Del enemigo, el primer consejo: 043

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena IV
Pág. 043 de 101
Del enemigo, el primer consejo Acto II Tirso de Molina


LUCRECIA

No eres mujer, si envidia no me tienes;
que en nosotras da pena 295
voluntad despedida en casa ajena.
No la tengas tú desto,
ni celos formes, ni el pesar molesto
de que Alfonso te olvide
llamas recuerde que el desdén despide; 300
prosigue en desprecialle,
que mientras en tu agrado puerta no halle,
a mi fe agradecido,
ni temo celos, ni me asombra olvido.


SERAFINA

Cuando te sirva en eso, 305
no haré mucho si ves lo que profeso
el darle pesadumbre,
y que en mí es natural, si no es costumbre
aumentar sus enojos,
porque su vista es fuga de mis ojos; 310
puesto que la experiencia
que hizo mi desdén en su paciencia,
halla (y otros lo afirman)
que sequedades el amor confirman,
y al revés, los favores 315
entibian gustos desmayando amores.


Del enemigo, el primer consejo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III