Cómo han de ser los amigos (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Cómo han de ser los amigos.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 118
Cómo han de ser los amigos


Cómo han de ser los amigos Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El conde de Fox don GASTÓN
• Don MANRIQUE de Lara
• TAMAYO, lacayo
• El DUQUE, viejo padre de doña Armesinda y doña Violante


• Don RAMÓN, el conde de Tolosa
• TIBALDO, caballero
• RENATO, caballero
• Doña ARMESINDA


• Doña VIOLANTE, su hermana.
• El REY de Aragón
• Dos SOLDADOS
• El rey de NAVARRA


• Un CRIADO
• ROSELA, criada
• El rey de CASTILLA don Alonso, el octavo




>>>

Escena I
Pág. 002 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Salen don GASTÓN, conde de Fox,
leyendo una carta,
y don MANRIQUE de Lara, de camino
GASTÓN:

               "En fin, han levantado los ricos
               hombres y Grandes de Castilla por rey
               a don Alonso octavo, y han podido tanto
               con él las persuasiones de Fernán Ruiz
               de Castro y de don Lope Díaz de Haro,
               Señor de Vizcaya que, prendiendo a la
               reina, su madre, ha desterrado de sus
               reinos al conde don Pedro de Lara, el
               mayor señor de ellos a quien por el
               deudo y amistad que conmigo tiene he
               favorecido y dado tierras en mi condado
               de Urgel. Su hijo don Manrique, por sus
               hazañas llamado el Torneador,
               desnaturalizándose de toda España, se va
               a favorecer de vuestra excelencia, por
               la amistad que la casa de Fox ha tenido
               siempre con la de Lara. La fama de sus
               hazañas corresponde con su persona, a
               cuya vista me remito, satisfecho que será
               estimado como el valor de su sangre merece.
               El cielo guarde el estado y vida de
               vuestra excelencia, como deseo y ese
               Condado de Fox ha menester. De Urgel,
               y Julio 8 de 1126 años. Jaime, conde de
               Urgel."


<<<
>>>

Pág. 003 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Válgame el cielo! ¿En mi casa
               tengo al Conde don Manrique?
               Su dicha el alma publique,
               pues tan adelante pasa.
               Desde hoy, famoso español,
               conociendo la ganancia
               que ha de tener con vos Francia,
               envidia me tendrá el Sol;
               pues yo sé de él que se honrara
               la luz de su cuarta esfera,
               si por su huésped tuviera
               a don Manrique de Lara.
               Mas, pues yo solo merezco
               la honra que me habéis dado,
               la vida, hacienda y estado
               con los brazos os ofrezco.

MANRIQUE:

               Esos estimo de modo,
               que el pecho que los recibe
               se honrará en ver que en vos vive
               el valor de Francia todo
               con ellos; y si hasta aquí
               contra la Fortuna airada
               de mi desdicha pasada
               quejas inútiles di,
               ya, famoso don Gastón,
               sus rigores agradezco,
               pues que por ellos merezco
               veros en esta ocasión.
               Pues si cuanto había perdido
               en vuestra amistad he hallado,
               si no fuera desdichado,
               desdichado hubiera sido,
               perdiendo el no conoceros.


<<<
>>>

Pág. 004 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Ya yo se que en cortesía
               vencéis, coi-no en valentía
               a los demás caballeros;
               y que en fe de que eso es llano,
               si os llama vuestro valor
               don Manrique el Torneador,
               don Manrique el Castellano
               los demás también os nombran;
               pues porque todos os sigan,
               vuestras razones obligan,
               y vuestros hechos asombran.
               Cesen encarecimientos,
               que jamás la voluntad
               gastó en la firme amistad
               palabras ni cumplimientos,
               y dadme despacio cuenta
               de vuestra trágica historia.


<<<
>>>

Pág. 005 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Aunque me dé su memoria,
               pena, serviros intenta
               el alma. Y porque las leyes
               cumpla de esta obligación,
               oíd; sabréis lo que son
               las privanzas de los reyes.
               Después que el célebre Alfonso
               de Aragón y de Navarra
               se hizo rey en Castilla
               y emperador en España,
               dio libelo de repudio
               a la reina doña Urraca,
               por ser parientes los dos,
               si es que fue aquesta la causa.
               Reinó en Castilla y León,
               como reina propietaria,
               algunos tiempos en paz,
               mediante el consejo y canas
               del conde don Pedro Anzures,
               cuya prudencia y hazañas
               darán en Valladolid
               eterno nombre a su fama.
               Mas muerto el conde, y sintiendo
               las condiciones voltarias
               de algunos grandes del reino
               que una mujer sola y flaca
               los gobernase, usurparon
               por el rigor de las armas
               las más importantes fuerzas
               que las dos Castillas guardan.


<<<
>>>

Pág. 006 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Quiso acudir al remedio;
               y ansí a don Pedro de Lara,
               mi padre, manda que ponga
               freno a su ambición tirana.
               Hízolo, aunque con peligro,
               sin que las fuerzas contrarias
               de los rebeldes le hiciesen
               volver al Temor la cara.
               Puso freno a su soberbia,
               venciendo en una batalla
               a don Fernán Ruiz de Castro,
               con el señor de Vizcaya,
               don Lope de Haro y quedó
               con aquesto respetada
               doña Urraca, y reprimidas
               sus inquietas arrogancias
               Obligó tanto a la reina,
               que pasando su privanza
               de vasallo, a ser señor,
               quiso ilustrar nuestra casa,
               y hacerle rey de Castilla,
               dándole mano y palabra
               de esposa. ¿Veis qué ocasión,
               si supiéramos gozalla?
               Hubiera llegado a efecto,
               si en secreto ejecutara
               los intentos de la reina,
               mi padre; mas su desgracia
               y cortedad difirieron
               nuestras dichas y esperanzas,
               hasta que de estos sucesos
               voló la parlera Fama.


<<<
>>>

Pág. 007 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Alborotáronse todos,
               y puesta Castilla en armas,
               a don Alfonso, el infante,
               que en Galicia se crïaba,
               trujeron hasta Toledo;
               y aunque en la edad tan temprana,
               que los siete años cumplía,
               por él pendones levantan,
               y por rey todos le juran,
               haciendo que a doña Urraca,
               su madre ponga en prisión.
               Llegó luego la privanza
               de don Fernán Ruiz de Castro
               a tanto, que por su causa
               quitó el rey las fortalezas
               y lugares de importancia
               a mi padre; como fueron
               Montes de Oca, Villafranca,
               Villorado, Navarrete,
               a Castrojeriz, a Anaya,
               a Nájera, y otros pueblos
               que ganaron las hazañas
               de nuestros progenitores;
               no parando su venganza
               hasta echarle de Castilla,
               desterrado. Huyó a Navarra,
               y parando en Cataluña,
               como pariente, le ampara
               don Jaime, su primo, conde
               de Urgel, Manresa y Cerdania,
               hasta que torne a dar vuelta
               el tiempo y fortuna varia.


<<<
>>>

Pág. 008 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               No pudo mi inclinación
               de que viéndome en España,
               sufriese el ver mis contrarios
               sobre las sublimes alas
               de la privanza y favor
               del rey; y por ganar fama
               fuera de mi patria y tierra,
               --madre un tiempo, y ya madrastra--
               vengo, valeroso conde,
               aquí, donde mis desgracias,
               pues os conozco por ellas,
               daré por bien empleadas.

GASTÓN:

               Aunque cual propias las siento,
               no sé si el contento iguala
               de teneros en mi tierra
               a la pena que me causan.
               Pero si ajenas desdichas
               las propias dicen que ablandan,
               y pueden mejor llevarse
               las penas comunicadas,
               algún tanto me consuelo
               por poner freno a mis ansias
               con vuestros males a medias.
               ¡Ay, don Manrique de Lara!
               Grandes vaivenes han puesto
               vuestra quietud en balanzas,
               pero puede resistirlas
               el valor que os acompaña.


<<<
>>>

Pág. 009 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Mas si rigores de celos
               arrimaron sus escalas
               la noche de la sospecha
               a los muros de vuestra alma,
               juzgad si serán mayores
               tormentos sin esperanza
               de remedio, siendo amor
               quien me destruye y los causa.
               Vi--nunca viera--en Narbona
               la hermosura soberana
               de Armesinda, hija del duque,
               ignorando que se entrara
               al alma, amor, por los ojos.
               Pero ¡qué necia ignorancia
               sabiendo que son Sinones
               que meten el griego en casa!
               Adoré su simulacro,
               quemando sobre las aras
               de su memoria, deseos,
               aromas que en humo pasan.
               Quise decirla mis penas,
               mas faltáronme palabras.
               ¡Ved cuán avaro es Amor,
               que aun el aire da por tasa!
               Busqué medios pregoneros,
               que son lenguas de quien ama;
               rondé, serví, paseé,
               de libreas rompí galas.
               Entendióme, mas no pudo
               o no quiso dar entrada
               a imposibles pensamientos
               y a inútiles esperanzas.


<<<
>>>

Pág. 010 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Bien digo, inútiles, pues
               su padre, el duque, la casa
               con don Ramón de Tolosa,
               aunque dicen que forzada
               la libertad de Armesinda.
               Y si esto es ansí, ¡mal hayan
               leyes, que la voluntad
               siendo libre, hacen esclava!
               Vi concertarse las bodas,
               y llena de luto el alma,
               a Fox me vine a morir,
               guardando para mañana
               las obsequias de mi muerte,
               si mi persona no basta
               a divertir la memoria
               que en vivos celos me abrasa.

MANRIQUE:

               Conde, imposibles de amor,
               con ser imposibles, hallan
               en los peligros, remedio,
               y ventura en las desgracias.
               No dejes de ir a Narbona,
               que si aborrece tu dama
               fuerzas de amor como es justo,
               el cielo nos dará traza
               como, aunque al conde matemos,
               las hojas marchitas nazcan
               de esa tu esperanza seca.

GASTÓN:

               ¡Oh, ilustre valor de España!
               con remedios imposibles
               casi las heridas sanas
               que me atormentan. Mas, vamos
               que ya me promete el alma
               por tu ocasión nueva dicha.
               Mantenedor es mañana
               de un torneo, el de Tolosa.


<<<
>>>

Pág. 011 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Pues, Conde amigo, ¿que aguardas?
               Entre todas mis desdichas
               es la mayor que no hay armas
               que hasta agora hayan sufrido
               dos encuentros de mi lanza.
               Entremos de aventureros;
               verás caer la arrogancia
               del de Tolosa a tus pies.

GASTÓN:

               Más prometen sus hazañas.
Sale TAMAYO, lacayo, con un harnero

TAMAYO:

               El caballo lo hizo bien,
               y quien lo contrario siente,
               si es rasca frisones, miente,
               y si es lacayo, también

MANRIQUE:

               ¿Qué es esto? ¡Ah, loco!
               ¡El ruin!
               ¡Ah, Tamayo! ¡Ah, majadero!

TAMAYO:

               Y pregúntele al harnero,
               si era más que un celemín
               y si me le dio por tasa.
               Basta decirlo Tamayo,
               español protolacayo.

MANRIQUE:

               ¿Piensas que estás en tu casa?
               Calla, o vete noramala.

TAMAYO:

               Para quien me escucha soy
               hombre que mi razón doy.

MANRIQUE:

               ¡Necio! Salte de la sala;
               vete a la caballeriza,
               que está aquí el conde de Fox,
               don Gastón.


<<<
>>>

Pág. 012 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


TAMAYO:

              ¿Aquí está, ox?
               Cuando el hombre se encarniza
               es caballo desbocado.
               Vuestra Excelencia me dé
               los brazos, la mano, el pie,
               que le soy aficionado,
               a fe de quien soy.

MANRIQUE:

               ¡Ah, necio!

TAMAYO:

               Y si fuere menester
               le haré cualquiera placer,
               porque de hacerlos me precio.

GASTÓN:

               ¿Quién es este?

MANRIQUE:

               Es mi lacayo,
               y tiene siempre este humor.

GASTÓN:

               No es por agüero peor.
               ¿Cómo te llamas?

TAMAYO:

               Tamayo;
               porque Mayo enamorado,
               a lo que dicen, de mí,
               el mismo mes que nací
               estuvo determinado
               de robarme; y para aquesto,
               sin advertir que lo veía
               mi padre, me metió un día
               entre las flores de un cesto;
               mas llegando como un rayo
               mi airado padre, le dijo,
               "¡Ta! ¡Mayo! dejad mi hijo.
               Y así me llamo Tamayo.

GASTÓN:

               Buen gusto tiene.

MANRIQUE:

               Extremado.
               Mas lo que tiene mejor
               es, conde, la ley mayor
               que tuvo a señor, crïado.


<<<
>>>

Pág. 013 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               No es poco eso. Pues, Tamayo,
               ¿con quien el enojo ha sido?

TAMAYO:

               Ya con nadie. Ahí han reñido
               dos frisones con mi bayo.
               Dile un pienso de cebada;
               mas, según le despachó,
               que no era pienso pensó
               Y como iba de picada,
               al más cercano caballo
               le dijo, "Monsiur frisón,
               yo tengo hambre; más razón
               será pedirlo que hurtarlo.
               De ese medio celemín
               he de comer la mitad
               en buena conformidad."
               Erizó el frisón la crin,
               y dándole un mordiscón,
               le echó, en fin, como grosero,
               tras un relincho un "no quiero."
               Mi bayo, con la razón
               airado, aquesa arrogancia,
               dijo, "Os costará pesares."
               Y señalándole a pares
               los doce pares de Francia,
               se metió entre los frisones;
               y con ser pares los dos,
               si no le apartan, por Dios,
               que me los reduce a nones.
               Metióse en medio un gascón
               con un palo a apaciguallo,
               y sobre si mi caballo
               o el suyo tuvo razón,
               llegó la pendencia, en fin,
               a que, si no se repara,
               casi le enceleminara
               con el medio celemín
               los cascos. Y satisfecho
               mi agravio, me salí afuera.
               Ésta es la hazaña primera
               que dentro de Francia he hecho.


<<<
>>>

Pág. 014 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               No dejaréis de aliviar
               con este entretenimiento,
               don Maririque, el pensamiento.
               Vamos, que quiero aprestar
               las armas, porque a Narbona
               partamos luego.

MANRIQUE:

               El torneo
               satisfará tu deseo.

TAMAYO:

               Si vas a tornear, perdona,
               que aventurero he de ser.

GASTÓN:

               Mucho me habéis agradado.

TAMAYO:

               Téngame por muy criado,
               que lo sabré agradecer.

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 015 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Salen doña ARMESINDA y ROSELA
ARMESINDA:

               Si una fuerza resoluta
               quiebra a mi gusto las alas,
               ¿para qué me ofreces galas
               cuando el corazón se enluta?
               Rosela, en vano disputa
               tu lealtad, si al fin me fuerza
               a que mi inclinación tuerza
               y ame al conde, que no es roble
               la voluntad libre y noble
               para dar fruto por fuerza.
               ¿Qué importa, amiga Rosela,
               que me case aquesta tarde,
               si con lo que el conde se arde
               se enfría el alma y se hiela?
               Llega a la llama la vela,
               que aunque encenderse es su estilo,
               si el alma mojas o el hilo,
               al fuego resistirá.
               Pues ¿qué efecto amor hará
               donde es de nieve el pabilo?

ROSELA:

               Alivio suele tener
               el tormento más terrible
               viendo el remedio imposible
               y que más no puede ser.
               ¿Hay pena como no ver?
               Pues al ciego aquesta pena
               la imaginación refrena
               de no poder cobrar vista.
               Tu pena el alma resista
               de mil imposibles llena.
               Si esta tarde has de casarte
               y tienes de ser esposa
               de don Ramón de Tolosa,
               ¿qué sirve desconsolarte?
               Lo imposible ha de animarte.


<<<
>>>

Pág. 016 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ARMESINDA:

               ¡Qué mal remedio me ofrece
               tu consejo! ¡Bien parece
               cuán poco experimentada
               estás! Lo adquirido enfada
               lo difícil se apetece.
               ¿No causa la privación
               apetito al deseo vario?

ROSELA:

               La privación, de ordinario;
               pero no la negación.

ARMESINDA:

               Con tu frívola razón
               jamás mis penas gobierno,
               que a los que abrasa el infierno,
               con negárselas la gloria
               martiriza la memoria
               de ver que es su mal eterno.
               ¡Ay, Rosela! más tormento
               tiene de darme el pensar
               cuán tarde se ha de acabar
               la pena que ahora siento.

