Correspondencia de Jerónimo y Dámaso

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Carta XV a Dámaso[editar]

Carta de San Jerónimo de Estridón a Dámaso.

Esta carta, escrita en el 376 o 377, ilustra la actitud de San Jerónimo respecto a su visión de Roma, sostenida por Dámaso en este periodo, siendo un gran amigo y admirador suyo. En ella, se refiere a Roma como la escena de su propio bautismo y como una iglesia donde la fe verdadera ha permanecido intacta; y, acatando la estricta doctrina de la salvación sólo dentro del palio de la Iglesia romana, San Jerónimo realiza dos preguntas:

  • ¿Quién es el verdadero obispo de los tres que demandan dicha consideración para sí en Antioquía?
  • ¿Cuál es la terminología correcta para hablar de la Deidad, de tres o de uno? Con esta última pregunta, además, adjunta su propia opinión.
  • 1. Desde el Este, trastornado por las contiendas de muchos años que subsisten entre sus pueblos, poco a poco se rasga las vestiduras ante el Señor, tejido supremo en todas partes, Plantilla:Ref ya que los zorros destruyen el viñedo de Cristo Plantilla:Ref y desde entre las cisternas rotas que no sostienen agua alguna es difícil de descubrir «la fuente sellada» y «el jardín» Plantilla:Ref Yo pienso que es mi deber consultar al trono de Pedro, y dar vuelta a una iglesia cuya fe ha sido elogiada por Pablo Plantilla:Ref Reclamo el alimento espiritual a la iglesia de dónde he recibido el traje tradicional de Cristo.Plantilla:Ref El amplio espacio de mar y tierra que está entre nosotros no puede disuadirme de buscar «la perla de gran valor». Plantilla:Ref Donde se encuentre su cuerpo, estarán las águilas situadas una junta a la otra Plantilla:Ref. Los niños malos han malgastado su patrimonio; sólo usted mantiene su herencia intacta. El fructífero suelo de Roma cuando recibe la semilla pura del Señor da fruto un centuplicado; pero aquí el trigo sembrado se ahoga en los surcos y nada crece, al contrario de la cizaña o la avena. Plantilla:Ref En el Oeste el Sol de honradez Mal. iv. 2. es incluso ahora creciente; en el Este, Lucifer, que cayó del cielo, Plantilla:Ref una vez más ha puesto su trono encima de las estrellas. Isa. xiv. 12. Sois la luz del mundo, 272272 Matt. v. 14. sois la sal de la tierra, Plantilla:Ref sois navíos de oro y de plata. Aquí sois navíos de madera o de tierra 274274 2 Tim. ii. 20. que esperan la barra de hierro 275275 Rev. ii. 27. y el fuego eterno.
  • 2. Sin embargo, aunque su grandeza me aterrorice, su bondad me atrae. Del sacerdote exijo el depósito de la víctima, del pastor la protección debida a la oveja. Lejos de todo lo qué es arrogante; deja el estado de su majestad romana a un lado. Mis palabras van dirigidas al sucesor del pescador, al discípulo de la cruz. Como yo no sigo a ningún líder salvo a Cristo, entonces no me comunico con nadie excepto su beatificación, que está con el trono de Pedro. ¡Por esto, yo pienso, es la roca sobre la cual la iglesia está construida! 276276 Matt. xvi. 18. Esta es la casa donde solo el cordero de Pésaj puede ser comido correctamente. 277277 Ex. xii. 22. Este es el arca de Noé, y él que no es encontrado en ella fallecerá cuando la inundación sobrevenga.278278 Gen. vii. 23. Pero desde la razón de mis pecados me he dirigido yo mismo a este desierto que está entre Siria y el desperdicio incivilizado, no puedo, debido a la gran distancia entre nosotros, requerir siempre de su santidad lo sagrado del Señor.279279 I.e. el pan de la Eucaristía, en este tiempo enviado por un obispo al otro en señal de comunión; o posiblemente la alusión es diferente, y lo que Jerónimo quiere decir decir es: «Usted es el oráculo de Dios, pero debido a mi situación presente no puedo consultarle». Consecuentemente aquí sigo a los confesores egipcios 280280 Ciertos obispos desterraron de su vez por Valens. quienes comparten su fe, y anclan mi frágil arte bajo la sombra de su gran navío. No sé nada sobre Vitalis; rechazo a Meletius; no tengo nada que ver con Paulinus.281281 Los tres demandantes rivales con Dámaso por el trono de Antioquía. Él que no se une a usted se dispersa;282282 Matt. xii. 30. el que no está con Cristo es un anticristo.
  • 3. En este momento, siento decir, que aquellos arrianos, los campenses, 283283 Posiblemente por acampar. Los meletianos, eran llamados así porque, privados de acceso a las iglesias de la ciudad, tuvieron que adorar al aire libre, fuera de sus paredes. tratan de obtener de mí, romano cristiano, la fórmula inaudita de tres hipóstasis. 284284 ὑπόστασις en hebreo es sustancia, excepto en Alejandría, donde era habitual para hablar de una hypostasis como ousia (Ousia es un término con gran carga histórica. Inicialmente "herencia" (en el texto del evangelio del hijo pródigo: "Dame la parte de la ousia que me toca"), luego con la filosofía aristotélica pasa a ser "sustancia" pero tomando la "sustancia" en su sentido de opuesto a accidentes) en la Naturaleza Divina. Pero en Alejandría, desde Origen hacia abajo, las tres hypostases habían sido atribuidos a la Deidad. Se han aportado dos explicaciones a esta última fórmula: (1) Que Alejandría ?????????ὑπόστασις fue tomado en el sentido de ?????