Cuarto Libro de La Galatea: 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 13 de 37
Cuarto Libro de La Galatea Miguel de Cervantes



       

Reduce a poco espacio sus pisadas,
del alto monte al apacible llano,
desde la fresca fuente al claro río, 115
sin que, por ver las tierras apartadas,
  las movibles campañas de Oceano
are con loco antiguo desvarío.
No le levanta el brío
saber qu’el gran monarca invicto vive 120
bien cerca de su aldea,
y, aunque su bien desea,
poco disgusto en no verle rescibe;
no como el ambicioso entremetido,
que con seso perdido 125
anda tras el favor, tras la privanza,
sin nunca haber teñido
en turca o en mora sangre espada o lanza.



No su semblante o su color se muda
porque mude color, mude semblante, 130
el señor a quien sirve, pues no tiene
señor que fuerce a que con lengua muda
siga, cual Clicie a su dorado amante,
el dulce o amargo gusto que le viene.
No le veréis que pene 135
de temor que un descuido, una nonada,
en el ingrato pecho
del señor el derecho
borre de sus servicios, y sea dada
de breve despedida la sentencia. 140
No muestra en apariencia
otro de lo que encierra el pecho sano;
que la rústica sciencia
no alcanza el falso trato cortesano.



¿Quién tendrá vida tal en menosprecio? 145
¿Quién no dirá que aquélla sola es vida
que al sosiego del alma se encamina?
El no tenerla el cortesano en precio
hace que su bondad sea conoscida
de quien aspira al bien y al mal declina. 150
¡Oh vida, do se afina
en soledad el gusto acompañado!
¡Oh pastoral bajeza,
más alta que la alteza
del cetro más subido y levantado! 155
¡Oh flores olorosas, oh sombríos
bosques, oh claros ríos!
¡Quién gozar os pudiera un breve tiempo,
sin que los males míos
turbasen tan honesto pasatiempo! 160

 

¡Canción, a parte vas do serán luego
conocidas tus faltas y tus obras!
Mas di, si aliento cobras,
con rostro humilde enderezado a ruego:
«¡Señor, perdón, porque el que acá me envía, 165
en vos y en su deseo se confía!».

    




La Galatea
Libro ILibro IILibro IIILibro IVLibro VLibro VI