ROSELA:

               Entretén el pensamiento
               con los dones naturales
               de tu esposo, pues son tales,
               que hay pocos que en gentileza,
               en discreción y en nobleza
               a don Ramón sean iguales.
               Si ama la voluntad
               el bien, en el conde tienes
               tantos números de bienes
               que aborrecerle es crueldad.


<<<
>>>

Pág. 017 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Eso es dar en necedad.
               Deja de buscar sainetes
               al manjar que me prometes,
               que sin ganas de comer
               inútiles suelen ser
               los más sabrosos banquetes.
Sale doña VIOLANTE

VIOLANTE:

               ¿Qué es aquesto, hermosa hermana?
               Cuando la fama en Narbona
               tus desposorios pregona
               y alegra su gente ufana;
               cuando viendo lo que gana
               con tan famoso heredero,
               está el vulgo lisonjero
               tan bizarro que, en la gala,
               hoy el oficial se iguala
               al grande y al caballero.
               ¿Tú, Armesinda, estás ansí,
               siendo el todo de estas fiestas?

ARMESINDA:

               Violante, obsequias funestas
               de mi libertad las di.

VIOLANTE:

               Ya tu esposo viene aquí
               con toda la bizarría
               de Francia, que aqueste día
               honra el tálamo que esperas.

ARMESINDA:

               ¡Tálamo! ¡Mejor dijeras
               túmulo, Violante mía.


<<<
>>>

Pág. 018 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


VIOLANTE:

               ¿Túmulo? ¡Jesús, qué susto
               me has dado! No quiera Dios,
               sino que os gocéis los dos
               por largos años, que es justo.

ARMESINDA:

               Quien tiene cautivo el gusto,
               de la muerte es un trasunto.

VIOLANTE:

               Deja eso para otro punto.
               Recibe a quien te honra hoy.

ARMESINDA:

               Sí haré, pues que muerta estoy,
               que no hay honras sin difunto.
Salen el DUQUE viejo,
don RAMÓN con unalanza de tornear,
TIBALDO y RENATO, caballeros

DUQUE:

               Lanza de roquete basta.
               Haced quitar la cuchilla.

RAMÓN:

               No he de quedar en la silla
               menos, Señor, que con asta
               de cuchilla de dos cortes.
               Buena es aquesta y ligera.
               Toma, y sea la primera
               que me des.
Dásela a un criado

TIBALDO:

               Aunque reportes
               tu inclinación, el torneo
               saldrá mas regocijado
               si no fuere ensangrentado.


<<<
>>>

Pág. 019 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


RAMÓN:

               Tibaldo, siempre deseo
               hacer las cosas de veras.

RENATO:

               Burlas de veras no son
               apacibles, don Ramón,
               que pesan las más ligeras.

RAMÓN:

               Hoy, que soy mantenedor,
               pretendo de hacer mi gusto.
               Mas, cese Marte robusto,
               y hablen hazañas de Amor,
               que aqueste es su tribunal.
               Pues gozo de la presencia,
               señora, de vuexcelencia,
               aunque--¡por Dios!--que hable mal,
               hable Marte, y haga alarde
               de su bélico furor,
               que si es hijo suyo Amor,
               ni armas teme, ni es cobarde.
               ¿Cómo está vuestra excelencia?

ARMESINDA:

               (¡Ay, cielos! ¿Cómo estará (-Aparte-)
               quien sin libertad está?


<<<
>>>

Pág. 020 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


RAMÓN:

               Es la amorosa presencia
               cárcel de la voluntad.
               Si la vuestra vive presa,
               la misma prisión confiesa
               mi rendida voluntad;
               aunque a imitación del ave,
               desde pequeña encerrada,
               que de la jaula quebrada
               ni quiere salir ni sabe;
               de tal manera el deseo
               vive alegre en la prisión,
               que de ella saco invención
               y letra para el torneo.
               Hecho Dédalo a Amor pinto,
               que aquí, como en Creta, traza
               los enredos con que enlaza
               su confuso laberinto.
               Después a mí en medio de él,
               que en fe de cuanto celebra
               su prisión el alma, quiebra
               mi libertad el cordel
               con que se libró Teseo;
               y unos grillos a los pies,
               con una letra después,
               que explica así mi deseo,
               "Si el más esclavo, ése es rey
               en las prisiones de amor,
               cuanto más preso, mejor."
               Mirad si estoy a la ley
               que de la libertad priva
               el alma que tenéis presa.


<<<
>>>

Pág. 021 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


DUQUE:

               Conde, Armesinda os confiesa
               estar, como vos, cautiva.
               Idos a armar, que ya es hora.
Salen don GASTÓN, don MANRIQUE y TAMAYO

GASTÓN:

               Corrida el alma quedara
               si estas bodas celebrara
               Armesinda, mi señora,
               --Aymerico valeroso--
               de mí, y tomara venganza
               mi pena de mi tardanza.

DUQUE:

               ¡Oh! Conde Fox, famoso,
               quejas formaba al amor
               que os tengo, viéndoos ausente,
               siendo tan deudo y pariente;
               mas ya con vuestro valor
               el desposorio y torneo quedará
               honrado en extremo.

RAMÓN:

               Ya, ilustre don Gastón, temo
               que llevándoos el trofeo
               y alabanza de la fiesta,
               no nos habéis de dejar
               honra que poder ganar

GASTÓN:

               La que Narbona os apresta,
               basta que la suerte os rinda,
               pues cuando otra no ganéis,
               ¿que mayor joya queréis
               que por esposa a Armesinda?


<<<
>>>

Pág. 022 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Hablan aparte TAMAYO y don MANRIQUE
TAMAYO:

               ¿Cuándo nos han de alabar
               a nosotros?

MANRIQUE:

               No he querido,
               Tamayo, ser conocido,
               que importa el disimular.
               A don Gastón he avisado
               que aquí quien soy no publique.

GASTÓN:

               Vuelve, amigo don Manrique,
               los ojos a aqueste lado,
               y si eres águila mira
               mi bella malmaridada.
Hablan aparte doña VIOLANTE
y doña ARMESINDA

VIOLANTE:

               Hasta aquí viví engañada.
               Basta, que ha sido mentira
               la fama que don Gastón
               tuvo de tu pretendiente.
               Creí yo que estaba ausente
               desde que dio a don Ramón
               el Duque, mi padre, el sí,
               y, que lloraba memorias
               de sus pretendidas glorias;
               mas pues viene agora aquí
               tan galán y cortesano,
               venta fue de amor su pecho,
               pues tan poca estancia ha hecho.


<<<
>>>

Pág. 023 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Como amó tarde, temprano
               pudo, Violantc, arrancar
               la raíz mal arraigada,
               porque viéndome casada,
               ¿qué tenía que esperar?

VIOLANTE:

               Dime, a fe, cuando entendiste
               su declarada pasión,
               ¿sacó fuego el eslabón
               de amor con que te encendiste?

ARMESINDA:

               Aunque soy de pedernal,
               no da fuego mi desdén.
               ¿Quiéresle tú bien?

VIOLANTE:

               Muy bien.
               ¿Y tú?

ARMESINDA:

               Yo, ni bien ni mal.
Hablan aparte don GASTÓN
y don MANRIQUE

GASTÓN:

               ¿Qué te parece?

MANRIQUE:

               No sé.
               ¿A cuál amas de las dos?
               Pero, don Gastón, por Dios,
               que desde que las miré
               estoy medio no sé cómo.

GASTÓN:

               Pues, don Manrique, primero
               que te sientas medio entero,
               porque ya recelos tomo,
               esta de lo blanco es
               el blanco de mi tormento.


<<<
>>>

Pág. 024 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


MANRIQUE:

               (¿Qué dices? ¡Ay pensamiento! (-Aparte-)
               Volvamos a casa, pues,
               por Dios, que al amor del agua
               me dejé casi llevar
               a donde no es poco hallar
               pie, ¿no es aquésa la fragua
               que al alma arroja centellas?)

GASTÓN:

               ¿Será, pues, doña Violante?

MANRIQUE:

               (¡Ay, pensamiento arrogante, (-Aparte-)
               qué presto un alma atropellas!
               A no vencer la amistad
               que a don Gastón debo, presto
               hubiera su yugo puesto
               Amor a mi libertad.
               Ojos, yo os enfrenaré.

RAMÓN:

               ¿Famosa letra?

DUQUE:

               Extremada.
               ¿Y las colores?

RAMÓN:

               Leonada,
               verde y blanca.

RENATO:

               ¡Bien, a fe!

ARMESINDA:

               Hermana, ¿no has advertido
               en el mejor talle y gala
               de cuantos tiene esta sala?

VIOLANTE:

               Con don Gastón ha venido
               un español en el traje,
               digno de envidiarle el sol.

ARMESINDA:

               Bastará ser español
               para que se le aventaje.
               ¡No sé qué estrella me fuerza
               a amar aquesta nación!
               Mas ¡ay, imaginación!
               si me han de casar por fuerza,
               ¿qué importan vanos deseos?


<<<
>>>

Pág. 025 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


RAMÓN:

               Vamos, que me quiero armar.

MANRIQUE:

               (Aunque no quiera mirar, (-Aparte-)
               buscan los ojos rodeos
               con que se van enlazando
               cada instante. ¿Hay tal belleza?)

DUQUE:

               Vamos, hijas.

ARMESINDA:

               (¡Qué tristeza (-Aparte-)
               la vida me va acabando!)
               Rosela, sabe quién es
               este español, que deseo
               un imposible.

RAMÓN:

               ¿Al torneo
               saldréis?

RENATO:

               Claro está.

GASTÓN:

               Después;
               que quiero ser el postrero.
A don MANRIQUE
               Don Manrique, de la lanza
               vuestra pende mi esperanza.

MANRIQUE:

               Cumplírosla luego espero.

VIOLANTE:

               Tierno te mira.


<<<
>>>

Pág. 026 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ARMESINDA:

               ¿Qué quieres?
               Muerta voy. ¡Ay, españoles!,
               que entre íos hombres sois soles,
               y rayo entre las mujeres.
Vanse entrando, ellas por un a parte,
y ellos por otra, y míranse mucho MANRIQUE
y ARMESINDA, y al entrarse
TAMAYO le tira ROSELA de la capa

ROSELA:

               Oiga, hidalgo.

TAMAYO:

               Yo soy ése,
               y clavo de vuesaucé

ROSELA:

               ¿Es español?

TAMAYO:

               ¿No lo ve?

ROSELA:

               ¿Y aquel caballero?

TAMAYO:

               Aquese,
               una camarada es mía,
               que me suele acompañar
               detrás, y le suelo dar
               de comer.

ROSELA:

               ¡Buen humor cría
               el hombre! ¿Cómo se llama?

TAMAYO:

               Yo, don Tamayo, monsiura,
               que, preso de esa hermosura,
               pretendo hoy mostrar la fama
               de Tamayo en el torneo.

ROSELA:

               ¿Y el nombre de su señor?

TAMAYO:

               Don Manrique el Torneador,
               se llama, de Lara.


<<<
>>>

Pág. 027 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ROSELA:

               Creo
               que tengo ya de él noticia.
               ¿Y a qué ha venido a Narbona?

TAMAYO:

               Pienso que cierta persona
               favorecerse cudicia
               de su amistad y valor.

ROSELA:

               ¿Cómo?

TAMAYO:

               Comiendo.

ROSELA:

               Decí
               esto, por amor de mi.

TAMAYO:

               A dar al mantenedor
               cartas para la otra vida
               viene.

ROSELA:

               ¿Cómo?

TAMAYO:

               Don Gastón,
               mostrando, como es razón,
               pena en que su amor impida
               el de Tolosa, y forzada
               la voluntad de Armesinda,
               su padre, el duque, la rinda
               a que viva malcasada,
               trae consigo a don Manrique,
               a cuyo encuentro primero
               no hay tan fuerte caballero
               que a las cuarenta no pique.
               Por aquesto le dan nombre
               de Torneador en España.

ROSELA:

               Si él sale con esa hazaña
               mucho hará.

TAMAYO:

               (¡Mal haya el hombre (-Aparte-)
               que de mi secreto fía!
               Ya lo dije.) ¿Qué he de hacer?


<<<
>>>

Pág. 028 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ROSELA:

               Pues yo se que podrá ser,
               si iguala a su bizarría
               su esfuerzo, y al conde mata,
               suceder en el lugar
               del de Tolosa, a pesar
               de quien usurparle trata
               lo que él sólo ha merecido,
               porque Armesinda... No más.

TAMAYO:

               (Volvióse la lengua atrás.) (-Aparte-)
               Ya, señora, lo he entendido.

ROSELA:

               No sepa esto don Gastón.

TAMAYO:

               Serviros en callar quiero,
               monsiura, un aventurero
               que tiene hecho salpicón
               el alma por vos, os pide
               un favor para el torneo.

ROSELA:

               ¿Qué favor queréis?

TAMAYO:

               Deseo,
               para que nunca os olvide,
               que quitándoos el chapín
               un guante del pie me deis.

ROSELA:

               ¿Guante del pie?

TAMAYO:

               ¿No sabéis
               que es ya guante el escarpín?

ROSELA:

               Pues por él a casa vaya,
               señor lacayo.

TAMAYO:

               Sí haré.
               (¡Ah! quién viera a vuesaucé (-Aparte-)
               de este lacayo, lacaya.

Vanse TAMAYO y ROSELA.


<<<
>>>

Pág. 029 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Salen TIBALDO y RENATO, caballeros
TIBALDO:

               Digo, que el español que agora vino
               con don Gastón de Fox, es don Manrique
               de Lara, cuya fama le da nombre
               de Torneador por excelencia

RENATO:

               Dicen
               que no ha justado vez, que no haya muerto
               al contrario.

TIBALDO:

               ¡Notable fortaleza!

RENATO:

               Por aquesta ocasión había jurado
               de no entrar más en justa ni en torneo.

TIBALDO:

               Pues no viene a otra cosa.

RENATO:

               Así lo creo.

TIBALDO:

               Por eso darse a conocer no quiso
               al duque de Narbona.

RENATO:

               El de Tolosa
               pienso que ha de dejar libre a su esposa.

TIBALDO:

               Digámosle el peligro en que está puesto.

RENATO:

               ¿Para qué? Si Armesinda le aborrece,
               como dicen, virtud será, que en pena
               de pretender gozar amor forzado,
               don Manrique le deje castigado.

TIBALDO:

               Ya ha rato que tornean. Venid, primo,
               a armarnos, que ya es hora que salgamos.

RENATO:

               Algún suceso adverso espero. Vamos.

Vanse RENATO y TIBALDO.


<<<
>>>

Pág. 030 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Salen doña ARMESINDA y ROSELA
ARMESINDA:

               Fingí el desmayo, Rosela,
               quitándome del balcón
               por no ver la justa y tela;
               que, aunque justa don Ramon,
               su injusto amor me desvela.
               Alborotóse la gente
               del repentino accidente;
               vínome mi padre a ver,
               y aunque debió de entender
               la causa, como es prudente,
               dejándome sosegar,
               se volvió a ver el torneo.
               Mas, ¿cómo he de reposar
               siendo de azogue el deseo
               que me ha venido a matar?
               ¿Que don Manrique de Lara
               es, Rosela?

ROSELA:

               El talle y cara
               su mucho valor pregona.

ARMESINDA:

               ¿Qué a aqueso vino a Narbona?
               ¡Ay, cielo! ¡Si ejecutara
               mi esperanza en esta empresa,
               Y con una muerte sola
               hiciera mi dicha expresa!
               Que tengo el alma española,
               aunque la juzgas francesa.


<<<
>>>

Pág. 031 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ROSELA:

               A instancia de don Gastón
               viene.

ARMESINDA:

               ¿Y no de la afición
               con que, cuando me miraba,
               por los ojos me enseñaba
               el alma y el corazón?
               No lo creas.

ROSELA:

               Si el crïado
               no miente, aquesto es verdad.

ARMESINDA:

               Podrá ser que sin cuidado,
               las leyes de la amistad
               le hayan, Rosela, obligado
               a que hoy muestre su valor;
               pero yo sé que el rigor
               de Amor, como a mi le abrasa
               desde que entró en esta casa;
               que ya me ha dicho su amor.