πρόσωπον, de modo que por tres hypostases se propusiera únicamente tres personas. (2) Que «tres hypostases» fuera un significando inexacto de la expresión «tres personas hipostáticas» o «hipóstasis triple». Ésta última parece ser la verdadera en consonancia con lo escrito por Newman en Arians of the Fourth Century (Arrianos del Cuarto siglo), Apéndice IV. En los textos griegos de Patrología y Nuevo testamento normalmente la traducción literal queda subordinada a la traducción que se le ha dado al latín y cómo esta ha sido asumida en el ámbito teológico posterior. Y esto, también, tras de la definición de Nicæa 285285 En el credo niceno el Hijo, como se declara, «es de una sustancia [οὐσία] con el Padre» y el Decreto de Alejandría, 286286 Este decreto permitió al fórmula de tres hipóstasis para que fuera susceptible de una interpretación ortodoxa. Esto, sin embargo, no animó su empleo. en el cual el Oeste se ha unido. ¿Dónde, quisiera yo saber, están apóstoles de estas doctrinas? ¿Dónde está su Pedro, su nuevo doctor en los gentiles? Les pregunto lo que las tres hipóstasis se supone que significan. Ellos contestan que tres personas subsistiendo. Vuelvo a insistir en que ésta es mi creencia pero ellos no están satisfechos por el significado, ellos exigen el término. Seguramente algún veneno secreto está al acecho en las palabras. «Si cualquier hombre se rechaza», grito, «reconocer tres hipóstasis en el sentido de tres cosas hipostatizadas, que son tres personas subsistiendo, les deja el anatema». Aún, porque no asumo sus palabras soy tachado de hereje. «Pero, si alguno, entendiendo por esencia «hipóstasis» '287287 οὐσία. niega que que en las tres personas haya una hipóstasis, él no tiene ninguna parte en Cristo». Porque ésta es mi confesión yo, como usted, estamos marcados por el estigma del modalismo.
  • 4. Si usted considera adecuado promulgar un decreto; entonces no vacilaré en hablar de tres hipóstasis. Ordene un nuevo credo para reemplazar el niceno; y luego, ya seamos arrianos o los ortodoxos, hará una confesión para todos nosotros. En toda la gama del estudio secular, «hypostasis» nunca significó nada cercano a esencia ¿Y yo pregunto, puede alguno ser tan profano para hablar de tres esencias o sustancias en la Deidad? Hay una naturaleza de Dios y es única; y éste y sólo éste realmente lo es. El absoluto ser no derivó de ninguna otra fuente, es todo propio. Todas las demás cosas que son todas las cosas creadas, aunque parezcan ser no lo son. Había un tiempo en el que ellas no eran, y el que una vez no fue puede dejar de ser. Sólo Dios es eterno, es decir, quien no tiene ningún principio, realmente merece ser llamado una esencia. Por lo tanto también Él dice a Moisés desde la zarza «soy quien soy» y le dice a Moisés que diga «-yo soy- me ha enviado a vosotros».Ex. iii. 14. Como los ángeles, el cielo, la tierra, los mares, todos existieron entonces, debe haber sido como el absoluto ser que Dios reclamó para él, al que llama esencial, que al parecer era común a todo. Pero porque su naturaleza solo es perfecta, y porque en las tres personas allí subsiste como una Deidad, realmente es una naturaleza; quienquiera que en nombre de la religión declara que hay en la Deidad tres elementos, tres hipóstasis, es decir, esencias, se esfuerza realmente de afirmar tres naturalezas de Dios. ¿Y si esto es verdadero, por qué somos cortados por muros de Arius, cuándo en la falta de honradez somos uno con él? Deje a Ursicinus ser compañero de su bendición; deje que Auxentius se asocie con Ambrosio. 290290 Auxentius, obispo arriano de Milano. ¡Pero quizás la fe de Roma nunca va en esa dirección! ¡Quizás los corazones devotos de sus gentes nunca son infectados por tales doctrinas impías! Déjenos estar satisfechos por hablar de una sustancia y de tres personas sustituíbles perfectas, iguales, coeternas. Déjenos mantener una hipóstasis si ese es su deseo, y no hablar en absoluto de tres. Es un mal signo cuando los que piensan la misma cosa usan palabras diferentes. Déjenos estar satisfechos por la forma de credo que hasta ahora hemos usado. O, si usted lo piensa que es correcto que yo debiera hablar de tres hipóstasis, explicando lo que quiero decir con ellas, estoy preparado para asumirlo. Pero créame, hay veneno ocultado bajo su miel; el ángel de Satán se ha transformado en un ángel de luz.291291 2 Cor. xi. 14. Ellos dan una explicación plausible del término «hypostasis»; aún cuando profeso sostenerlo en el mismo sentido ellos me llaman hereje. ¿Por qué ellos son tan tenaces por una palabra? ¿Por qué se abrigan bajo la lengua ambigua? Si su creencia corresponde a su explicación, no los condeno por mantenerlo. Por otra parte, si mi creencia se corresponde con sus opiniones expresadas, ellos deberían permitirme exponer en adelante su significado en mis propias palabras.
  • 5. Imploro su bendición, por lo tanto, por el Salvador del mundo crucificado y por la Trinidad consubstantial, para autorizarme por carta a usar o rechazar este fórmula de tres hipóstaticas. Y no sea que la oscuridad de mi morada presente puede confundir a los portadores de su carta, le ruego que lo dirija a Evagrius, el presbítero, con quien usted se entiende bien. Pido que usted también se manifieste ante con quien debo de comunicarme en Antioquía. Espero que no sea con los campenses ya que ellos -con sus aliados, los herejes de Tarsus 293293 Estos parecen haber sido a semiarrianos o macedonianos. Silvanus de Tarso era su líder reconocido. sólo desean la comunión con usted predicar con mayor autoridad su doctrina tradicional de tres hipóstasis.

