Cómo han de ser los amigos: 041

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena II
Pág. 041 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Salen don MANRIQUE y el rey de NAVARRA
MANRIQUE:

               Don Guillén de Tolosa, cuyo estado,
               como hermano, heredó del conde muerto,
               viendo al de Fox, mi amigo, aprisionado,
               su dañada intención ha descubierto,
               porque con Aymerico concertado
               que guarde a don Gastón, tiene por cierto,
               después que a Fox y su condado rinda,
               ser dueño de Narbona y de Armesinda.
               Hásela el duque viejo prometido,
               y hasta que ella dé el sí de ser su esposa,
               la tiene en un castillo, donde ha sido
               Armesinda tan firme como hermosa;
               porque aunque a nadie el Duque ha permitido
               visitarla, sino es al de Tolosa,
               ni que la sirva más que una doncella,
               no puede persuadirla ni vencella.
               Aquesto, gran señor pasa en Narbona.
               Amigo soy de don Gastón; y tanto,
               que por la libertad de su persona
               daré la vida. Pues el cielo santo
               de Aragón te ha entregado la corona,
               con que tu nombre al moro causa espanto
               y obedecerte aqueste reino miro
               por sucesor del monje don Ramiro.
               Así pise las lunas africanas
               la victoriosa cruz de tus banderas,
               desterrando las barras catalanas
               al sarraceno vil de sus riberas,
               que el nombre que de justo y largo ganas,
               con don Gastón mostralle agora quieras,
               dándome gente y armas, con que pueda
               su estado defender, que a riesgo queda.
               Perderá el de Tolosa su arrogancia,
               y partiendo a Narbona en son de guerra,
               las lises quitaré, que le dio Francia,
               y las barras pondré de aquesta tierra.
               Gozarás a Narbona, si a tu instancia
               al Duque venzo, que la paz destierra,
               y libre don Gastón, será testigo
               de lo que vale un verdadero amigo.


Cómo han de ser los amigos de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III