ROSELA:

               ¿Pues hasle hablado de veras?

ARMESINDA:

               Contado me han los enojos
               de sus ardientes quimeras
               las dos niñas de sus ojos,
               que en ser niñas son parleras.

ROSELA:

               También yo he significado
               tu nueva pena al crïado.

ARMESINDA:

               No has hecho mal si es discreto,
               que, como el fuego, el secreto
               revienta si está encerrado.
Tocan cajas dentro
               Pero, ¿qué es esto?

ROSELA:

               Imagino
               que es algún aventurero.


<<<
>>>

Pág. 032 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Sale don GASTÓN apadrinando a don MANRIQUE,
que sale a tornear.
Saca una banda en la cara y un paje con una
tarjeta, y en ella la divisa del CONDE,
de la suerte que dicen las coplas.
Da la letra el CONDE a ARMESINDA, y ella la
tomará con cortesía
ARMESINDA:

               ¡Bravo talle!

ROSELA:

               ¡Peregrino!

ARMESINDA:

               Que es el español, infiero.

ROSELA:

               Y don Gastón el padrino.

ARMESINDA:

               Mira la tarjeta.

ROSELA:

               En ella
               lleva una divisa bella.
               Un caballero es, armado,
               con la amistad abrazado,
               que el niño amor atropella.

ARMESINDA:

               Lee la letra. (¿Hay tal rigor?) (-Aparte-)

ROSELA:

               "Vuestra afrenta siente amor;
               mas, perdonad, que conmigo
               puede más que amor, mi amigo."

ARMESINDA:

               Salió cierto mi temor.
               Por don Gastón significa
               que hace el valor resistencia
               al amor que ya publica.
               ¡Ay, cielos! Dadme paciencia.

ROSELA:

               Gallarda presencia.

ARMESINDA:

               Rica.

Vanse, y al pasar echa don MANRIQUE
un papel en el suelo


<<<
>>>

Pág. 033 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


ROSELA:

               Un papel de industria echó
               en el suelo, don Manrique.

ARMESINDA:

               Muestra--¡ay, Dios!--si se atrevió
               su amor a hacer que publique
               su pena. ¿Abriréle? No,
               que lo que tardo en leelle
               privo a los ojos de velle.
               Quiero tornar al balcón.
               Amor, haz que a don Ramón
               y su arrogancia atropelle.

ROSELA:

               Mira lo que viene en él.

ARMESINDA:

               ¿Y después qué haré, ignorante,
               siendo conmigo cruel,
               si pierdo ver a mi amante,
               por leer este papel?
Vase ARMESINDA

ROSELA:

               ¿Qué laberinto intrincado
               es éste, Amor, en que has puesto
               a Armesinda en tal cuidado?
               Mas no es nuevo en ti. ¿Qué es esto?
               Oigan, éste es el crïado.

Tocan cajas dentro.
Sale TAMAYO con un vestido de risa, con lanza.
En el brazo de la lanza lleva una bacía de barbero,
y debajo colgada una bolsa vacía; y en la otra
mano una tarjeta, y en ella una ballena pintada,
y colgada de la tarjeta una bota llena de vino.
Pasa, y da la letra


<<<
>>>

Pág. 034 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


TAMAYO:

               [Aquí estamos ahora], monsiura,
               todos somos torneadores.

ROSELA:

               ¡Hay más graciosa figura!

TAMAYO:

               A esto obligan los amores
               de vuestra gran fermosura.
               Mirad la gala y adorno
               con que de amor el buchorno
               mis pensamientos penetra,
               que luego veréis la letra
               del torneo a donde torno.
               Porque hecho tornero, Amor,
               torneando mi deseo,
               si torna a hacerme favor,
               seré un torno en el torneo
               que tornearé alrededor;
               y si en el torneo trastorno
               al torneador, hecho un torno,
               este pecho torneado
               tornará a veros, honrado,
               como mula de retorno.

ROSELA:

               ¡Qué bien del vocablo juega!

TAMAYO:

               ¿No penetráis la intención?

ROSELA:

               A declarármela llega.

TAMAYO:

               Oíd su interpretación,
               que a fe que es de una gallega.
               Una bacía de barbero
               es ésta, y bolsa de cuero
               estotra que pende de ella;
               una bota aquesta, aquella
               una ballena. Ahora quiero
               daros la interpretación.
               Porque esté la bota mía
               llena, gasto mi ración
               y siempre traigo vacía
               la bolsa. Aquesta razón
                  que traigo, Tamayo ordena
               la bota con la ballena,
               la bolsa con la bacía.
               Lea, pues, franchota mía.


<<<
>>>

Pág. 035 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


Lee
ROSELA:

               "Vacía, porque va llena".

TAMAYO:

               Porque va llena la bota,
               la bolsa vacía va.

ROSELA:

               De tu ingenio has dado nota.

TAMAYO:

               Vueseñoría verá
               una hazaña lacayota.
Vanse ROSELA y TAMAYO.
Hay ruido de armas.
Salen don MANRIQUE, don GASTÓN
y el DUQUE, RENATO, TIBALDO Y
GUARDAS acuchillando a don MANRIQUE
y don GASTÓN, y ellos retirándose

DUQUE:

               Matalde, que al de Tolosa
               ha muerto

MANRIQUE:

               Aquesto es injusto.
               Si, según las leyes justo
               del torneo, ¿es justa cosa
               que, porque al conde haya muerto,
               me prendan, duque perjuro?

GASTÓN:

               ¿Así guardas el seguro
               de estas fiestas?


<<<
>>>

Pág. 036 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


DUQUE:

               Encubierto
               veniste por darle muerte,
               fiero español. Ya he sabido
               quién eres; y pues has sido
               quien en obsequias convierte
               las bodas de don Ramón,
               si porfía en resistirse,
               matadle, que el encubrirse
               especie fue de traición.

GASTÓN:

               ¡Ah tirano! ¿de este modo
               quieres que el mundo publique
               tu infamia?

DUQUE:

               Con don Manrique
               prended al de Fox y todo,
               que él toda la causa ha sido
               de esta desgracia.

MANRIQUE:

               El valor
               de España me da favor.
               Muerto, pero no vencido
               me traerán a tu presencia.
               Don Gastón, mis pasos sigue.
Retíranse los dos
y van tras ellos los guardas

RENATO:

               Espántome que le obligue
               la pasión a vuexcelencia
               para hacer tal.

DUQUE:

               Dadle alcance,
               o matadle, o moriré.


<<<
>>>

Pág. 037 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


TIBALDO:

               Mira, gran Señor, que fue
               el torneo a todo trance.
               Si con hierro de dos cortes
               quiso justar don Ramón,
               y le han muerto, ¿qué razón
               hay porque no te reportes?

DUQUE:

               ¡Mal haya el torneo y lanza
               De tal valor homicidal
Sale doña ARMESINDA

ARMESINDA:

               (Alegre por ver cumplida (-Aparte-)
               mi libertad y esperanza
               vengo, pero el sentimiento
               aunque fingido, es forzoso.
               Si llorare al muerto esposo,
               alma, decidles que miento.)
               ¡Ay, de mí!

DUQUE:

               De estos enojos
               tú eres toda la ocasión.
               Por ti han muerto a don Ramón.

ARMESINDA:

               Testigos serán los ojos,
               señor, si el alma ha sentido
               esta desgracia cruel.
Hace doña ARMESINDA que se entristece y
cáesele el papel que le dio don MANRIQUE

DUQUE:

               Lloras falsa? (¿Qué papel (-Aparte-)
               es el que se le ha caído?)

ARMESINDA:

               ¡Ay cielos!


<<<
>>>

Pág. 038 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


DUQUE:

               Mostrad, veré
               lo que dice.

ARMESINDA:

               (El que me dio (-Aparte-)
               don Manrique es. ¡Triste yo!
               Ya de veras lloraré.)
Lee el DUQUE la carta

DUQUE:

               "Tres cosas me han obligado a quebrar
               el juramento que me forzaron a hacer
               las desgracias que siempre en las fiestas
               y torneos me han sucedido. La primera es
               saber que el conde de Tolosa ha obligado
               la voluntad de vuestro padre, el duque,
               a que os case con él. La segunda, la
               amistad que debo al Conde de Fox--cuyos
               deseos merecen, Señora, ser por vos
               premiados, por no haber jamás excedido
               de las leyes que un lícito amor permite--
               y la tercera, aunque es la principal,
               quiero callarla, por no ofender a la
               segunda. Rogad, Señora, al cielo cumpla
               vuestra esperanza y el deseo que de
               serviros tengo. Don Manrique de Lara."

DUQUE:

               Mirad si fue mi recelo
               cierto,--¡ah, tirana!--por ti
               murió don Ramón ansí.
               Pero--¡cruel!--vive el cielo
               que he de tenerte en prisión
               mientras que tuvieren vida
               el español homicida,
               y su amigo don Gastón.
               Llevalda a una fortaleza,
               y las llaves me entregad.


<<<
>>>

Pág. 039 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


RENATO:

               ¡Señor!

DUQUE:

               Llevadla; ¡acabad!

TIBALDO:

               ¡Señor!

DUQUE:

               ¡Mal haya belleza
               tan cara!

ARMESINDA:

               Cualquier prisión
               alegre el alma recibe,
               pues que don Manrique vive
               y ya murió don Ramón
Llevan a ARMESINDA. Sale TAMAYO, con la
bacía de barbero y espada desnuda

TAMAYO:

               Algún diablo me ha metido
               en dibujos. Di Tamayo,
               ¿tú torneador y lacayo?
               Don Manrique, se ha perdido,
               y yo--si el duque me coje--
               he de pagar por los dos.
               Bacía, escondedme vos,
               aunque las barbas me moje.
               Nunca más Francia tornero.
Pónese la bacía

DUQUE:

               ¿Qué hombre es éste?

TAMAYO:

               Yo, señor.

DUQUE:

               Prendedle

TAMAYO:

               Ten el rigor.


<<<
>>>

Pág. 040 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto I Tirso de Molina


DUQUE:

               ¿Quién sois?

TAMAYO:

               Un pobre barbero
               que vengo a sangrar a un músico
               digo, un crïado que agora
               murió por quien Francia llora.
               La bacía te hará cierto
               de que a sangrarle venía.

DUQUE:

               ¡Echad este loco!

TAMAYO:

               Bueno.
               ¡Vive Dios que voy relleno!
               Mamóla el duque, bacía.
Vase TAMAYO. Salen los GUARDAS

GUARDA:

               Tan grande el esfuerzo ha sido
               del valeroso español,
               que, con la ausencia del sol,
               la noche ha favorecido
               su vida, Señor, de suerte,
               que al fin se nos ha escapado.
               Sólo el de Fox ha quedado,
               tan herido, que a la muerte
               está.

DUQUE:

               Pues ponedle preso,
               y seguid este enemigo,
               que con público castigo
               ha de pagarme ese exceso.
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 041 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Salen don MANRIQUE y el rey de NAVARRA
MANRIQUE:

               Don Guillén de Tolosa, cuyo estado,
               como hermano, heredó del conde muerto,
               viendo al de Fox, mi amigo, aprisionado,
               su dañada intención ha descubierto,
               porque con Aymerico concertado
               que guarde a don Gastón, tiene por cierto,
               después que a Fox y su condado rinda,
               ser dueño de Narbona y de Armesinda.
               Hásela el duque viejo prometido,
               y hasta que ella dé el sí de ser su esposa,
               la tiene en un castillo, donde ha sido
               Armesinda tan firme como hermosa;
               porque aunque a nadie el Duque ha permitido
               visitarla, sino es al de Tolosa,
               ni que la sirva más que una doncella,
               no puede persuadirla ni vencella.
               Aquesto, gran señor pasa en Narbona.
               Amigo soy de don Gastón; y tanto,
               que por la libertad de su persona
               daré la vida. Pues el cielo santo
               de Aragón te ha entregado la corona,
               con que tu nombre al moro causa espanto
               y obedecerte aqueste reino miro
               por sucesor del monje don Ramiro.
               Así pise las lunas africanas
               la victoriosa cruz de tus banderas,
               desterrando las barras catalanas
               al sarraceno vil de sus riberas,
               que el nombre que de justo y largo ganas,
               con don Gastón mostralle agora quieras,
               dándome gente y armas, con que pueda
               su estado defender, que a riesgo queda.
               Perderá el de Tolosa su arrogancia,
               y partiendo a Narbona en son de guerra,
               las lises quitaré, que le dio Francia,
               y las barras pondré de aquesta tierra.
               Gozarás a Narbona, si a tu instancia
               al Duque venzo, que la paz destierra,
               y libre don Gastón, será testigo
               de lo que vale un verdadero amigo.


<<<
>>>

Pág. 042 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


NAVARRA:

               Don Manrique, el amor que os he cobrado
               a vos y a vuestro padre, el conde muerto,
               por el rey de Castilla desterrado,
               y admitido en mi reino, os hará cierto
               cuanto deseo, que al antiguo estado
               de Castilla volváis; y tornen puerto
               allí vuestros trabajos; mas recelo
               que aun no quiere aplacar su enojo el cielo.
               Con el rey de Castúla, Alfonso Octavo,
               por cartas he tratado que os reciba
               en su gracia, mas lleva por el cabo
               la envidia a su rigor desde que priva
               con él don Lope de Haro, y temo al cabo
               que ha de ser imposible, mientras viva
               su enojo, y de don Lope la privanza,
               cumplir vuestra quietud y mi esperanza.
               Quisiera, don Manrique, para aquesto
               que, restaurando parte del estado
               que habéis perdido, os viera otra vez puesto
               conforme merecéis. Pues el condado,
               de Fox está en peligro manifiesto,
               preso su conde, y él casi usurpado,
               gozad de la ocasión. Yo os daré gente
               con que quede por vuestro fácilmente.
               A mí me está esto bien, porque es frontera,
               de Aragón y, su áspera montaña,
               por donde Francia ha hecho guerra fiera
               diversas veces a Aragón y a España.
               Por aquesta razón, Conde, quisiera
               que, sacando mis gentes en campana,
               ganárades a Fox, que así procuro,
               que estemos, vos honrado y yo seguro.


<<<
>>>

Pág. 043 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Señor, si la amistad que he profesado
               con don Gastón, permite, estando preso,
               tan grande ingratitud, que su condado
               le usurpe...

NAVARRA:

               Don Manrique, dejaos de eso;
               mi amigo sois también; determinado
               tengo de hacer matarle, que os confeso
               que las guerras que ha hecho a esta corona
               piden satisfacción de su persona.
               Si estimáis mi amistad más que la suya,
               yo haré que, despreciando al de Tolosa,
               su hija el de Narbona os restituya
               y, conquistando a Fox, sea vuestra esposa.

MANRIQUE:

               Primero el cielo santo me destruya,
               que, siendo yo su amigo, haga tal cosa.

NAVARRA:

               Perderéis, no cumpliendo lo que os digo,
               por un amigo conde, un rey amigo.

Vase el rey de NAVARRA


<<<
>>>

Pág. 044 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               ¡Qué notable tentación
               ha combatido mi pecho!
               La honra con el provecho
               grandes enemigos son.
               Si ha de morir don Gastón,
               sin que le dé libertad
               de Aymerico la crueldad
               con que mis ruegos resiste,
               porque su estado conquiste
               ¿en qué agravio su amistad?
               Mas--¡Oh, civil pensamiento!--
               ¿tal comunicas conmigo?
               Preso don Gastón, mi amigo,
               su hacienda usurparle intento?
               Quimeras sin fundamento
               son; mas, si en prisión cruel
               muere, ¿qué he de hacer? Ser fiel,
               y a pesar de armas y miedo,
               libertarle; y si no puedo,
               morir en prisión con él.
               ¿Mandólo el rey de Aragón?
               Cuando el amigo es de ley
               atropella vida y rey.
               ¿Que importa, si entrambos son
               amigos? La obligación
               que tengo al rey, y su amor
               no ha de manchar mi valor,
               para que su intento siga,
               que no es amigo el que obliga
               a su amigo a ser traidor.


