De pié los muertos (Julio Flórez):025

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


¡Oh Francia![editar]




El Kaiser asalto tu territorio,

roturándolo a golpe de metralla;

en polvo y humo convirtió el emporio

y la campiña ¡en campo de batalla!


Recio hacedor de escombros y desiertos,

inexorable segador de vidas,

abona con pirámides de muertos

tus extensas comarcas combatidas.


Pronto, de nuevo, allí, sembrará el grano

que ayer no más dejo bien satisfecho

su exhausta troje... El próximo verano


dorará el trigo en la región deshecha;

Sí, pero entonces... el Nerón germano

sabrá ¡cómo se pierde una cosecha!


II


¿Oh Francia, –espejo colosal del mundo?

mira: pendientes todas las naciones

están de tu heroísmo sin segundo,

como de tus reveses y aflicciones.


¡A manera de un vivo acantilado,

la teutónica mar ronca y enhiesta

rechazas hoy con brío inusitado,

rígido el puño y pálida la testa!


Ya la idea es legión temible: ahora,

que ante la avilantez del enemigo

y ante su corpulencia destructora,


paras el reto armada del castigo,

la Democracia entera se incorpora

para triunfar... ¡o perecer contigo!