Del enemigo, el primer consejo: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena X
Pág. 058 de 101
Del enemigo, el primer consejo Acto II Tirso de Molina


ALFONSO, solo.

ALFONSO

Agora sí, ingratos cielos,
que apretando los cordeles,
por mostraros más crueles,
celos guarnecéis con celos;
agora sí, mis desvelos, 725
que multiplicáis rigores;
agora sí, mis temores,
que añadís males a males;
primero celos iguales,
ya celos emperadores. 730
Ea, cumplamos agora
preceptos de Serafina,
del César que se le inclina,
de mi suerte burladora;
mientras mi mal empeora, 735
amor fingido mostremos,
alma, a quien aborrecemos;
y ofendiendo a quien amamos,
obedientes padezcamos,
porque a ingratos contentemos. 740
Que oprobios descortés diga
a la Condesa, el Augusto
me manda; y contra mi gusto,
al mismo rigor me obliga
mi cautelosa enemiga. 745
¿Quién. ¡cielos!, jamás pensara
que a tal extremo llegara
mi suerte, que en tal quimera
con amores ofendiera,
con ofensas obligara? 750
Puedo injuriando vengarme,
y en vez de satisfacerme,
será el vengarme perderme,
y el castigar castigarme:
llegan los dos a mandarme 755
lo que pudiera ofenderlos;
y cuando el satisfacerlos
me está bien, por desabrirlos,
me despeño en deservirlos,
me mato en obedecerlos. 760
¿Qué he de hacer?


Del enemigo, el primer consejo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III