<<<
>>>

Pág. 045 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Estas consecuencias claras,
               por más seguras elijo,
               que bien dijo aquél que dijo,
               "El amigo hasta las aras."
               Mas--¡ay, alma!--¿No reparas
               que a Armesinda me han de dar?
               Gran premio, no hay que dudar;
               porque si se ha de romper
               la amistad, sólo ha de ser
               por amor o por reinar.
               Interés y amor me llama
               pero, en fin, soy don Manrique;
               padezca yo, y no publique
               de mí tal caso la fama.
               Amo a quien amigo ama,
               sin poder mi libertad
               olvidar tanta beldad;
               pero atorménteme y muera
               mi amor, como quede entera
               la ley de nuestra amistad.
Sale TAMAYO

TAMAYO:

               ¡Válgame Dios! Y qué a pique
               de morir está un lacayo,
               si anda cual yo!

MANRIQUE:

               Tamayo.


<<<
>>>

Pág. 046 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


TAMAYO:

               ¡Pardiez! señor don Manrique
               que no lleguemos a nietos
               con esta vida en Narbona.
               Ayer se vio la persona
               en temerarios aprietos.
               No soy bueno para espía.
               Mándame tú que haga plaza
               del mandil y la almohaza,
               o que juegue todo un día
               y la noche, aunque a mi padre
               pierda, y no me mandes ser
               podenco de una mujer;
               que no pare y es mi madre.
               ¡Bravas cosas hay de nuevo!

MANRIQUE:

               ¿Cómo? ¿Hablaste a don Gastón?

TAMAYO:

               ¡Sí! ¡Bonica es la prisión,
               y bonico es el mancebo!
               Ahí tenemos en el arca
               otra vida. No hay entrar
               una mosca en el lugar;
               y por toda su comarca
               se publica que eres muerto.

MANRIQUE:

               ¿Que soy muerto?

TAMAYO:

               Sí; y también
               que en volviendo don Guillén
               de Fox, que dicen que es cierto
               el haberse apoderado
               de su injusta posesión,
               le darán a don Gastón
               despachos en un bocado.


<<<
>>>

Pág. 047 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               ¿Que soy muerto yo?

TAMAYO:

               Tú, pues.
               Y aunque entonces lo creí,
               y mandé decir por tí
               un real de misas, después
               que vi a Rosela quedé
               desengañado y corrido.
               Dice, que el haber fingido
               el duque tu muerte, fue
               porque Armesinda te adora,
               desde que a Narbona fuiste
               y muerte a don Ramón diste,
               como a su Endimión la Aurora.
               Tiénela su padre presa
               hasta que dé el sí de esposa
               A don Guillén de Tolosa;
               y como a voces confiesa
               que don Manrique de Lara
               sólo su esposo ha de ser,
               tu muerte finge, por ver
               si así su mal se repara
               y de su amor la revoca.

MANRIQUE:

               ¡Qué! ¿Por eso lo ha fingido?

TAMAYO:

               Sí; mas tan mal le ha salido
               la traza, que, como loca,
               sin que a nadie comunique,
               no hay en la torre lugar
               donde no vaya a buscar
               su Torneador don Manrique.
               Esto de Rosela sé.


<<<
>>>

Pág. 048 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               ¡Qué! ¿Tan de veras me ama?

TAMAYO:

               Digo que a voces te llama.

MANRIQUE:

               Tamayo amigo ¿qué haré?

TAMAYO:

               Buscar algún hechicero
               que te lleve por el viento,
               por arte de encantamiento,
               que yo no oso ni quiero
               meterme más en dibujos.

MANRIQUE:

               ¡Ay! ¡Quién la desengañara!

TAMAYO:

               Pues, don Manrique de Lara,
               si eso intentas, busca brujos,
               que en Navarra y Aragón
               no faltan, y cumplirán
               tu deseo.

MANRIQUE:

               En fin, ¿que están
               resueltos que don Gastón
               muera?

TAMAYO:

               Como te lo cuento.

MANRIQUE:

               No saldrán con su crueldad.
               ¡Mostrad quien sois, amistad!
               ¡Ah! ¡Fuera, vil pensamiento;
               que ha de vivir don Gastón,
               y de Armesinda ha de ser
               esposo, con el poder
               y armas del Rey de Aragón;
               que, pues favor me ha ofrecido
               como le usurpe el condado,
               diré que, determinado
               de darle gusto, he querido
               ganar a Fox y a Narbona.
               Combatiré hasta sacar
               libre a don Gastón, y dar
               señales de que me abona
               sangre de Lara y valor
               de España, porque después
               sepan que pisan mis pies
               al interés y al amor.
               Tamayo, tú has de dar traza
               como sepa que no he muerto
               Armesinda.


<<<
>>>

Pág. 049 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


TAMAYO:

               ¿Yo? Por cierto
               que cogiste linda maza.
               ¿Cómo será eso posible,
               si el duque tiene las llaves
               de la prisión, como sabes?
               Haz tú que sea invisible,
               o dame la traza y modo,
               pues que el peligro me das.

MANRIQUE:

               Tú, Tamayo, la hallarás,
               que eres hombre para todo.
               Esto importa, y me está bien
               que si me tiene por muerto,
               es mujer, y será cierto
               el serlo de don Guillén.

TAMAYO:

               Mas, que me tienen de dar
               un zaparrazo por ti,
               extraño.

MANRIQUE:

               Haz esto por mí.
               Y vamos, que voy a hablar
               al rey, por dar a un amigo
               vida y libertad.

TAMAYO:

               Yo voy
               a Narbona a morir hoy.
               ¡San Nuflo vaya conmigo!

Vanse don MANRIQUE y TAMAYO.


<<<
>>>

Pág. 050 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Salen doña VIOLANTE,
y don GASTÓN en la prisión
VIOLANTE:

               No me agradezcas a mí,
               don Gastón, este favor;
               agradécelo al amor,
               que, aunque quejosa de ti,
               la industria para librarte
               que ves agora me ha dado.
               Mi padre, contigo airado,
               manda al alcaide matarte
               esta noche, y a mi instancia,
               dando garrote a otro preso
               por ti, te libró.

GASTÓN:

               Confieso
               que eres la lealtad de Francia.
               Confieso, doña Violante,
               que a poder mi voluntad
               usar de su libertad,
               quedara con ser tu amante,
               en la obligación mayor
               que un hombre puede tener;
               pero, ¿cómo puede ser
               si a Armesinda tengo amor?
               Echóse sobre la hacienda
               por ser acreedor primero;
               y así, aunque pagarte quiero
               si no es que palabras venda,
               que son solas las alhajas
               que me han quedado, no sé
               como pagarte podré,
               que en palabras pago en pajas.


<<<
>>>

Pág. 051 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Don Gastón, no quiero más
               de que a tu estado te vuelvas
               y que en el alma resuelvas
               la obligación en que estás
               a mi amor, ya que mi hermana,
               tan lejos de amarte vive,
               que sólo admite y recibe
               una pretensión villana
               de un falso amigo que tienes,
               con quien mi padre la casa.

GASTÓN:

               ¡Ay, cielos! Si aquesto pasa,
               ¿por qué a darme vida vienes?
               Morirme fuera mejor.

VIOLANTE:

               (Celos ¿qué vais a decir? (-Aparte-)
               Mas, si vive de mentir
               y engañar siempre el Amor,
               con una mentira quiero
               probar si a Armesinda olvida
               don Gastón, que aborrecida,
               alegre suceso espero.

GASTÓN:

               ¿Es don Manrique de Lara
               el amigo que me vende?

VIOLANTE:

               Ése a Armesinda pretende,
               y solamente repara
               en que vivas, don Gastón;
               y así la ocasión ha sido
               de matarte. Ha intercedido
               por él, el rey de Aragón,
               y mi padre, a instancia suya,
               despreciando al de Tolosa,
               se la ofrece por esposa.


<<<
>>>

Pág. 052 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Válgame Dios! ¡Que destruya
               el interés tal amor,
               tanta fe, tanta amistad,
               tanta nobleza y lealtad,
               tanto esfuerzo y tal valor!
               ¡Manrique!...¡ah, ingratos cielos!

VIOLANTE:

               En notable riesgo estás,
               si aquí te detienes más.

GASTÓN:

               ¡Manrique!... ¡ay, rabia ¡ay, celos

VIOLANTE:

               Vete a Fox, y en él advierte
               que te di, Conde, la vida.
Vase doña VIOLANTE

GASTÓN:

               Mientes. Tú eres mi homicida.
               ¿Aquésta es vida? Ésta es muerte.
               Falsa amistad, ladrón disimulado,
               que lisonjea al que robar procura;
               perro que halaga lo que el manjar dura,
               para morder después que está acabado.
               ¿Cómo es posible que hayas derribado
               con el vano interés de una hermosura
               la más firme amistad y más segura
               que Francia vio jamás y España ha dado?
               Labra en palacio en el verano el nido
               la golondrina, que parece eterno,
               mas huye en el invierno y busca abrigo.
               De la falsa amistad símbolo ha sido.
               Labró el verano, pero huyó el invierno
               de mis trabajos el mayor amigo.

Vase don GASTÓN.


<<<
>>>

Pág. 053 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Salen TAMAYO y ROSELA
ROSELA:

               De manera lo ha sentido,
               y tan fuera de sí está,
               que al duque le pesa ya
               de haber su muerte fingido.
               Teme que ha de enloquecer,
               y aunque más la desengaña,
               que vive y que está en España,
               no hay persuadirla a creer,
               sino que con don Gastón
               murió también don Manrique.

TAMAYO:

               (No sé que traza fabrique (-Aparte-)
               para entrar en la prisión.)
               ¿En fin, que la crueldad
               de Aymerico llegó a tanto
               que al de Fox mató?

ROSELA:

               Es espanto;
               no hay persona en la ciudad
               que su muerte malograda
               no sienta en extremo.

TAMAYO:

               Y bien;
               ¿piensa salir don Guillén
               con la traza concertada?

ROSELA:

               En conquistando el condado
               de Fox, se desposará
               con Armesinda.


<<<
>>>

Pág. 054 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


TAMAYO:

               Si hará,
               si no vuelve trasquilado.
               Don Manrique, mi señor,
               parte a su defensa, y lleva
               diez mil soldados a prueba
               de lealtad y de valor.
               Y pues don Gastón es muerto
               sin herederos, sin duda
               que luego a Narbona acuda;
               y en viniendo, ten por cierto
               que, vengando a don Gastón,
               será duque de Narbona.
               Y para honrar mi persona,
               dicen que tiene intención,
               armándome caballero,
               de hacerme caballerizo
               mayor; y aunque sea postizo
               el cargo, contigo quiero
               casarme! que eres rolliza.

ROSELA:

               ¿Conmigo?

TAMAYO:

               Mi fe te doy,
               si caballerizo soy,
               que has de ser caballeriza.
               En pago de esto quisiera
               que a Armesinda consolaras
               y que la desengañaras.

ROSELA:

               Tamayo, aqueso es quimera.
               Ni me ha de creer, ni puedo
               entrar a verla ni hablarla.

TAMAYO:

               ¿Pues cómo podré avisarla?
               ¿qué mujer hay, que un enredo
               no sepa para advertirla
               que mi señor vivo está?


<<<
>>>

Pág. 055 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


ROSELA:

               De ninguno lo creerá
               mejor que de ti.

TAMAYO:

               A decirla
               vengo aquesto de Aragón.
               Pero ¿qué traza ha de haber
               para hablarla, si ha de ser
               entrando yo en la prisión,
               y no sabiendo volar?

ROSELA:

               Guardándola el duque tanto,
               no sé como.

TAMAYO:

               Haz tú un encanto.

ROSELA:

               Ten ánimo para entrar
               dentro en un cofre cerrado
               que de vestidos la envío,
               y hablarásla.

TAMAYO:

               ¿Cómo? Un frío
               de miedo el alma me ha dado.
               ¿Yo en cofre?

ROSELA:

               Si tan leal
               eres siempre a tu señor,
               no es mucho esto.

TAMAYO:

               De temor
               me suele venir un mal,
               siempre que estoy encerrado,
               con que se me ablanda el vientre.
               Si me viene después que entre,
               y estoy vivo embalsamado,
               ¿gustarás de verme ansí?

ROSELA:

               Hoy le tienen de llevar.
               Si te quieres arriesgar,
               famosa traza te di.
               Determínate, Tamayo.


<<<
>>>

Pág. 056 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


TAMAYO:

               Vamos, tornaré sudores.
               ¿A qué no obligáis, señores,
               a un leal y fiel lacayo?

ROSELA:

               Ven a enterrarte.

TAMAYO:

               En salud
               me llevan.

ROSELA:

               ¿Eso te espanta?

TAMAYO:

               Mi sacristán eres. Canta
               cuando esté en el ataúd.
Vanse TAMAYO y ROSELA.


<<<
>>>

Pág. 057 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Sale un alarde de soldados,
tocando primero dentro un tambor,
y don MANRIQUE detrás,
con bastón de general
MANRIQUE:

               ¡El Conde don Gastón muerto, y su amigo
               con vida, y sin que tome la venganza
               del homicida un ejemplar castigo!
               ¡Oh, Duque fiero! espera, que si alcanza
               a tu Narbona el fuego de mi furia,
               no lograrás tu inútil esperanza.
               ¿Qué alarbe, qué villano de Liguria,
               por la codicia de un condado, hiciera
               a su mismo valor tan grande injuria?
               A Fox he defendido, y defendiera
               de tu avara ambición el mundo todo,
               por más que el de Tolosa se opusiera.
               Presto verás, si escalas acomodo
               a tus cobardes muros, que en España
               soy heredero del esfuerzo godo.
               Manrique y Lara soy. Si en sangre baña
               mi enojo tu ciudad, y no perdona
               niños y viejos mi sangrienta hazaña,
               no te espantes. Marchemos a Narbona,
               que la sangre del conde a voces pide
               venganza de la muerte que pregona.
               El Duque muera; aunque mi amor olvide
               a Armesinda, que no hay amor que ablande
               pecho donde un fiel amigo reside.
               Castigo grande pide injuria grande;
               mas--¡ay, cielos crueles!--¿qué castigo
               ................................ [-ande]
               la muerte vengará de tal amigo?
               ............................... [-ego]
               ............................. [-igo.]


<<<
>>>

Pág. 058 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


SOLDADO 1:

               Famoso don Manrique, marcha luego.
               Mete a saco a Narbona; muestra a Francia
               tu valor, y la guerra a sangre y fuego;
               que pues el de Tolosa y su arrogancia
               huyó furioso, y Fox por tuyo queda,
               ser tus soldados, es nuestra ganancia.

SOLDADO 2:

               Aunque el rey de Aragón quejarse pueda
               que contra el duque de Narbona vamos,
               cuya antigua amistad la guerra veda,
               es tan grande el amor que te cobramos,
               y tan grande del duque fue el exceso,
               que tu gusto y su muerte procuramos.

MANRIQUE:

               Cuando el rey sepa, amigos, el suceso,
               aunque era don Gastón contrario suyo,
               confesará el agravio que confieso.
               De su valor, su justo enojo arguyo.
               Marchemos a Narbona, y sus despojos
               gozad mientras me vengo y la destruyo.
               Doblad banderas y estandartes rojos;
               sacad pendones negros, y entapicen
               los vientos la color de mis enojos.
               El destemplado parche solemnice
               las obsequias y el luto que merece
               mi amigo malogrado y infelice,
               que contra el fiero duque el cielo
               ofrece un castigo cruel; mas, ¿qué castigo
               la muerte vengará de tal amigo?

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 059 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Sale doña ARMESINDA sola
ARMESINDA:

               Ya, aunque libertad me den,
               no la querrá mi firmeza,
               que libertad y tristeza
               pocas veces dicen bien.
               Llore el conde don Guillén;
               podrá ser me ablande ansi
               que como cuanto hay en mí
               es llanto, pena y dolor,
               vestido de mi color,
               quizá me obligará a un sí.
               Mas ¿para qué ha de querer
               el sí de un alma, trasunto
               del sepulcro de un difunto
               cuya vida solía ser?
               Ojos, ya es hora de hacer
               los funerales oficios,
               de vuestro pesar indicios,
               pues funda en vos cada día
               Amor la capellanía
               de estos tristes ejercicios.
Descúbrese un cofre en que estará
TAMAYO; va respondiendo,
sacando la cabeza y tornándola a
meter. Prosigue ARMESINDA

ARMESINDA:

               ¿Es posible que murió
               don Manrique, y que estoy viva,
               cuando de su luz me priva
               la muerte, que le eclipsó?
               Lengua, responded que no,
               y engañadme un rato así.
               ¿Vive? Decid que sí.


