Buenos Aires: 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



A Colón cupo la gloria de descubrir esta parte del mundo en 1492.

Descubiertas las márgenes del Río de la Plata por Solís, en 1515, las repetidas expediciones enviadas por España, lograron someter los territorios comprendidos entre el Brasil y la Cordillera de los Andes, fundando a fines del siglo XVI dos grandes Gobiernos independientes del Perú, hasta la creación en 1776 del Virreinato del Río de la Plata.

Los Virreyes de España gobernaron por tres siglos, los más vastos y ricos territorios, hasta que, habiéndose declarado independientes las colonias inglesas en 1783, siguieron su ejemplo las de España en 1810, logrando todas su autonomía, excepto las islas de Cuba y Puerto Rico.

Desde esta época, próximamente, pretendemos hacer partir nuestros Recuerdos, por hallarse lo que se refiere a la época anterior, desde la conquista, hábilmente consignado en gran número de obras.

Pudiéramos dividir nuestro trabajo en tres períodos bien marcados:

1.º Desde 1810 hasta la elevación de Rosas al poder,
2.º El de su gobierno,
3.º Desde su caída hasta la fecha;

pero preferimos hacer el bosquejo a grandes rasgos de la fisonomía de la época que recordamos, sin orden escrupuloso de fechas, cosa que nos daría muchísimo trabajo, sin producir gran ventaja para el fin que hemos tenido en vista -salvar del olvido algunos de los hábitos, usos y costumbres de los tiempos ya pasados.

No nos proponemos, pues, trazar en este libro la historia propiamente dicha, ni seguir los pasos de la política en nuestro país. Sólo tocaremos incidentalmente algunos acontecimientos que vienen encadenándose con estas reminiscencias ocupándonos menos de los más recientes, por ser más generalmente conocidos.

Nos concretamos casi exclusivamente a la vida social; punto que no hemos visto tratado por nuestros bibliófilos: a lo que fuimos desde hace setenta años; a lo que fue nuestra ciudad y campaña. Queremos persuadirnos que aquellos que han sido testigos oculares, y muchas veces actores en algunos de los acontecimientos, colaboradores en las innumerables mejoras que se han venido operando, leerán sin desagrado estos renglones que despertarán recuerdos de tiempos que pasaron, hallando, acaso, placer en esta mirada retrospectiva; y que que pertenecen a una época más reciente, comparando la ya pasada con la actual, apreciarán en su verdadero valor (por lo que, hoy ven), el grado de progreso e ilustración a que hemos alcanzado; no olvidando, sin embargo, a aquellos que, con sacrificio de todo género, prepararon el camino que debía conducir a tan prósperos resultados.