Cuarto Libro de La Galatea: 25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 25 de 37
Cuarto Libro de La Galatea Miguel de Cervantes




CANCIÓN DE TIRSI


Salga del limpio enamorado pecho
la voz sonora, y en suave acento
cante de amor las altas maravillas,
de modo que contento y satisfecho
quede el más libre y suelto pensamiento, 5
sin que las sienta con no más de oíllas.
Tú, dulce amor, que puedes referillas
por mi lengua, si quieres,
tal gracia le concede,
que con la palma quede 10
de gusto y gloria por decir quién eres,
que si me ayudas, como yo confío,
veráse en presto vuelo
subir al cielo tu valor y el mío.


Es el amor principio del bien nuestro, 15
medio por do se alcanza y se granjea
el más dichoso fin que se pretende;
de todas sciencias sin igual maestro;
fuego que, aunque de yelo un pecho sea,
en claras llamas de virtud le enciende; 20
poder que al flaco ayuda, al fuerte ofende;
raíz de adonde nasce
la venturosa planta
que al cielo nos levanta,
con tal fruto que al alma satisface 25
de bondad, de valor, de honesto celo,
de gusto sin segundo,
  que alegra al mundo y enamora al cielo;


cortesano, galán, sabio, discreto,
callado, liberal, manso, esforzado; 30
de aguda vista, aunque de ciegos ojos;
guardador verdadero del respecto,
capitán que en la guerra do ha triunfado
sola la honra quiere por despojos;
flor que cresce entre espinas y entre abrojos, 35
que a vida y alma adorna;
del temor enemigo,
de la esperanza amigo;
huésped que más alegra cuando torna;
instrumento de honrosos ricos bienes, 40
por quien se mira y medra
la honrosa yedra en las honradas sienes;


La Galatea
Libro ILibro IILibro IIILibro IVLibro VLibro VI