<<<
>>>

Pág. 060 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


TAMAYO:

               Sí.

ARMESINDA:

               ¡Ay, cielos! ¿Quién respondió
               el si que el alma oyó?

TAMAYO:

               Yo.

ARMESINDA:

               ¡Válgame Dios! ¡Con qué miedo
               oyendo esto quedo!

TAMAYO:

               Quedo.

ARMESINDA:

               ¿Huiré de aquí? Mas, no.

TAMAYO:

               No.

ARMESINDA:

               ¿Hay más temeroso ensayo?
               Voz, que mi muerte difieres,
               di, ¿soy yo quien eres?

TAMAYO:

               Eres.

ARMESINDA:

               ¿Y tú?...Desmayo...

TAMAYO:

               Tamayo.

ARMESINDA:

               ¿Quién es Tamayo?

TAMAYO:

               Lacayo.

ARMESINDA:

               ¡Válgame el cielo! ¿Hay tal cosa?
               No oso hablar de medrosa.

TAMAYO:

               Osa.

ARMESINDA:

               Voz, ¿de dónde me has hablado?

TAMAYO:

               ¿Adónde estás? Embaulado.

ARMESINDA:

               De oirle estoy temerosa.
               Que perdí el seso imagino.
               ¿Si es esto algún frenesí?
               Mas, no. ¿Qué quieres de mí,
               voz, que a mi mal vino?

TAMAYO:

               Vino.

ARMESINDA:

               Sin duda que desatino


<<<
>>>

Pág. 061 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


Sale TAMAYO del cofre
TAMAYO:

               Vino quiero y vino pido,
               --¡cuerpo de Dios!--que embutido
               en un baúl más de un hora,
               por sólo hablaros, señora,
               ni he comido ni he bebido.
 

ARMESINDA:

              ¡Ay, Jesús! ¿Quién eres, hombre?
               ¿Cómo entraste aquí?

TAMAYO:

               No sé.
               En arca, como Noé.
               Tamayo soy no se asombre.
               Don Manrique, mi señor,
               tiene de vivir más años,
               a pesar de los engaños
               de tu padre, que Nestor.
               A esto sólo me ha envïado.
               Con las armas de Aragón
               va a tomar la posesión
               de aquel famoso condado,
               que será suyo, por muerte
               del conde, su gran amigo;
               y a mí, que siempre le obligo
               con hazañas de esta suerte,
               en el cofre que Rosela
               de vestidos te envió,
               mi industria me sepultó.
               Agradece mi cautela
               y dame albricias.


<<<
>>>

Pág. 062 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Si es cierto
               que mi español vivo está,
               cualquiera joya será
               de poco precio.

TAMAYO:

               No es muerto.

ARMESINDA:

               Toma este diamante; ten
               esta cadena, este anillo;
               torna aqueste cabestrillo
               y aquestas perlas también.

TAMAYO:

               ¡Cuerpo de Dios, y qué rico
               quedo esta vez!

DUQUE:

               ¡Abrí aquí! (-Dentro-)

ARMESINDA:

               Éste es m¡ padre, ¡ay de mí!

TAMAYO:

               ¿Quién? ¿Cómo?

ARMESINDA:

               El Duque Aymerico.

TAMAYO:

               De esta vez me hace gormar
               oro y joyas. San Onofre,
               ayudadme, que en mi cofre
               quiero tornarme a embaular.
Métese TAMAYO en el cofre.
Salen el DUQUE y doña VIOLANTE

DUQUE:

               Notable es la confusión
               en que estoy puesto, Violante.
               Si aquesto pasa adelante,
               temo la justa pasión
               que don Manrique de Lara
               muestra por su amigo, el conde.


<<<
>>>

Pág. 063 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


ARMESINDA:

               ¡Señor!

DUQUE:

               Hija, hoy corresponde
               la Fortuna, hasta aquí avara
               con tu gusto. Aquí me escribe
               y manda el rey de Aragón
               que acudiendo a la afición
               de don Manrique, que vive,
               aunque lo contrario dije,
               te despose con él luego.
               Yo quiero cumplir su ruego
               y tu gusto, que me aflige
               el ver venir a Narbona
               don Manrique, en son de guerra,
               destruyéndome la tierra
               de suerte, que no perdona
               la vejez ni la puericia
               que su rigor fiero alcanza,
               diciendo que es en venganza
               del conde y de mi injusticia.
               Algún gran daño recelo,
               que me coge descuidado,
               y un español enojado
               es ira y rayo del cielo.

ARMESINDA:

               ¿Sabe él que gustas, señor,
               que sea mi esposo?

DUQUE:

               Sí.

ARMESINDA:

               ¿Pues tan poco fías de mí
               y tan poco puede amor?
               ¡Bravatas son españolas!
               Pasen tempestad y truenos,
               verás los cielos serenos,
               y el mar amansar sus olas.
               Yo quiero desenojarle.


<<<
>>>

Pág. 064 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Eso mejor lo haré yo,
               que Don Gastón no murió.

DUQUE:

               ¿Cómo?

VIOLANTE:

               Si juras de darle
               por esposa a Don Manrique,
               como dices, a mi hermana,
               yo haré que venga mañana
               a tus pies, Y que publique
               pesarle haberte enojado.

DUQUE:

               Yo lo juro. Pero di,
               ¿Don Gastón es vivo? }}

VIOLANTE:

               Sí;
               por mi industria se ha librado
               de tu rigor, dando muerte
               el alcaide a otro por él.

DUQUE:

               Confieso que fui cruel.
               Contento estoy de esa suerte.
               Mañana entrará en Narbona:
               estarás, hija, avisada.

ARMESINDA:

               ¡Cielo eres, prisión amada!

DUQUE:

               Violante, por tu persona
               quedará libre mi estado
               de la cólera española;
               siendo bastante ella sola
               a venceros. Obligado
               voy. Hazle luego avisar,
               que yo quiero responder
               al Rey.


<<<
>>>

Pág. 065 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Volvióse en placer
               mi temeroso pesar.

VIOLANTE:

               (Esta vez de don Gastón (-Aparte-)
               he de ser esposa.)
Vase doña VIOLANTE y al irse el DUQUE,
vuelve a salir TAMAYO, y cógele el
DUQUE en el cofre, con los pies de fuera

TAMAYO:

               ¿Fuese?

ARMESINDA:

               Sí, tal.

TAMAYO:

               Mas si acá volviese

DUQUE:

               Ansí Armesinda, razón
               será... ¿Qué es aquesto? Espera.

TAMAYO:

               Cogióme vivo ¡por Dios!

DUQUE:

               ¿Qué hacéis aquí? ¿Quién sois vos?

TAMAYO:

               Un lacayo en su vasera.
               (El diablo mi suerte ordena.) (-Aparte-)

DUQUE:

               ¿Quién sois?

TAMAYO:

               (Ya no vivo más.) (-Aparte-)
               Yo, señor, soy un Jonás,
               y este cofre es mi ballena.

ARMESINDA:

               Criado es de don Manrique,
               que, con aquesta invención,
               entró agora en mi prisión
               para que me certifique
               de que su señor no es muerto.

TAMAYO:

               Un Lázaro al natural
               soy, que huelo como el mal
               sepultado; mas, si es cierto
               que don Manrique ha de ser
               yerno tuyo, perdón pido.


<<<
>>>

Pág. 066 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


DUQUE:

               Grande atrevimiento ha sido;
               aunque me ha obligado el ver
               vuestra lealtad.

TAMAYO:

               Yo me obligo
               de traerte a mi señor
               luego aquí, si tu rigor
               usa clernencia conmigo.
               Diréle que vivo está
               el de Fox, y que es su esposa
               mi señora y tu hija hermosa.

DUQUE:

               Venid, pues; que importará,
               para que se certifique,
               que le desengañéis vos.

TAMAYO:

               Tumba de mi muerte adiós

ARMESINDA:

               Amor, venció don Manrique.
Vanse todos. Salen don GASTÓN y RENATO

RENATO:

               Fox, famoso don Gastón,
               a don Manrique de Lara
               reconoce.

GASTÓN:

               ¡Ah, suerte avara!

RENATO:

               Mandóle el Rey de Aragón
               que con sus armas y gente
               por fuerza la conquistase,
               y que con él se quedase,
               y venciendo fácilmente
               a don Guillén, de Tolosa
               la posesión le ha tomado.


<<<
>>>

Pág. 067 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


GASTÓN:

              ¡Ah, falso amigo! El estado
               me quitaste con la esposa.
               El cielo te dé un castigo
               que a quien te conoce asombre.
               pero bástate el de nombre
               de falso y traidor amigo
               Renato, yo me resuelvo
               de ira Fox, porque el amor
               que, como a propio señor
               me tienen todos, si vuelvo
               me dará su posesión

RENATO:

               Temeridad es aquesa.
               De la gente aragonesa
               tiene puesta guarnición
               el rey, y el tener por cierto
               que no vives, causa ha sido
               de no haberte perseguido.

GASTÓN:

               Su enojo y rigor advierto;
               pero dicen que mandó
               don Manrique que dejasen
               mis armas sin que borrasen
               lo que su traición borró,
               y que de Fox no ha querido
               llamarse conde; y mi muerte
               fingió sentir de tal suerte,
               que pienso que fue fingido
               que va a asolar a Narbona
               en mi venganza.

RENATO:

               Con eso
               querrá encubrir el exceso,
               que su deslealtad pregona,
               en que después no no le culpe
               el mundo.


<<<
>>>

Pág. 068 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


GASTÓN:

               Tú dices bien;
               aunque la fama también
               su falsa amistad esculpe
               en el bronce de su afrenta,
               que nunca se ha de borrar.

RENATO:

               Tu muerte ha de procurar,
               sin duda; porque si intenta
               ser esposo de tu dama
               y conde de Fox, ¿quién duda
               que se asegure y acuda
               a desmentir a la fama
               que en viviendo tú, ha de ser
               su infamia?

GASTÓN:

               De aqueste modo,
               si soy desdichado en todo,
               ¿adonde he de ir, qué he de hacer?
               No puedo huir a Aragón,
               porque es su rey mi enemigo;
               Fox, anuncia mi castigo;
               Narbona fue mi prisión.
               Estoy por darme la muerte.

RENATO:

               Una pobre fortaleza
               me dio la naturaleza,
               y, aunque pequeña, harto fuerte.
               Ésa te ofrezco y la vida.


<<<
>>>

Pág. 069 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


GASTÓN:

               Aunque la mía aborrezco,
               yo la admito y agradezco.
               Español, mi agravio pida
               al cielo venganza tanta,
               que de esta injuria te acuerdes.
               La vida pierdas, pues pierdes
               la ley inviolable y santa
               de la verdad pura y clara,
               aunque en la necesidad
               dicen que trae la amistad
               a las espaldas la cara.
Vanse don GASTÓN y RENATO.
Salen doña VIOLANTE y
don MANRIQUE de luto en cuerpo,
y soldados con ellos

MANRIQUE:

               Nunca olvida los agravios
               la ley de la cortesía
               entre los nobles y sabios;
               ni la merced de este día
               es bien que solos los labios
               la agradezcan, que el venir
               a honrar vos el campo nuestro,
               basta, señora, a impedir
               aqueste rigor que os muestro.
               Hoy no se ha de combatir,
               aunque muerto don Gastón,
               y corriendo por mi cuenta
               su injusticia, inútil son
               conciertos, si el Duque intenta
               el darme satisfacción.


<<<
>>>

Pág. 070 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Conde, ni está la ciudad
               tan sola de armas y gente,
               que miedo Ó necesidad
               la obliguen; ni hay quien intente
               en ella que la amistad
               rompáis, que con don Gastón
               tuvísteis. Sólo he venido
               a desmentir la opinión
               que de su muerte ha tenido
               Narbona, Fox y Aragón.
               Si aqueste luto es señal
               del honrado sentimiento
               de un amigo tan leal,
               trocadle hoy por el contento,
               a vuestra tristeza igual.
               Don Gastón vive, que a ser
               muerto, no tuviera vida
               yo, pues aguardando ver
               una paga agradecida,
               soy amante, aunque mujer.
               Mi padre mandó matalle;
               pero por mi industria huyó,
               y el alcaide por libralle,
               la muerte a otro preso dio
               de su mesmo cuerpo y talle.
               Dióme palabra de ser
               mi esposo por tal favor;
               con que pudo entretener
               mis esperanzas, y amor
               y vos la experiencia hacer
               de esta verdad.


<<<
>>>

Pág. 071 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Será poco,
               si vive, que mi contento
               me fuerce a volverme loco;
               pero duda el pensamiento.

VIOLANTE:

               Si a creerme no os provoco,
               dad, vos, traza para hacer
               como os pueda asegurar.

MANRIQUE:

               Sois, aunque ilustre, mujer;
               y es de cuerdos el dudar,
               si es de nobles el creer.
Sale TAMAYO

TAMAYO:

               ¿Qué es de mi señor? El luto
               deja, con que cubrir pueda
               la tumba del cofre astuto:
               ponte galas de oro y seda,
               y paga al placer tributo.
               Don Gastón resucitó,
               como yo resucité
               del cofre en que me metió
               tu amor. Todo aquesto sé
               de Renato, que llegó
               a Narbona, y de su vida
               ha dado cuenta a Aymerico.

MANRIQUE:

               No hay quien mi contento impida,
               si eso es cierto. Ya publico
               la paz que mi guerra olvida.
               Hermosa doña Violante,
               ¡que está vivo don Gastón!
               ¡que es tu esposo! ¡que es tu amante!


<<<
>>>

Pág. 072 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Y por el rey de Aragón
               lo serás de aquí adelante
               de Armesinda a quien te ofrece,
               juntamente con la paz
               mi padre.

MANRIQUE:

               Mi dicha crece.
               Amor ciego, hazme capaz
               de tal bien.

TAMAYO:

               ¿Qué te parece
               de aqueste lacayo?

MANRIQUE:

               Toque
               otra vez templado el parche,
               porque el pesar se revoque,
               y a Narbona el campo marche.

TAMAYO:

               Ya no temo rey ni roque.

MANRIQUE:

               Den a los vientos librea
               los alegres estandartes,
               porque el sol mis dichas vea,
               y entapicen por mil partes
               el aire que los desea;
               que mañana haré testigo
               al mundo de cuán dichoso
               soy, pues a Armesinda obligo
               que me admita por su esposo
               sin ofensa de mi amigo.
               Y vos, que sois el valor
               de Francia y restauradora
               de don Gastón y mi amor,
               triunfad en Narbona agora
               de este campo vencedor.


<<<
>>>

Pág. 073 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Sólo serviros procuro.
               (Si aquesto adelante pasa, (-Aparte-)
               por mentir, mi amor perjuro
               y con mi hermana se casa
               mis deseos aseguro,
               pues don Gastón pagará
               la vida que le ofrecí.)

TAMAYO:

               Ese luto servirá
               de ornamento para mí,
               porque soy de requiem ya
               desde el entierro primero

MANRIQUE:

               Vamos que vivo después
               a mi amigo ver espero,
               pues la media vida es
               un amigo verdadero.

TAMAYO:

               Hoy me ha dado San Onofre
               la vida que había perdido,
               porque no hiciera Godofre
               tal hazaña.

MANRIQUE:

               ¿Cómo?

TAMAYO:

               He sido
               patriarca o patricofre.
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 074 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Sale don GASTÓN
en hábito de peregrino
GASTÓN:

               Cuando de la inclemencia
               que el cielo usa conmigo,
               no sacara mi pena otro provecho
               más que hacer experiencia
               de un falso y doble amigo,
               quedara, en mis desdichas, satisfecho.
               Mis males prueba han hecho,
               en sus adversidades,
               de un vidrio que inconstante,
               compraron por diamante,
               pues son la piedra toque de amistades;
               y fuera cosa nueva
               hallar amigo en el trabajo a prueba.
               Sigue al cuerpo la sombra
               cuando el sol está claro,
               mas huye si la nube se le opone.
               ¡Qué bien Ovidio nombra
               sombra al amigo avaro,
               que en sólo el interés su amistad pone!