Carta XVI a Dámaso[editar]

Esta carta, escrita unos meses después de la precedente, es otra petición a Dámaso para denunciar que la presión de los arrianos aumenta cada vez más y para que éste se pronuncie al respecto. Además, San Jerónimo declara que su respuesta a las facciones contrarias al régimen de Roma en Antioquía queda ejemplificada de tal forma que «únicamente quién se una a la silla de Pedro será aceptado por mí», mostrando su apoyo incondicional a Dámaso.

Por su importunidad, la viuda en el evangelio finalmente logra que le dejen explicarsePlantilla:Ref; y de la misma forma que lo consigue, un amigo le induce a darle el pan durante la medianoche, cuando la puerta está cerrada y los criados están en la cama.Plantilla:Ref Los rezos del patrón convencen a Dios.Plantilla:Ref Nineveh fue salvado por sus lágrimas de la ruina inminente causada por su pecado.Plantilla:Ref Por lo que al final, uno se pregunta, ¿estas referencias no son exageradas? A esto doy respuesta: «que usted, en su grandeza, me considera a mí en poco, usted, el pastor rico, no me desprecie, la oveja enfermiza».Plantilla:Ref El propio Cristo trajo al ladrón de la cruz al paraíso,Plantilla:Ref y para mostrar el arrepentimiento nunca es demasiado tarde. Él se convirtió en la muerte de un asesino, en un mártir. Con mucho gusto Cristo abraza al hijo pródigo cuando vuelve;Plantilla:Ref y, abandonando las noventa y nueve, el pastor bueno lleva a casa sobre sus hombros a la pobre oveja abandonada.Plantilla:Ref De ser un perseguido, San Pablo se convierte en un predicador. Sus ojos corporales están cegados para limpiar los ojos de su alma,Plantilla:Ref y quien una vez ató a los criados de Cristo con cadenas antes del consejo de los judíosPlantilla:Ref vive después a gloria en la bondad de Cristo.Plantilla:Ref

