Del enemigo, el primer consejo: 084

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena III
Pág. 084 de 101
Del enemigo, el primer consejo Acto III Tirso de Molina


PORTILLO

Lo que en tales novedades
acostumbran necedades 435
plebeyas: anoche oí
tres o cuatro que a una esquina
sobre tu prisión echaban
jüicios, y me causaban
a un tiempo risa y mohína. 440
Uno dijo: «Yo he sabido
de persona muy de allá
cuán culpado el Conde está,
y que alzarse ha pretendido
con Milán y Lombardía, 445
matando al Emperador;
que como sin sucesor
murió Filipo María
su duque, y vuelve el derecho
al Imperio, por llamarse 450
Duque, quiso despeñarse.»
«No es eso, a lo que sospecho»,
dijo otro: «Yo me he informado
que ha un año que con el Conde
el turco se corresponde, 455
y que esperanzas le ha dado
de entregarle a toda Hungría.»


ALFONSO

¡Jesús! ¡Qué temeridad!


PORTILLO

«Que como de poca edad
a su Rey Ladislao cría 460
el César en su poder,
darle muerte es fácil cosa.»
«Esa fama es mentirosa»,
dijo el tercero: «A mi ver,
no es sino porque intentaba 465
con su hermana la Princesa
casarse, y en esta empresa,
robándola, imaginaba
pasarse a Grecia con ella.»
Dijo otro: «Ésa es gran locura.» 470
«Quien a mí me lo asegura,
respondió, lo supo della.»
«No hay tal -Sí hay tal. -Es mentira.
Quien miente, miente; yo no.»
En esto desenvainó 475
espadas el vino y ira,
que uno y otro anduvo igual;
porque el vino y los aceros
mientras se están en los cueros,
en su vida hicieron mal; 480
mas saliendo, es cosa llana
que luego ha de haber peleona.
Asomóse una fregona
a este tiempo a la ventana;
y andando todo confuso, 485
la mano de un almirez,
tras un «agua va», fue juez
que en paz a todos los puso.


ALFONSO

¡Buena anda, honor, vuestra fama!
¡Buena, cielos, mi opinión! 490


<<<
>>>