Italia,
               y desde la cuna hasta ella
               ese nombre me acompaña.
               ¿Tres don Gómez? ¿Qué apellido
               los guarnece?

BOCEGUILLAS:

               (¡Linda chanza!) (-Aparte-)

FRANCISCO:

               Yo soy Ávalos y luego
               Portocarrero.

ANA:

               ¡Oh, qué gracia!
               ¿Y vuesa merced?

GREGORIO:

               También
               esos títulos se enlazan
               en mí con el de don Gómez.

ANA:

               No debe de ser sin causa
               el triunvirato Gomezio.

BOCEGUILLAS:

               ¿Quién va allá?

MONTILLA:

               ¡Zape!

BOCEGUILLAS:

               ¿Quién anda
               cedulón aquí de esquinas?


<<<
>>>

Pág. 126 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Tópanse sin verse
MONTILLA:

               Don Gómez.

BOCEGUILLAS:

               Tentad si es paja.
               Todo Madrid se gozmenia.

MONTILLA:

               Y él ¿quién es?

BOCEGUILLAS:

               Don Gómez.

MONTILLA:

               Maula;
               ¿mas si llamase esta corte
               doñas Gozmas a sus dayfas?

ANA:

               Concluyamos, caballeros;
               no uséis mal de mi templanza:
               decid vuestros nombres proprios.

MONTILLA:

               (Apostemos que son almas (-Aparte-)
               que tras don Gregorio vienen.)
A doña ANA

GREGORIO:

               A vuestro lado las armas
               os ofrezco con la vida.
Júntanse

ANA:

               ¡Oh, amigo! ¿Vos sois?

GREGORIO:

               Me sacan
               de mi casa y de mi seso
               visiones de vuestra hermana.


<<<
>>>

Pág. 127 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¿Veislo? ¿No os lo dije yo?
               Pues, ¿qué ha sido?

GREGORIO:

               Es cosa larga.
               Para después lo dejemos.

FRANCISCO:

               Señores, antes que el alba
               madrugue, que ya se acerca,
               por precisas circunstancias
               me importa que el un don Gómez
               de los dos del mundo salga.

ANA:

               ¿Cuál es de ellos?

FRANCISCO:

               El que finge
               amistades que por falsas
               dobleces, que por civiles
               le apresuran la mortaja.

GREGORIO:

               Será, caballero, fuerza
               reñir con los dos.

FRANCISCO:

               Ventajas
               tiene mi razón y enojo
               para más que vengan.
Sacan los tres las espadas

PETRONILA:

               Abran
               estas puertas.


<<<
>>>

Pág. 128 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


Dentro
MELCHORA:

               Sí, señora,
               que a su don Gómez nos matan.

PETRONILA:

               Melchora, saca esas luces.
Salen doña PETRONILA
y MELCHORA, con luces

MONTILLA:

               Vengan hachas.

BOCEGUILLAS:

               Vengan hachas.
               Serviremos de comedia,
               si es que esto en bodas acaba.

PETRONILA:

               ¡Don Gómez! ¡Amado primo!
               ¿Con quién lo habéis? ¿Vos la espada
               desnuda?

ANA:

               Templad los sustos.

PETRONILA:

               ¿Templar? ¿Pues qué es esto?

ANA:

               Nada.

PETRONILA:

               ¿Quién está con vos?

ANA:

               Mi esposo.

GREGORIO:

               ¿Mi quién?

ANA:

               Si valen palabras,
               vos sois el esposo mío.

GREGORIO:

               ¡Jesús! ¿Qué decís?

ANA:

               El alma
               que por vos ha andado en pena
               soy de la ausente doña Ana.


<<<
>>>

Pág. 129 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


GREGORIO:

               ¿Alma vos? ¡Válgame el cielo!

ANA:

               ¿Qué tenéis?

MONTILLA:

               Miren si escampa.

ANA:

               Alma soy, que un cuerpo anima;
               cuerpo soy, que en ella os ama;
               vida tengo, por vos muerta
               mi opinión y vuestra fama.
               Para que ésta resucite
               y estotra se satisfaga,
               peregrinaron deseos
               que atravesaron distancias,
               inventaron sutilezas
               y olvidaron a su patria.
               Si amor tan firme merece
               que se corresponda...
Llora

GREGORIO:

               Basta.
               No lloréis, bella señora;
               que el cielo de vuestra cara,
               no alma en pena, cual fingisteis,
               alma en gloria os me retrata.
               ¡Si antes yo os hubiera visto!

PETRONILA:

               ¿Hay tal cosa?

MELCHORA:

               ¡Lo que pasa
               en el mundo!

BOCEGUILLAS:

               Lacayo hembro
               he sido. Denme matraca.

PETRONILA:

               No le creáis, caballeros.
               Advertid que aún nos engaña.
               Ya sabéis sus artificios.


<<<
>>>

Pág. 130 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


ANA:

               Por vos, señora, me holgara.
               Doña Ana de Ávalos soy.

PETRONILA:

               ¿Y la Greida que os aguarda
               con un hijo y mil promesas?

BOCEGUILLAS:

               ¿Qué Greidas, o calabazas?

PETRONILA:

               Vila yo por estos ojos.

ANA:

               Vistesme a mí transformada
               en Greida, en Portocarrero,
               en don Gómez y en doña Ana.

GREGORIO:

               Cuando no traigáis más dote
               que las sutilezas raras
               de ese ingenio, que eternicen
               plumas, buriles y estatuas,
               merecen que yo os adore.
               Dadme esa mano.
Danse las manos

MONTILLA:

               ¡Oh, bien haya
               la madre que te ha parido!
               De éstas vengan mís fantasmas.

ANA:

               Bella doña Petronila,
               enriqueced esperanzas
               de don Francisco que, pobre
               de ellas, mi amistad maltrata.

PETRONILA:

               Lo que mandáis obedezco.


<<<
>>>

Pág. 131 de 131
Bellaco sois, Gómez Acto III Tirso de Molina


A doña ANA
FRANCISCO:

               Mi silencio os dé las gracias.
A doña PETRONILA
               Y a vos, señora, mi afecto
               el corazón.

MELCHORA:

               ¿Quién se casa
               conmigo?

ANA:

               Melchora, escoge,
               que, para que feries galas,
               docientos de oro te libro.

MELCHORA:

               Vengan; aunque sean en plata.

MONTILLA:

               Aquí estoy yo.

BOCEGUILLAS:

               Y yo también.

MELCHORA:

               ¿Ojearon la ganancia?
               Codiciositos me son.
               Pues yo he dado en ser beata.

ANA:

              ¡Qué gran bellaco que ha sido
               el Don Gómez! Si os agrada
               la comedia--¡oh, gran concurso!--
               decid, supliendo mis faltas,
               que han de ser ansí los hombres
               cuando engertos en las damas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<