<<<
>>>

Pág. 075 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Pues por más que propone
               seguir su adversa suerte,
               si falta la ventura
               huye en la noche escura,
               que no hay palabra en la desdicha o muerte,
               y fuera cosa nueva
               hallar amigo en el trabajo a prueba.
               Vidrio fue don Manrique,
               por más que le celebra
               España, y sombra cuando yo sol era.
               ¿Qué mucho que publique
               ser vidrio que se quiebra,
               y huya cual sombra en la ocasión primera?
               A Fox gozar espera;
               y sin que le avergüence
               su amistad, a mi dama,
               esposa y dueño llama;
               que el interés las amistades vence,
               y fuera cosa nueva
               hallar amigo en el trabajo a prueba.
               Huyendo voy a España,
               pues de mi propia tierra
               un falso amigo a desterrarme vino.
               Sólo Amor me acompaña,
               que por hacerme guerra,
               ni le vence el ausencia ni el camino.
               Cual pobre peregrino,
               ando a buscar un hombre
               que convenga conmigo,
               y siendo firme amigo,
               las obras correspondan con el nombre;
               mas sera cosa nueva
               hallar amigo en el trabajo a prueba.


<<<
>>>

Pág. 076 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen TAMAYO y dos CRIADOS, de camino
TAMAYO:

               Yo me adelanto a prevenir la cena
               y la posada, mientras don Manrique,
               entre las sombras de estas alamedas,
               pasa la siesta que hace calurosa;
               que entramos ya en España, y las posadas
               son tan malas en ellas, que no haciendo
               aquesta diligencia, no hallaremos
               qué cenar, y me envida el hambre el resto.

CRIADO 1:

               A Zaragoza llegaremos presto.

TAMAYO:

               En aplacando el sol su furia un poco,
               avisen a mi amo, si durmiere,
               y díganle que voy a apercebirle
               sábanas limpias.

CRIADO 2:

               ¡Plegue a Dios las halles!

TAMAYO:

               Sí no están limpias, estarán al menos
               rociadas y dobladas, que es costumbre
               de España durar limpias unas sábanas,
               sirviendo cada noche de esta suerte,
               seis meses sin lavarse.

CRIADO 1:

               ¡Ay, hosterías
               de Italia y Francia!

TAMAYO:

               ¡Ay, carne y pan de España,
               y vino de mi santo, cama blanda,
               adonde duermo como en seis colchones!
               ¿Qué cama puede haber en un camino
               como una bota de oloroso vino?


<<<
>>>

Pág. 077 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


CRIADO 1:

               Si te has de adelantar, ¿qué aguardas?

TAMAYO:

               Nada;
               pico el frisón y parto como un rayo.
Vase TAMAYO

CRIADO 2:

               ¿Mas qué te hallamos como ayer; Tamayo?
Sale don GASTÓN

GASTÓN:

               Tamayo oí decir, y don Manrique.
               ¡Válgame Dios! Si dicen que en Narbona
               con Armesinda había de casarse,
               ¿qué puede ser la causa de que agora
               a Francia deje, y, a Aragón camine?
               Saberlo quiero. ¡Ay, rigurosos cielos,
               si se acabasen mi temor y celos!

CRIADO 1:

               Sed tengo, y el calor hace excesivo.

CRIADO 2:

               Si tienes sed, aquí corre un arroyo,
               riéndose de ver que no la mates.

CRIADO 1:

               ¿Yo agua? ¿Yo en mi tripa sabandijas?
               ¡Maldiga Dios quien casa de aposento
               le diere en ellas. Oye, un peregrino
               me ha deparado Dios. Monsiur, si acaso
               la hermana calabaza sufre ancas,
               ¿quiero dejarme darla un par de soplos,
               y probando si es bueno su zumaque,
               pues va a San Jaque, le daremos jaque?


<<<
>>>

Pág. 078 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Holgárame de estar tan prevenido,
               que trujera con qué refrigeraros;
               pero voy tan ajeno de mi gusto,
               que no me acuerdo de estas prevenciones.

CRIADO 1:

               ¡Maldiga el cielo, amén, a peregrino
               que puede andar sin el bordón del vino.

CRIADO 2:

               ¿Vais o venís de España?

GASTÓN:

               A Monserrate
               voy y a San Jaque, y pienso que os he oído
               decir que va a Aragón desde Navarra
               don Manrique de Lara.

CRIADO 2:

               ¿Conocéisle?

GASTÓN:

               Tengo noticia de él

CRIADO 1:

               A Zaragoza
               vamos con él, adonde el rey intenta
               ser su padrino, y celebrar las bodas
               de la hermosa Armesinda; que a esta causa
               habrá dos días que su padre, el duque,
               partió con ella para Zaragoza,
               y con doña Violante, hermana suya,
               porque el rey de Castilla, Alfonso Octavo,
               con el Rey de Aragón y el de Navarra
               quiere verse en Monzón, y todos juntos
               hacer guerra a los moros andaluces.
               Han convidado al duque de Narbona
               a esta guerra; y ansí para más honra
               quiere casar su hija en su presencia,
               echando el sello a sus venturas todas,
               pues se han de hallar tres reyes a sus bodas.


<<<
>>>

Pág. 079 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               (¡Ah, cielo riguroso!) (-Aparte-)
               ¿Y por qué causa
               don Manrique no va en su compañía?

CRIADO 2:

               Porque pensó partir a Fox primero
               que a Aragón; mas después le ha parecido
               que queda bien seguro; que quien ama,
               siglos eternos los instantes llama.

GASTÓN:

               ¿Podríale yo hablar?

CRIADO 2:

               En despertando,
               ¿por qué no? Bien podéis mientras enfrenan
               los caballos que agora están paciendo.
               Pero ya ha despertado, e imagino
               que querrá caminar, aunque la siesta
               el rigor de su fuego multiplica
               más donde pica Amor, el sol no pica.

GASTÓN:

               (¡Buena ocasión se ofrece de vengarme! (-Aparte-)
               Agravio, yo os haré agora testigo
               de que sé castigar mi falso amigo.
Sale don MANRIQUE

MANRIQUE:

               ¿No es hora ya de caminar, hermanos?
               Enfrenad y partamos.

CRIADO 1:

               Es temprano,
               y el calor es terrible.

MANRIQUE:

               Ya lo veo,
               mas, ¿quién tendrá las riendas al deseo?
               ¡Ah, cielos! ¡Quién supiera de mi amigo!
               Que el no saber a donde está, deshace
               en parte el gusto de mi alegre boda.
               ¡Depáramele, Amor! Será cumplida
               mi dicha, que sin él está partida.
               ¿No vais por los caballos?


<<<
>>>

Pág. 080 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


CRIADO 2:

               Vamos. ¡Hola!

CRIADO 1:

               Aqueste peregrino quiere hablarte.

MANRIQUE:

               Querrá alguna limosna. Enfrena, parte.
Vanse los CRIADOS.
Don MANRIQUE habla a don
GASTÓN que llega encubriéndose

MANRIQUE:

               ¿Sois francés?

GASTÓN:

               No tengo tierra.

MANRIQUE:

               ¿Cómo no?

GASTÓN:

               La que tenia
               días ha ya que no es mía.

MANRIQUE:

               ¿Por qué?

GASTÓN:

               Porque me destierra
               un falso amigo hecho al temple
               aunque al olio pareció
               que una borrasca borró
               y obliga a que se destemple
               la pintura, que entendí
               fuera eterna; mas no dura
               la amistad ni la pintura
               en el trabajo.

MANRIQUE:

               Es ansi.
               ¿De dónde sois?

GASTÓN:

               Tal estoy
               por un tirano interés,
               que no sé si soy francés
               aunque dicen que lo soy.

MANRIQUE:

               ¿Cómo?


<<<
>>>

Pág. 081 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Vuelvo a dudar luego;
               porque mudó el tiempo vano
               un amigo castellano,
               que ya en la lealtad es griego.

MANRIQUE:

               Alto: vos no os declaráis.
               Tomad, y adiós, que ya es tarde.
Dale limosna, y mira mucho
don GASTÓN lo que le ha dado

GASTÓN:

               De quien sois hacéis alarde.

MANRIQUE:

               Un doblón es; ¿qué miráis?

GASTÓN:

               Miro, aunque me maravillo
               el doblón que me habéis dado.
               ¡Doble el dueño y él, doblado!
               Más os quisiera sencillo,
               y no salieran tan claras
               mis desdichas; mas ya son
               del modo que vos, doblón,
               los amigos de dos caras.
               En despreciaros me fundo
               hasta que ya el tiempo os borre,
               que sois falso, y ya no corre
               otra moneda en el mundo.

MANRIQUE:

               ¿Falso ése?


<<<
>>>

Pág. 082 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               El dueño me induce
               a que le pierda el decoro,
               que aunque reluce, no es oro
               todo aquello que reluce.
               Amigos hay de apariencia
               de oro, que en viendo pobre
               al amigo son de cobre.
               Ya yo he visto la experiencia.
               Ya no hay Eneas, ni Acates,
               porque el engaño alquimista,
               cadenas hace a la vista
               de oro de mil quilates,
               pero son hierro; y no yerro,
               que ya la amistad más buena
               se dura como cadena
               con ser amistad de hierro.

MANRIQUE:

               (O habla aqueste conmigo (-Aparte-)
               o está loco.)
Conócele
               ¡Don Gastón,
               amigo del corazón!


<<<
>>>

Pág. 083 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Nombre me ofreces de amigo,
               traidor, cuando fama cobras
               de la deslealtad que labras!
               De amigo son tus palabras,
               y de enemigo tus obras.
               Cuando usurpando mi estado,
               con el de Aragón conciertas
               mi muerte, por gozar ciertas
               tus traiciones; cuando has dado
               de esposo palabra y mano
               a Armesinda, cuyo pecho,
               casa de aposento ha hecho
               el alma que lloro en vano;
               porque tu traición traspasa
               la amistad que ya atropella,
               y por quedarte tú en ella,
               echas al dueño de casa;
               ¿Cuando me vas a quitar
               mi esposa, amigo me llamas?
               ¿No echas de ver que te infamas
               cuando me vienes a dar
               ese nombre, pues con él
               pierdes de amigo el decoro?
               Mas quieres parecer de oro,
               y no eres más que oropel.


<<<
>>>

Pág. 084 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               La media vida te di
               el día que a tu amistad
               te admitió mí voluntad,
               y ésa he de quitarte aquí;
               aunque por haber estado
               con otra media que es tuya,
               es razón que de ella huya,
               porque se le habrá pegado
               la peste de la traición
               que tu esperanza hace ufana;
               y como está la mía sana,
               huye de tu contagión.
               Mas, por lo que a España debo,
               cuyos nobles naturales,
               por amigos y leales
               los aventajo y apruebo;
               por lo que a mi amor obliga,
               y porque a tí te está bien,
               a trueque que no te den
               nombre de traidor, ni diga
               el mundo en tu deshonor,
               haciendo tu culpa clara,
               que don Manrique de Lara
               a su amigo fue traidor;
               aquí con mortal castigo
               sepultaré tu deshonra,
               que quiero volver por tu honra,
               por lo que fuistes mi amigo.


<<<
>>>

Pág. 085 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Y yo sufrir tus agravios,
               porque soy tu amigo, quiero,
               sin desnudar el acero
               ni la lengua; que los labios
               tienen su enojo con llave,
               y yo no apruebo ni sigo
               el amigo que a su amigo
               sufrir injurias no sabe.
               Y ansí, aunque me has injuriado
               con la traición que me indicias,
               yo te perdono, en albricias,
               don Gastón, de haberte hallado.
               ¿Yo te he usurpado tu tierra?
               Vé a Fox para que divises
               si en vez de tu Flor de Lises
               han puesto la paz o guerra
               las dos calderas, que son
               las armas con que honra el cielo,
               desde don Diego Porcelo,
               los Laras y su blasón.
               ¿Qué alcaidías he mudado?
               ¿Qué tributos he cogido?
               ¿Qué servicios he pedido?
               ¿Qué monedas he labrado?
               ¿Qué escritura hay que publique
               lo que tu pasión afirma
               adonde diga la firma
               "Conde de Fox, don Manrique."


<<<
>>>

Pág. 086 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               No hallarás, sino es cobrado,
               tu patrimonio perdido;
               el de Tolosa, vencido,
               y el de Narbona, obligado
               darte a doña Violante,
               a quien si de esposo diste
               tu palabra, cuando fuiste
               libre por su amor constante,
               ¿qué mucho que intente ser
               esposo de quien no puedes
               serlo tú, sino es que quedes
               por perjuro? Tu mujer
               es doña Violante, y yo
               tan tuyo, que la experiencia
               hizo prueba en mi paciencia;
               pues ni la mano sacó
               la espada, haciendo testigos
               mis agravios, ni han bastado
               a que no te haya enseñado
               cómo han de ser los amigos.


<<<
>>>

Pág. 087 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Si todos como tú son,
               ¡maldiga Dios la amistad!
               ¿Probarás tu lealtad
               con el rey, que en Aragón
               te dio sus armas y gente
               para que a Fox conquistases,
               y con él te levantases?
               Dirás que la fama miente;
               que pues dices que yo di
               a doña Violante mano
               de esposo, dirás que en vano
               puedes persuadirme ansí.
               Pero ni quiero creerte,
               ni manchar mi noble acero
               en tu sangre; sólo quiero
               que vivas, pues en tu muerte,
               la infamia que tu honra priva
               morirá; y será mejor
               dejarte vivo, traidor,
               para que tu infamia viva.
               Viva, que si en tí vivió
               de mi vida la mitad,
               que tu rompida amistad
               tan presto del alma echó,
               hoy darte vida he querido,
               aunque el enojo me abrasa,
               por no derribar la casa
               que por huésped me ha tenido.


<<<
>>>

Pág. 088 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Pues ¡vive Dios que esta vez,
               aunque tu furia me ofenda,
               no ha de romperse la rienda
               de mi paciencia, y que juez
               tienes de ser y testigo
               de mi amistad; y aunque tuerza
               hoy mi inclinación, por fuerza
               has de ver que soy tu amigo.
               ¡Hola!
Salen los dos CRIADOS

CRIADO 1:

               ¡Señor!

MANRIQUE:

               Esa espada
               quitad a ese peregrino.

GASTÓN:

               ¡Ah, traidor! Bien imagino
               lo que tu amistad doblada
               intenta. A Aragón me lleva,
               porque su rey me dé muerte.

MANRIQUE:

               Mas para que de esta suerte,
               haciendo bastante prueba
               de mi amistad, sean testigos
               cuantos han visto mi amor,
               que ha enseñado mi valor
               cómo han de ser los amigos.

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 089 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen el REY de Aragón, el
DUQUE, doña ARMESINDA,
y doña VIOLANTE
REY:

               Un buen día habéis dado a Zaragoza,
               famoso Duque, pues de la belleza
               de vuestras celebradas hijas goza.

DUQUE:

               Su humildad favorece vuestra alteza.

REY:

               Vuestra vejez con verlas se remoza.
               Mucho debéis a la naturaleza,
               pues cuanto pudo dio a vuestra ventura:
               a vos, valor, y a ellas, hermosura.
               Ya tengo envidia al conde don Manrique
               y lástima notable al de Tolosa;
               al uno, en que vuestro hijo se publique;
               y al otro, en que no goce tal esposa.
               Mas si queréis que lo que siento explique,
               vuestra suerte con él es venturosa,
               pues si Armesinda es Fénix en belleza,
               él es sol en valor y gentileza.
               Yo, señora, he de ser padrino vuestro,
               que estimo y amo mucho a vuestro amante.

ARMESINDA:

               La obligación callando, señor, muestro
               con que os debo servir de aquí en adelante.

REY:

               Como el tiempo me hizo en amor diestro,
               casi imagino ya, bella Violante,
               que me pedís que a don Gastón reciba
               en mi amistad y gracia. En ella viva,
               pues que vive por vos, y don Manrique,
               ejemplo de amistad, único y raro,
               a Fox le entregue, y Aragón publique
               que está en mi protección y real amparo;
               pues cuando de la paz se certifique,
               volviendo a ver el sol otra vez claro,
               de sus trabajos y prisión pasada,
               vendrá a cumpliros la palabra dada.


<<<
>>>

Pág. 090 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Beso tus pies.

REY:

               Ya viene el de Castilla
               a ver el Pilar santo, consagrado
               por la Reina del Cielo, cuya silla
               tiene su asiento sobre el sol dorado.
               Quiere hacer guerra al moro de Sevilla,
               que, soberbio, las parias le ha negado,
               y que Navarra y Aragón acuda
               para tan santa empresa a darle ayuda.
               En pago del socorro de esta guerra
               le he de pedir que tornen los de Lara
               a su antiguo valor.

