Del enemigo, el primer consejo: 065

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena XIV
Pág. 065 de 101
Del enemigo, el primer consejo Acto II Tirso de Molina


ALFONSO, LUCRECIA. SERAFINA.

ALFONSO

(Hablando con LUCRECIA cerca de la puerta,
sin reparar en SERAFINA.)
 
No pudiera otra que vos,
señora, sacar del alma
memorias, que por antiguas
conservé inmortalizadas. 900
Como quien de las mazmorras
el triste esclavo rescata,
os debo mientras viviere
reconocimiento y gracias:
mi restauradora fuiste, 905
si bien diré que me sacan
de una prisión, por prenderme
en otra no tan tirana,
pero no menos estrecha.


LUCRECIA

Alfonso, como palabras 910
no corran en vos al uso,
y en obras se satisfagan,
yo quedaré tan contenta,
que deberé a mis mudanzas
reconocimientos justos, 915
y de memorias contrarias
sabrán hechizos de amor
sacar olvidos que os hagan
agradecido a mi fe,
y os den de agravios venganzas, 920


ALFONSO

Sólo en vos mi amor empleo.


Del enemigo, el primer consejo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III