Constitución del 4 de Octubre de 1958

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Constitución Francesa del 4 de Octubre de 1958

Preámbulo[editar]

El pueblo francés proclama solemnemente su adhesión a los derechos humanos y a los principios de la soberanía nacional tal y como fueron definidos por la Declaración de 1789, confirmada y completada por el Preámbulo de la Constitución de 1946, y los derechos y deberes definidos en la Carta del Medio Ambiente de 2004.
En virtud de estos principios y del de la libre determinación de los pueblos, la República ofrece a los Territorios de Ultramar que manifiesten la voluntad de adherirse a ella nuevas instituciones fundadas en el ideal común de libertad, igualdad y fraternidad y concebidas para favorecer su evolución democrática.

Artículo Primero[editar]

Francia es una República indivisible, laica, democrática y social que garantiza la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos sin distinción de origen, raza o religión y respeta todas las creencias. Su organización es descentralizada. La ley favorece el acceso de las mujeres y de los hombres a los mandatos electorales y las funciones electivas, así como a las responsabilidades profesionales y sociales.

Título I - De la Soberanía[editar]

Artículo 2[editar]

La lengua de la República es el francés.
El emblema nacional es la bandera tricolor, azul, blanca y roja.
El himno nacional es "La Marsellesa".
El lema de la República es "Libertad, Igualdad, Fraternidad".
Su principio es: gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Artículo 3[editar]

La soberanía nacional reside en el pueblo, que la ejerce a través de sus representantes y por medio del referéndum.
Ningún sector del pueblo ni ningún individuo podrán atribuirse su ejercicio.
El sufragio podrá ser directo o indirecto en las condiciones previstas en la Constitución y será siempre universal, igual y secreto.
Son electores, de acuerdo con lo que disponga la ley, todos los nacionales franceses mayores de edad de ambos sexos, que estén en el pleno goce de sus derechos civiles y políticos.
La ley favorecerá la igualdad entre mujeres y hombres para acceder a los mandatos electorales y cargos electivos.

Artículo 4[editar]

Los partidos y las agrupaciones políticas concurren a la expresión del sufragio.
Se constituirán y ejercerán su actividad libremente.
Deberán respetar los principios de la soberanía nacional y de la democracia.
Contribuirán a la aplicación del principio enunciado en el último apartado del Artículo 3 de acuerdo con lo dispuesto por la ley.

Título II - Del Presidente de la República[editar]

Artículo 5[editar]

El Presidente de la República velará por el respeto a la Constitución.
Asegurará, mediante su arbitraje, el funcionamiento regular de los poderes públicos, así como la continuidad del Estado.
Es el garante de la independencia nacional, de la integridad territorial y del respeto de los tratados.

Artículo 6[editar]

El Presidente de la República será elegido por un período de cinco años por sufragio universal directo.
Una ley orgánica establecerá el modo de aplicación del presente artículo.

Artículo 7[editar]

El Presidente de la República será elegido por mayoría absoluta de los votos emitidos. De no obtenerse dicha mayoría en primera vuelta, se procederá, el decimocuarto día después, a una segunda vuelta. Solamente podrán presentarse a ésta los dos candidatos que hayan obtenido la mayor suma de votos en la primera vuelta, después de la retirada en su caso de candidatos más favorecidos.
Los comicios serán convocados por el Gobierno.
La elección del nuevo Presidente se celebrará entre los veinte y los treinta y cinco días antes de la terminación del mandato del Presidente en ejercicio.
En caso de que quede vacante la Presidencia de la República por cualquier causa o por imposibilidad reconocida por el Consejo Constitucional, a instancias del Gobierno y por mayoría absoluta de sus miembros, las funciones del Presidente de la República, a excepción de las señaladas en los Artículos 11 y 12, serán ejercidas provisoriamente por el Presidente del Senado o, si éste se encontrare inhabilitado a su vez para ejercer esas funciones, por el Gobierno.
En caso de vacante, o cuando la imposibilidad fuere declarada definitiva por el Consejo Constitucional, los comicios para la elección del nuevo Presidente se celebrarán, salvo en caso de fuerza mayor reconocido por el Consejo Constitucional, entre los veinte y los treinta y cinco días siguientes a la vacante o a la declaración del carácter definitivo de la imposibilidad.
Si, en los siete días anteriores a la fecha límite de presentación de candidaturas, una de las personas que hubiere anunciado, al menos treinta días antes de esta fecha, su decisión de ser candidato, falleciera o se encontrara inhabilitada, el Consejo Constitucional podrá acordar el retraso de la elección.
Si, antes de la primera vuelta, uno de los candidatos falleciera o se encontrara inhabilitado, el Consejo Constitucional acordará diferir la elección.
En caso de fallecimiento o imposibilidad de uno de los dos candidatos más votados en la primera vuelta antes de las posibles retiradas, el Consejo Constitucional declarará que procede efectuar de nuevo el conjunto de las operaciones electorales, y lo mismo será aplicable en caso de fallecimiento o de imposibilidad de uno de los dos candidatos que permaneciera en la segunda vuelta.
En cualquiera de los casos, se someterá a la consideración del Consejo Constitucional en las condiciones fijadas en el apartado segundo del Artículo 61 o en las condiciones establecidas para la presentación de un candidato por ley orgánica prevista en el Artículo 6.
El Consejo Constitucional podrá prorrogar los plazos previstos en el tercer y quinto apartado sin que los comicios puedan celebrarse más de treinta y cinco días después de la fecha de decisión del Consejo Constitucional. Si la aplicación de las disposiciones del presente apartado tuviera como efecto diferir la elección a una fecha posterior a la terminación del mandato del Presidente en ejercicio, éste continuará en funciones hasta el nombramiento de su sucesor.
No podrán aplicarse los Artículos 49 y 50 ni el Artículo 89 de la Constitución mientras la Presidencia de la República estuviere vacante o durante el período que transcurra entre la declaración del carácter definitivo de la imposibilidad del Presidente de la República y la elección de su sucesor.

Artículo 8[editar]

El Presidente de la República nombrará al Primer Ministro y le cesará al presentar éste último la dimisión del Gobierno. A propuesta del Primer Ministro nombrará y cesará a los demás miembros del Gobierno.

Artículo 9[editar]

El Presidente de la República presidirá el Consejo de Ministros.

Artículo 10[editar]

Artículo 11[editar]

Artículo 12[editar]

Artículo 13[editar]

Artículo 14[editar]

Artículo 15[editar]

Artículo 16[editar]

Artículo 17[editar]

Artículo 18[editar]

Artículo 19[editar]

dercho al libre transito.

Título III - Del Gobierno[editar]