DUQUE:

               El que se encierra
               en vuestra alteza, ese favor declara.

REY:

               Si don Manrique vuelve a ver su tierra,
               y en sus estados otra vez le ampara,
               a instancia mía, el rey, duque Aymerico,
               tendréis un yerno valeroso y rico.

DUQUE:

               Teniendo a vuestra Alteza por padrino,
               ¿qué mucho que a su patria restaurado
               se vuelva don Manrique?

REY:

               Yo imagino
               que le he de ver como merece, honrado.
               Cansado vendréis, duque, del camino.
               En mi palacio estáis aposentado.
               Andad con Dios, y descansad, que es tarde.

DUQUE:

               Mil años, gran señor, el cielo os guarde.

Vanse el DUQUE y sus hijas.


<<<
>>>

Pág. 091 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen don MANRIQUE y
don GASTÓN, de peregrino y quédase
don GASTÓN a un lado
MANRIQUE:

               (Bien sé que ha de costarme vida o seso (-Aparte-)
               lo que hoy intento hacer por un amigo,
               y que espantando al mundo mi suceso,
               tiene de ser de mi valor testigo;
               mas piérdase la vida, pues profeso
               la amistad, cuyas leyes guardo y sigo,
               que aunque la vida es mucho, estimo en poco
               quedar por un amigo, muerto o loco.)

REY:

               ¿Qué es esto, don Manrique? ¿En Zaragoza
               vos, y tan triste, la color perdida?
               Cuando Armesinda vuestra dicha goza,
               tan amada por vos y pretendida;
               cuando aguardaba de la gente moza
               la nobleza alegrar vuestra venida,
               con señales de fiesta y de contento,
               ¿tan triste, vos? Decidme el fundamento.
 

MANRIQUE:

               Dame los pies, gran señor,
               y no te admire el suceso
               de la novedad que ves
               y tristeza con que vengo;
               que una determinación
               despachada en el consejo
               de amistad y sentenciada
               en mi daño y mi provecho,
               me trae a tus pies confuso.


<<<
>>>

Pág. 092 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


REY:

               Levantáos, conde, del suelo,
               y sin hablar por enigmas,
               saciarnos, que estoy suspenso.

MANRIQUE:

               Ya sabes, Rey poderoso,
               lo que al conde de Fox debo
               y la amistad que con él
               tantos años ha profeso.

REY:

               Ya sé que Francia y España
               os celebra por ejemplo
               de la amistad inviolable,
               que en vos ha hallado su centro.
               Si porque el de Fox está
               sin estado y en destierro
               por mi causa, don Manrique,
               hacéis aquesos extremos,
               ya yo, olvidados enojos,
               por vuestra ocasión, le he vuelto
               a mi gracia y amistad,
               y que goce otra vez quiero
               a Fox y a doña Violante,
               a quien, cuando estuvo preso,
               dicen que dio fe y palabra
               de esposo...

MANRIQUE:

               ¡Pluguiera al cielo!
               También sabes el amor
               que a Armesinda bella tengo,
               desde que vi su hermosura
               en Narbona.

REY:

               Sí; ¿a qué efecto
               me hacéis tantas prevenciones,
               pues ella y su padre mesmo
               han venido a celebrar
               vuestro alegre casamiento?


<<<
>>>

Pág. 093 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Gran señor, mi amigo el conde
               ha seis años que en deseos
               a su hermosura dedica
               el alma y los pensamientos.
               Yo le prometí casarle
               con ella, y en el torneo
               maté al conde de Tolosa
               causa de tantos sucesos.
               Y aunque, cuando vi a Armesinda,
               Amor encendió mi pecho
               llamas que no han apagado
               valor, ausencia, ni el tiempo,
               ha resistido su furia
               la amistad, a cuyo espejo
               me miro para enmendar
               en su cristal mis defectos.
               Aquesto obligó mi amor
               a padecer un infierno
               de penas, sin esperanza
               de alivio ni de remedio,
               hasta que doña Violante,
               por dar fin a sus deseos,
               sospechas a mi amistad
               y a don Gastón juntos celos,
               me engañó con persuadirme
               que el noble agradecimiento
               del conde, libre por ella,
               le obligó con juramento
               a ser su esposa. Creílo;
               y advirtiera, a ser discreto,
               que la mujer y el engaño
               caudal a la parte han puesto.


<<<
>>>

Pág. 094 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Entré en Narbona de paz;
               y quedando satisfecho
               de que dejaba en su fuerza
               la amistad que estimo y precio,
               concerté mis desposorios
               en ella, por ver que en ellos
               mi padrino habías de ser.
               Vino el duque, y quiso el cielo,
               dilatando mi llegada,
               que no bastasen enredos
               a poner mi fama y honra
               en manos del vulgo necio.
               Encontré de peregrino
               a don Gastón, que creyendo
               lo que en mi agravio la fama
               publicaba, y no advirtiendo
               mis satisfacciones, viene,
               si es licito, en son de preso
               para que sus ojos vean
               lo que por él hacer quiero.
               Invicto rey de Aragón,
               cartas de Castilla tengo
               en que me perdona el rey,
               y levantando el destierro
               a los de mi noble sangre,
               promete el volverme presto
               mis tierras y patrimonio,
               si olvidando enojos viejos,
               con don Fernán Ruiz de Castro
               amistad y parentesco
               contraigo, dando a su hija
               palabra de esposo y dueño.


<<<
>>>

Pág. 095 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Esto está bien a mi honra,
               a lo que a don Gastón debo,
               a mis parientes y amigos,
               aunque ideal a mi deseo.
               Si el amor que me has mostrado
               con tan magnífico pecho;
               las leyes de la amistad
               y el remedio de mis deudos
               te obligan, ansí a tus plantas
               se postren los viles cuellos
               de sarracenos alarbes,
               tu nombre reconociendo,
               que a Aymerico persuadan
               mi intercesión y tus ruegos
               a que a don Gastón admita
               por hijo, que con aquesto,
               desengañando a Armesinda,
               mostrará el mundo en mi ejemplo
               cómo han de ser los amigos,
               tan raros en este tiempo.

REY:

               Conde, cuando el rey Alfonso
               no me cumpliera el deseo
               que de veros con quietud
               ha tantos años que tengo;
               el valor que habéis mostrado
               y amistad digna de templos
               y altares, donde eternice
               la fama el renombre vuestro,
               me obliga a hacer vuestro gusto.
               Al rey de Castilla espero
               aquí. Podéis aguardarle.


<<<
>>>

Pág. 096 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Prospere tu vida el cielo.

REY:

               ¿Adónde está don Gastón?

GASTÓN:

               A tus pies, señor, pidiendo
               que en tu gracia me recibas.

REY:

               Levantáos, conde, del suelo,
               y alabáos de haber hallado
               un amigo verdadero,
               en la adversidad constante,
               que es milagro en este tiempo.
               Vamos, conde don Manrique,
               y hallaréis al Duque viejo
               y Armesinda.

MANRIQUE:

               Gran señor,
               tengo amor, y temor tengo
               que he de perder el juicio
               si el tesoro hermoso veo,
               de quien siendo dueño propio,
               ha de gozar otro dueño.
               Lágrimas ablandan mucho,
               y al vaso más firme y recio
               que resistió golpes grandes,
               suele romper un pequeño.
               Pasarme quiero a Castilla,
               que imagino que no es cuerdo,
               siendo vidro la amistad
               quien osa ponella a riesgo.

REY:

               ¿Pues no queréis aguardar
               al Rey?

MANRIQUE:

               Saldréle al encuentro;
               y pediréle licencia
               para volver a sus reinos.
               Adiós, amigo del alma


<<<
>>>

Pág. 097 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Yo, don Manrique, me precio
               también, como vos, de amigo,
               y si el casamiento acepto
               de Armesinda, aunque la adoro,
               es más por veros resuelto
               de casaros en Castilla,
               que por cumplir mis deseos;
               que de otra suerte, bien sabe
               el amor grande que os tengo,
               que a trueco de vuestro gusto
               me será gloria el tormento.

MANRIQUE:

               Conde, esposo de Armesinda
               habéis de ser. Yo lo quiero,
               y estáis obligado a darme
               gusto en todo.

GASTÓN:

               Yo lo acepto.

MANRIQUE:

               Dadme, gran señor, licencia

REY:

               A poner voy en efecto
               lo que os tengo prometido,
               y a publicar el extremo
               de vuestra firme amistad,
               porque sepa el siglo nuestro
               cómo han de ser los amigos.

MANRIQUE:

               Tus invictas plantas beso.

Vanse todos,
quedando don MANRIQUE solo


<<<
>>>

Pág. 098 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Solos habemos quedado.
               ¿Qué habéis hecho, pensamiento?
               ¿Qué habéis hecho, amistad ciega?
               Alma loca ¿qué habéis hecho?
               Por dar la vida a un amigo,
               ¿es bien haberme a mi muerto?
               ¡Jesús! ¡qué extraña locura!
               Sin Armesinda ¿qué espero?
               ¿Dónde he de ir, que el rey Alfonso
               ni me perdona, ni el cielo
               quiere que a mi estado torne?
               Todo fue fingido enredo
               por casar a don Gastón
               con Armesinda. ¡Ay, tormento!
               Acabadme de matar.
               Necio he sido; sí. ¿No es necio
               quien da el alma? A lo que obliga
               un amigo verdadero
               es a dar la hacienda, el gusto,
               la libertad y el sosiego;
               ¿pero, el alma? aqueso no.
               Si era el alma de este cuerpo,
               Armesinda, ya la he dado.
               Sin vida estoy; ¡bueno quedo!
               Loco estoy sin Armesinda;
               pero, no es mejor que el seso
               pierda un hombre que la fama?
               Claro está. Loco soy cuerdo.
               Más vale que muera yo;
               mas, ¡ay rigurosos cielos!
               que vivo para morir
               de amor, de rabia y de celos.


<<<
>>>

Pág. 099 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Sale TAMAYO
TAMAYO:

               (¡Bravo lugar es aqueste! (-Aparte-)
               Espantado de ver vengo
               la soberbia de sus calles,
               la riqueza de sus templos.
               Mas mi señor está aquí.
               ¿Qué diablos tiene? Suspenso
               se pasea, y suspirando,
               la vista enclava en el suelo.)
               ¿Has merendado cazuela
               para dar tantos paseos,
               o hay moscones en la cola?

MANRIQUE:

               Sin Armesinda, hay desvelos.

TAMAYO:

               ¡Oigan! Pasear y darle.
               ¿Qué es aquesto, qué tenemos?

MANRIQUE:

               Por mi culpa, por mi culpa.

TAMAYO:

               "Y por tanto, pido y ruego
               a Dios y a Santa María,
               a San Miguel y a San Pedro..."

MANRIQUE:

               ¿Qué dices?

TAMAYO:

               La confesión,
               por ayudarte.

MANRIQUE:

               Confieso
               que estoy loco.

TAMAYO:

               Yo, también.
               ¡Ay, celemines! ¿Qué es esto?
               Respondedme.


<<<
>>>

Pág. 100 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               ¿Qué respuesta
               te tiene de dar un muerto?

TAMAYO:

               ¿Tú estás muerto?

MANRIQUE:

               Sí.

TAMAYO:

               ¿Y con habla?

MANRIQUE:

               No hablo yo.

TAMAYO:

               ¿Pues?

MANRIQUE:

               Mi tormento.

TAMAYO:

               Ya filosofisticamos.
               ¡Trabajo tiene el celebro!

MANRIQUE:

               Ven acá. Cuando da el alma
               un hombre ¿no queda muerto?

TAMAYO:

               Ansí lo dijo un albéitar,
               tomando el pulso a un jumento.

MANRIQUE:

               ¿Un amante no da el alma
               a su dama?

TAMAYO:

               Ese argumento
               traen siempre los boquirubios,
               pero no los boquinegros;
               porque, ¿cómo puede estar
               sin alma un hombre?

MANRIQUE:

               Eres necio
               porque el alma de su dama
               se pasa luego a su cuerpo

TAMAYO:

               ¿Pues es casa de alquiler?

MANRIQUE:

               ¡Oyete, loco!

TAMAYO:

               Hable, cuerdo.

MANRIQUE:

               Pues si el alma de Armesinda
               vivía dentro en mi pecho,
               y a don Gastón se la he dado,
               muerto estoy.


<<<
>>>

Pág. 101 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


TAMAYO:

               El tema es bueno.

MANRIQUE:

               Digo que no tengo vida.

TAMAYO:

               Mas que no la tengas. ¡Quedo!

MANRIQUE:

               Entiérrame.

TAMAYO:

               Vuelve en tí,
               por amor de Dios.

MANRIQUE:

               ¡Oh, ejemplo
               de ingratos! ¿la sepultura
               me niegas?

TAMAYO:

               Yo no la niego,
               sino reniego, señor.
               ¿Qué has comido? ¿Si los berros
               de anoche te hicieron mal?

MANRIQUE:

               Entiérrame.

TAMAYO:

               Ya te entierro.
               (Quiero seguille el humor.)
               ¿No te has de echar en el suelo?

MANRIQUE:

               ¿Qué más echado me quieres,
               si a mal mis venturas echo?

TAMAYO:

               El primer difunto en pie
               eres que vio el siglo nuestro.
               Ahora bien; ya entran en casa
               tus parientes y tus deudos,
               todos cubiertos de luto.

MANRIQUE:

               Válgame Dios! ¡Que honre a un necio,
               muerto por sola su culpa,
               tanta multitud de cuerdos!
               Mas sí; que la necedad
               es la honrada en estos tiempos,
               y muertos, todos son unos
               los necios y los discretos.


<<<
>>>

Pág. 102 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


TAMAYO:

               Los niños de la doctrina
               vienen. Ya entran acá dentro.
               ¡Oh, qué de sarna que traen!

MANRIQUE:

               ¿De la doctrina son éstos?

TAMAYO:

               ¿No lo ves?

MANRIQUE:

               Por dar doctrina
               a los amigos, me quedo
               cual niño de la doctrina,
               amigo Tamayo, huérfano.

TAMAYO:

               Las Órdenes Mendicantes
               vienen.

MANRIQUE:

               No entren acá dentro.

TAMAYO:

               Aguarden, Padres.

MANRIQUE:

               ¿Qué orden
               tendrán ya mis desconciertos?

TAMAYO:

               Aquesta es la Cofradía
               de la Soledad.

MANRIQUE:

               Discreto
               fuiste en traerla, pues solo,
               sin Armesinda, padezco.

TAMAYO:

               Aquésta es de la Pasión.

MANRIQUE:

               Será la de mis tormentos.

TAMAYO:

               Estotra es de los Dolores.

MANRIQUE:

               Terribles son los que siento.

TAMAYO:

               La Caridad, que a los pobres
               entierra.

MANRIQUE:

               Bien lo merezco
               que, por dar, pobre he quedado,
               que me compares con ellos.
               Mas oye, ¿no hay Cofradía
               de la Amistad?


<<<
>>>

Pág. 103 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


TAMAYO:

               En el cielo;
               que aquí hay muy pocos cofrades,
               y ésos son al uso nuevo.

MANRIQUE:

               ¿Pues no soy cofrade yo?

TAMAYO:

               Y aun mayordomo de necios,
               pues, estando vivo, cumples
               las mandas del testamento.
               ¡Ea! Si te has de enterrar,
               y estás difunto, no hablemos.
               Los pobres son de las hachas.

MANRIQUE:

               ¿Cuáles son los pobres?

TAMAYO:

               Salíos al zaguán, hermanos.
               ¡Ea! salid; acabemos;
               que es muy estrecha esta sala,
               y no huele bien el cuerpo.
               Los clérigos vienen ya
               de la parroquia. ¿daremos
               las velas?

MANRIQUE:

               Bien puedes darles
               las velas de mis desvelos.

TAMAYO:

               Tome cada cual la suya,
               desde el cura hasta el perrero
               No toméis dos, monacillo.
               ¿Escondéislas? Ya lo veo.
               ¡Ea! que el responso cantan.
               ¿Quieres que sea el Memento,
               o el Peccatem me quotidie,
               responso de majaderos?


<<<
>>>

Pág. 104 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


MANRIQUE:

               Si el Memento es acordarse,
               y peno cuando me acuerdo
               la hermosura que perdí,
               canta olvidos, que eso quiero.