Como ya le he escrito,Plantilla:Ref quien ha recibido el traje tradicional de Cristo en Roma está ahora detenido en la basura que confina Siria. Sin embargo, ninguna sentencia de destierro ha pasado ante mí; el castigo que sufre se lo ha causado a sí mismo. Pero, como dice el poeta pagano: «No cambian su forma de pensar sino el cielo que el mar atraviesa».Plantilla:Ref

El enemigo infatigable me sigue de cerca, y los asaltos que sufro en el desierto son más severos que nunca; para delirios de frenesí de los arrianos y los poderes mundiales lo apoyan. La Iglesia está dividida en tres facciones y cada una de ellas está impaciente por cogerme para sí. La influencia de los monjes es de alto nivel y está dirigida contra mí. Mientras tanto, sigo gritando: «Únicamente quién se una a la silla de Pedro será aceptado por mí». Meletius, Vitalis, y Paulinus, todos afirman querer henderle, y yo podría creer la aserción si la hubiera afirmado sólo uno de ellos. Como parece, o dos de ellos o los tres son culpables de falsedad. Por lo tanto imploro su bendición, por la cruz de nuestro Señor y la pasión, esas necesarias glorias de nuestra fe, ya que usted sostiene oficio apostólico, para dar una decisión apostólica. Sólo dígame por carta con quién debo comunicarme en Siria, y rezaré por usted para que pueda sentarse en el juicio entronizado con los doce;Plantilla:Ref que cuando envejezca, como Pedro, usted pueda sea alzado, no por sí mismo, sino por otro; y que, como Pablo, pueda convertirse en un ciudadano del reino divino.Plantilla:Ref No desprecie un alma por la cual Cristo murió.Plantilla:Ref

Carta XVIII a Dámaso[editar]

En la Carta XVIII San Jerónimo discute algunos detalles del Libro de Isaías.

Este escrito realizado en Constantinopla en el año 381 por San Jerónimo. En él se explican los detalles la visión registrada en el sexto capítulo del Libro de Isaías, y se extiende detallando su significado místico, además de estudiar el significado del término serafín (en hebreo, «seraphim» es una orden de ángeles con seis alas cada uno, descritos por «Isaiah» en la Biblia).

Algunos de mis precursores muestran al Señor sentado sobre un trono, Dios Padre, y utilizan la figura del serafín para representar al Hijo y el Espíritu Santo. No estoy de acuerdo con ellos, Juan expresamente nos dice que es Cristo, y no el Padre, a quien el profeta vio. [...] La palabra serafín podría significar brillo o inicio del discurso, y los dos serafines simbolizan el Viejo y Nuevo Testamento. ¿No se quemó nuestro corazón dentro de nosotros (dijeron los discípulos) mientras Él nos abrió las Escrituras?Plantilla:Ref Además, el Antiguo testamento está escrito en hebreo, y ésta es, incuestionablemente, la lengua original del hombre.[...] Independemente, leemos en el Antiguo testamento y lo encontramos también en el Evangelio, y lo que leemos en los Evangelios se deduce del Antiguo Testamento. No hay ninguna discordia entre ellos, ningún desacuerdo. En ambos Testamentos se predica la Santa Trinidad.

La carta es sensible a pruebas, lo que permite meticulosidad de los estudios de Jerónimo. No sólo hace varias citas a versiones griegas de Isaías en apoyo de su argumento, sino que vuelve al hebreo original y realiza interpretaciones que chocan en muchos casos con aquellas ya consagradas.[3]

Carta XIX a Jerónimo[editar]

En esta breve carta, enviada a San Jerónimo en el año 383, Dámaso le pide una explicación sobre la palabra Hosanna.[4]

Carta XX a Dámaso[editar]

