Cuarto Libro de La Galatea: 19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 19 de 37
Cuarto Libro de La Galatea Miguel de Cervantes




Sin que me pongan miedo el yelo y fuego,
el arco y flechas del amor tirano,
en su deshonra he de mover mi lengua;
que ¿quién ha de temer a un niño ciego,
de vario antojo y de juicio insano, 5
aunque más amenace daño y mengua?
Mi gusto cresce y el dolor desmengua
cuando la voz levanto
al verdadero canto
qu’en vituperio del amor se forma, 10
con tal verdad, con tal manera y forma,
que a todo el mundo su maldad descubre,
y claramente informa
del cierto daño qu’el amor encubre.


Amor es fuego que consume al alma, 15
yelo que yela, flecha que abre el pecho
que de sus mañas vive descuidado;
turbado mar do no se ha visto calma,
ministro de ira, padre del despecho,
enemigo en amigo disfrazado, 20
dador de escaso bien y mal colmado,
afable, lisonjero,
tirano crudo y fiero,
y Circe engañadora que nos muda
en varios mostruos, sin que humana ayuda 25
pueda al pasado ser nuestro volvernos,
aunque ligera acuda
la luz de la razón a socorrernos;


yugo que humilla al más erguido cuello,
blanco a do se encaminan los deseos 30
del ocio blando sin razón nascidos,
red engañosa de sotil cabello
que cubre y prende en torpes actos feos
los que del mundo son en más tenidos,
sabroso mal de todos los sentidos, 35
ponzoña disfrazada
cual píldora dorada,
rayo que adonde toca abrasa y hiende,
  airado brazo que a traición ofende,
verdugo del captivo pensamiento 40
y del que se defiende
del dulce halago de su falso intento;



La Galatea
Libro ILibro IILibro IIILibro IVLibro VLibro VI