TAMAYO:

               ¡Va!
Canta
               "Peccatem me quotidie."
               ¿Quién me ha metido en aquesto?
               Pero, ¿qué tengo de hacer?

MANRIQUE:

               Canta.

TAMAYO:

               Ya va. "Quia in inferno..."
               Tamayo, ¿tú sacristán?

MANRIQUE:

               ¿No cantan?

TAMAYO:

               "Nulla est redemptio."

MANRIQUE:

               Tienes razón, que no tienen
               ya mis desdichas remedio.
               ¡Ay, Armesinda del alma!,
               ¿qué he de hacer sin ti?

TAMAYO:

               ¡Silencio!
               ¡Que no ha de hablar un difunto!
               ¡Cuerpo de Dios, vaya el cuerpo!
               Ya doblan en la parroquia.
               ¿No escuchas el son funesto?
               Oye, "din, dan, din, don, dron."

MANRIQUE:

               Todo eso puede el dinero.


<<<
>>>

Pág. 105 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


TAMAYO:

               Ya cantan la letanía.
               "Sancte Petre, ora pro eo;
               kyrie eleison; Christi eleison;
               kyrie eleison."

MANRIQUE:

               ¡Ay, confusos devaneos!,
               dejadme ir a morir, pues que ya dejo
               de mi firme amistad al mundo ejemplo.
Vase don MANRIQUE

TAMAYO:

               Él se ha ido, y me ha dejado
               con el gasto del entierro.
               Voy a buscarle. ¡Ay, Amor!
               Hijo, al fin, de un dios herrero,
               todo lo yerras, como él.
               Ir tras de don Manrique quiero,
               y dar cuenta a don Gastón
               del peligro en que le ha puesto.
               El que quisiere enterrarse,
               yo soy el sepolturero.
               Vengan, que chico con grande,
               enterraré a real y medio.

Vase TAMAYO.


<<<
>>>

Pág. 106 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen el REY de Aragón
y el DUQUE
REY:

               Duque, aquesto os importa, y yo os lo ruego.
               El condado de Fox casi confina
               con el ducado vuestro de Narbona.
               No hay quien en Francia aventajaros pueda,
               si de estos dos estados hacéis uno.
               Cumpliendo aquesto, quedaré obligado,
               contento el conde, y vos, rico y honrado.

DUQUE:

               Señor, si don Manrique vuelve a España,
               y por casarse en ella el rey le vuelve
               a su primer estado, no me espanto,
               que aquesto y la amistad que debe al conde
               le obligue a que el amor suyo reprima
               por el valor, que como noble estima.
               Engañóme Violante, y no me espanto,
               amando al conde, porque don Manrique
               quitase los estorbos a sus celos,
               que me hiciese entender haberle dado
               palabra don Gastón de ser su esposo;
               que Amor, con ser rapaz, es cauteloso.
               Yo le acepto por hijo, que a Armesinda
               y a mí nos está bien; pues cuando el conde
               no fuera tan ilustre, cuerdo y rico,
               basta venir señor, por orden vuestra.

REY:

               De vuestra discreción dais, duque, muestra.
               Llamen a don Gastón.


<<<
>>>

Pág. 107 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


DUQUE:

               Sólo recelo
               la pena y resistencia de Armesinda,
               porque después que estos sucesos sabe,
               hace extremos de loca.

REY:

               Es obediente,
               y forzarála el ver que yo intercedo
               por el de Fox y que quedo obligado.
Sale don GASTÓN, de galán,
y un CRIADO después

GASTÓN:

               Dame, señor, aquesos pies.

REY:

               Los brazos dad,
               conde, al duque, de quien ya sois yerno.

GASTÓN:

               ¡Vivas, famoso rey, un siglo eterno;
               y vos, duque y señor, con la corona
               de Francia honréis la vuestra de Narbona.

DUQUE:

               Por lo bien que os está, lo deseara,
               pues siendo mi heredero de importancia
               os fuera agora el verme rey de Francia.

CRIADO:

               El rey Alfonso, octavo de Castilla,
               encubierto ha venido a Zaragoza,
               y ya a las puertas de palacio llega.

REY:

               ¡Válgame el cielo! a recibirle vamos.
               Duque, venid. Conde, venid, pariente.

DUQUE:

               Ya te seguimos.

GASTÓN:

               Cierta es ya mi gloria,
               pues ha salido mor con la victoria.

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 108 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen doña VIOLANTE
y doña ARMESINDA
ARMESINDA:

               Violante, mi muerte es cierta.
               ¡Ay, español enemigo!
               ¡Sola la ley de un amigo
               es bien que tu amor divierta!
               A poder cerrar la puerta
               mi amorosa voluntad
               a tu injusta liviandad,
               dejarte fuera mejor,
               pues no ama el que su amor
               no antepone a su amistad.
               Ordena Naturaleza
               que de su patria se aleje
               el hombre, y sus padres deje
               por la conyugal belleza;
               ¿y oblígate tu nobleza
               por un amigo a quebrar
               aquesta ley? Por amar
               bien pudieras ser traidor,
               que los yerros por amor
               dignos son de perdonar.
               ¿Qué he de hacer, Violante mía?

VIOLANTE:

               Dar consuelo a mis cuidados,
               si pueden dos desdichados
               hacerse así compañía.
               El rey te casa este día
               con don Gastón, y los cielos,
               para darme más desvelos.
               mi industria desbaratada,
               te dan muerte, mal casada,
               y a mí, de amor y de celos.
               ¿Que has de ser de don Gastón?
               ¿Que tu gusto has de rendir,
               a mi pesar?


<<<
>>>

Pág. 109 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Por morir
               he de admitir su afición.
               Mi padre y el de Aragón
               lo mandan. Soy desdichada,
               y ansí la muerte me agrada,
               aunque sea de esta suerte,
               que no hay tan áspera muerte
               como vivir mal casada.
Sale ROSELA

ROSELA:

               Los reyes, señora, vienen
               de Castilla y Aragón,
               con el Duque y don Gastón.

ARMESINDA:

               Ya mis obsequias previenen.

VIOLANTE:

               ¡Qué mala salida tienen
               mis deseos, y la hazaña
               que mi amorosa maraña
               intentó!

ARMESINDA:

               ¡Ay, fiero Manrique!
               mi agravio España publique,
               porque te aborrezca España.


<<<
>>>

Pág. 110 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


Salen el rey de CASTILLA, el REY de Aragón,
don GASTÓN, el DUQUE y acompañamiento
CASTILLA:

               Por esto vine encubierto.

REY:

               Prudencia notable ha sido,
               pues a no venir ansí,
               aunque nos prestara Egipto
               sus pirámides famosas;
               grana y mármol, Paro y Tiro;
               Grecia sus arcos triunfales,
               y Roma sus obeliscos,
               cualquiera recibimiento,
               por más suntüoso y rico,
               fuera de poco valor
               para el que hemos conocido
               en vuestra alteza.

CASTILLA:

               Ya sé
               que me ha de dejar vencido
               vuestra alteza en cortesía
               como en todo. Yo he venido
               a ver aquesta ciudad,
               cuyos nobles edificios,
               hermosura de sus calles,
               riqueza de sus vecinos,
               valor de sus caballeros,
               claro cielo y bello sitio,
               se aventaja al nombre y fama
               que sus grandezas ha escrito.
               La capilla he visitado,
               y en ella el Pilar divino
               que a la cristiandad de España
               dió milagroso principio.
               ¡Gran reliquia


<<<
>>>

Pág. 111 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


DUQUE:

               ¡Milagrosa!

CASTILLA:

               Yo os confieso que la envidio,
               y que a gozarla en Castilla
               viviera alegre, Aymerico.

VIOLANTE:

               Denos los pies vuestra alteza,

DUQUE:

               Mis hijas son, rey invicto,
               y tus esclavas.

CASTILLA:

               Mejor
               diréis ángeles divinos.
               Alzad, señoras, del suelo,
               que yo por cielo le estimo,
               pues con tal belleza quedan
               hechos sus Campos Elíseos.
               ¿De cuál de estas dos bellezas
               ha de ser el de Fox digno
               de llamarse esposo y dueño,
               porque he de ser yo el padrino?

GASTÓN:

               Beso tus pies. Mi ventura
               y la lealtad de un amigo,
               tu vasallo, que a ser Dário,
               vieras, señor, un Zopiro,
               premia mi amor con hacerme
               merecedor del sol mismo,
               que a los ojos de Armesinda
               dio sus rayos cristalinos.

VIOLANTE:

               (¡Ay de mi, que tal escucho!) (-Aparte-)

REY:

               Vuestra alteza ha merecido
               el vasallo más leal
               que vio el mundo a su servicio.


<<<
>>>

Pág. 112 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


CASTILLA:

               ¿Cómo?

REY:

               ¿No ha alzado el destierro
               y estados restituído
               a don Manrique de Lara,
               como a los bandos antiguos
               de los Manriques y Castros?
               Ponga fin, y siendo amigos,
               se case con una hija
               del conde de Castro.

CASTILLA:

               Digo,
               que aunque siempre he deseado
               ese suceso infinito,
               que nunca intenté tal cosa,
               aunque por ese camino
               me holgara ver el valor
               de los Laras reducido
               a su hacienda, patria y honra.

GASTÓN:

               Todo esto, señor, ha sido
               mayor lealtad y firmeza
               de la fe de un firme amigo
               y al fin, Manrique de Lara.
Sale TAMAYO

TAMAYO:

               Lleve el diablo los amores;
               porque por sus desvaríos
               ha de andar de ceca en meca
               la paciencia y el juicio.

GASTÓN:

               ¿Qué es esto, Tamayo? ¡Quedo!

TAMAYO:

               ¿Qué quedo? ¡Cuerpo de Cristo!

GASTÓN:

               Que está aquí el rey de Castilla.

TAMAYO:

               Aunque esté aquí Valdovinos.
               ¡Bueno has parado a mi amo!


<<<
>>>

Pág. 113 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

              ¿Cómo?

TAMAYO:

               Los cascos vacíos,
               busca quien vaya alquilarlos.
               Con tanto extremo ha sentido
               el renunciarte a Armesinda,
               que, loco y desvanecido,
               ha dado en decir que está
               medio muerto y medio vivo.
               Hame mandado enterralle;
               y--¡a fe de quien soy!-- que ha habido
               que ver en la pompa y honra
               de su funeral oficio.
               Si te contara los gastos
               de lutos, hachas y cirios,
               fuera una gran tiramira.
               Algo ha vuelto en su sentido,
               y a mi persuasión está
               sosegado, aunque en suspiros
               se le va el alma a pedazos.
               Tú, señor, la causa has sido.

ARMESINDA:

               (¡Ay; cielos!, si eso es verdad, (-Aparte-)
               celebren los ojos míos
               las desdichas de los dos.)

CASTILLA:

               Notable valor de amigo.


<<<
>>>

Pág. 114 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Yo también tengo de serlo,
               y con la hazaña que él hizo,
               aunque la vida me cueste,
               he de vencerme a mí mismo
               Famosos y invictos reyes,
               ilustre duque Aymerico,
               goce mi amigo a Armesinda,
               y sepa el presente siglo
               que dura en él la amistad
               que ensalzaron los antiguos
               de un Pílades y un Orestes,
               de un Teseo y un Perísteo.
               Eneas soy y de este Achates,
               de este Eurialo soy Niso,
               y Picias de este Damón.
               Con vuestra licencia pido
               la mano a doña Violante,
               por quien estoy libre y vivo,
               que ansí su amor satisfago
               y doy la vida a un amigo.

REY:

               Mostráis,, don Gastón famoso,
               que los quilates subidos
               del oro de la nobleza
               vuestra sangre ha ennoblecido.
               Yo ruego al duque que os dé
               a doña Violante.


<<<
>>>

Pág. 115 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


DUQUE:

               He sido
               venturoso, gran Señor,
               en cobrar tan nobles hijos.

CASTILLA:

               Traigan aquí a don Manrique,
               que quien es tan buen amigo,
               también será buen vasallo.
               Aquí el cielo me ha traído
               para que, alzado el destierro,
               y vuelto a su estado, rico,
               de su valor y lealtad hoy
               Yo propio sea testigo.
               Padrino suyo he de ser.

VIOLANTE:

               Mi esperanza se ha cumplido.

ARMESINDA:

               Loca de contento quedo.
               Dejad el pesar, sentidos.
               Pedid albricias al alma.
Sale don MANRIQUE

MANRIQUE:

               Dame los pies, rey invicto,
               que con tu presencia espero
               cobrar el seso perdido,
               pues el contento de verte
               refrena mis desvaríos,
               y no es poco refrenallos
               mirando aquí lo que miro.

TAMAYO:

               ¿Acabóse el mal de madre?
               ¿Hemos de enterrarte vivo,
               o podemos ya decir,
               "vuelve a casa, pan perdido?"


<<<
>>>

Pág. 116 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


CASTILLA:

               Alzaos, conde, de la tierra,
               que por mis ojos he visto
               la nobleza y el valor
               de vuestras hazañas digno.
               No es bien que Castilla pierda
               la presencia de tal hijo,
               sus reyes tan gran vasallo,
               sus grandes tan gran amigo.
               Cuantos estados tuvieron
               vuestros padres, esos mismos
               os restituyo, volviéndoos
               a mi amor.

TAMAYO:

               ¡Manrique, vitor!

MANRIQUE:

               Prospere tu vida el cielo.

GASTÓN:

               Don Manrique porque envidio
               el nombre que aquesta hazaña
               os ha dado hoy, he querido
               dar también claras señales
               de que, como vos, he sido
               amigo fiel y leal.
               Gozad años infinitos
               la belleza de Armesinda,
               que la mano y alma, rindo
               a doña Violante hermosa.

DUQUE:

               Ya es el conde su marido.
               Dad a Armesinda la mano.

MANRIQUE:

               Si de pesar el jüicio
               perdí, ¿cómo no le pierdo
               de contento y regocijo?
               sol de Francia, perdonad
               si es que juzgáis por delito
               el anteponer a amor
               la lealtad de un fiel amigo,
               y dadme esa blanca mano.


<<<
>>>

Pág. 117 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


ARMESINDA:

               Siempre el pasado peligro
               en el contento presente
               se olvida, conde. Yo he sido
               en los fines venturosa,
               si infeliz en los principios,
               y vos, mi señor y dueño.

CASTILLA:

               Porque las guerras que ha habido
               entre Aragón y Castilla
               tanto ha, sobre el señorío
               de Molina de Aragón
               se acaben, yo determino
               dar el derecho que tengo
               en aqueste estado rico
               a don Manrique de Lara.

REY:

               Yo también le doy el mío.

TAMAYO:

               Nuestra es Molina. ¡Pardiós!
               Que en ella labro un molino.

MANRIQUE:

               Con callar pago mejor
               tantas mercedes.

CASTILLA:

               Venido
               he a Aragón por el socorro
               que contra el alarbe pido
               a vuestra alteza, y quisiera
               irme luego.

REY:

               Apercibidos
               tengo veinte mil soldados,
               y el de Navarra he sabido
               que acudirá con diez mil
               brevemente.

CASTILLA:

               Pues yo elijo
               por alférez general
               de aquesta guerra a Aymerico,
               que de su larga experiencia
               felices sucesos fío.


<<<
>>>

Pág. 118 de 118
Cómo han de ser los amigos Acto III Tirso de Molina


DUQUE:

               Beso tus pies, gran señor.

CASTILLA:

               Los dos seremos padrinos.
               Vuestra alteza, de Armesinda,
               y yo, de Violante.

REY:

               Digo,
               que soy contento.

TAMAYO:

               Y Tamayo
               se queda en perpetuo olvido,
               sin darle una sed de agua...
               mal dije--una sed de vino.

MANRIQUE:

               Pide lo que tú quisieres.

TAMAYO:

               Pues si lo que quiero pido,
               es por mujer a Rosela,
               y ser tu caballerizo.

MANRIQUE:

               Lo postrero yo lo acepto.

ROSELA:

               Yo lo segundo, suplico.

ARMESINDA:

               Alto, pues.

TAMAYO:

               Caballeriza
               eres. Tu gusto he cumplido.

REY:

               Venid, condes valerosos,
               que dejáis ejemplos vivos,
               en que los hombres aprendan
               cómo han de ser los amigos.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<