En este texto escrito en Roma en el año 383, Jerónimo expone la respuesta a la pregunta del anterior. Analizando el error de Hilaria de Poitiers, que supuso la expresión significarse «el rescate de la casa de David», continúa mostrando que en los evangelios que es una cita del Salmo CXVIII (Súplica de David) y que su significado verdadero es redimir apelando a las escrituras en hebreo mientras afirma:[5]

Déjenos, abandone los arroyos de conjetura y vuelva al manantial. Es de las escrituras hebreas desde donde la verdad debe ser dibujada.
San Jerónimo de Estridón, Carta XX enviada a San Dámaso.[5]

Carta XXI a Dámaso[editar]

En esta carta Jerónimo, a petición de San Dámaso, da una explicación minuciosa de la parábola del hijo pródigo.[6]

Carta XXXV a Jerónimo[editar]

Dos de las cuestiones de Dámaso en esta carta giran en torno al capítulo 22 del Génesis donde Abraham debe sacrificar a su hijo Isaac como prueba de su fe.

En esta correspondencia, escrita en Roma en el año 384 a. C., Dámaso realiza cinco preguntas a Jerónimo:[7]

  • ¿Cuál es el significado de las palabras «aquél que matare a Caín recibirá una venganza diez veces más mayor»?Plantilla:Ref
  • Si Dios ha hecho todas las cosas buenas, ?cómo es que le pide a Noé que se encargue de los animales impuros, y le dice a Pedro «no puedes llamar ordinario aquello que Dios ha purificado»?Plantilla:Ref
  • ¿Cómo es que en el versículo 16 del capítulo XV del Génesis se aseguró que «con la cuarta generación volverán a reunirse de nuevo» para afirmarse en el versículo 18 del capítulo XIII del Éxodo que «en la quinta generación los hijos de Israel que se acercaron a las tierras de Egipto»?
  • ¿Por qué Dios dejó a Isaac, que era un hombre honrado y el entregado a Él, convertirse en «el estafador de Jacob»?Plantilla:Ref
San Jerónimo de Estridón, Carta XXXV enviada a San Dámaso.[8]

Carta XXXVI a Dámaso[editar]

Este carta recoge las respuesta que San Jerónimo proporciona a Dámaso en referencia al anterior escrito. Para las preguntas segunda y cuarta remite a Dámaso a las escrituras de Tertuliano, Novaciano y Origen. Para las otras tres detalla distintas respuestas concisas al respecto.[8]

  • Sobre la primera pregunta, San Jerónimo entiende que puede significar «el asesino de Caín completará siete veces la venganza que debe ser ejecutada sobre él».Plantilla:Ref
  • Jerónimo de Estridón propone tratar el versículo 18 del capítulo XIII del Éxodo junto con versículo 16 del capítulo XV del Génesis. 16, suponiendo que en un lugar la tribu de Levi se remite a otro en la tribu de Judas. Él sugiere, sin embargo, que las palabras dadas en el capítulo LXX «en la quinta generación»"es más probable que signifiquen «adornado» o «cargado».
  • En respuesta a la pregunta sobre Isaac, San Jerónimo afirma:
Ningún hombre salvado que se ha dignado a poner su carne para nuestra salvación tiene un conocimiento total y un asimiento completo de la verdad. Paul, Samuel, David, Elisha, todos cometen errores, y los hombres santos sólo conocen lo que Dios les revela
San Jerónimo de Estridón, Carta XXXVI enviada a San Dámaso.[8]

Notas[editar]

  1. Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XVI. To Pope Damasus. (Carta XV. Al Papa Dámaso)
  2. Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XVI. To Pope Damasus. (Carta XVI. Al Papa Dámaso)
  3. 3,0 3,1 Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XVIII. To Pope Damasus. (Carta XVIII. Al Papa Dámaso)
  4. Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XIX. To Pope Damasus. (Carta XIX. Al Papa Dámaso).
  5. 5,0 5,1 Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XX. To Pope Damasus. (Carta XX. Al Papa Dámaso).
  6. Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XXI. To Pope Damasus. (Carta XXI. Al Papa Dámaso).
  7. Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XXXV. To Pope Damasus. (Carta XXXV. Al Papa Dámaso).
  8. 8,0 8,1 8,2 Cristhian Classics Ethereal Library, Letter XXXV. To Pope Damasus. (Carta XXXV. Al Papa Dámaso). Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «XXXVI» está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «XXXVI» está definido varias veces con contenidos diferentes
español Wikipedia logo
Wikipedia en español tiene un artículo sobre: Dámaso I.