Del enemigo, el primer consejo: 063

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena XIII
Pág. 063 de 101
Del enemigo, el primer consejo Acto II Tirso de Molina


SERAFINA y ASCANIO.

SERAFINA

Tengo yo muchas razones, 845
Ascanio, para ofenderme,
cuando pensáis convencerme
de amantes obligaciones.
Deseábaos yo mi amante,
porque de mí presumía 850
que para amarme tenía
prendas de caudal bastante.
Amáisme por vuestro amigo
en fe de que os ha obligado;
y no es bien que ejecutado, 855
os desempeñéis conmigo.
Ved cuán justamente dudo
agraviada de los dos,
pues puede el Conde con vos
lo que mi amor nunca pudo. 860
Desvelos del gusto tiernos
encienden perfectas llamas;
vos dais a cambios las damas,
trocándolas por gobiernos;
y temo, siendo esto ansí, 865
que si mi amor no os desprecia,
lo que hoy hacéis de Lucrecia,
haréis mañana de mí.
Ése, Ascanio, es desvarío.
¡Bueno es, si os desafió 870
el Conde, que quede yo
por premio del desafío,
y que en tan grosero alarde
hallando infame salida,
deis la clama por la vida, 875
y os quiera yo por cobarde!
Andad, Ascanio, con Dios.


Del enemigo, el primer consejo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III